Recha­zo uná­ni­me de la Cáma­ra a las ame­na­zas a car­gos de Bil­du – Iña­ki Iriondo

El Par­la­men­to de Gas­teiz apro­bó por una­ni­mi­dad denun­ciar y recha­zar las ame­na­zas de muer­te reci­bi­das por el alcal­de de Lasar­te-Oria, la alcal­de­sa de Andoain, el ex alcal­de de Azpei­tia y jefe de Gabi­ne­te de la Dipu­tación foral de Gipuz­koa y, según tras­cen­dió ayer mis­mo, tam­bién por el tenien­te de alcal­de de Oñati.

Esta una­ni­mi­dad fue uti­li­za­da por PSE y PP para rei­vin­di­car en sus dis­cur­sos «cier­ta supe­rio­ri­dad moral» fren­te a otros gru­pos, por «ser gene­ro­sos con quie­nes pro­ba­ble­men­te no merez­can tan­ta gene­ro­si­dad», en pala­bras de Car­los Urqui­jo. Pero, fren­te a ese dis­cur­so que dice tra­tar por igual a todas las víc­ti­mas, se cono­ció tam­bién que ambos par­ti­dos se nega­ron a que el acuer­do inclu­ye­ra la «soli­da­ri­dad y el apo­yo» de la Cáma­ra a estos amenazados.

Pese a las dife­ren­cias que se cons­ta­ta­ron duran­te las inter­ven­cio­nes, todos los gru­pos coin­ci­die­ron en feli­ci­tar­se por el con­sen­so alcan­za­do, que fue espe­cial­men­te des­ta­ca­do por el par­la­men­ta­rio pro­po­nen­te, Juan­jo Agi­rre­za­ba­la, de EA.

Como infor­mó este dia­rio el pasa­do mar­tes, EA había pre­sen­ta­do una pro­po­si­ción no de ley de denun­cia y recha­zo a las ame­na­zas, que el PSE enmen­dó para reti­rar la men­ción expre­sa a las per­so­nas ame­na­za­das e incluir refe­ren­cias a ETA.

Tras diver­sas reunio­nes entre pro­po­nen­te y enmen­dan­te, se lle­gó a un tex­to tran­sac­cio­nal que se cerró duran­te el trans­cur­so del pleno con par­ti­ci­pa­ción direc­ta tam­bién del PP, que fue quien puso algu­nas «rayas rojas» infranqueables.

Iden­ti­fi­car a los autores

Según el acuer­do final, el Par­la­men­to «con­de­na enér­gi­ca­men­te y exi­ge la des­apa­ri­ción de cual­quier tipo de ame­na­za a las per­so­nas que aún pue­da pro­du­cir­se en el seno de la socie­dad vasca».

Tras «denun­ciar y recha­zar» las ame­na­zas de muer­te reci­bi­das por los men­cio­na­dos car­gos de Bil­du, la Cáma­ra «ins­ta al Depar­ta­men­to de Inte­rior y a la Jus­ti­cia a que adop­ten las medi­das nece­sa­rias para iden­ti­fi­car al autor o auto­res de dichas ame­na­zas con el fin de que pue­dan ser juzgados».

Final­men­te, tam­bién se inclu­yó el pun­to en el que el Par­la­men­to «expre­sa su espe­ran­za en que el final defi­ni­ti­vo de la acti­vi­dad terro­ris­ta de ETA se vea acom­pa­ña­do por un avan­ce sus­tan­cial en nues­tra con­vi­ven­cia democrática».

Catá­lo­go de agravios

A pesar de la una­ni­mi­dad de la vota­ción y de la feli­ci­ta­ción gene­ral por el con­sen­so alcan­za­do, el deba­te entre los gru­pos no estu­vo exen­to de crí­ti­cas y pullas entre los gru­pos, y de acu­sa­cio­nes con­tra la izquier­da aber­tza­le que está exclui­da de la Cámara.

El pro­po­nen­te, Juan­jo Agi­rre­za­ba­la, de EA, denun­ció que para PSE y PP «no todas las víc­ti­mas son igua­les, hay cate­go­rías entre ellas. Unas lo mere­cen todo y otras no». Pese a ello, con­si­de­ró que el acuer­do de ayer era un paso ade­lan­te y por eso había acep­ta­do la transacción.

Por el PSE, Fran­cis­co Gar­cía arran­có su inter­ven­ción colo­can­do a su par­ti­do en «pri­me­ra fila, com­ba­tien­do a quie­nes ase­si­na­ban y ame­na­za­ban». Se ale­gró «pro­fun­da­men­te de que, gra­cias a la fir­me­za de mi par­ti­do y de tan­tos demó­cra­tas vas­cos y gra­cias a las polí­ti­cas de fir­me­za del Gobierno del lehen­da­ka­ri Patxi López, ETA haya sido derro­ta­da». Y des­pués se decla­ró «en con­tra de todos los sin­ver­güen­zas y de todos los cobar­des que se escu­dan en el ano­ni­ma­to para sem­brar la inquie­tud y el mie­do entre los ciu­da­da­nos por­que hemos pade­ci­do duran­te muchos años a los sin­ver­güen­zas y a los cobardes».

Gar­cía dijo lue­go que «nin­guno de los alcal­des de Bil­du se ha com­pro­me­ti­do públi­ca­men­te des­de su toma de pose­sión a cosas tan sen­ci­llas como soli­da­ri­zar­se con las per­so­nas ame­na­za­das por ETA en sus muni­ci­pios, garan­ti­zar su segu­ri­dad y des­au­to­ri­zar explí­ci­ta­men­te cual­quier acto de vio­len­cia callejera».

Gor­ka Manei­ro, de UPyD, dijo no cono­cer las car­tas ame­na­zan­tes, y Mikel Ara­na, de EB, obser­vó inten­cio­nes elec­to­ra­lis­tas en la pro­pues­ta intro­du­ci­da por EA en un pleno a las puer­tas de la cam­pa­ña. El por­ta­voz de Ara­lar, Oxel Eros­tar­be, indi­có que su for­ma­ción siem­pre recha­za las ame­na­zas, pero recor­dó que cuan­do apa­re­cie­ron pin­ta­das en Bera con­tra su alcal­de, Bil­du no apo­yó un tex­to que reco­gía un pun­to del Acuer­do de Gernika.

Car­los Urqui­jo, en nom­bre del PP, rei­vin­di­có «esa supe­rio­ri­dad que nos per­mi­te ser empá­ti­cos con aque­llas per­so­nas que ni movie­ron ni han movi­do un múscu­lo cuan­do noso­tros lo pasa­mos mucho peor que ellos».

Y Mari­bel Vaque­ro ase­gu­ró que el PNV con­de­na todas las ame­na­zas, sea quien sea su autor y su víc­ti­ma. Cri­ti­có que otros, en alu­sión a la izquier­da aber­tza­le, no lo hagan y «ten­gan toda­vía un lar­go camino por reco­rrer». Pero tam­bién denun­ció que no se hubie­ra podi­do incluir la «soli­da­ri­dad y el apo­yo» del Par­la­men­to a estos ame­na­za­dos, como deman­da­ba la pro­pues­ta ini­cial de EA.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.