A más recor­tes y más incer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca, mayo­res tasas de paro- LAB Sin­di­ka­tua

El paro regis­tra­do en Hego Eus­kal Herria duran­te el mes de octu­bre aumen­tó en 2.848 per­so­nas y ele­va 187.372 per­so­nas la cifra ofi­cial de paro, lo que supo­ne un 1,5% más que el mes ante­rior. El paro regis­tra­do enca­de­na de esta mane­ra su ter­ce­ra subi­da con­se­cu­ti­va tras las baja­das expe­ri­men­ta­das en los meses de mayo, junio y julio.

Por terri­to­rios cabe des­ta­car la evo­lu­ción de Gipuz­koa, don­de se han regis­tra­do 19 per­so­nas menos en paro; por el con­tra­rio en Nafa­rroa se con­ta­bi­li­za­ron 2.153 per­so­nas más que en sep­tiem­bre, lo que supo­ne un alar­man­te incre­men­to del 5,1% en un sólo mes.

En com­pa­ra­ción con el año ante­rior en Hego Eus­kal Herria hay cer­ca de 13.000 per­so­nas más en paro, según los datos ofre­ci­dos por los ser­vi­cios públi­cos de empleo, lo que supo­ne un incre­men­to anual del 7,4%. En tasa inter­anual Biz­kaia es el terri­to­rio don­de el paro ha mar­ca­do la tra­yec­to­ria más nega­ti­va, con un aumen­to del 10,6%.

Ade­más de las per­so­nas con­si­de­ra­das en paro hay otras 12.000 deman­dan­tes de empleo y sin ocu­pa­ción que son exclui­das de las lis­tas ofi­cia­les por dife­ren­tes moti­vos, en base a una orden minis­te­rial de 1985. Por lo tan­to, pode­mos afir­mar que en Hegoal­de hay casi 200.000 per­so­nas des­em­plea­das que están regis­tra­das como deman­dan­tes de empleo.

Todos estos datos son cohe­ren­tes con la ten­den­cia des­cri­ta por la Encues­ta de Pobla­ción Acti­va publi­ca­da la sema­na pasa­da, don­de ya se obser­va­ban los efec­tos de la des­truc­ción de empleo asa­la­ria­do, fun­da­men­tal­men­te de carác­ter fijo y en el sec­tor públi­co.

Entre los fac­to­res res­pon­sa­bles de esta situa­ción hay que seña­lar los recor­tes rea­li­za­dos en el sec­tor públi­co, pero tam­po­co pode­mos olvi­dar la pro­gre­si­va fina­li­za­ción de algu­nas acti­vi­da­des de tem­po­ra­da que se han desa­rro­lla­do en los meses cen­tra­les del año.

Sin embar­go, toda­vía que­da otro ele­men­to por ana­li­zar cuyo impac­to se irá notan­do en los pró­xi­mos meses: el parón sufri­do por las gran­des eco­no­mías de Euro­pa. Este hecho augu­ra un pési­mo futu­ro para nues­tras expor­ta­cio­nes, que son las que han per­mi­ti­do man­te­ner cier­to rit­mo de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, aun­que éste fue­ra débil.

La desas­tro­sa ges­tión que se está rea­li­zan­do de la cri­sis grie­ga, así como la erró­nea estra­te­gia ele­gi­da como sali­da para la cri­sis euro­pea, están aña­dien­do mayo­res dosis de incer­ti­dum­bre al cli­ma de ines­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca exis­ten­te.

Por tan­to, a cor­to pla­zo todas estas cir­cuns­tan­cias se tra­du­ci­rán en mayor des­truc­ción de empleo e incre­men­to del paro. Ade­más, a medi­da que esta situa­ción se alar­ga en el tiem­po las con­se­cuen­cias son cada vez más gra­ves, con­de­nan­do a miles de fami­lias a sufrir aho­go eco­nó­mi­co y pobre­za. En la actua­li­dad el 42,8% de las per­so­nas con­si­de­ra­das en paro no reci­ben nin­gún tipo de pres­ta­ción por des­em­pleo.

Eus­kal Herria, 3 de noviem­bre de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *