El sig­ni­fi­ca­do del ase­si­na­to de Alfon­so Cano, líder de las FARC, por bom­bar­deos indis­cri­mi­na­dos- JA Gutie­rrez

Des­pués de más de 30 años de lucha gue­rri­lle­ra, el máxi­mo jefe de las FARC-EP ha sido ase­si­na­do. Murió com­ba­tien­do, como un gue­rri­lle­ro raso más, mien­tras que quie­nes lo man­da­ron a ase­si­nar, la éli­te dora­da, jamás subie­ron al mon­te ni han pues­to a uno sólo de sus hijos al fren­te de la bata­lla. Este era un des­en­la­ce que se veía venir, ya que des­de el 2008 Cano se enfren­ta­ba a una pre­sión mili­tar impre­sio­nan­te: 6000 tro­pas de éli­te con­tra­in­sur­gen­tes a su caza, cer­co mili­tar en el sur del Toli­ma y Cau­ca, bom­bar­deos indis­cri­mi­na­dos en toda esa región. Y final­men­te lo “caza­ron”, no en Toli­ma como espe­ra­ban, sino en Cau­ca. El pro­ce­di­mien­to fue típi­co: inte­li­gen­cia mili­tar (con apo­yo deci­si­vo de la CIA), bom­bar­deos, des­em­bar­cos des­de heli­cóp­te­ros y orden de ase­si­nar, no de cap­tu­rar.

Este pro­ce­di­mien­to, en fla­gran­te vio­la­ción del dere­cho inter­na­cio­nal huma­ni­ta­rio, está en ple­na con­cor­dan­cia con el com­po­nen­te de la gue­rra sucia del Esta­do colom­biano lla­ma­do “Plan Bur­bu­ja”, según el cual hay que gol­pear a los man­dos gue­rri­lle­ros para pro­vo­car un pro­ce­so doble: por una par­te, esti­mu­lar las deser­cio­nes, por otra, pro­du­cir un fenó­meno de “ban­do­le­ri­za­ción” por la pér­di­da de los man­dos polí­ti­co-mili­ta­res y des­es­truc­tu­ra­ción de la cade­na de man­do (lo últi­mo impli­ca que lo que real­men­te preo­cu­pa a la oli­gar­quía no es ni la vio­len­cia ni la segu­ri­dad de los ciu­da­da­nos, sino con­ser­var el poder a toda cos­ta).

La muer­te de Cano es un gol­pe mili­tar indu­da­ble a la insur­gen­cia, que por pri­me­ra vez sufre la baja de su líder máxi­mo. No sola­men­te es un gol­pe por el enor­me apre­cio que le tenían los insur­gen­tes, sino por el genio polí­ti­co-mili­tar que demos­tró en su perío­do al man­do. En el 2008 los medios, con su nor­mal igno­ran­cia de los temas del con­flic­to, espe­cu­la­ban sobre el supues­to con­flic­to en las FARC-EP entre el ala “mili­tar” supues­ta­men­te lide­ra­da por el Mono Jojoy, y el ala “polí­ti­ca”, supues­ta­men­te lide­ra­da por Cano, al que se le mos­tra­ba como un ideó­lo­go dog­má­ti­co sin expe­rien­cia mili­tar sig­ni­fi­ca­ti­va. Sin embar­go, la reali­dad demos­tró lo espu­rio de los supues­tos en los que se sus­ten­ta­ron estas tesis. Cano demos­tró una visión mili­tar supe­rior a lo espe­ra­do por los opi­nó­lo­gos, logran­do una reorien­ta­ción estra­té­gi­ca de las FARC-EP que las lle­va­ron a recu­pe­rar mucho del terreno per­di­do des­de la imple­men­ta­ción del Plan Colom­bia, adop­tan­do una pos­tu­ra de ofen­si­va estra­té­gi­ca en vas­tas zonas del país que se apre­cia en los con­tun­den­tes gol­pes dados por la gue­rri­lla en el perío­do 2009 – 2011. Tam­bién en lo orga­ni­za­ti­vo, Cano supo des­cen­tra­li­zar la orga­ni­za­ción para, por una par­te, faci­li­tar el tra­ba­jo polí­ti­co de masas y por otra, para absor­ber mejor los gol­pes del Plan Bur­bu­ja sin que se resin­tie­ra el con­jun­to de la orga­ni­za­ción.

Las FARC-EP con estruc­tu­ras más des­cen­tra­li­za­das y fle­xi­bles, asi­mi­la­rán con toda pro­ba­bi­li­dad este nue­vo gol­pe y recom­pon­drán las estruc­tu­ras de man­do para lle­nar este vacío. Es muy pro­ba­ble que el meca­nis­mo de suce­sión de man­do pre­via­men­te esta­ble­ci­do (Cano esta­ba bien con­cien­te de que su ase­si­na­to ear inmi­nen­te) ya esté andan­do y que el suce­sor sea Iván Már­quez.

Pero lo que está cla­ro es que la resis­ten­cia de las FARC-EP a este emba­te no depen­de sola­men­te de lo mili­tar sino, fun­da­men­tal­men­te de lo polí­ti­co, y en esto Cano tam­bién supo aban­de­rar una orien­ta­ción polí­ti­ca que lo demos­tra­ron como algo dis­tin­to a ese per­so­na­je obs­cu­ro y orto­do­xo des­cri­to por los medios. Logró con­tro­lar los enfren­ta­mien­tos entre estruc­tu­ras faria­nas con estruc­tu­ras del ELN en diver­sos pun­tos del país. No sola­men­te eso: tam­bién logró un pac­to estra­té­gi­co con esa orga­ni­za­ción lo cual ha for­ta­le­ci­do a ambos sec­to­res insur­gen­tes. Tam­bién supo enten­der el con­tex­to actual de movi­li­za­ción popu­lar, defen­dien­do un pro­ce­so de nego­cia­ción polí­ti­ca al con­flic­to que per­mi­tie­ra arti­cu­lar las deman­das de los diver­sos sec­to­res popu­la­res subor­di­na­dos. De una u otra mane­ra, bus­có for­mas de que las pro­pues­tas de la insur­gen­cia vol­vie­ran a ins­ta­lar­se en la mesa como par­te del deba­te polí­ti­co, más allá de temas como el acuer­do huma­ni­ta­rio o el pro­ce­so de paz, actua­li­zán­do­las con nue­vas lec­tu­ras polí­ti­cas y nue­vos aná­li­sis de la reali­dad nacio­nal e inter­na­cio­nal. En este sen­ti­do, Cano demos­tró un lide­raz­go polí­ti­co-mili­tar que per­mi­tió un sal­to estra­té­gi­co de la orga­ni­za­ción gue­rri­lle­ra.

¿Mori­rá todo este tra­ba­jo hecho en el últi­mo tiem­po con Cano? Aún cuan­do el ase­si­na­to de Cano reper­cu­ti­rá en las filas insur­gen­tes, difí­cil­men­te ocu­rri­rá tal cosa. El últi­mo infor­me de la Cor­po­ra­ción Nue­vo Arco Iris (“La Nue­va Reali­dad de las FARC”), publi­ca­do en Agos­to, da cuen­ta de ello, cuan­do afir­ma que aún cuan­do la muer­te de Cano sea inmi­nen­te, ello difí­cil­men­te sig­ni­fi­ca­ría el fin de la insur­gen­cia o aún un esce­na­rio de des­plo­me ace­le­ra­do. Esta afir­ma­ción se sus­ten­ta en los hechos por varias razo­nes: pri­me­ro que nada, por­que Cano no toma­ba deci­sio­nes solo sino como par­te de un cuer­po colec­ti­vo, el Secre­ta­ria­do Mayor. Se equi­vo­ca el esta­ble­ci­mien­to colom­biano cuan­do cree que las FARC-EP son una orga­ni­za­ción sus­ten­ta­da en lide­raz­gos caris­má­ti­cos. El ase­si­na­to del Mono Jojoy (una figu­ra de un caris­ma mucho mayor que el de Cano entre los gue­rri­lle­ros) en el 2010 así lo demos­tró –no hubo deser­cio­nes en masa y el Blo­que Orien­tal man­tie­ne la pre­sión mili­tar. Lo mis­mo pudo decir­se del fun­da­dor de las FARC-EP, Manuel Maru­lan­da, cuya muer­te tam­bién se espe­cu­ló pro­du­ci­ría un des­mo­ro­na­mien­to de la orga­ni­za­ción –cuan­do ocu­rrió en reali­dad todo lo con­tra­rio, un res­truc­tu­ra­mien­to de la orga­ni­za­ción y un for­ta­le­ci­mien­to orga­ni­za­ti­vo. Pero tam­po­co será ese el esce­na­rio por­que las orien­ta­cio­nes polí­ti­cas que han enfren­ta­do el inten­to de “ais­la­mien­to polí­ti­co” de la insur­gen­cia, así como las estruc­tu­ras que han per­mi­ti­do el reaco­mo­do estra­té­gi­co de las FARC-EP al nue­vo esce­na­rio de gue­rra, domi­na­do por el pode­río aéreo del Esta­do y el per­fec­cio­na­mien­to de la inte­li­gen­cia mili­tar, ya están ins­ta­la­das y andan­do. Y han demos­tra­do ser efec­ti­vas [1].

Diga­mos que con la muer­te de Cano la insur­gen­cia pier­de un gran diri­gen­te, pero ni pier­de la razón de ser ni su nor­te como orga­ni­za­ción. La orien­ta­ción de Cano, ha sido par­te de una orien­ta­ción colec­ti­va que demues­tra el dina­mis­mo de la insur­gen­cia de cara a una ofen­si­va mili­tar sin pre­ce­den­tes por par­te del Esta­do, así como el carác­ter orgá­ni­co de la gue­rri­lla colom­bia­na. Si bien Cano es el máxi­mo diri­gen­te ase­si­na­do, varios otros líde­res han sido aba­ti­dos en el últi­mo tiem­po gra­cias al Plan Bur­bu­ja y el efec­to espe­ra­do por par­te del Esta­do (des­plo­me, des­mo­ra­li­za­ción, ban­do­le­ri­za­ción y deser­cio­nes masi­vas) no ha ocu­rri­do. Y no ocu­rri­rá por­que las fuer­zas que ali­men­tan al con­flic­to siguen ahí, y la insur­gen­cia con­ser­va fuer­tes raí­ces en la Colom­bia rural pese a la cam­pa­ña de exter­mi­nio y des­pla­za­mien­to masi­vo del Esta­do colom­biano, que lla­man “con­so­li­da­ción terri­to­rial”. Y por­que la insur­gen­cia en Colom­bia es una insur­gen­cia de carác­ter orgá­ni­co, no basa­da en cau­di­llos caris­má­ti­cos. Los movi­mien­tos insur­gen­tes de carác­ter orgá­ni­co como las FARC-EP han sabi­do sobre­vi­vir y aún for­ta­le­cer­se des­pués de la muer­te de sus diri­gen­tes, como ocu­rrió con el PKK tras el arres­to de Abdu­llah Oca­lan, o con el FSLN tras el ase­si­na­to de Car­los Fon­se­ca, o con las gue­rri­llas afri­ca­nas PAIGC o Fre­li­mo, tras el ase­si­na­to de sus res­pec­ti­vos diri­gen­tes Eduar­do Mond­la­ne y Amil­car Cabral. Y su mar­ti­rio en oca­sio­nes logra for­ta­le­cer la moral y redo­blar la reso­lu­ción de lucha de los rebel­des, con lo cual podría haber un efec­to boo­me­rang.

San­tos, sobre el cadá­ver del adver­sa­rio aba­ti­do pro­fie­re vivas a Colom­bia, sin dejar en duda su con­cep­ción de país don­de el poder se reafir­ma con ofren­das de san­gre. Dice que el “cri­men” no paga (con­fun­dien­do rebe­lión con cri­men), mien­tras el país se asfi­xia en la corrup­ción pro­mo­vi­da por fami­lias cuyas for­tu­nas han sido ama­sa­das median­te el ase­si­na­to, el des­pla­za­mien­to, el robo de tie­rras y la entre­ga de los recur­sos natu­ra­les median­te pac­tos frau­du­len­tos. Los medios repro­du­cen par­tes triun­fa­lis­tas en que, aho­ra si, se nos vuel­ve a decir, que esta­mos en el fin del fin, no en el fin inme­dia­to, sino que en la rec­ta final, etc. Mien­tras has­ta hace unas sema­nas se que­ja­ban de una gue­rri­lla enva­len­to­na­da y un ejér­ci­to des­mo­ra­li­za­do, hoy día afir­man que la gue­rri­lla está des­mo­ra­li­za­da y que este gol­pe des­mien­te la tesis “mali­cio­sa” de la des­mo­ra­li­za­ción cas­tren­se. En reali­dad, esta vic­to­ria, por las razo­nes más arri­ba expues­tas es pírri­ca, y difí­cil­men­te alte­ra­rá el cur­so del con­flic­to según se ha deli­nea­do en el cur­so del pre­sen­te año o mejo­ra­rá sus­tan­ti­va­men­te la moral de la tro­pa cuya baja se encuen­tra, como hemos afir­ma­do en otra oca­sión, en la natu­ra­le­za mis­ma de esta gue­rra sucia tan degra­da. Antes bien, este nue­vo triun­fa­lis­mo (mucho menos pro­nun­cia­do que el triun­fa­lis­mo tras la muer­te de Raúl Reyes) podría jugar en con­tra de esa moral cuan­do el fin del fin no lle­gue.

Pero no sería correc­to afir­mar que nada cam­bia­rá en el nue­vo esce­na­rio post-Cano; es indu­da­ble que este gol­pe ten­drá efec­tos. El perio­dis­ta Alfre­do Molano advir­tió que esta vic­to­ria mili­tar pue­de con­ver­tir­se en una derro­ta polí­ti­ca. Tal cosa no pare­ce ser des­ca­be­lla­da por­que que­dan cla­ras las inten­cio­nes de “paz y diá­lo­go” de San­tos, quien ha posa­do como el pre­si­den­te de los “dere­chos huma­nos”, abier­to a la “nego­cia­ción”. Será mucho más difí­cil sos­te­ner tal cosa para social­de­mó­cra­tas como Medó­fi­lo Medi­na, Pacho Galán, León Valen­cia u otros que se han marea­do con la “volun­tad de paz” del gobierno, des­pués de esta acción, pues ¿cómo hablar de paz mien­tras se ase­si­na al inter­lo­cu­tor? Pon­ga­mos el caso irlan­dés como ejem­plo: el Esta­do bri­tá­ni­co estu­vo dis­pues­to a dia­lo­gar con la insur­gen­cia (el IRA) y por ello, aun­que tenían loca­li­za­dos ple­na­men­te a los líde­res polí­ti­cos del movi­mien­to, no los ase­si­na­ron para per­mi­tir ese espa­cio de nego­cia­ción. Tal cosa no ocu­rre en Colom­bia, pre­ci­sa­men­te por­que la volun­tad de paz o de diá­lo­go no exis­te. Lo que se bus­ca es el exter­mi­nio de los posi­bles nego­cia­do­res para lograr la des­mo­vi­li­za­ción. Es decir, la paz de los cemen­te­rios, o paci­fi­ca­ción sin nin­gu­na trans­for­ma­ción polí­ti­ca en el país. El resul­ta­do de esta polí­ti­ca lo cono­ce­mos bien en Gua­te­ma­la o El Sal­va­dor. Y eso no es lo que la mayo­ría del pue­blo quie­re para Colom­bia.

El gobierno cie­rra las puer­tas al diá­lo­go ¿cómo reac­cio­na­rá la insur­gen­cia? Es difí­cil pre­de­cir­lo, pero sea lo que sea, es posi­ble ver un perío­do de agu­di­za­ción e inten­si­fi­ca­ción del con­flic­to por delan­te pues no pare­ce ser una opción cru­zar­se de bra­zos o seguir reite­ran­do lla­ma­dos al diá­lo­go y la paz que caen en oídos sor­dos. Si el gobierno demues­tra su volun­tad de pro­fun­di­zar la vía mili­tar, enton­ces es ella la que se pro­fun­di­za­rá, y sabe­mos lo que esa vía tie­ne para ofre­cer a Colom­bia en el mar­co de la gue­rra sucia.

El gobierno no entien­de el carác­ter orgá­ni­co de la insur­gen­cia, pero si entien­de elca­rác­ter social más que mili­tar del con­flic­to. Por eso es que en estos momen­tos en que repun­ta la lucha popu­lar, con los estu­dian­tes, obre­ros petro­le­ros, tra­ba­ja­do­res del trans­por­te, cam­pe­si­nos movi­li­za­dos, el gobierno se apres­ta para pro­fun­di­zar la gue­rra sucia, bus­can­do ampliar el fue­ro mili­tar, estig­ma­ti­zan­do y cri­mi­na­li­zan­do la pro­tes­ta social, refor­zan­do el apa­ra­to para­mi­li­tar. Saben ellos que el esce­na­rio don­de se defi­ne el com­ba­te no es en el cam­po de bata­lla sino que en los cam­pos y calles de Colom­bia, don­de las masas vuel­ven a desa­fiar al sis­te­ma y a arti­cu­lar su pro­yec­to eman­ci­pa­dor. Aun­que con los resul­ta­dos de las últi­mas elec­cio­nes loca­les, pro­du­ci­das con más de un 50% de abs­ten­ción, se for­ta­le­ce de mane­ra super­es­truc­tu­ral la “Uni­dad Nacio­nal” y el san­tis­mo barre con toda opo­si­ción ins­ti­tu­cio­nal, esa ins­ti­tu­cio­na­li­dad está cada vez más ais­la­da, es cada vez más vul­ne­ra­ble ante un pue­blo al que no se le ha deja­do más opción que luchar. San­tos aprue­ba TLCs que ham­brea­rán a las muche­dum­bres y las some­te­rán en una situa­ción aún más deses­pe­ra­da que la actual. Sus “loco­mo­to­ras del desa­rro­llo” arro­llan y des­tru­yen las comu­ni­da­des que que­dan a su paso. El gobierno de San­tos res­pon­de a las pro­tes­tas de este pue­blo de mane­ra mili­tar, con una repre­sión inusi­ta­da, pues no saben res­pon­der de otra mane­ra. Y con ello cie­rra todas las puer­tas a una solu­ción al con­flic­to social que no sea la vía revo­lu­cio­na­ria (que no gue­rre­ris­ta-mili­ta­ris­ta).

Que no se enga­ñe San­tos: su mun­do ana­cró­ni­co de dog­ma­tis­mo neo­li­be­ral, entre­guis­mo pro-impe­ria­lis­ta, de exa­cer­ba­do con­ser­va­du­ris­mo, es un mun­do en retro­ce­so. Los tiem­pos actua­les son tiem­pos de lucha, de revo­lu­cio­nes, don­de las masas vuel­ven a adqui­rir pro­ta­go­nis­mo. San­tos radi­ca­li­za el con­flic­to social y arma­do, que no es sola­men­te bom­bar­deos con­tra la insur­gen­cia, sino una estra­te­gia mili­tar con­tra el con­jun­to del pue­blo –ese es el sig­ni­fi­ca­do del ase­si­na­to de Cano. Pero en la medi­da en que se radi­ca­li­za el con­flic­to, las masas colom­bia­nas pue­den dar a la oli­gar­quía una bue­na sor­pre­sa, pre­ci­sa­men­te en el momen­to en que se creen inven­ci­bles y pre­ci­sa­men­te por don­de no lo espe­ran.

5 de Noviem­bre, 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *