¿Son igua­les todas las víc­ti­mas?- Iña­ki Ega­ña

Mal empe­za­mos en la cues­tión de las víc­ti­mas del con­flic­to cuan­do las mis­mas las redu­ci­mos a las oca­sio­na­das por ETA des­de 1968. ETA es una expre­sión del mis­mo y no su ori­gen, por lo que com­pri­mir la tra­ge­dia a las cau­sa­das por la orga­ni­za­ción que nació diez años antes de esa fecha es una mani­pu­la­ción. Memo­ri­ci­dio, según el argot más moderno.

Tam­po­co es de reci­bo redu­cir la res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do a cua­tro exce­sos de fun­cio­na­rios a suel­do y tapar, como es ten­den­cia atá­vi­ca, dece­nas, cien­tos de víc­ti­mas, a las que se escon­de bajo la alfom­bra para tram­pear la reali­dad. En algu­nos de los casos, ade­más, se con­vier­te una eje­cu­ción en un acto difu­mi­na­do de enfren­ta­mien­to o de casua­li­dad. Un ejer­ci­cio, por otro lado, dedi­ca­do a con­di­men­tar con pere­jil demo­crá­ti­co otro memo­ri­ci­dio de signo simi­lar al ante­rior.

Como no creo que sea de reci­bo y de la mis­ma mane­ra, el par­tir del aná­li­sis que hace el Esta­do de tiem­pos, situa­cio­nes, espa­cios e inclu­so modos de matar y de morir. Si has­ta aho­ra ese mis­mo Esta­do ha nega­do su evi­den­cia, ¿va a cam­biar aho­ra de la noche a la maña­na de pers­pec­ti­va? La expe­rien­cia nos dice que, en la medi­da que pue­da, y para ello no impor­ta quién esté en el poder, segui­rá elu­dien­do res­pon­sa­bi­li­da­des. Le ha suce­di­do al PSOE, víc­ti­ma en la gue­rra civil y del fran­quis­mo, que ha sus­ti­tui­do pre­ci­sa­men­te a los vic­ti­ma­rios en la ocul­ta­ción de la ver­dad de las épo­cas cita­das en cuan­to lle­gó a tener res­pon­sa­bi­li­dad de ges­tión polí­ti­ca.

El camino que debe hacer la socie­dad vas­ca en el tema de las víc­ti­mas, según mi opi­nión, tie­ne que ser ajeno a los aco­ta­mien­tos que mar­ca el Esta­do y en el que pre­ci­sa­men­te ha caí­do algu­na de las aso­cia­cio­nes que ha que­ri­do mos­trar un per­fil más neu­tral. La socie­dad vas­ca debe tener su pro­pia ini­cia­ti­va y para ello rodear­se de los ins­tru­men­tos nece­sa­rios. ¿Por qué negar evi­den­cias y seguir la línea mar­ca­da por alguien tre­men­da­men­te intere­sa­do en no reco­no­cer su papel?

Algu­nos ejem­plos ser­vi­rán para ilus­trar la idea. Quie­nes comien­zan el recuen­to en 1968 (pri­me­ra víc­ti­ma mor­tal de ETA), lo hacen para evi­tar la evi­den­cia de eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les de los años ante­rio­res pro­du­ci­das pre­ci­sa­men­te por fun­cio­na­rios espa­ño­les. Javier Bata­rri­ta fue muer­to en mar­zo de 1961 en Bolue­ta por­que la Poli­cía lo con­fun­dió con un miem­bro de ETA. Bata­rri­ta tenía, y el recuen­to es de la mis­ma pren­sa fran­quis­ta, 49 bala­zos a que­ma­rro­pa. Un fusi­la­mien­to en toda regla. Antes de 1968 con­ti­nua­ron las muer­tes.

Sobre la niña Bego­ña Urroz, muer­ta por una bom­ba del DRIL en la esta­ción de Ama­ra de Donos­tia, en junio de 1960, se ha escri­to ten­den­cio­sa­men­te. Hoy, minis­te­rio espa­ñol del Inte­rior y homó­ni­mo vas­co reco­no­cen que fue un hecho ajeno a ETA. Pro­ba­ble­men­te por­que la Poli­cía esta­ba infil­tra­da en el coman­do que colo­có la bom­ba y mejor no menear más el tema, no vaya ser que sal­pi­que a fun­cio­na­rios del Esta­do. ¿Por qué aho­ra no se reco­no­ce a Bego­ña Urroz como víc­ti­ma en las lis­tas ofi­cia­les aun­que no fue­ra ori­gi­na­da por ETA?

Por­que si de lo que esta­mos tra­tan­do es tan­to de un espa­cio, el vas­co, como el de unos suje­tos, vas­cos, las víc­ti­mas del con­flic­to deben ser reco­no­ci­das en su tota­li­dad, no exclu­si­va­men­te por inte­rés polí­ti­co. La rela­ción es por un con­flic­to (lo han dicho de una u otra mane­ra des­de Aznar-Mayor Ore­ja has­ta Rodrí­guez Zapa­te­ro y Pie­rre Joxe), no por ETA.

Me lla­ma la aten­ción, por ejem­plo, que en estas lec­tu­ras intere­sa­das se acha­quen a ETA muer­tes oca­sio­na­das por orga­ni­za­cio­nes liqui­da­das como la Poli­mi­li, que ya hicie­ron su reco­rri­do inclu­so el de arre­pen­ti­mien­to públi­co del daño cau­sa­do, hace 30 años. Bom­bas en Madrid como las de Ato­cha y Cha­mar­tín (6 muer­tos) o las de la cafe­te­ría Rolan­do (12 muer­tos) son nue­va­men­te impu­tadas aho­ra a ETA. Si se tra­ta de víc­ti­mas del con­flic­to la refe­ren­cia es lógi­ca, pero si de lo que se tra­ta es de reca­bar la lis­ta de las ori­gi­na­das por ETA la dupli­ci­dad es noto­ria. Si valen, y per­dó­nen­me la expre­sión tra­tán­do­se de vic­ti­mas, lo son para todo.

Me lla­ma la aten­ción, asi­mis­mo, que en la lis­ta de orga­ni­za­cio­nes que han actua­do en tie­rra vas­ca des­de el naci­mien­to de ETA no están todas, a pesar de haber cau­sa­do víc­ti­mas mor­ta­les. Y no apa­re­cen por moti­vos estric­ta­men­te mediá­ti­cos o lo que es lo mis­mo, intere­ses polí­ti­cos. A ETA se le suman los aten­ta­dos poli­mi­lis, de Iraul­tza, Ipa­rre­ta­rrak, DRIL… que si se tra­ta en refe­ren­cia al con­flic­to me pare­ce, como decía, lógi­co. Pero se des­car­tan los del maquis, que oca­sio­na­ron bajas a la Guar­dia Civil en Ira­ti, en 1961, cuan­do ya la poli­cía había mata­do en Bil­bao a Bata­rri­ta o ETA ya había come­ti­do su pri­mer aten­ta­do. ¿Por qué? Obvia­men­te por dife­ren­ciar a ETA del sen­ti­mien­to román­ti­co que impreg­na hoy en día al recuer­do de la gue­rri­lla anti­fran­quis­ta.

Deli­mi­tar en el tiem­po de ETA a las víc­ti­mas mor­ta­les (1968−2010) más que un error es una mani­pu­la­ción. ¿Por qué negar a los muer­tos por tor­tu­ras en los años 50, entre ellos y por ejem­plo al jel­tza­le Txo­min Leta­men­di o al comu­nis­ta bil­baino Manuel Fer­nán­dez? Esa fue, pre­ci­sa­men­te, una de las razo­nes por las que nació ETA. ¿Por qué ocul­tar la muer­te del obre­ro donos­tia­rra Anto­nio Goñi tam­bién tor­tu­ra­do (1971) y, en cam­bio, ensal­zar la de un tor­tu­ra­dor como Meli­tón Man­za­nas (1968), por el hecho de ser víc­ti­ma de ETA?

Es sin­to­má­ti­co, siguien­do con los ejem­plos, que no se recuer­de que en ese tiem­po pos­te­rior a la muer­te de Fran­co (ya en demo­cra­cia según el esta­tus polí­ti­co) las fotos de la tor­tu­ra­da Ampa­ro Aran­goa se con­vir­tie­ran en la ima­gen de la Tran­si­ción. Zeru­ko Argia fue secues­tra­da por publi­car­las y la sal­va­je­men­te tor­tu­ra­da denun­cia­da por la Guar­dia Civil por “deli­to de inju­rias y calum­nias”.

En cuan­to a la cre­di­bi­li­dad, el pun­to negro del Esta­do, la mis­ma pare­ce no impor­tar a los pro­ta­go­nis­tas que mar­can en lími­te entre víc­ti­mas y no tan­to. No voy a refe­rir­me ni a la AVT ni a Covi­te por­que sus lis­tas están con­ta­mi­na­das por otros intere­ses bien dis­tin­tos a los asis­ten­cia­les o memo­ria­lís­ti­cos. Man­tie­nen abier­ta la hipó­te­sis de aten­ta­do de ETA en la masa­cre de Madrid el 11M de 2004, inclu­yen a los falle­ci­dos en el incen­dio de un hotel en Zara­go­za (1979) e inclu­so, entre «sin­gu­la­ri­da­des», atri­bu­yen un aten­ta­do a Jarrai en Itsa­son­do en diciem­bre de 1995, con el resul­ta­do de dos ertzai­nas muer­tos. No es nin­gu­na sor­pre­sa.

Si, en cam­bio, me pro­du­ce estu­por la reno­va­da lis­ta del minis­te­rio del Inte­rior espa­ñol (829 víc­ti­mas de ETA) en la que se refu­gian ins­ti­tu­cio­nes, medios de comu­ni­ca­ción e inclu­so algu­na que otra aso­cia­ción vas­ca pro dere­chos huma­nos. La lis­ta, con­fec­cio­na­da por la “Sub­di­rec­ción Gene­ral de Aten­ción al ciu­da­dano y de asis­ten­cia a las víc­ti­mas del terro­ris­mo”, con­tie­ne erro­res de tal cali­bre que anu­lan su impar­cia­li­dad. Obvia­men­te no ha ejer­ci­do el papel de nota­rio, cuan­do ha impu­tado a ETA (y aquí el error supo­ne defi­ni­ti­va­men­te ali­nea­mien­to con la mani­pu­la­ción), muer­tes ori­gi­na­das y rei­vin­di­ca­das por gru­pos para­po­li­cia­les.

Me pro­du­ce tam­bién cier­to des­aso­sie­go el hecho de que se den por bue­nos datos ofre­ci­dos por el juez Bal­ta­sar Gar­zón en los rela­ti­vo a muer­tos, accio­nes de ETA, de sabo­ta­je, etc., en aquel auto del 26 de agos­to de 2002. Des­aso­sie­go por­que Gar­zón se atre­ve, al mar­gen de acu­sar a ETA, HB, EH y Bata­su­na de «Crí­me­nes con­tra la Huma­ni­dad», a ofre­cer núme­ros, efec­ti­va­men­te, para des­de­cir­se en un auto pos­te­rior, el del 16 de octu­bre del mis­mo año (35÷2002). En esta nue­va oca­sión los pedi­ría.

En ese mis­mo auto, lo dis­po­nía pre­ci­sa­men­te. Es de gran recuer­do en el mun­do judi­cial por­que Gar­zón con­fun­dió una prac­ti­ca habi­tual de los hos­pi­ta­les vas­cos a la hora de la ins­crip­ción en el Regis­tro Civil (el dere­cho a ins­cri­bir a los recién naci­dos en la loca­li­dad de ori­gen y no en la del hos­pi­tal del naci­mien­to) con «lim­pie­za étni­ca de baja inten­si­dad». Dis­po­nía la bús­que­da de esa infor­ma­ción que des­co­no­cía y sin embar­go había teni­do el des­par­pa­jo de arro­jar­la.

Y sien­to que la cita es un poco lar­ga: «Cur­sar aten­to ofi­cio a la Secre­ta­ría de Esta­do para la Segu­ri­dad para que dé las órde­nes opor­tu­nas y reali­ce ges­tio­nes que fue­ran nece­sa­rias para que la UCI y la Guar­dia Civil (Ser­vi­cio de Infor­ma­ción) con el apo­yo de otros ser­vi­cios de la Admi­nis­tra­ción y otros minis­te­rios (Hacien­da, Edu­ca­ción, Cul­tu­ra, Sani­dad, Minis­te­rio de Tra­ba­jo y Segu­ri­dad Social, Esta­dís­ti­ca, Inves­ti­ga­cio­nes Socio­ló­gi­cas) y otros orga­nis­mos e ins­ti­tu­cio­nes como, las Con­fe­de­ra­cio­nes de Empre­sa­rios, Fis­ca­lía Gene­ral del Esta­do, Medios de comu­ni­ca­ción, Sin­di­ca­tos, Aso­cia­cio­nes pro­fe­sio­na­les, Con­se­jo Gene­ral del Poder Judi­cial, Ayun­ta­mien­tos, Jun­ta Elec­to­ral Cen­tral, Par­la­men­tos, Gobier­nos Autó­no­mos,. Uni­ver­si­da­des, y, cua­les­quie­ra otros que fue­ran nece­sa­rios; para que ela­bo­re un exhaus­ti­vo infor­me sobre los siguien­tes extre­mos: A) 1.- Rela­ción de aten­ta­dos con resul­ta­do de muer­te des­de el ini­cio de acti­vi­da­des de la orga­ni­za­ción terro­ris­ta has­ta la actua­li­dad…». Etc. Jamás reci­bió con­tes­ta­ción.

¿Por qué, en con­se­cuen­cia, vali­dar lo que el pro­pio Gar­zón inva­li­dó unas sema­nas des­pués? La res­pues­ta es muy sen­ci­lla. Para lograr esa cre­di­bi­li­dad que fal­ta al Esta­do. El juez ejer­ce­ría en la actua­li­dad de «ton­to útil». No pudo juz­gar al fran­quis­mo como desea­ba, fue pro­ce­sa­do inclu­so por ello… Su acer­ca­mien­to a Izquier­da Uni­da, su denun­cia del ham­bre en el mun­do, su defen­sa por las cau­sas per­di­das… darían esa cre­di­bi­li­dad que los caver­ní­co­las tiran por la bor­da un día sí y otro tam­bién. Pero no la tie­ne.

El gran tema que sub­ya­ce jun­to a las víc­ti­mas tie­ne que ver con las mis­mas y su reco­no­ci­mien­to, con quién las cau­só. Y, por exten­sión, con la impu­ni­dad. El Esta­do espa­ñol no ha reco­no­ci­do jamás su daño, por­que todos sus fun­cio­na­rios impli­ca­dos, des­de tor­tu­ra­do­res has­ta ase­si­nos, han sido res­pal­da­dos, cuan­do no feli­ci­ta­dos y recom­pen­sa­dos por sus vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos. Ejem­plos para todos los gus­tos a la vuel­ta de la esqui­na.

José Mar­tí­nez Salas, el guar­dia civil que mató a la eco­lo­gis­ta Gladys del Estal reci­bió el día de la Fies­ta Nacio­nal espa­ño­la de 1992, la meda­lla al méri­to mili­tar. J. Anto­nio Gil Rubia­les, con­de­na­do por haber infrin­gi­do a Joxe Arre­gi las tor­tu­ras que le pro­du­je­ron la muer­te, ascen­dió inin­te­rrum­pi­da­men­te en la esca­la poli­cial has­ta lle­gar hace cin­co años a ser comi­sa­rio gene­ral de Tene­ri­fe. Las muer­tes en comi­sa­ría de Mikel Zabal­za, Gurutze Ian­tzi, Xabier Gal­par­so­ro… siguen a la espe­ra de escla­re­ci­mien­to como las de Josu Zaba­la, José Luis Geres­ta… He cita­do el caso de Ampa­ro Aran­goa, la tor­tu­ra­da denun­cia­da. Pero es que, en 2003, cuan­do cerra­ron Egun­ka­ria y los dete­ni­dos denun­cia­ron tor­tu­ras, el Gobierno espa­ñol pre­sen­tó una denun­cia con­tra los impu­tados por cola­bo­ra­ción con ETA. Por rea­li­zar denun­cias de tor­tu­ra «por indi­ca­ción de ETA para soca­var las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas».

En cam­bio, la otra par­te del con­flic­to ha paga­do de for­ma noto­ria su con­di­ción. Por ser vic­ti­ma­rios. Cien­tos de pre­sos con­de­na­dos según la legis­la­ción penal más seve­ra de Euro­pa. Lo han paga­do, según una estra­te­gia evi­den­te de exter­mi­nio: ais­la­dos entre ellos y del res­to. ¿No es el sui­ci­dio de un pre­so una con­se­cuen­cia del con­flic­to?, ¿la con­fir­ma­ción pal­ma­ria de la estra­te­gia repre­si­va del Esta­do espa­ñol? Por supues­to.

La cues­tión de las víc­ti­mas es espi­no­sa. No me cabe la menor duda. Pero es evi­den­te que si abor­da­mos el con­flic­to en su com­ple­ji­dad, las cifras, espa­cios tem­po­ra­les, líneas divi­so­rias, etc. no se corres­pon­den con las que nos ofre­cen las agru­pa­cio­nes e ins­ti­tu­cio­nes espa­ño­las. Tam­po­co con las ofre­ci­das por algu­na aso­cia­ción vas­ca pro dere­chos huma­nos. Ni de lejos. Miles de vas­cos han sido des­pla­za­dos del lugar que les corres­pon­de, tam­bién como víc­ti­mas. Han sido nue­va­men­te nin­gu­nea­dos.

La solu­ción, seña­la­ba, es com­ple­ja pero el camino está des­bro­za­do en otros luga­res: la Comi­sión de la Ver­dad. Si hay volun­tad, la mitad del camino esta­rá hecho. El res­to, con pacien­cia y esfuer­zo com­par­ti­do, roda­rá has­ta alcan­zar sus obje­ti­vos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *