¿Qué apren­di­mos ante el ase­si­na­to de Gada­fi?- Coor­di­na­do­ra Simón Boli­var

Pri­me­ra lec­ción: Que­rer ser libre es con­de­na­do por las gran­des poten­cias. El coro­nel Mua­mar el Gada­fi irrum­pió con­tra la monar­quía exis­ten­te en Libia en el año de 1969, ins­tau­ran­do un gobierno cono­ci­do como Yamahi­ri­ya, que era un sis­te­ma de Gobierno direc­to don­de el pue­blo ejer­cía el poder median­te la par­ti­ci­pa­ción direc­ta y pro­ta­gó­ni­ca en las tomas de deci­sio­nes.
Entre sus medi­das polí­ti­cas más des­ta­ca­das cabe men­cio­nar la refor­ma agra­ria y la nacio­na­li­za­ción del petró­leo. Con este pro­ce­so, Libia logra con­ver­tir­se en el país del con­ti­nen­te afri­cano con mayor PIB, con un sen­ti­do anti­co­lo­nia­lis­ta y con mayor cali­dad de vida de sus habi­tan­tes.

En Vene­zue­la se impul­sa una refor­ma agra­ria que cuen­ta con un mar­co legal y polí­ti­co que la res­pal­da, don­de el gobierno debe mejo­rar la pla­ni­fi­ca­ción en su eje­cu­ción y segui­mien­to e imple­men­tar sis­te­mas de eva­lua­ción de dichos pro­ce­sos. Ade­más el pue­blo debe esfor­zar­se por mejo­rar su capa­ci­dad téc­ni­ca de tra­ba­jo y erra­di­car la cul­tu­ra de la inva­sión y par­ce­la­mien­to con fines indi­vi­dua­lis­tas, que mer­man la capa­ci­dad pro­duc­ti­va de las mejo­res tie­rras del país, con­vir­tién­do­las en barrios pseu­dos capi­ta­lis­tas. Así tam­bién, la indus­tria petro­le­ra vene­zo­la­na tie­ne el reto de dar­le mayor valor agre­ga­do a su mate­ria pri­ma, expor­tan­do en mayor can­ti­dad pro­duc­tos deri­va­dos del petró­leo y con­ti­nuar con la diver­si­fi­ca­ción de sus socios comer­cia­les.

Los bene­fi­cios mate­ria­les rei­vin­di­ca­ti­vos deben estar acom­pa­ña­dos de pro­fun­dos pro­ce­sos de for­ma­ción polí­ti­co-ideo­ló­gi­ca de la pobla­ción, don­de el aspec­to orga­ni­za­ti­vo, cul­tu­ral, edu­ca­ti­vo y mili­tar no sea des­cui­da­do.

Segun­da lec­ción: Jamás con­fíes en tu enemi­go. En su últi­ma fase polí­ti­ca, Gada­fi, moti­va­do por las mejo­ras eco­nó­mi­cas de su país, inten­tó un acer­ca­mien­to con las prin­ci­pa­les poten­cias occi­den­ta­les, enemi­gas des­de siem­pre de su polí­ti­ca nacio­na­lis­ta y anti­im­pe­ria­lis­ta. Tras­la­dó inmen­sas for­tu­nas nacio­na­les como per­so­na­les a la ban­ca de estos paí­ses, finan­ció cam­pa­ñas elec­to­ra­les de can­di­da­tos que lue­go fue­ron pre­si­den­tes de paí­ses como Fran­cia, y con­ce­dió impor­tan­tes con­tra­tos para la explo­ta­ción de los hidro­car­bu­ros libios por par­te de empre­sas ita­lia­nas y bri­tá­ni­cas. Muchos pre­si­den­tes de los paí­ses del “pri­mer mun­do” se retra­ta­ban con él y lo lla­ma­ban “buen ami­go”. Todo esto se hacia mien­tras le exi­gían des­mon­ta­ra su apa­ra­ta­je mili­tar y mien­tras movi­li­za­ban gran pode­río béli­co alre­de­dor de una Libia cada vez más vul­ne­ra­ble.

El Esta­do vene­zo­lano jamás debe­rá dar con­ce­sión a los gobier­nos que se han decla­ra­do abier­ta­men­te enemi­gos del pro­ce­so polí­ti­co boli­va­riano que pro­mue­ve la revo­lu­ción popu­lar. En este mar­co de la reali­dad mun­dial, se debe impul­sar y for­ta­le­cer el pro­yec­to de la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na y de los paí­ses del sur, tan­to en mate­ria eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, cul­tu­ral y mili­tar. A su vez, el gobierno vene­zo­lano debe­rá refle­xio­nar sobre la entre­ga de acti­vis­tas revo­lu­cio­na­rios a gobier­nos extran­je­ros, y jamás repe­tir una acción con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria como esta. Debe­mos man­te­ner la dig­ni­dad y la moral revo­lu­cio­na­ria en alto, en todo momen­to.

Ter­ce­ra Lec­ción: La revo­lu­ción debe ser con­du­ci­da por los pue­blos. Mua­mar el Gada­fi, hoy ase­si­na­do por fac­cio­nes terro­ris­tas apo­ya­das abier­ta­men­te por la hipó­cri­ta Nacio­nes Uni­das, y arma­das por la OTAN, fue un líder que con­du­jo el gobierno de Libia duran­te 42 años, des­de el gol­pe de Esta­do a la Monar­quía en 1969. Su gobierno lo cons­ti­tu­yó los miem­bros de algu­nas pocas tri­bus del cen­te­nar que com­po­nen la socie­dad Libia.

Chá­vez, lle­gó a la pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca en el año de 1999, a tra­vés de un pro­ce­so elec­to­ral, y des­de enton­ces ha sido el líder indis­cu­ti­ble de un pro­ce­so deno­mi­na­do Boli­va­riano. Nece­sa­rio es que su gobierno per­mi­ta la par­ti­ci­pa­ción direc­ta en fun­cio­nes orgá­ni­cas del poder a miem­bros de dife­ren­tes sec­to­res popu­la­res revo­lu­cio­na­rios; que se lle­guen a impul­sar polí­ti­cas popu­la­res y revo­lu­cio­na­rias tra­vés de asam­bleas y con­sen­sos sobre temas fun­da­men­ta­les, estra­té­gi­cos y cru­cia­les para nues­tro país. Y no se siga “reci­clan­do” a un clan que rotan de car­gos entre los minis­te­rios y las gober­na­cio­nes, y que se sigan pre­mian­do a algu­nos inca­pa­ces con emba­ja­das y con­su­la­dos. Nece­sa­rio es luchar con­tra la corrup­ción y la inefi­ca­cia de muchas ins­ti­tu­cio­nes, modi­fi­can­do el com­po­nen­te humano, for­ta­le­cien­do la moral, la éti­ca y la capa­ci­dad téc­ni­ca de pla­ni­fi­ca­ción y eje­cu­ción de las polí­ti­cas revo­lu­cio­na­rias.

Cuar­ta lec­ción: El pode­río mili­tar y tec­no­ló­gi­co del enemi­go se supera con orga­ni­za­ción popu­lar. Sola­men­te los Esta­dos Uni­dos tie­ne eesen­cial­men­te las bases mili­ta­res-nava­les más avan­za­das con el más alto gas­to mili­tar en el mun­do, superan­do el gas­to mili­tar de las pri­me­ras 5 super­po­ten­cias del pla­ne­ta jun­tas; tie­ne la Mari­na más gran­de del mun­do con mayor núme­ro de por­ta­avio­nes, y con bases de todo el mun­do; el Arse­nal nuclear más gran­de del mun­do, uno de los mayo­res ejér­ci­tos del mun­do, una de las dos mayo­res fuer­zas aéreas del mun­do. Pode­ro­sos alia­dos mili­ta­res en Euro­pa occi­den­tal (OTAN) con su pro­pia capa­ci­dad nuclear. Su Eco­no­mía es la más gran­de del mun­do, con gran­des recur­sos mine­ra­les, recur­sos ener­gé­ti­cos, meta­les, y made­ra. Gran moder­ni­za­ción de la agri­cul­tu­ra y la indus­tria, y muy bue­na base indus­trial. El dólar esta­dou­ni­den­se es la mone­da de reser­va domi­nan­te en el mun­do, y es el alia­do de las prin­ci­pa­les eco­no­mías (G7).

Aun­que Vene­zue­la se esti­me esté de segun­da en capa­ci­dad de defen­sa en Amé­ri­ca del Sur, des­pués de Bra­sil, ante todo debe­mos evi­tar cual­quier con­fron­ta­ción béli­ca con los Esta­dos Uni­dos. Pero esto no impli­ca el des­cui­dar la for­ma­ción mili­tar de defen­sa de toda la pobla­ción, no para el ata­que, sino para la defen­sa de nues­tra Liber­tad. Esta for­ma­ción debe estar prin­ci­pal­men­te en mano del Esta­do, pero nin­gu­na orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria debe obviar su res­pon­sa­bi­li­dad en este tema, actuan­do bajo el con­cep­to de gue­rra asi­mé­tri­ca en con­tra del inva­sor, mane­ra más inte­li­gen­te y efec­ti­va de repe­ler al enemi­go toman­do en cuen­ta lo dis­par de ambos pode­ríos mili­tar.

Quin­ta lec­ción: Libia no es Vene­zue­la. A veces cae­mos en el error de repe­tir o uti­li­zar el mis­mo razo­na­mien­to que el enemi­go polí­ti­co para ana­li­zar algu­nas situa­cio­nes. En el caso de la reali­dad Libia, algu­nos sec­to­res de la dere­cha tan­to nacio­nal como inter­na­cio­nal, pre­ten­dien­do crear un efec­to espe­jo, inten­tan crear una matriz mediá­ti­ca de simi­li­tu­des entre la reali­dad vene­zo­la­na con la de paí­ses del mun­do ára­be, espe­cí­fi­ca­men­te Egip­to, Túnez y más recien­te­men­te, Libia. Esto con el obje­to de con­se­guir apo­yo o silen­cio por par­te de gran­des sec­to­res de la pobla­ción mun­dial some­ti­da al bom­bar­deo mediá­ti­co de los mass media, que están estos al ser­vi­cio de las gran­des poten­cias. Pero nada más lejos de la reali­dad.

Libia fue con­quis­ta­da por Ita­lia en 1912 y has­ta fina­li­za­da la 2ª Gue­rra Mun­dial, cuan­do la ONU deci­de otor­gar­le su inde­pen­den­cia a mano de una monar­quía autóc­to­na. El pue­blo libio lo con­for­man una pobla­ción un poco mayor a los 6 millo­nes de nacio­na­les en un terri­to­rio de 1.759.540 km², don­de su estruc­tu­ra social esta con­for­ma­da por tri­bus.

Vene­zue­la fue con­quis­ta­da por los espa­ño­les a par­tir de 1498, resis­ti­mos y lucha­mos por más de 300 años has­ta que, a san­gre y fue­go, logra­mos nues­tra inde­pen­den­cia en 1830. Los vene­zo­la­nos suma­mos apro­xi­ma­da­men­te 28 millo­nes de per­so­nas y nues­tro terri­to­rio abar­ca 916.445 km², sin incluir la pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal. La pobla­ción vene­zo­la­na actual es pro­duc­to de un fuer­te mes­ti­za­je entre la pobla­ción indí­ge­na y la espa­ño­la, con apor­te de pobla­ción escla­va pro­ce­den­te de Áfri­ca, como tam­bién, más recien­te­men­te, por la de ori­gen ita­liano, por­tu­gués y por ciu­da­da­nos de ori­gen sud­ame­ri­cano. En la actua­li­dad todas estas migra­cio­nes han dado ori­gen a una pobla­ción com­ple­ta­men­te inte­gra­da entre sí, don­de no exis­te nin­gún tipo de con­flic­to inter­ra­cial.

Ante la intro­mi­sión de cual­quier poten­cia extran­je­ra, con el fin de saquear nues­tros recur­sos ener­gé­ti­cos, bio­ló­gi­cos e hídri­cos; los vene­zo­la­nos todos, tene­mos la obli­ga­ción de defen­der nues­tra sobe­ra­nía, impul­san­do un ata­que sis­te­má­ti­co, pla­ni­fi­ca­do y asi­mé­tri­co, don­de la san­gre del enemi­go será derra­ma­da en heca­tom­be si osa en ata­car a cual­quier nacio­nal. Es el deber de todo vene­zo­lano estar pre­pa­ra­do para la defen­sa, úni­ca garan­tía de seguir sien­do ver­da­de­ra­men­te libres.

Con el Pue­blo Pobre, todo. Sin el Pue­blo Pobre, nada.

Jun­to al lide­raz­go del coman­dan­te Chá­vez. Mua­mar el Gada­fi, már­tir de mun­do.

¡Bolí­var Vive! ¡La lucha sigue!

A los 200 años de nues­tra inde­pen­den­cia. Des­de la Tie­rras de los Liber­ta­do­res, Coor­di­na­do­ra “Simón Bolí­var”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *