El pue­blo uni­do jamás será ven­ci­do – Jesús Valen­cia

Arran­có la cam­pa­ña elec­to­ral. Nue­vo reto para un pue­blo que, sin ser Espa­ña, apro­ve­cha cual­quier oca­sión para recor­dar­lo; esfor­za­da carre­ra de obs­tácu­los para exi­gir nues­tra sobe­ra­nía a dos esta­dos empe­ña­dos en negar­la. Sea por lo grue­so de la deman­da, sea por la bru­ta­li­dad de nues­tros enemi­gos, hemos teni­do la feliz ocu­rren­cia de agru­par­nos.

El Acuer­do de Ger­ni­ka, sin ser un fren­te elec­to­ral, se ha con­ver­ti­do en nues­tra prin­ci­pal hoja de ruta. Cada vez son más con­cu­rri­das y fre­cuen­tes las ini­cia­ti­vas que pro­mue­ve y que la socie­dad vas­ca res­pal­da. Socie­dad lla­ma­da a ser la lla­ve de la solu­ción según reza­ba el lema que nos con­gre­gó en Bil­bo el 22 de octu­bre. La ciu­da­da­nía se dio por inter­pe­la­da y acu­dió por dece­nas de miles. La mar­cha coin­ci­dió en el tiem­po con la Decla­ra­ción de ETA y con el gui­ri­gay que, tras escu­char­la, orga­ni­za­ron casi todos los espa­ño­les. Voces áspe­ras que se des­ga­ñi­tan para con­ven­cer­nos de que hemos sido derro­ta­dos. Pin­to­res­ca para­do­ja. Los supues­tos gana­do­res no con­si­guen disi­mu­lar la rabia que regur­gi­tan. ¿Y los pre­sun­tos derro­ta­dos que acu­di­mos a Bil­bo? ¡Vaya tar­de! Que si zer moduz, que si aspal­di­ko, que si zaindu.…Y todo ello ali­ña­do con jijis, jajas, abra­zos y goro­jeo. Por más que la escu­dri­ñé con dete­ni­mien­to no con­se­guía detec­tar en aque­lla gen­te el sín­dro­me de la derro­ta. Muy al con­tra­rio.

Así y todo, hubo gen­te que fal­tó a la cita. Muchos espe­rá­ba­mos de ELA una adhe­sión a la con­vo­ca­to­ria que no se pro­du­jo. Días más tar­de, y por boca de su Secre­ta­rio Gene­ral, el sin­di­ca­to reafir­mó su deseo de acu­mu­lar fuer­zas. Zorio­nak. Por lo que res­pec­ta al PNV y a Geroa Bai, el asun­to es gra­ve. Cada vez que se les invi­ta a con­fluir se aso­man a la puer­ta con cara de pocos ami­gos. Siem­pre encuen­tran ale­ga­tos para recha­zar la invi­ta­ción y man­te­ner­se en el bún­ker. Pare­ce como si mez­clar­se con el pue­blo llano los con­ta­mi­na­ra. Peor para ellos.

Vivi­mos tiem­pos que me recuer­dan a la Cuba de 1890. Mucho habían pelea­do los patrio­tas, pero se pre­pa­ra­ban para afron­tar bata­llas deci­si­vas. El gran José Mar­tí intuía la impor­tan­cia del momen­to (como «tiem­pos solem­nes» los defi­ne), ya que olían a inde­pen­den­cia. Había que­da­do obso­le­to el mode­lo auto­nó­mi­co que Espa­ña les ofre­ció: «El auto­no­mis­mo sólo ha sido útil por­que ha demos­tra­do su inefi­ca­cia, pero la inde­pen­den­cia jamás podrá ser la obra de la auto­no­mía». La situa­ción reque­ría la acu­mu­la­ción de todas las fuer­zas dis­po­ni­bles y Mar­tí cele­bra­ba que los patrio­tas se agru­pa­ran: «Es el empu­je espon­tá­neo y fer­vo­ro­so con que acu­den los cuba­nos des­de todas par­tes». Los sobe­ra­nis­tas no podían elu­dir la con­fron­ta­ción con Espa­ña y el tran­ce recla­ma­ba unión: «La sober­bia a la que vamos a enfren­tar nos debe encon­trar uni­dos… Lle­gó la hora calla­da de jun­tar­nos y de poner en común todos nues­tros recur­sos. ¡Jun­tos y ade­lan­te!».

Lejos que­da la Cuba pre­in­de­pen­den­tis­ta de Mar­tí. Pero sus pala­bras ‑maes­tro en la poé­ti­ca y en la polí­ti­ca- pudie­ran ser­vir­nos de guía en la actual coyun­tu­ra. Que las urnas del 20 de noviem­bre vuel­van a con­fir­mar la efi­ca­cia de las estra­te­gias con­flu­yen­tes.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *