Pre­gun­tas y res­pues­tas sobre las nue­vas dis­po­si­cio­nes y trá­mi­tes de la Ley de la Vivien­da en Cuba

viviendas-cuba1A par­tir del pró­xi­mo 10 de noviem­bre, entran en vigor el Decre­to-Ley 288 y varias reso­lu­cio­nes minis­te­ria­les com­ple­men­ta­rias rela­cio­na­das con la com­pra­ven­ta, per­mu­ta, dona­ción y adju­di­ca­ción ‑por divor­cio, falle­ci­mien­to o sali­da defi­ni­ti­va del país del pro­pie­ta­rio- de vivien­das entre per­so­nas natu­ra­les cuba­nas con domi­ci­lio en el país y extran­je­ros resi­den­tes per­ma­nen­tes en la Isla.

Estos nue­vos recur­sos lega­les eli­mi­nan las auto­ri­za­cio­nes pre­vias de las direc­cio­nes muni­ci­pa­les de la Vivien­da y rati­fi­ca que solo se podrá ser pro­pie­ta­rio de una vivien­da como resi­den­cia per­ma­nen­te y otra en zonas de des­can­so o vera­neo.

La for­ma­li­za­ción de los dife­ren­tes actos de trans­mi­sión de la pro­pie­dad se rea­li­za­rá ante nota­rio públi­co en el muni­ci­pio don­de esté encla­va­do el inmue­ble. Asi­mis­mo, se ha pre­vis­to la apli­ca­ción de los tri­bu­tos que corres­pon­dan que será del 4%.

Con la nue­va legis­la­ción se pre­ten­de, entre otros aspec­tos, garan­ti­zar a los pro­pie­ta­rios que pue­dan dis­po­ner de su inmue­ble como deseen.

Pre­gun­tas y res­pues­tas sobre las nue­vas dis­po­si­cio­nes y trá­mi­tes:

¿Qué modi­fi­ca el Decre­to-Ley 288?

Modi­fi­ca fun­da­men­tal­men­te el Capí­tu­lo V de la actual Ley Gene­ral de la Vivien­da, que se refie­re a los actos de trans­mi­sión de la pro­pie­dad de la vivien­da en lo con­cer­nien­te a com­pra­ven­ta, dona­ción, per­mu­ta y adju­di­ca­ción, esta últi­ma en caso de que el pro­pie­ta­rio fallez­ca, sal­ga defi­ni­ti­va­men­te del país, u ocu­rra el divor­cio nota­rial entre los cón­yu­ges.

¿Pue­de ser una per­so­na pro­pie­ta­rio de más de una vivien­da en la mis­ma cate­go­ría?

NO. Una per­so­na solo podrá ser pro­pie­ta­ria de una vivien­da en la cate­go­ría de resi­den­cia per­ma­nen­te y de otra en zonas de des­can­so o vera­neo.

¿Qué impli­ca el con­cep­to de resi­den­cia en zona de des­can­so o vera­neo?

Se defi­ne como aquel inmue­ble fue­ra de la ciu­dad cuyo fin es inhe­ren­te al des­can­so de la fami­lia.

¿Cuá­les son los requi­si­tos para la trans­mi­sión de la pro­pie­dad de una vivien­da?

1.- Ser pro­pie­ta­rio de la vivien­da y tener domi­ci­lio en Cuba.

2.- La vivien­da debe estar ins­cri­ta en el Regis­tro de Pro­pie­dad del muni­ci­pio don­de esté ubi­ca­da.

3.- Tener actua­li­za­do el Títu­lo de Pro­pie­dad, inclu­yen­do la tasa­ción del inmue­ble.

¿Cuán­do debe actua­li­zar­se el títu­lo de pro­pie­dad?

En caso de que en él exis­tan erro­res, omi­sio­nes, no se inclu­ya la tasa­ción del inmue­ble, o no se pre­ci­sen las medi­das y lin­de­ros. Tam­bién debe hacer­se si se han rea­li­za­do accio­nes cons­truc­ti­vas inter­nas que modi­fi­can las carac­te­rís­ti­cas de la vivien­da y la des­crip­ción no coin­ci­de con la que refle­ja el títu­lo de pro­pie­dad.

¿Qué pasos seguir para ello?

Acu­dir a las ofi­ci­nas de trá­mi­tes de las direc­cio­nes muni­ci­pa­les de la vivien­da; allí, tenien­do en cuen­ta la eva­lua­ción hecha por el repre­sen­tan­te de la direc­ción muni­ci­pal de Pla­ni­fi­ca­ción Físi­ca para com­pro­bar que no exis­ten vio­la­cio­nes urba­nas ni cons­truc­ti­vas en el inmue­ble, se soli­ci­ta al arqui­tec­to de la comu­ni­dad ela­bo­rar un dic­ta­men con la des­crip­ción actual de la vivien­da, en el cual debe­rán incluir­se su pre­cio legal, así como la sub­sa­na­ción de erro­res que pudie­ra tener dicho títu­lo.

Cuan­do se cuen­ta con la cer­ti­fi­ca­ción de Pla­ni­fi­ca­ción Físi­ca, el arqui­tec­to de la comu­ni­dad pro­ce­de a rea­li­zar su dic­ta­men. En el caso de que algu­nas de estas modi­fi­ca­cio­nes con­tra­ven­gan lo nor­ma­do urba­nís­ti­ca y cons­truc­ti­va­men­te, el títu­lo no se actua­li­za­rá, pero el mis­mo arqui­tec­to indi­ca­rá a las per­so­nas una solu­ción para res­ta­ble­cer el orden.

¿Cómo obte­ner la tasa­ción de la vivien­da?

La tasa­ción del inmue­ble se obtie­ne en las ofi­ci­nas de trá­mi­tes de la vivien­da. A par­tir de la soli­ci­tud del pro­pie­ta­rio, el arqui­tec­to de la comu­ni­dad tie­ne un perio­do de has­ta 30 días para con­cluir su dic­ta­men, inclui­da la tasa­ción.

¿Quié­nes deci­den el pre­cio del inmue­ble para rea­li­zar la com­pra­ven­ta?

El pre­cio de ven­ta del inmue­ble lo deci­den las per­so­nas. El pre­cio del inmue­ble que resul­ta des­pués de la tasa­ción, no tie­ne por qué coin­ci­dir con el que acuer­den las par­tes cuan­do se reali­ce una com­pra­ven­ta. El valor obte­ni­do de la tasa­ción se ten­drá como refe­ren­cia para el cálcu­lo del impues­to, cuan­do el decla­ra­do por las par­tes sea menor a este.

¿Por qué es nece­sa­rio decla­rar el pre­cio por el que real­men­te se com­pró la vivien­da?

Es una segu­ri­dad jurí­di­ca para ambas par­tes. Al ven­de­dor le sir­ve para acre­di­tar un deter­mi­na­do ingre­so con una cons­tan­cia legal del mis­mo, mien­tras que el com­pra­dor obtie­ne una garan­tía del dine­ro que ha dado por ese inmue­ble, en caso de pre­sen­tar­se algún tipo de afec­ta­ción futu­ra en el mis­mo.

¿Cuá­les son los requi­si­tos espe­cí­fi­cos para la com­pra­ven­ta de la vivien­da?

Que el ven­de­dor haya liqui­da­do sus adeu­dos por con­cep­to de pago de la vivien­da. Igual­men­te, el com­pra­dor está en la obli­ga­ción de decla­rar ante el nota­rio públi­co que no es pro­pie­ta­rio de otra vivien­da como resi­den­cia per­ma­nen­te.

La for­ma de pago del pre­cio acor­da­do entre las par­tes, entién­da­se com­pra­dor y ven­de­dor. En este caso, el com­pra­dor está en la obli­ga­ción de acu­dir a una sucur­sal ban­ca­ria para depo­si­tar la can­ti­dad de dine­ro pac­ta­da; a cam­bio, reci­be un CHEQUE DE GERENCIA que entre­ga­rá al ven­de­dor en pre­sen­cia del nota­rio al momen­to de for­ma­li­zar la com­pra­ven­ta. El nota­rio, por su par­te, reco­ge­rá en la escri­tu­ra el núme­ro, la fecha y el nom­bre que apa­re­cen en el che­que.

¿Qué se pre­ten­de con la obli­ga­to­rie­dad del trá­mi­te ban­ca­rio?

Se pro­cu­ra ofre­cer a las per­so­nas una segu­ri­dad legal en su inver­sión y redu­ce la mani­pu­la­ción de gran­des sumas de dine­ro. El CHEQUE DE GERENCIA pue­de ser cobra­do por el ven­de­dor en el momen­to que desee.

¿Cuá­les son los tri­bu­tos a abo­nar tan­to por el com­pra­dor como por el ven­de­dor?

1.- Impues­to sobre la Trans­mi­sión de Bie­nes y Heren­cias para quien com­pra el inmue­ble.

2.- Impues­to sobre Ingre­sos Per­so­na­les para quien ven­de el inmue­ble.

En ambos casos el tri­bu­to será un 4 % del valor que se decla­re del inmue­ble.

¿A par­tir de qué edad se pue­de ser pro­pie­ta­rio de una vivien­da?

No exis­ten inva­li­dan­tes en ese sen­ti­do. Cual­quier per­so­na, inclui­dos los meno­res de edad, con sus repre­sen­tan­tes lega­les, pue­de ser pro­pie­ta­rio de una vivien­da.

¿El Decre­to Ley 288 dero­ga las dis­po­si­cio­nes espe­cia­les sobre migra­ción inter­na?

NO. Se man­tie­nen vigen­tes las dis­po­si­cio­nes espe­cia­les sobre migra­ción inter­na. (Decre­to Ley 21797)

Des­car­gue aquí el docu­men­to de la Gace­ta Ofi­cial con las regu­la­cio­nes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *