Eus­kal Herria: El rela­to que hay que hacer- Alfon­so Sastre

La Som­bra pare­ce satis­fe­cha). Som­bra.- ¿Y qué hay, jefe? ¿Está usted con­ten­to con la paz? Sas­tre.- ¿Y quién te ha dicho que haya paz? Som­bra.- ¿Pues no? ¿Cómo es eso, si todo el mun­do lo dice, has­ta la gen­te más burra y con­ser­va­do­ra? Sas­tre.- No, no, no todo el mun­do lo dice. Som­bra.- Bueno, los pesi­mis­tas, que siem­pre ven las cosas mal.

Sas­tre.- No, no, mira tú: una cosa es que no haya gue­rra y otra que haya paz, y tú ten­drías que saber­lo si te fija­ras mejor en tus debe­res como som­bra mía. ¡Ay! Que tú tam­po­co te ente­ras. ¿Tan difí­cil es ente­rar­se? ¿Tan difí­cil es pen­sar? ¿Tam­bién tú sigues con­fun­dien­do paz y pacificación?

Som­bra.- Ya sé que no es lo mismo.

Sas­tre.- Aquí sigue habien­do una gue­rra; una gue­rra que aho­ra dicen, por cier­to, que nun­ca ha habi­do. Para impe­dir que haya paz acu­den a la estu­pi­dez de decir que nun­ca ha habi­do guerra.

Som­bra.- Ah, sí. Lo que ha habi­do, dicen los bien­pen­san­tes, es una ban­da de san­gui­na­rios enfren­ta­da a una bene­mé­ri­ta Democracia.

Sas­tre.- Está cos­tan­do tra­ba­jo impo­ner una ver­dad obvia, que se había ido impo­nien­do y ya era espec­ta­cu­lar en la calle: la exis­ten­cia de un impor­tan­te con­flic­to polí­ti­co en Eus­kal Herria.

Som­bra.- Ah, pero eso aho­ra ya lo sabe todo el mun­do, ¿no es verdad?

Sas­tre.- Sí es ver­dad, des­pués de las últi­mas jor­na­das y con la cola­bo­ra­ción feliz de tan­tas ilus­tres ayu­das inter­na­cio­na­les, pero sobre todo con la tarea ingen­te de la izquier­da vas­ca y de su gran labor polí­ti­ca y patriótica.

Som­bra.- Enton­ces, si no hay paz, por lo menos esta­mos en este camino. ¿O tampoco?.

Sas­tre.- Sí, mujer, sí.

Som­bra.- O sea que pode­mos estar con­ten­tos en definitiva.

Sas­tre.- No sola­men­te con­ten­tos sino muy con­ten­tos, verás por qué: por­que aho­ra la paz empie­za a poner­se a la vis­ta de nues­tros ojos, y, por ello, a nues­tro alcance.

Som­bra.- Ya veo que están cam­bian­do mucho las cosas.

Sas­tre.- Están cam­bian­do muchas cosas, es ver­dad, pero otras siguen reite­rán­do­se, y una sobre todo me lla­ma mucho la aten­ción: la inquie­tud que ha esta­lla­do en gran­des medios de comu­ni­ca­ción sobre un tema con­cre­to, el del «rela­to». Mira, aho­ra esta­mos ante un caso de lo que Eva Forest lla­ma­ba «el revue­lo»: de pron­to se arma «un revue­lo» en los medios y todo el mun­do se pone a hablar, con aire crí­ti­co y preo­cu­pa­do, de lo mis­mo, como siguien­do una con­sig­na: aquí la gran inquie­tud sur­ge ante el temor de que lo que ha pasa­do y sigue pasan­do sea «narra­do» por los «enemi­gos de Espa­ña», y que enton­ces ETA apa­rez­ca en la His­to­ria no como esa ban­da de faci­ne­ro­sos ase­si­nos de la «demo­cra­cia espa­ño­la» sino como unos heroi­cos mucha­chos que fue­ron capa­ces de ases­tar duros gol­pes al fran­quis­mo y lue­go a sus segui­do­res, y con la vir­tua­li­dad, en defi­ni­ti­va, de ren­dir ‑o de haber ren­di­do- un gran ser­vi­cio a la sobe­ra­nía -¡Gora Eus­ka­di Aska­tu­ta!- del País Vas­co. Los «medios» se están ponien­do ver­des de angus­tia ante esta posi­bi­li­dad, y vier­ten sus ideas, en este «revue­lo», para evi­tar­la. «Tene­mos que con­tar la reali­dad noso­tros, noso­tros, noso­tros». Está muy ner­vio­sa esta bue­na gente.

Mira, voy a poner unas mues­tras de lo que estoy dicien­do: En la par­te espa­ño­la del «revue­lo» se hallan natu­ral­men­te sus per­so­na­li­da­des más des­ver­gon­za­das, como Feli­pe Gon­zá­lez o Rubal­ca­ba o Jáu­re­gui entre los polí­ti­cos; y perio­dis­tas tales como Iña­ki Gabi­lon­do o José María Calle­ja. Por la par­te del patrio­tis­mo vas­co (izquier­da aber­tza­le), halla­mos la pre­sen­cia de váli­dos tes­ti­mo­nios como el de Iña­ki Ega­ña y sus cola­bo­ra­do­res de Eus­kal Memo­ria Fun­da­zioa, para quie­nes «el rela­to del fran­quis­mo está por realizar».

En este con­tex­to, ellos «están de acuer­do en que hay que hacer el rela­to his­tó­ri­co, pero no un úni­co rela­to». «Ese otro rela­to está por hacer». Para ellos, «la tran­si­ción ha sido una cha­pu­za para escon­der un pro­ce­so gene­ral de impu­ni­dad». Otro tra­ba­jo nota­ble estos días sobre este asun­to es el artícu­lo de Mario Zubia­ga «Mar­cos de Gue­rra». Para este pro­fe­sor, el com­por­ta­mien­to beli­cis­ta de algu­nos medios («la his­to­ria no la escri­bi­rán los ver­du­gos; el ban­qui­llo espe­ra a un cen­te­nar de diri­gen­tes de la izquier­da aber­tza­le») «es la peor apor­ta­ción que un medio de comu­ni­ca­ción pue­de hacer en este momen­to (…) y que ese medio no sea un pan­fle­to mar­gi­nal de la extre­ma dere­cha sino el más difun­di­do de nues­tro país es, sim­ple­men­te, demencial».

La inquie­tud a que nos refe­ri­mos ‑esta «ven­to­le­ra»- indi­ca por otra par­te la fra­gi­li­dad de las actua­les posi­cio­nes «espa­ño­lis­tas» y el gran poder de las posi­cio­nes patrió­ti­cas vas­cas. Acos­tum­bra­dos a usar una fuer­za incon­tro­la­da, los patrio­tas espa­ño­les no se avie­nen a reci­bir algún con­trol y se remue­ven inquie­tos. No les lle­ga la cami­sa al cuer­po ante el temor de que aca­be publi­cán­do­se la ver­dad de lo que, sin embar­go, ha suce­di­do y está suce­dien­do, empe­zan­do, como digo, por que ha habi­do una gue­rra ‑aun­que en ella no se hayan vis­to sol­da­di­tos, como ha argu­men­ta­do un perio­dis­ta imbé­cil para negar­lo ‑y esa gue­rra ha ter­mi­na­do aun­que toda­vía no haya lle­ga­do la paz, ciertamente.

Repa­se­mos cosas que noso­tros ya sabía­mos ‑aun­que no haya­mos teni­do oca­sión de decir‑, como que la pri­me­ra men­ti­ra que en las gue­rras se oye es la de escon­der el mis­mo con­cep­to de gue­rra, que que­da ocul­to cuan­do se lla­ma gue­rra al terro­ris­mo del sis­te­ma vigen­te y terro­ris­mo a las gue­rras de quie­nes tra­tan de opo­ner­se y enfren­tar­se a él; o, dicho de otro modo, se lla­ma gue­rra y se legi­ti­ma el terro­ris­mo de los ricos (de los posee­do­res) y terro­ris­mo a las gue­rras de los pobres.

Así, los gran­des medios de comu­ni­ca­ción se ocu­pan de pre­sen­tar los gran­des actos de terro­ris­mo ‑con cen­te­na­res de miles de muer­tos- como «gran­dio­sas bata­llas» (por ejem­plo, los bom­bar­deos de Hiroshi­ma y Naga­sa­ki); y modes­tas bata­llas case­ras, por ejem­plo el aten­ta­do de ETA al Almi­ran­te Carre­ro Blan­co duran­te el fran­quis­mo, como gran­des e inhu­ma­nos actos de terro­ris­mo. (Es de recor­dar que en aque­lla oca­sión no hubo ni una sola víc­ti­ma colateral).

Así pues, la ver­dad que ha empe­za­do a impo­ner­se for­ma par­te de lo obvio ‑la exis­ten­cia de un con­flic­to político‑, pues hace ya muchos años que lle­na­ba nues­tras calles mul­ti­tu­di­na­ria­men­te (era muy evi­den­te, pues, que no se tra­ta­ba de «una ban­da»), y espe­ra­mos que sea así a par­tir de aho­ra, y es de espe­rar tam­bién que los espa­ño­lis­tas, que aplau­die­ron la suble­va­ción con­tra la Repú­bli­ca Espa­ño­la como una Cru­za­da no sigan exi­gien­do que quie­nes han com­ba­ti­do con las armas a los here­de­ros de aquel horror, dejen de exi­gir que aque­llos com­ba­tien­tes que hoy han dicho, con el bene­plá­ci­to de todos noso­tros, ¡adiós a las armas!, se arras­tren por los sue­los y pidan per­dón. Es muy peli­gro­so humi­llar a los pue­blos, y un ejem­plo cabal de ello es la humi­lla­ción que sufrió el pue­blo ale­mán en el tra­ta­do de Ver­sa­lles y que dio naci­mien­to a Hitler y a la Segun­da Gue­rra Mundial.

Está escri­bien­do este artícu­lo una per­so­na que es inca­paz de matar una mos­ca pero tam­bién un modes­to escri­tor que no es un paci­fis­ta a ultran­za y que, en suma, mira con admi­ra­ción una metra­lle­ta en las manos de Ernes­to Che Gue­va­ra. Yo vivo en lo que podría­mos lla­mar la «Para­do­ja Ber­ga­mín», y voy a ter­mi­nar con­tán­do­la que es la mejor for­ma de explicarlo.

He aquí el rela­to, divi­di­do en dos partes.

La pri­me­ra: 1936. Es en el Madrid ame­na­za­do por las tro­pas de Fran­co. Los obre­ros con­si­guen por fin una entre­ga de fusi­les por par­te de la Repú­bli­ca y Ber­ga­mín se pone a la cola para coger un arma, pero el últi­mo fusil le toca al com­pa­ñe­ro que está delan­te suyo. Enton­ces él inopi­na­da­men­te emi­te un sus­pi­ro de ali­vio por­que así se veía dis­pen­sa­do de matar. Ber­ga­mín me con­tó que des­pués se sin­tió muy aver­gon­za­do de su egoísmo.

La segun­da: pre­gun­té al gran escri­tor si era cier­to que él había dicho que esta­ría con los comu­nis­tas «has­ta la muer­te pero ni un momen­to más», y si esa fra­se incluía la bro­ma de pen­sar que des­pués de su muer­te, él, Ber­ga­mín, iría al cie­lo y los comu­nis­tas al infierno, y enton­ces él se rió abier­ta­men­te de mí. «No, muy al con­tra­rio ‑me respondió‑, por­que has de saber que todos los comu­nis­tas van al cielo».

Som­bra.- (con­mo­vi­da) Usted lo admi­ra­ba mucho, ¿ver­dad?

Sas­tre.- Sí, som­bra mía, y siem­pre lo ten­go en la memoria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *