[Fotos] Rue­da de pren­sa de Elkar­tzen

La reali­dad es ter­ca y año tras año nos vemos obli­ga­dos a repe­tir que la pre­ca­rie­dad se ins­ta­la en el ámbi­to labo­ral, con más de 184.000 per­so­nas en paro y más de 500.000 tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras per­ci­bien­do sala­rios infe­rio­res al umbral de la pobre­za.

Pero, la pre­ca­rie­dad va más allá de lo labo­ral y se extien­de a todos los aspec­tos de las con­di­cio­nes vita­les de los sec­to­res popu­la­res, por lo que habla­mos de pre­ca­ri­za­ción social ya que miles de per­so­nas sin tra­ba­jo remu­ne­ra­do –para­das, pen­sio­nis­tas, viu­das, pre­cep­to­ras de pres­ta­cio­nes… (900.000)- se ven con­de­na­das a vivir con ingre­sos infe­rio­res al umbral de la pobre­za (37,5% del PIB per cápi­ta,). Con­ti­nua­men­te se rea­li­zan aumen­tos en los reci­bos de la elec­tri­ci­dad, el agua, el gas, el trans­por­te, la reco­gi­da de basu­ra, el telé­fono, el correo, etc.., la ausen­cia de repar­to del tiem­po de tra­ba­jo (pro­duc­ti­vo y repro­duc­ti­vo) y la cre­cien­te pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios socia­les y públi­cos, está res­tan­do tiem­po para la par­ti­ci­pa­ción social acti­va.

La hue­lla eco­ló­gi­ca (que nos con­de­na a la auto-explo­ta­ción y auto-pre­ca­ri­za­ción) con­ti­núa aumen­tan­do ya que uti­li­za­mos casi otras tres Eus­kal Herria, ade­más de la que ya exis­te, para poder abas­te­cer­nos pro­du­cir y repro­du­cir­nos. El uso y dis­fru­te de una vivien­da se ha con­ver­ti­do en un ele­men­to de chan­ta­je (son ya 7 los desahu­cios dia­rios que se dan en Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa), en el que o pagas a los agen­tes espe­cu­la­ti­vos o bajas a lo más pare­ci­do al infierno de Vir­gi­lio, “de pati­tas a calle”. Aun­que la cla­se polí­ti­ca pro­fe­sio­nal no se que­da aquí, ya que con el pro­yec­to de modi­fi­ca­ción de la ley 182008 (que supo­ne impor­tan­tes recor­tes que se suman a los ante­rio­res) pre­ten­der dar una nue­va vuel­ta de tuer­ca a la vul­ne­ra­ción de dere­chos socia­les, dejan­do des­pro­te­gi­do de una for­ma cla­ra y pre­me­di­ta­da a quie­nes más nece­si­da­des tie­nen.

Todos estos fac­to­res, hacen que cada vez sean más los sec­to­res socia­les que se encuen­tran en una situa­ción de even­tua­li­dad, ines­ta­bi­li­dad y des­am­pa­ro bajo el peso de un endeu­da­mien­to casi vita­li­cio, y sin medios para poder lle­var a cabo una vida dig­na. Es este chan­ta­je lo que empu­ja a acep­tar la sumi­sión y la explo­ta­ción, pro­vo­can­do una socie­dad y una cla­se tra­ba­ja­do­ra cada vez más dis­gre­ga­da y some­ti­da.

En Eus­kal Herria y en el pla­ne­ta, el capi­ta­lis­mo con­ti­núa explo­tan­do a pue­blos, per­so­nas tra­ba­ja­do­ras, muje­res y natu­ra­le­za. Para opti­mi­zar esa explo­ta­ción la patro­nal y la cla­se polí­ti­co-ins­ti­tu­cio­nal han rea­li­za­do un pac­to para ir apro­ban­do dife­ren­tes leyes y decre­tos que redu­cen y empeo­ran las con­di­cio­nes de vida y los dere­chos de los y las tra­ba­ja­do­ras de nues­tro pue­blo. Aquí vemos las dos caras de una mis­ma mone­da, la de la Euro­pa del capi­tal y los empre­sa­rios y la de sus masas tra­ba­ja­do­ras pre­ca­ri­za­das y des­po­ja­das de sus dere­chos; las dos caras de Eus­kal Herria, la de sus masas explo­ta­das y la del lobby eco­nó­mi­co-polí­ti­co. En este sen­ti­do ya han plan­tea­do sus líneas de inter­ven­ción: aba­ra­tar el des­pi­do, imple­men­tar el copa­go, menos impues­tos para la patro­nal y sus ami­go­tes, más fle­xi­bi­li­dad en todos los ámbi­tos, menor repre­sen­ta­ción sin­di­cal, más recor­tes socia­les, apues­ta por un sec­tor públi­co raquí­ti­co, pri­va­ti­za­do y mer­can­ti­li­za­do, con una inter­ven­ción públi­ca des­ti­na­da al bene­fi­cio e inte­rés pri­va­dos, una fis­ca­li­dad favo­ra­ble a la patro­nal y que no garan­ti­za una redis­tri­bu­ción de la rique­za y abrien­do las puer­tas a un capi­ta­lis­mo del Caos, para pro­fun­di­zar e ir dibu­jan­do la nue­va con­fi­gu­ra­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta en Eus­kal Herria a lar­go pla­zo, hacien­do una apues­ta deci­di­da por la ter­cia­ri­za­ción de la eco­no­mía, aban­do­nan­do a su suer­te sec­to­res estra­té­gi­cos como la agri­cul­tu­ra, la gana­de­ría, la pes­ca y la indus­tria. La otra cara de la mone­da son las retri­bu­cio­nes pro­pias de los altos car­gos que con sola­men­te dos años y un día de ser­vi­cio en el car­go (has­ta el ran­go de vice-con­se­je­ro inclui­do) tie­nen dere­cho, cuan­do se jubi­len a cobrar el 50% de lo que cobra un car­go en acti­vo. (Cada vez exis­ten más pen­sio­nis­tas de este tipo, pién­se­se en los cien­tos de altos car­gos que han pasa­do por los Gobier­nos en sus 30 años de his­to­ria actual.)

La cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res deben optar por la trans­for­ma­ción social.
Los pue­blos opri­mi­dos esta­mos sien­do estru­ja­dos cada vez más en bene­fi­cio del capi­ta­lis­mo esta­tal, y Eus­kal herria es prue­ba de ello (Cupos, con­ve­nios, ata­ques al tra­ba­jo sin­di­cal, recor­te de dere­chos polí­ti­cos eco­nó­mi­cos y socia­les, robo de las arcas públi­cas para engor­dar nego­cios pri­va­dos, imple­men­ta­ción del capi­ta­lis­mo sal­va­je vía, TAV, Super­puer­tos, Inci­ne­ra­do­ras; des­pre­cio a la volun­tad popu­lar, deten­cio­nes, pre­sen­cia poli­cial, prohi­bi­cio­nes,…)

Asis­ti­mos en los últi­mos años a un aumen­to de las luchas en defen­sa de los dere­chos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, los ejem­plos son muchos: aumen­to de la con­cien­cia de la nece­si­dad de un cam­bio, movi­li­za­cio­nes amplias en defen­sa de las con­di­cio­nes vita­les de vida, mani­fes­ta­cio­nes de tra­ba­ja­do­res de sec­to­res estra­té­gi­cos para la pobla­ción como son edu­ca­ción y sani­dad, denun­cias en defen­sa de pues­tos de tra­ba­jo y con­tra regu­la­cio­nes, abu­sos y des­pi­dos, con­cien­cia­ción y pre­dis­po­si­ción a la lucha de sec­to­res cada vez más amplios y nume­ro­sos, cues­tio­na­mien­to del pro­pio sis­te­ma y de su mode­lo de desa­rro­llo con­tra­rio a los intere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca…

Así las cosas, la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res no pue­den optar por reflo­tar el sis­te­ma que está en cri­sis. No pue­den hacer cau­sa común con la patro­nal a la hora de afron­tar la actual situa­ción. No hace fal­ta que el sis­te­ma cai­ga en cri­sis para que la cla­se tra­ba­ja­do­ra sufra un seve­ro pro­ce­so de pre­ca­ri­za­ción. Y es que un capi­ta­lis­mo “sano” no garan­ti­za los dere­chos y la dig­ni­dad de los sec­to­res popu­la­res. Es por ello que la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res deben optar por la trans­for­ma­ción social, por el cam­bio de este sis­te­ma socio­eco­nó­mi­co y por el trán­si­to hacia un sis­te­ma que mejo­re las con­di­cio­nes de vida. Fren­te a la actual cri­sis del capi­tal, solo cabe un nue­vo mode­lo eco­nó­mi­co que no se base ni en el con­su­mis­mo, ni en el cré­di­to fácil y la ava­ri­cia rapaz; sino en un sis­te­ma soli­da­rio entre cla­se, géne­ros y gru­pos de edad; soli­da­rio con la natu­ra­le­za y con todos los pue­blos de la Tie­rra. Nece­si­ta­mos sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca para poder deter­mi­nar cómo recau­dar la rique­za gene­ra­da, para deci­dir dón­de inver­tir nues­tra rique­za median­te unos pre­su­pues­tos par­ti­ci­pa­ti­vos. Para poder arti­cu­lar meca­nis­mos de defen­sa con­tra todos los ata­ques que nos vie­ne de la mano de la patro­nal con la razón de su fuer­za. Nece­si­ta­mos orga­ni­zar­nos, dis­cu­tir, tomar deci­sio­nes y poner­las en prác­ti­ca. Esta­mos hablan­do de sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca, de orga­ni­zar­nos para ejer­cer nues­tro poder de deci­dir y plas­mar nues­tro futu­ro eco­nó­mi­co, el futu­ro eco­nó­mi­co de Eus­kal Herria. Habla­mos tam­bién de demo­cra­ti­zar la eco­no­mía, de que sea la mayo­ría de la pobla­ción, aque­lla que con su esfuer­zo saca ade­lan­te día a día este país, la que par­ti­ci­pe y deci­da sobre las cues­tio­nes cla­ve de nues­tro modo de vida. Nece­si­ta­mos sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca por­que nin­gún pue­blo que explo­ta a otro pue­de ser libre. En eso esta­mos y en eso esta­re­mos ante los gran­des retos que se le abren a nues­tro pue­blo, ya que solo la orga­ni­za­ción y la lucha harán de Eus­kal Herria un pue­blo soli­da­rio, en pie de igual­dad y con­se­cuen­te con la eman­ci­pa­ción de la huma­ni­dad.

Eus­kal Herria a 2011-11-03

Eje­cu­ción de hipo­te­cas, desahu­cios y dere­cho a una vivien­da dig­na.

Hoy por enési­ma vez hemos escu­cha­do un nue­vo caso de desahu­cio por impa­go en una vivien­da. No era el pri­mer inten­to, y aun­que antes no lo logra­ron por la soli­da­ri­dad veci­nal, esta vez defi­ni­ti­va­men­te los des­alo­ja­ron.
Esto es lo que vemos y oímos una y otra vez: desahu­cios y más desahu­cios de per­so­nas que no cum­plen reli­gio­sa­men­te con su sagra­da cuo­ta hipo­te­ca­ria. Vis­to que estos hechos, por des­gra­cia, irán en aumen­to a la vez que se ago­ten las pres­ta­cio­nes por des­em­pleo y se des­in­fle el col­chón fami­liar, que­re­mos rea­li­zar algu­nas refle­xio­nes.
En pri­mer lugar pode­mos hablar de la eje­cu­ción hipo­te­ca­ria y su con­se­cuen­cia, que es el desahu­cio de la vivien­da. Vivien­da que en su día nos acon­se­ja­ron com­prar por­que el cré­di­to esta­ba bara­to, y era una inver­sión segu­ra. Lo que nadie decía es el gran nego­cio de pro­mo­to­res y ban­que­ros que se escon­día tras el “mila­gro inmo­bi­lia­rio”.
Fren­te a este atra­co, las accio­nes que están plan­tean­do una par­te de los orga­nis­mos socia­les son dos: la pri­me­ra es la para­li­za­ción del desahu­cio y la segun­da la dación en pago de la vivien­da, para liqui­dar la deu­da con la pro­pia vivien­da y que no te sigan recla­man­do una deu­da com­ple­men­ta­ría.
Des­de Elkar­tzen cree­mos que estas dos accio­nes son un par­che al pro­ble­ma, salien­do siem­pre gana­dor el ban­co. Tra­ta­mos de expli­car el por­qué.
Para­li­za­ción del desahu­cio: esta acción solo es efec­ti­va en la inme­dia­tez y con el fac­tor sor­pre­sa, cuan­do los eje­cu­to­res no quie­ren pro­ble­mas momen­tá­neos. Ellos saben que dis­po­nen de recur­sos para vol­ver, per­so­nal, poli­cía y tiem­po, saben que la soli­da­ri­dad no pue­de estar todo el día de guar­dia, y aca­ban eje­cu­tán­do­lo con más o menos vio­len­cia.
Fren­te a esto se ha lan­za­do la idea de la dación en pago, esto es que con la entre­ga del piso se da por liqui­da­da la deu­da sin per­se­cu­ción del deu­dor a pos­te­rio­ri. Aquí hay que tener en cuen­ta dos fac­to­res.
1 Las cuo­tas de devo­lu­ción del prés­ta­mo están com­pues­tas por la amor­ti­za­ción de la deu­da y los intere­ses, sien­do la devo­lu­ción final entre el 170% y 180% del capi­tal con­ce­di­do (según los años de devo­lu­ción, que en la últi­ma épo­ca se habían ofer­ta­do has­ta 50 años). Al ini­cio de la vida del prés­ta­mo, las cuo­tas casi en su tota­li­dad están com­pues­tas por los intere­ses del prés­ta­mo, esto es, amor­ti­za­mos muy poca par­te del dine­ro pedi­do.
2 Tras el desahu­cio por impa­go de tres cuo­tas, el ban­co “subas­ta” la vivien­da en un mer­ca­do “opa­co” dón­de se mue­ven oscu­ros intere­ses, lle­gan­do en muchos casos a adju­di­car­se por un 20% de su valor de com­pra (un 80% de des­cuen­to¡¡) y si no hay com­pra­dor es por ese pre­cio que se la adju­di­ca el pro­pio ban­co, y por tan­to si al pobre desahu­cia­do le que­da­ba por devol­ver el 60% del capi­tal, aún des­pués de haber paga­do entre intere­ses y amor­ti­za­ción el valor ini­cial de la vivien­da, toda­vía le debe­ría al ban­co un 40% adi­cio­nal del pre­cio de la vivien­da (ya que el ban­co de la deu­da pen­dien­te res­ta solo el valor de adju­di­ca­ción de la vivien­da).
Con la dación en pago la per­so­na afec­ta­da, aun­que se le con­do­ne el total de deu­da pen­dien­te, se que­da sin techo y sin recur­sos eco­nó­mi­cos. Fren­te a esto, la enti­dad que le ha pres­ta­do el dine­ro se que­da con la vivien­da y con las cuo­tas cobra­das. Vivien­da que más ade­lan­te, a tra­vés de sus pro­pias inmo­bi­lia­rias, saca­rá al mer­ca­do, más bara­ta (la ven­de­rá al 70% de su valor, cuan­do la com­pro al 20%) y con nue­vo prés­ta­mo for­ma­li­za­do.
La dación en pago por supues­to que es mejor que el hecho de que te qui­ten la vivien­da y enci­ma sigas debien­do dine­ro al ban­co, pero sin­ce­ra­men­te, cree­mos que es una medi­da que no se cues­tio­na de raíz ni el pro­ble­ma de la vivien­da, ni la insa­cia­bi­li­dad de la ban­ca.
Por tan­to a la con­ten­ción tem­po­ral del desahu­cio y a la dación en pago, medi­das de acción inme­dia­ta, les fal­ta un com­ple­men­to, una pro­pues­ta glo­bal que solu­cio­ne defi­ni­ti­va­men­te el pro­ble­ma de los afec­ta­dos, que arras­tra­dos por la ilu­sión de una “esta­bi­li­dad labo­ral” que se des­mo­ro­na y una pro­pa­gan­da ban­ca­ria enga­ño­sa les ven­die­ron la “segu­ri­dad de una vivien­da en pro­pie­dad”.
Des­de ELKARTZEN enten­de­mos que la úni­ca for­ma de solu­cio­nar esto es impli­can­do y res­pon­sa­bi­li­zan­do a las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas. No olvi­de­mos que están dan­do dine­ro a espuer­tas a las enti­da­des de cré­di­to sin nin­gu­na con­tra­par­ti­da. Debe­mos exi­gir que, en vez de que­dar­se la ban­ca vivien­das por el 20% de su valor, se las que­den las ins­ti­tu­cio­nes. Es por ello que hoy cobra más fuer­za la solu­ción que ya pro­pu­si­mos en 2008 (en el libro La Eus­kal Herria ¿de quién? Edi­ta­do por IPES-Elkar­tzen), la de crear un INSTITUTO DE VIVIENDA PUBLICA DE EUSKAL HERRIA, (IPVEH), en el cual se inte­gra­rían entre otras, estas vivien­das regu­la­das de la siguien­te mane­ra:
1 Las per­so­nas hipo­te­ca­das que por pro­ble­mas eco­nó­mi­cos u otros así lo deseen, podrán entre­gar su vivien­da al IPVEH.
El IPVHE asu­mi­rá el valor pen­dien­te de la hipo­te­ca, y reco­no­ce­rá un cré­di­to a favor de la fami­lia igual al mon­te total de lo paga­do (del capi­tal ini­cial des­em­bol­sa­do mas las cuo­tas del prés­ta­mo paga­das, capi­tal e intere­ses) menos la suma de todas las deduc­cio­nes fis­ca­les que en mate­ria de vivien­da se hubie­sen prac­ti­ca­do.
2 La cesión dará dere­cho a ocu­par la vivien­da en régi­men de alqui­ler social, según la apli­ca­ción de los pará­me­tros que se deter­mi­nen.
3 Se hará un cálcu­lo finan­cie­ro que deter­mi­ne el núme­ro de men­sua­li­da­des que que­da­ran com­pen­sa­das con el cré­di­to a favor de la fami­lia con­tra el IPVHE. Duran­te todo ese perio­do la fami­lia no rea­li­za­ra nin­gún des­em­bol­so eco­nó­mi­co. Fina­li­za­do este perio­do la fami­lia abo­na­rá el alqui­ler que corres­pon­da a su situa­ción socio­eco­nó­mi­ca de ese momen­to, según los pará­me­tros gene­ra­les que estén esta­ble­ci­dos.

Sólo nos que­da repe­tir lo que ya diji­mos en un artícu­lo de pren­sa en 2009 bajo el títu­lo ¿A LAS CLASES POPULARES QUIÉN NOS RESCATA? don­de enton­ces escri­bía­mos “Esta com­pra de hipo­te­cas por el sec­tor publi­co a cam­bio de la vivien­da, inyec­ta­ra dine­ro liqui­do en el sis­te­ma finan­cie­ro; eli­mi­na­ra la moro­si­dad e impa­ga­dos de estos pres­ta­mos; libe­ra­ra a las fami­lias de un gas­to medio de 1000 € mes, que se des­ti­na­rá a esti­mu­lar la deman­da en otros bie­nes nece­sa­rios pero impo­si­bles de rea­li­zar en la situa­ción actual, con lo que se sos­ten­drá la pro­duc­ción de estos bie­nes, se ale­ja­ran los ries­gos de ajus­tes del empleo por fal­ta de pedi­dos en estos sec­to­res de pro­duc­ción, y por ende se ale­ja­ra el fan­tas­ma del aumen­to del paro. Esta corre­la­ción de hechos no es fic­ti­cia, son las rela­cio­nes reales del sis­te­ma eco­nó­mi­co.
Si no auna­mos esfuer­zos y somos capa­ces de plan­tear nue­vas ideas con­tra las deman­das vam­pí­ri­cas del capi­tal, ten­dre­mos más gas­to publi­co para ellos y menos dine­ro para gas­to social, un empo­bre­ci­mien­to de la eco­no­mía real con más des­em­pleo. De la cri­sis de 1929 se salió con el dise­ño del Esta­do del Bien­es­tar, que fue un gran pac­to social de cla­se, basa­do en una mayor dis­tri­bu­ción de la rique­za, la garan­tía del empleo, y una mayor demo­cra­ti­za­ción de la eco­no­mía. Si apren­de­mos de la his­to­ria, no pode­mos dejar que hoy se nos impon­gan las rece­tas del Ban­co Cen­tral Euro­peo, sumi­so al FMI. Haga­mos un muro con­tra la pre­ca­rie­dad y demos­tre­mos que exis­ten solu­cio­nes reales, la aquí expues­ta es solo una. Pen­se­mos y con­vir­ta­mos en acto nues­tro pen­sa­mien­to”.

PONGAMOS LIMITE A LA POBREZA ¡YA!
La impor­tan­cia de la deter­mi­na­ción del Umbral de Pobre­za

Los infor­mes ofi­cia­les nos hablan de pobre­za rela­ti­va, pre­ca­rie­dad, ausen­cia de bien­es­tar, etc., mani­pu­lan­do índi­ces y núme­ros que enmas­ca­ran la ver­da­de­ra reali­dad. Elkar­tzen lle­va años recla­man­do, inclu­so pre­sen­tó un infor­me a la Comi­sión crea­da para ana­li­zar la pobre­za en el Par­la­men­to de Gas­teiz, que se esta­blez­ca un cri­te­rio homo­gé­neo para defi­nir y deter­mi­nar el Umbral de Pobre­za.
Deter­mi­nar el Umbral de Pobre­za, UP, es bási­co tan­to para cono­cer ver­da­de­ra­men­te el núme­ro de per­so­nas que se sitúan por deba­jo, como para hacer una polí­ti­ca efec­ti­va de redis­tri­bu­ción de ren­tas, pero des­gra­cia­da­men­te el méto­do esta­dís­ti­co uti­li­za­do para medir este UP no es neu­tral.
Pero ¿qué es exac­ta­men­te el umbral de pobre­za?. Se tra­ta de defi­nir una refe­ren­cia en base a los nive­les de ren­tas y pre­cios de una socie­dad y a par­tir de estos se deter­mi­na el míni­mo que nece­si­ta una per­so­na para vivir dig­na­men­te. Este míni­mo que­da con­di­cio­na­do por la pari­dad de com­pra, o por el nivel medio de vida del terri­to­rio en que se enmar­ca. Es una refe­ren­cia que en la eco­no­mía públi­ca se ha uti­li­za­do en dife­ren­tes momen­tos pero que no ha teni­do nun­ca un valor prác­ti­co para deter­mi­nar pres­ta­cio­nes.
Des­de Elkar­tzen pen­sa­mos que se debe uti­li­zar esa refe­ren­cia a la hora de cal­cu­lar todas las asig­na­cio­nes eco­nó­mi­cas míni­mas, como el Sala­rio Míni­mo Inter­pro­fe­sio­nal, las pres­ta­cio­nes socia­les en pen­sio­nes, la Ren­ta de Garan­tía de Ingre­sos, etc, de for­ma que estas nun­ca sean infe­rio­res al umbral de pobre­za.
¿Cómo se cal­cu­la el umbral de pobre­za? Ya en 1928 la OIT (Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo) desa­rro­lló la Con­ven­ción n°26 sobre ins­tau­rar pro­ce­di­mien­tos acor­des con el nivel medio de la eco­no­mía de cada país para la fija­ción de sala­rios míni­mos, lle­van­do implí­ci­to los umbra­les de pobre­za.
Des­de el sur­gi­mien­to de la Unión Euro­pea son muchos los agen­tes socia­les euro­peos que han esta­do tra­ba­jan­do por armo­ni­zar una polí­ti­ca de ren­tas míni­mas en la UE, a tra­vés de una armo­ni­za­ción en la valo­ra­ción del umbral de pobre­za y del sala­rio míni­mo inter­pro­fe­sio­nal, como un todo indi­so­lu­ble, ya que la mayor cau­sa de la pobre­za en estos momen­tos pro­vie­ne de los sala­rios insu­fi­cien­tes y de las pres­ta­cio­nes socia­les que se ligan a ellos (des­em­pleo, baja por enfer­me­dad, pen­sio­nes, etc.) y por tan­to son tam­bién insu­fi­cien­tes.
Tan­to el Tra­ta­do de Maas­tricht (1993) como la Estra­te­gia de Lis­boa (2000), y nume­ro­sos tra­ta­dos fir­ma­dos para el desa­rro­llo de ambos, han aca­ba­do dejan­do de lado, por intere­ses del gran capi­tal el tema más cen­tral del mun­do labo­ral, que no es otro que deter­mi­nar por bare­mos uni­dos a las varia­bles eco­nó­mi­cas de cada país el Sala­rio míni­mo de dicho país, y no dejar­lo al arbi­trio capri­cho­so de los gober­nan­tes, con resul­ta­dos tan para­dó­ji­cos como los que tra­ba­ja­do­res a tiem­po com­ple­to per­ci­ben sala­rios muy por deba­jo al umbral de pobre­za.
Pero esta no-regu­la­ción, no se ha debi­do al desin­te­rés y a la fal­ta de ini­cia­ti­vas poco cono­ci­das y casi siem­pre ocul­ta­das, sino a la pre­sión del lobby eco­nó­mi­co, que en últi­ma ins­tan­cia es para el que se regu­la corrom­pien­do el pro­pio con­cep­to de Esta­do de Dere­cho.
El artícu­lo 4 de la Car­ta Social Euro­pea (1961) afir­ma que «todos los tra­ba­ja­do­res tie­nen dere­cho a una remu­ne­ra­ción equi­ta­ti­va que les ase­gu­re, así como a su fami­lia, un nivel de vida satis­fac­to­rio.»
Des­de este momen­to muchos son los inten­tos por “homo­ge­nei­zar” los nive­les de sala­rios míni­mos y umbra­les de pobre­za, lle­va­dos tan­to por la Comi­sión Euro­pea como por el Par­la­men­to Euro­peo, pero, con el auge a ultran­za del neo­li­be­ra­lis­mo este dere­cho a una sala­rio decen­te des­apa­re­ció total­men­te en la redac­ción de la Car­ta de los Dere­chos Fun­da­men­ta­les y por ende del Tra­ta­do Cons­ti­tu­cio­nal (TC, 2004), bajo el pre­tex­to de que las remu­ne­ra­cio­nes no for­man par­te de las com­pe­ten­cias de la Unión.
Así el TC, exclu­ye la vía de la armo­ni­za­ción en un cam­po que tan­to se había deba­ti­do y se había acon­se­ja­do en la UE, lo que sig­ni­fi­ca un retro­ce­so en la polí­ti­ca labo­ral euro­pea, en com­pa­ra­ción con los infor­mes ela­bo­ra­dos y las “bue­nas inten­cio­nes” de los tra­ta­dos ante­rio­res.
Remar­ca­mos que nun­ca se ha esta­do pidien­do fijar un sala­rio míni­mo uni­for­me para el con­jun­to de Euro­pa, sino de esta­ble­cer unas nor­mas sala­ria­les míni­mas, comu­nes para todos los paí­ses en fun­ción de su rique­za gene­ra­da, PIB, o en fun­ción de su estruc­tu­ra sala­rial media.
En 2011 la urgen­cia de armo­ni­za­ción social esta más viva que nun­ca, cuan­do más del 20 % de la pobla­ción de la UE está ame­na­za­da por la pobre­za, esta medi­da es indis­pen­sa­ble si se quie­re real­men­te fre­nar el «dum­ping social” y anclar una armo­ni­za­ción en la línea de dig­ni­dad y no en la de mise­ria.
En 2005, una red de inves­ti­ga­do­res ale­ma­nes, fran­ce­ses y sui­zos, pró­xi­mos al movi­mien­to sin­di­cal, ela­bo­ra­ron las «tesis para una polí­ti­ca euro­pea de sala­rios míni­mos ». Estas con­tri­bu­cio­nes mues­tran que el pro­ble­ma no resi­de en la fal­ta de ini­cia­ti­vas, sino en la pro­fun­di­za­ción del neo­li­be­ra­lis­mo y la pre­ca­rie­dad en Euro­pa que se esta cons­ti­tu­cio­na­li­zan­do a gol­pe de ley.
Esta red hace su apues­ta por inde­xar los sala­rios al PIB per capi­ta, per­mi­tien­do que el aumen­to de pro­duc­ti­vi­dad y de ganan­cias de la eco­no­mía reper­cu­ta tam­bién en aumen­to de los sala­rios, que a su vez reper­cu­ti­rán en una deman­da sol­ven­te sos­te­ni­da y en la cali­dad del empleo. Con este fin plan­tean un sis­te­ma de indi­za­ción auto­má­ti­co arti­cu­la­do en fun­ción del PIB de cada terri­to­rio, según el cual:
1 El Sala­rio Míni­mo, SMI; no debe­ría nun­ca de ser infe­rior al 50% del PIB per capi­ta (en cier­tos paí­ses miem­bros como en Fran­cia es supe­rior a este 50%), en hego Eus­kal Herria es un 30% del PIB per capi­ta. El SMI, está crean­do “tra­ba­ja­do­res pobres”, que a pesar de tra­ba­jar a tiem­po com­ple­to sus ingre­sos que­dan por deba­jo del umbral de pobre­za. La insu­fi­cien­cia se ve al com­pa­rar con nues­tro entorno, así en 2008 el SMI vas­co era de 600€ y el fran­cés de 1.321€ mes (por 14 pagas)
Sola­men­te una polí­ti­ca de sala­rios míni­mos jus­tos, ancla­dos en la rique­za real de cada país, fre­na­ría la con­cen­tra­ción de la rique­za repre­sen­tan­do una apor­ta­ción deci­si­va en la bús­que­da de la esta­bi­li­za­ción de la deman­de pri­va­da y que­da­ría total­men­te uni­do a la pro­duc­ti­vi­dad, como piden aho­ra los empre­sa­rios.
Esta unión de los sala­rios a la pro­duc­ti­vi­dad no sería “arbi­tra­ria” en las dis­tin­tas empre­sas y sec­to­res, sería a la pro­duc­ti­vi­dad real de todo el con­jun­to eco­nó­mi­co (pro­duc­ti­vi­dad labo­ral y pro­duc­ti­vi­dad del capi­tal) que en su máxi­mo expo­nen­te que­da reco­gi­da en el PIB. O sea que sala­rios y pen­sio­nes, para man­te­ner su peso en la rique­za real debe­rían variar en el mis­mo por­cen­ta­je en que lo hicie­ra el PIB.
2 La Ren­ta de Garan­tía de Ingre­sos (RGI) ante­rior­men­te deno­mi­na­da Ren­ta Bási­ca, o el Sala­rio Social no debe­ría nun­ca de ser infe­rior al 37,5% del PIB per capi­ta, que pasa­ría a ser con­si­de­ra­do el Umbral de Pobre­za.
En Hego Eus­kal Herria la RGI en 2011 se sitúa en el 26,2% del PIB per capi­ta, por lo que habría que incre­men­tar­la casi en la mitad de los valo­res actua­les (subir 3.518€ anua­les en la CAPV y 3.820€ en Nafa­rroa) para que efec­ti­va­men­te situa­ra a los per­cep­to­res en el lími­te del UP, y sacar­los de la situa­ción de extre­ma nece­si­dad en la que se encuen­tran a pesar de per­ci­bir la pres­ta­ción.
Es cier­to que solo con garan­ti­zar ren­tas y sala­rios en el Umbral de Pobre­za no vamos a con­se­guir aca­bar con la pobre­za. Ase­gu­rar unas con­di­cio­nes labo­ra­les dig­nas para aca­bar con la explo­ta­ción, poner lími­te a los desor­bi­ta­dos pre­cios de las vivien­das y alqui­le­res, son solo algu­nas de las cues­tio­nes impres­cin­di­bles para aca­bar con la pobre­za de una mane­ra inte­gral. Aun así, deli­mi­tar el umbral de pobre­za de Eus­kal Herria y apli­car­lo, es una base impor­tan­tí­si­ma para ase­gu­rar los dere­chos socia­les de las per­so­nas. Es una regla bási­ca para cons­truir el Sis­te­ma de Pro­tec­ción Social de Eus­kal Herria, jun­to con el desa­rro­llo de la rique­za colec­ti­va (los ser­vi­cios públi­cos, los ser­vi­cios socia­les) y jun­to con el desa­rro­llo del alqui­ler públi­co.
De la mis­ma mane­ra con el umbral de pobre­za tam­bién pone­mos lími­te a la explo­ta­ción. Los suel­dos debe­rían fijar­se por enci­ma de esta refe­ren­cia. Si la RGI se situa­se a la par del umbral de pobre­za, muchas per­so­nas ten­drían la posi­bi­li­dad de recha­zar tra­ba­jos ofre­ci­dos en altas con­di­cio­nes de pre­ca­rie­dad.
El umbral de pobre­za es un ins­tru­men­to efi­caz para redu­cir las des­igual­da­des socia­les. Ofre­ce la opor­tu­ni­dad de repar­tir la rique­za gene­ra­da en un terri­to­rio de una mane­ra más equi­ta­ti­va. Ade­más es un meca­nis­mo auto­má­ti­co para el repar­to de la rique­za, ya que si la rique­za aumen­ta, aumen­ta tam­bién la can­ti­dad del umbral y se dis­mi­nu­ye, tam­bién dis­mi­nu­ye dicha can­ti­dad.
EN ELKARTZEN HEMOS DEFINIDO EL UMBRAL DE POBREZA 2011.
Ante la opa­ci­dad de datos de las admi­nis­tra­cio­nes publi­cas y sus cri­te­rios res­tric­ti­vos a la hora de otor­gar pres­ta­cio­nes socia­les, debe­mos socia­li­zar el con­cep­to de Umbral de Pobre­za y esta­ble­cer un cálcu­lo social. ELKARTZEN, ana­li­za­da la pro­pues­ta que nos lle­ga des­de la Euro­pa social, se ha suma­do a la adop­ción de este bare­mo de cálcu­lo del Umbral de Pobre­za.
Los datos obte­ni­dos son infe­rio­res a 2009 y 2010, por la fuer­te cai­da del PIB en Hego Eus­kal Herria. En 2011 el UP que­da seña­la­do en 11.420€, lo que sig­ni­fi­ca una can­ti­dad men­sual de 952€ por lo que Elkar­tzen rei­vin­di­ca un Sala­rio Social o RGI por este valor. En el mis­mo cua­dro vemos, que con el cri­te­rio deman­da­do, el SMI para 2011 debe­ría de situar­se como míni­mo en 15.226 €, fren­te a los 8.979,6 € anua­les actua­les apro­ba­dos por el Gobierno de Zapa­te­ro.
MAGNITUDES ECONOMICAS Y PRESTACIONES MINIMAS EN HEGO EUSKAL HERRIA*

CAPV NAFARROA HEH
PIB ( Avan­ce diciem­bre 2010) 65.213.767.000 19.506.000.000 84.719.767.000
Habi­tan­tes ( 4º Tri­mes­tre 2010) 2.162.944 619.013 2.781.957
PIB por habi­tan­te 30.151 31.511 30.453,3
SMI pro­pues­to 50% PIB por hab. 15.226,6
Sala­rio Mini­mo Inter­pro­fe­sio­nal 2011 8.979,6
Umbral Pobre­za pro­pues­to 37,5% PIB por hab. 11.420
Ren­ta de Garan­tia de Ingre­sos según nor­ma­ti­va para 2011 7.902 7.600
Pen­sión mín. Jubi­la­ción, mayo­res 65, con con­yu­ge 10.388
Pen­sión mín. viu­de­dad mayo­res 65 8.419,6
Pen­sión orfan­dad 2.571,8
Pen­sion SOVI 6.923,9

*Para todas las pen­sio­nes se dan los impor­tes anua­les apo­ba­dos por el Esta­do para el año 2011.
Detrás de los fríos núme­ros un ter­cio de la pobla­ción (1 de cada 3!) de Eus­kal Herria sobre­vi­ve por deba­jo de Umbra­les de Pobre­za, en silen­cio e invi­si­bles a nues­tro deam­bu­lar fre­né­ti­co. Ellas tal vez se sien­tan des­po­seí­das has­ta de la voz, noso­tros aún pode­mos gri­tar y que­re­mos ceder nues­tra voz y nues­tro gri­to. Bas­ta ya de pobre­za tras las puer­tas cerra­das de nues­tros mis­mos rella­nos de esca­le­ra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *