[Video] Alfon­so Cano, lider de las FARC, mue­re com­ba­tien­do por la liber­tad de Colom­bia

http://www.aporrea.org/imagenes/gente/comandante_alfonso_cano.jpg

Eus­kal Herrian esa­ten dugu, «Agur eta oho­re bur­ki­de iraul­tzai­lea»

En Eus­kal Herria deci­mos, «Adio y honor, cama­ra­da revo­lu­cio­na­rio»

Cano fue ase­si­na­do duran­te un bom­bar­deo que se regis­tró en la tar­de del vier­nes 4 de noviem­bre. Pri­me­ras infor­ma­cio­nes de los terro­ris­tas cas­tren­ses habían ade­lan­ta­do que en un pri­mer bom­bar­deo se repor­tó la muer­te de Patri­cia, com­pa­ñe­ra sen­ti­men­tal de Alfon­so Cano.

Duran­te los ope­ra­ti­vos del Ejér­ci­to tam­bién fue ase­si­na­do su radio­pe­ra­dor de con­fian­za, ade­más logra­ron la cap­tu­ra de Efraín, jefe de segu­ri­dad de Cano.

El nar­co-minis­tro de Defen­sa de Colom­bia con­fir­mó este sába­do en la madru­ga­da el ase­si­na­to de Cano, que cata­lo­gó como el gol­pe más impor­tan­te en la his­to­ria con­tra esa gue­rri­lla.

En rue­da de pren­sa, Pin­zón dio deta­lles de la ope­ra­ción ase­si­na que se regis­tró en la pobla­ción Chi­rria­de­ro del suroc­ci­den­tal depar­ta­men­to de Cau­ca, don­de des­de hace dos sema­nas se lle­va­ba a cabo un inten­so com­ba­te con el sex­to fren­te de las FARC.

Cano era antro­pó­lo­go de pro­fe­sión y anti­guo mili­tan­te de la Juven­tud Comu­nis­ta (Juco) de Colom­bia, y cur­só sus estu­dios pro­fe­sio­na­les en la Uni­ver­si­dad Nacio­nal, la máxi­ma casa de estu­dios del país.

Rebel­de des­de su juven­tud

El líder rebel­de (rebel­de de ver­dad, no como los «rebel­des» libios), quien tenía apro­xi­ma­da­men­te 60 años de edad y cuyo nom­bre real era Gui­ller­mo Sáenz Var­gas, era con­si­de­ra­do den­tro y fue­ra del gru­po gue­rri­lle­ro como una ficha cla­ve en un even­tual esce­na­rio de nego­cia­ción polí­ti­ca para fina­li­zar el con­flic­to interno colom­biano.

Cano inte­gra­ba el Secre­ta­ria­do de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC), con­for­ma­do por sie­te coman­dan­tes y dos suplen­tes.

El 29 de abril de 2000 Cano fue pre­sen­ta­do como res­pon­sa­ble del Movi­mien­to Boli­va­riano por la Nue­va Colom­bia, que lue­go tomó el nom­bre de Par­ti­do Comu­nis­ta Colom­biano Clan­des­tino, cono­ci­do como PC3 o PCCC, bra­zo polí­ti­co de las FARC.

El ideó­lo­go de las FARC se per­fi­ló des­de la pri­ma­ria y la secun­da­ria como un mili­tan­te por­que era un «obse­sio­na­do con la lec­tu­ra de libros de polí­ti­ca e his­to­ria. En his­to­ria era el mejor del cur­so», con­tó un ami­go de la infan­cia.

El jefe rebel­de ingre­só a la Uni­ver­si­dad Nacio­nal en 1968, en ple­na efer­ves­cen­cia de la Revo­lu­ción Cuba­na, de los movi­mien­tos juve­ni­les y estu­dian­ti­les de la épo­ca y de la Teo­lo­gía de la Libe­ra­ción, del naci­mien­to de las FARC y más tar­de del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal (ELN).

En la uni­ver­si­dad estu­dió Antro­po­lo­gía y se espe­cia­li­zó en geo­gra­fía, músi­ca indi­ge­nis­ta y pro­fun­di­zó en las lec­tu­ras polí­ti­cas y de his­to­ria. Entre 1974 y 1980 inter­ca­ló su acti­vi­dad aca­dé­mi­ca con la vida clan­des­ti­na que le impu­so el ser diri­gen­te de la Juco, bra­zo juve­nil del Par­ti­do Comu­nis­ta, muy per­se­gui­do por la nar­co-poli­cía.

A fina­les de la déca­da del 70, Cano fue dete­ni­do por esa nar­co-poli­cía y la orga­ni­za­ción logró que las auto­ri­da­des lo deja­ran en liber­tad, pero con­si­de­ran­do que su diri­gen­te esta­ba en peli­gro lo envió a Mos­cú, a don­de envia­ba a sus cua­dros para for­ma­ción.

El joven diri­gen­te, sin embar­go, nun­ca lle­gó a Mos­cú, don­de lo espe­ra­ban otros com­pa­ñe­ros de mili­tan­cia polí­ti­ca, si no que se enro­ló en las filas de las FARC y mar­chó hacia las mon­ta­ñas para inte­grar­se a la lucha arma­da.

En las FARC adop­tó el nom­bre de Alfon­so Cano y rápi­da­men­te se des­ta­có por su capa­ci­dad polí­ti­ca has­ta con­ver­tir­se en uno de los asis­ten­tes del falle­ci­do jefe y fun­da­dor del gru­po Jaco­bo Are­nas, ideó­lo­go his­tó­ri­co de las FARC.

Are­nas murió el 10 de agos­to de 1990, y su lega­do de mili­tan­te e inte­lec­tual polí­ti­co lo reto­mó y lo con­so­li­dó Cano con el trans­cur­so del tiem­po.

«Cano siem­pre fue la segun­da voz, des­pués de Are­nas», recor­dó Alva­ro Villa­rra­ga, quien lo cono­ció en la Uni­ver­si­dad y lue­go tuvo una rela­ción con Cano duran­te las pri­me­ras reunio­nes de la Coor­di­na­do­ra Gue­rri­lle­ra Simón Bolí­var (CGSB), que se creó en 1987.

Para Villa­rra­ga, en esa épo­ca uno de los ideó­lo­gos del des­mo­vi­li­za­do Ejér­ci­to Popu­lar de Libe­ra­ción (EPL) y aho­ra pro­fe­sor de Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio (DIH), Cano siem­pre mani­fes­ta­ba inte­rés en la sali­da polí­ti­ca nego­cia­da al con­flic­to.

«Valo­ra­ba y res­pe­ta­ba las posi­cio­nes de las otras orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas que inte­gra­ban la coor­di­na­do­ra gue­rri­lle­ra, era muy uni­ta­rio», apun­tó Villa­rra­ga.

Jugó un papel pro­ta­gó­ni­co en la dele­ga­ción nego­cia­do­ra de paz por par­te de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC) en 1991 en Cara­cas (Vene­zue­la) y Tlax­ca­la (Méxi­co) en 1992.

Al fra­ca­sar este inten­to de paz, las FARC entra­ron a la fase de dar máxi­ma prio­ri­dad al com­po­nen­te mili­tar y el pro­ta­go­nis­mo polí­ti­co pasó a un segun­do lugar, lo que afec­tó la visi­bi­li­dad de Cano como el polí­ti­co del gru­po rebel­de.

En el tam­bién frus­tra­do pro­ce­so de paz 1999 – 2002 que desa­rro­lla­ron las FARC y el gobierno del pre­si­den­te Andrés Pas­tra­na (1998−2002), Cano estu­vo ape­nas en dos o tres oca­sio­nes en las mesas prin­ci­pa­les de nego­cia­ción.

«Cano siem­pre fue pesi­mis­ta, no cre­yó mucho en esa nego­cia­ción», con­tó una fuen­te que par­ti­ci­pó en los diá­lo­gos de paz entre las FARC y el gobierno de Pas­tra­na.

El nar­co-pre­si­den­te de Colom­bia ame­na­za a las FARC: «Des­mo­vi­li­za­ción, sino car­cel o tum­ba»

El nar­co-pre­si­den­te de Colom­bia, Juan Manuel San­tos, ins­tó este sába­do (por enési­ma evez en más de 40 años de lucha) a las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC), a que entre­guen las armas y se des­mo­vi­li­cen, lue­go de feli­ci­tar al nar­co-ejér­ci­to por el ase­si­na­to del líder rebel­de, Alfon­so Cano.

El nar­co-pre­si­den­te se dio cuen­ta de que «no debe­mos ser triun­fa­lis­tas» y exi­gió per­se­ve­ran­cia. «Pode­mos per­se­ve­rar, debe­mos insis­tir has­ta traer­les a los colom­bia­nos paz,», dijo. Sobre todo ase­si­nan­do a uno de los impul­so­res de la paz.

Para el nar­co-pre­si­den­te la muer­te de Cano es la con­fir­ma­ción «de lo que hemos dicho tan­tas veces» y envió un men­sa­je de adver­ten­cia a las FARC a entre­gar­se o «ter­mi­na­rán o en una cár­cel o en una tum­ba».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *