Recha­zo uná­ni­me de la Cáma­ra a las ame­na­zas a car­gos de Bil­du – Iña­ki Iriondo

El Par­la­men­to de Gas­teiz apro­bó por una­ni­mi­dad denun­ciar y recha­zar las ame­na­zas de muer­te reci­bi­das por el alcal­de de Lasar­te-Oria, la alcal­de­sa de Andoain, el ex alcal­de de Azpei­tia y jefe de Gabi­ne­te de la Dipu­tación foral de Gipuz­koa y, según tras­cen­dió ayer mis­mo, tam­bién por el tenien­te de alcal­de de Oñati.

Esta una­ni­mi­dad fue uti­li­za­da por PSE y PP para rei­vin­di­car en sus dis­cur­sos «cier­ta supe­rio­ri­dad moral» fren­te a otros gru­pos, por «ser gene­ro­sos con quie­nes pro­ba­ble­men­te no merez­can tan­ta gene­ro­si­dad», en pala­bras de Car­los Urqui­jo. Pero, fren­te a ese dis­cur­so que dice tra­tar por igual a todas las víc­ti­mas, se cono­ció tam­bién que ambos par­ti­dos se nega­ron a que el acuer­do inclu­ye­ra la «soli­da­ri­dad y el apo­yo» de la Cáma­ra a estos amenazados.

Pese a las dife­ren­cias que se cons­ta­ta­ron duran­te las inter­ven­cio­nes, todos los gru­pos coin­ci­die­ron en feli­ci­tar­se por el con­sen­so alcan­za­do, que fue espe­cial­men­te des­ta­ca­do por el par­la­men­ta­rio pro­po­nen­te, Juan­jo Agi­rre­za­ba­la, de EA.

Como infor­mó este dia­rio el pasa­do mar­tes, EA había pre­sen­ta­do una pro­po­si­ción no de ley de denun­cia y recha­zo a las ame­na­zas, que el PSE enmen­dó para reti­rar la men­ción expre­sa a las per­so­nas ame­na­za­das e incluir refe­ren­cias a ETA.

Tras diver­sas reunio­nes entre pro­po­nen­te y enmen­dan­te, se lle­gó a un tex­to tran­sac­cio­nal que se cerró duran­te el trans­cur­so del pleno con par­ti­ci­pa­ción direc­ta tam­bién del PP, que fue quien puso algu­nas «rayas rojas» infranqueables.

Iden­ti­fi­car a los autores

Según el acuer­do final, el Par­la­men­to «con­de­na enér­gi­ca­men­te y exi­ge la des­apa­ri­ción de cual­quier tipo de ame­na­za a las per­so­nas que aún pue­da pro­du­cir­se en el seno de la socie­dad vasca».

Tras «denun­ciar y recha­zar» las ame­na­zas de muer­te reci­bi­das por los men­cio­na­dos car­gos de Bil­du, la Cáma­ra «ins­ta al Depar­ta­men­to de Inte­rior y a la Jus­ti­cia a que adop­ten las medi­das nece­sa­rias para iden­ti­fi­car al autor o auto­res de dichas ame­na­zas con el fin de que pue­dan ser juzgados».

Final­men­te, tam­bién se inclu­yó el pun­to en el que el Par­la­men­to «expre­sa su espe­ran­za en que el final defi­ni­ti­vo de la acti­vi­dad terro­ris­ta de ETA se vea acom­pa­ña­do por un avan­ce sus­tan­cial en nues­tra con­vi­ven­cia democrática».

Catá­lo­go de agravios

A pesar de la una­ni­mi­dad de la vota­ción y de la feli­ci­ta­ción gene­ral por el con­sen­so alcan­za­do, el deba­te entre los gru­pos no estu­vo exen­to de crí­ti­cas y pullas entre los gru­pos, y de acu­sa­cio­nes con­tra la izquier­da aber­tza­le que está exclui­da de la Cámara.

El pro­po­nen­te, Juan­jo Agi­rre­za­ba­la, de EA, denun­ció que para PSE y PP «no todas las víc­ti­mas son igua­les, hay cate­go­rías entre ellas. Unas lo mere­cen todo y otras no». Pese a ello, con­si­de­ró que el acuer­do de ayer era un paso ade­lan­te y por eso había acep­ta­do la transacción.

Por el PSE, Fran­cis­co Gar­cía arran­có su inter­ven­ción colo­can­do a su par­ti­do en «pri­me­ra fila, com­ba­tien­do a quie­nes ase­si­na­ban y ame­na­za­ban». Se ale­gró «pro­fun­da­men­te de que, gra­cias a la fir­me­za de mi par­ti­do y de tan­tos demó­cra­tas vas­cos y gra­cias a las polí­ti­cas de fir­me­za del Gobierno del lehen­da­ka­ri Patxi López, ETA haya sido derro­ta­da». Y des­pués se decla­ró «en con­tra de todos los sin­ver­güen­zas y de todos los cobar­des que se escu­dan en el ano­ni­ma­to para sem­brar la inquie­tud y el mie­do entre los ciu­da­da­nos por­que hemos pade­ci­do duran­te muchos años a los sin­ver­güen­zas y a los cobardes».

Gar­cía dijo lue­go que «nin­guno de los alcal­des de Bil­du se ha com­pro­me­ti­do públi­ca­men­te des­de su toma de pose­sión a cosas tan sen­ci­llas como soli­da­ri­zar­se con las per­so­nas ame­na­za­das por ETA en sus muni­ci­pios, garan­ti­zar su segu­ri­dad y des­au­to­ri­zar explí­ci­ta­men­te cual­quier acto de vio­len­cia callejera».

Gor­ka Manei­ro, de UPyD, dijo no cono­cer las car­tas ame­na­zan­tes, y Mikel Ara­na, de EB, obser­vó inten­cio­nes elec­to­ra­lis­tas en la pro­pues­ta intro­du­ci­da por EA en un pleno a las puer­tas de la cam­pa­ña. El por­ta­voz de Ara­lar, Oxel Eros­tar­be, indi­có que su for­ma­ción siem­pre recha­za las ame­na­zas, pero recor­dó que cuan­do apa­re­cie­ron pin­ta­das en Bera con­tra su alcal­de, Bil­du no apo­yó un tex­to que reco­gía un pun­to del Acuer­do de Gernika.

Car­los Urqui­jo, en nom­bre del PP, rei­vin­di­có «esa supe­rio­ri­dad que nos per­mi­te ser empá­ti­cos con aque­llas per­so­nas que ni movie­ron ni han movi­do un múscu­lo cuan­do noso­tros lo pasa­mos mucho peor que ellos».

Y Mari­bel Vaque­ro ase­gu­ró que el PNV con­de­na todas las ame­na­zas, sea quien sea su autor y su víc­ti­ma. Cri­ti­có que otros, en alu­sión a la izquier­da aber­tza­le, no lo hagan y «ten­gan toda­vía un lar­go camino por reco­rrer». Pero tam­bién denun­ció que no se hubie­ra podi­do incluir la «soli­da­ri­dad y el apo­yo» del Par­la­men­to a estos ame­na­za­dos, como deman­da­ba la pro­pues­ta ini­cial de EA.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *