A más recor­tes y más incer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca, mayo­res tasas de paro- LAB Sindikatua

El paro regis­tra­do en Hego Eus­kal Herria duran­te el mes de octu­bre aumen­tó en 2.848 per­so­nas y ele­va 187.372 per­so­nas la cifra ofi­cial de paro, lo que supo­ne un 1,5% más que el mes ante­rior. El paro regis­tra­do enca­de­na de esta mane­ra su ter­ce­ra subi­da con­se­cu­ti­va tras las baja­das expe­ri­men­ta­das en los meses de mayo, junio y julio.

Por terri­to­rios cabe des­ta­car la evo­lu­ción de Gipuz­koa, don­de se han regis­tra­do 19 per­so­nas menos en paro; por el con­tra­rio en Nafa­rroa se con­ta­bi­li­za­ron 2.153 per­so­nas más que en sep­tiem­bre, lo que supo­ne un alar­man­te incre­men­to del 5,1% en un sólo mes.

En com­pa­ra­ción con el año ante­rior en Hego Eus­kal Herria hay cer­ca de 13.000 per­so­nas más en paro, según los datos ofre­ci­dos por los ser­vi­cios públi­cos de empleo, lo que supo­ne un incre­men­to anual del 7,4%. En tasa inter­anual Biz­kaia es el terri­to­rio don­de el paro ha mar­ca­do la tra­yec­to­ria más nega­ti­va, con un aumen­to del 10,6%.

Ade­más de las per­so­nas con­si­de­ra­das en paro hay otras 12.000 deman­dan­tes de empleo y sin ocu­pa­ción que son exclui­das de las lis­tas ofi­cia­les por dife­ren­tes moti­vos, en base a una orden minis­te­rial de 1985. Por lo tan­to, pode­mos afir­mar que en Hegoal­de hay casi 200.000 per­so­nas des­em­plea­das que están regis­tra­das como deman­dan­tes de empleo.

Todos estos datos son cohe­ren­tes con la ten­den­cia des­cri­ta por la Encues­ta de Pobla­ción Acti­va publi­ca­da la sema­na pasa­da, don­de ya se obser­va­ban los efec­tos de la des­truc­ción de empleo asa­la­ria­do, fun­da­men­tal­men­te de carác­ter fijo y en el sec­tor público.

Entre los fac­to­res res­pon­sa­bles de esta situa­ción hay que seña­lar los recor­tes rea­li­za­dos en el sec­tor públi­co, pero tam­po­co pode­mos olvi­dar la pro­gre­si­va fina­li­za­ción de algu­nas acti­vi­da­des de tem­po­ra­da que se han desa­rro­lla­do en los meses cen­tra­les del año.

Sin embar­go, toda­vía que­da otro ele­men­to por ana­li­zar cuyo impac­to se irá notan­do en los pró­xi­mos meses: el parón sufri­do por las gran­des eco­no­mías de Euro­pa. Este hecho augu­ra un pési­mo futu­ro para nues­tras expor­ta­cio­nes, que son las que han per­mi­ti­do man­te­ner cier­to rit­mo de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, aun­que éste fue­ra débil.

La desas­tro­sa ges­tión que se está rea­li­zan­do de la cri­sis grie­ga, así como la erró­nea estra­te­gia ele­gi­da como sali­da para la cri­sis euro­pea, están aña­dien­do mayo­res dosis de incer­ti­dum­bre al cli­ma de ines­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca existente.

Por tan­to, a cor­to pla­zo todas estas cir­cuns­tan­cias se tra­du­ci­rán en mayor des­truc­ción de empleo e incre­men­to del paro. Ade­más, a medi­da que esta situa­ción se alar­ga en el tiem­po las con­se­cuen­cias son cada vez más gra­ves, con­de­nan­do a miles de fami­lias a sufrir aho­go eco­nó­mi­co y pobre­za. En la actua­li­dad el 42,8% de las per­so­nas con­si­de­ra­das en paro no reci­ben nin­gún tipo de pres­ta­ción por desempleo.

Eus­kal Herria, 3 de noviem­bre de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.