50 años del Octu­bre negro de París

El gobierno fran­cés sigue, 50 años des­pués de los suce­sos, sin ofre­cer dis­cul­pas por el baño de san­gre en que ter­mi­nó una mani­fes­ta­ción de arge­li­nos en París. Peor aún: obs­ta­cu­li­za todo acto públi­co en su memo­ria.

17 de octu­bre de 1961. La Gue­rra en Arge­lia está en cur­so. En París, los arge­li­nos salen a calle para pro­tes­tar con­tra el toque de que­da. El Fren­te de Libe­ra­ción Nacio­nal arge­lino (FLN), enton­ces el enemi­go núme­ro uno del Esta­do fran­cés, es el con­vo­can­te de la mani­fes­ta­ción. Los mani­fes­tan­tes son per­se­gui­dos, la atmós­fe­ra se car­ga de ten­sión y una mani­fes­ta­ción pací­fi­ca ter­mi­na en un baño de san­gre.

Mau­ri­ce Papon, a la sazón pre­fec­to de París, es el res­pon­sa­ble. Más de 11.000 arge­li­nos fue­ron trans­por­ta­dos en auto­bu­ses al Palais du Sport, don­de ori­gi­nal­men­te tenía que cele­brar­se un con­cier­to del can­tan­te Ray Char­les, e inter­na­dos al aire libre. Papon ‑en su día un alto fun­cio­na­rio del régi­men de Vichy que per­mi­tió la depor­ta­ción de judíos de Bur­deos– da la orden de abrir fue­go a las uni­da­des des­ple­ga­das de las Com­pag­nies Répu­bli­cai­nes de Sécu­ri­té (CRS). Unos 200 arge­li­nos murie­ron, muchos de ellos fue­ron arro­ja­dos aún con vida des­de el Pont Saint Michel al Sena. Los cadá­ve­res flo­ta­ron duran­te sema­nas en el río.

El grue­so de los medios de comu­ni­ca­ción fran­ce­ses mini­mi­za­ron la masa­cre o la silen­cia­ron por com­ple­to. Según la ver­sión ofi­cial, se pro­du­je­ron cho­ques entre la poli­cía y unos cuan­tos cri­mi­na­les. «El ori­gen de este dra­ma se encuen­tra en el terro­ris­mo isla­mis­ta», se pudo leer el 19 de octu­bre de 1961 en Le Mon­de. Los rora­ti­vas de izquier­das expre­sa­ron su indig­na­ción, la escri­to­ra Mar­gue­ri­te Duras com­pa­ró en el Fran­ce-Obser­va­teur del 9 de noviem­bre de 1961 los subur­bios de Nan­te­rre con el gue­to de Var­so­via, en alu­sión a la situa­ción de los 180.000 arge­li­nos que vivían en los gri­ses blo­ques de vivien­das de cemen­to de la peri­fe­ria y con fre­cuen­cia tra­ba­ja­ban como obre­ros sin cua­li­fi­ca­ción en Renault.

La memo­ria de la masa­cre

Didier Dae­ninckx vivía en esta épo­ca en Sei­ne-Saint-Denis, uno de los subur­bios pari­si­nos habi­ta­dos por gen­te de la Cabi­lia. Las ten­sio­nes entre los inmi­gran­tes y la poli­cía están a la orden del día. En una oca­sión –Didier tenía doce años– tuvo que ver como dis­pa­ra­ban a una veci­na, de la que todo el mun­do en el barrio sabía que sim­pa­ti­za­ba con el FLN. 20 años des­pués tomó Dae­ninckx los suce­sos del 17 de octu­bre de 1961 como base para una nove­la poli­cía­ca. En Meur­tres pour mémoi­re, el pro­fe­sor de ins­ti­tu­to Roger Thi­raud, un fran­cés ejem­plar con debi­li­dad por el cine fan­tás­ti­co, es ase­si­na­do un día por las fuer­zas espe­cia­les. Años des­pués su hijo Ber­nard inves­ti­ga la muer­te de su padre y es igual­men­te ase­si­na­do en la calle a ple­na luz del día. Inves­ti­gan­do el caso, el ins­pec­tor Cadin se ve arro­ja­do al lado más oscu­ro de la his­to­ria recien­te. Del año 1961 regre­sa a la épo­ca de la ocu­pa­ción ale­ma­na entre 1940 y 1944 y al cam­po de con­cen­tra­ción de Drancy. «Olví­de­lo», le acon­se­jan sus cole­gas, «a nadie le intere­sa vol­ver a ver deter­mi­na­dos fan­tas­mas.» Pero el comi­sa­rio sigue rebus­can­do en archi­vos, loca­li­za a poli­cías reti­ra­dos y se reúne con con­vic­tos de la épo­ca de Vichy.

De los fun­cio­na­rios que fue­ron acu­sa­dos de los suce­sos del 17 de octu­bre de 1961, nin­guno fue depu­ra­do ni asu­mió res­pon­sa­bi­li­da­des. La amnis­tía apro­ba­da poco des­pués del final de la gue­rra de Alge­ria en 1962 impi­dió un nue­vo pro­ce­so y expia­ción. No fue has­ta 1981, con Fra­nçois Mit­te­rrand como pre­si­den­te socia­lis­ta, que los hechos vol­vie­ron nue­va­men­te y de repen­te a la pales­tra: tes­ti­gos pre­sen­cia­les fue­ron entre­vis­ta­dos, las esce­nas de horror de aque­lla jor­na­da recons­trui­das para un film docu­men­tal. En este cli­ma apa­re­ció Meur­tres pour mémoi­re en 1984. Ape­nas hubo crí­ti­cas, pero el libro fue leí­do y su his­to­ria con­si­guió abrir­se paso. A tra­vés de esta bou­che à l´oreille, pro­fe­so­res e his­to­ria­do­res se acer­ca­ron al infierno a ori­llas del Sena. La nove­la reci­bió varios galar­do­nes y su ver­sión fil­ma­da se con­vir­tió en el pro­gra­ma más vis­to de tele­vi­sión en 1985.

Didier Dae­nickx se con­si­de­ra­ría más tar­de fun­da­dor de la nue­va Roman noir, cuyos auto­res se arre­dran a la hora de abrir las heri­das sutu­ra­das de la Repú­bli­ca –la cola­bo­ra­ción con los nazis o los terri­bles años de la Gue­rra de Arge­lia (1955−1962). A Dae­nickx le pre­gun­ta­ron en una oca­sión si se veía a sí mis­mo como un ecri­vain enga­gée (escri­tor com­pro­me­ti­do), a lo que res­pon­dió: «no que­ría sim­ple­men­te ser cóm­pli­ce del silen­cio.» Y citó a ren­glón segui­do a Jean-Paul Sar­tre: «¿De qué sir­ve saber algo si no se dice?» Des­de enton­ces cada vez más escri­to­res y direc­to­res bus­can expli­ca­cio­nes a la bru­ta­li­dad des­car­na­da de aque­lla noche de octu­bre en París. El aus­tría­co Michael Hane­ke hizo que en su film Caché (con Juliet­te Bino­che) el héroe se enfren­ta­se a su infan­cia, en la que hizo qui­tar­se de en medio rápi­da­men­te a un joven arge­liano. En el 2005 lle­gó a los cines Nuit noi­re 17 octo­bre 1961, una recrea­ción docu­men­tal de Alain Tas­ma, que se pro­yec­tó en fes­ti­va­les en los que fue pre­mia­da. Pare­ce como si ape­nas se pudie­ra hablar sobre la Fran­cia de hoy y sus con­flic­tos inter­nos sin ocu­par­se antes de este pasa­do: con el lado más oscu­ro de una Repú­bli­ca que pre­ten­de eri­gir­se en pala­dín de los dere­chos huma­nos.

A media­dos de los noven­ta la Band La Tor­due se dio a cono­cer con la can­ción «Paris, Oct. 61», cuya letra dice: «calles ensan­gren­ta­das, pero el orden es el orden. El Sena es her­mo­so, pero en el fon­do des­can­sa lo inhu­mano, lo olvi­da­do, un baño de san­gre. Los valien­tes poli­cías per­si­guen a estas ratas de sucia san­gre negra.» Pero el mun­do de la alta polí­ti­ca se mos­tró reser­va­do. En el 40° ani­ver­sa­rio de la masa­cre, el 17 de octu­bre de 2001, Ber­trand Dela­noë, el alcal­de socia­lis­ta de París, des­cu­brió una pla­ca con­me­mo­ra­ti­va en el Pont Saint-Michel. La cere­mo­nia que fue sabo­tea­da por la opo­si­ción con­ser­va­do­ra en el ayun­ta­mien­to de París. Cuan­do en el 2002 el rape­ro Hamé, hijo de un emi­gran­te arge­lino, acu­só al enton­ces minis­tro del Inte­rior Nico­las Sar­kozy de que su minis­te­rio no había con­si­de­ra­do nun­ca nece­sa­rio con­me­mo­rar a los «her­ma­nos» que fue­ron ase­si­na­dos el 17 de octu­bre por la poli­cía fran­ce­sa ni cas­ti­gar a los cul­pa­bles, vio cómo se ini­cia­ba un pro­ce­so de ocho años con­tra él. Sar­kozy le deman­dó por difa­ma­ción y amplió su cru­za­da con­tra otros rape­ros. Hamé fue final­men­te juz­ga­do ino­cen­te.

Una gene­ra­ción a la deri­va

Tam­bién aho­ra, medio siglo des­pués de la masa­cre, Nico­las Sar­kozy no pue­de arti­cu­lar nin­gu­na pala­bra de arre­pen­ti­mien­to o dis­cul­pa. Como Pre­si­den­te, él pre­fie­re hablar más del glo­rio­so papel de Fran­cia en Libia que sobre un cri­men con­tra patrio­tas arge­li­nos. El 17 de octu­bre de 1961 no es nin­gu­na fecha en el calen­da­rio fran­cés. A Ben­ja­min Sto­ra, his­to­ria­dor y pro­fe­sor de ori­gen arge­lino, todo esto le resul­ta irri­tan­te. «Acor­dar­se de ello es para los hijos de los mani­fes­tan­tes una mane­ra de per­ma­ne­cer fie­les a sus padres, los padres de la inde­pen­den­cia… y a los idea­les de la Repú­bli­ca.» Liber­tad, igual­dad, fra­ter­ni­dad: de todo ello pare­ce la Fran­cia de hoy muy ale­ja­da, opi­na Dae­nickx, que tam­bién tra­ba­jó como asis­ten­te social.

Razón no le fal­ta. La situa­ción de los beurs, los hijos de emi­gran­tes nora­fri­ca­nos naci­dos en Fran­cia, es deso­la­do­ra. El 40 por cien­to de ellos care­ce de tra­ba­jo. «Una gene­ra­ción a la deri­va», cree Dae­nickx, edi­tor, entre otros, de la nove­la grá­fi­ca Octo­be Noir, que recons­tru­ye el día a día de los inmi­gran­tes en los bidon­vi­lles, los tris­tes barrios de la peri­fe­ria fran­ce­sa de los años sesen­ta. Esta his­to­ria expli­ca la tra­yec­to­ria de Vin­cent, un joven can­tan­te de rock que de hecho se lla­ma Moham­med, que toca la tar­de del 17 de octu­bre en el Varie­té Olym­pia y poco des­pués se ve arro­ja­do al torren­te de los mani­fes­tan­tes, vién­do­se de nue­vo en el «París de la gue­rra» y per­dien­do a su her­ma­na en los suce­sos. El dolor per­so­nal se mez­cla con la tra­ge­dia polí­ti­ca.

El direc­tor Jac­ques Pani­jel recons­tru­yó a fina­les de 1961 algu­nas esce­nas de esta san­grien­ta noche de octu­bre con acto­res afi­cio­na­dos para su docu­men­tal Octo­bre à Paris, situa­do en el con­tex­to his­tó­ri­co de los crí­me­nes de esta­do. Cuan­do se iba a pro­yec­tar el metra­je en Can­nes, la sala fue eva­cua­da por la poli­cía en el últi­mo minu­to y las copias secues­tra­das. Sólo aho­ra, medio siglo des­pués, podrá pro­yec­tar­se esta obra por vez pri­me­ra en París.

Maxi Lein­kauf

Frei­tag, 23 de octu­bre de 2011

Tra­duc­ción para www​.sin​per​mi​so​.info: Àngel Ferre­ro

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *