«Esta­mos ante una nue­va opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca, Eus­kal Herria debe tener la posi­bi­li­dad de reco­rrer su pro­pio camino»- LAB Sin­di­ka­tua

Des­de el sin­di­ca­to LAB pen­sa­mos y rei­vin­di­ca­mos que Eus­kal Herria debe tener la opor­tu­ni­dad de reco­rrer su pro­pio camino, de deci­dir su futu­ro sin nin­gún tipo de vio­len­cia, ni inge­ren­cia, ni limi­tes impues­tos. Nece­si­ta­mos que se cons­tru­yan los acuer­dos polí­ti­cos que garan­ti­cen esa posi­bi­li­dad y eso es posi­ble hoy. Esta­mos ante esa opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca, no hay excu­sas y ade­más Eus­kal Herria lo nece­si­ta. Es momen­to para que todos y todas asu­ma­mos com­pro­mi­sos cla­ros en esta direc­ción. Y eso es lo que le hemos deman­da­do a Patxi Lopez.

Las ins­ti­tu­cio­nes pue­den y deben jugar un papel muy impor­tan­te en la cons­truc­ción de las solu­cio­nes que nece­si­ta­mos. Y Patxi Lopez, res­pon­sa­ble máxi­mo de las ins­ti­tu­cio­nes de la CAPV, tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de impul­sar y desa­rro­llar esa posi­bi­li­dad. Es momen­to de asu­mir com­pro­mi­sos en ese sen­ti­do, empe­zan­do por dar pasos para supe­rar el défi­cit demo­crá­ti­co de la ins­ti­tu­ción que repre­sen­ta. El dia­lo­go polí­ti­co es nece­sa­rio e insus­ti­tui­ble en esta fase, un diá­lo­go sin exclu­sio­nes. El Lehen­da­ka­ri, con su acción polí­ti­ca, debe dar el paso de garan­ti­zar el reco­no­ci­mien­to y la par­ti­ci­pa­ción en igual­dad de con­di­cio­nes de todas las opcio­nes polí­ti­cas que hoy exis­ten en Eus­kal Herria.

Se tie­nen que garan­ti­zar la par­ti­ci­pa­ción de la ciu­da­da­nía vas­ca tan­to en el pro­ce­so como en su resul­ta­do final. Este es un com­pro­mi­so a asu­mir por todos y todas, empe­zan­do por el máxi­mo res­pon­sa­ble de las ins­ti­tu­cio­nes de la CAPV. Y le hemos deman­do a Patxi Lopez com­pro­mi­sos cla­ros con este prin­ci­pio. En este sen­ti­do, hemos recal­ca­do la nece­si­dad de garan­ti­zar ins­tru­men­tos para la par­ti­ci­pa­ción efec­ti­va de la mujer. Este pro­ce­so no pue­de excluir a nadie, ni pode­mos acep­tar que nadie que­de exclui­da por tener difi­cul­ta­des aña­di­das a la hora de par­ti­ci­par en la vida polí­ti­ca y social. Esa es la reali­dad de muchas muje­res y no pode­mos obviar­lo, se debe garan­ti­zar la par­ti­ci­pa­ción de todas las muje­res habi­li­tan­do y poten­cian­do los cau­ces nece­sa­rios para que esa par­ti­ci­pa­ción sea posi­ble y sea real.

Los pro­ble­mas de los y las tra­ba­ja­do­ras deben estar pre­sen­tes en los acuer­dos que se van a cons­truir. Esta opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca no ha sur­gi­do en cual­quier momen­to. La posi­bi­li­dad de cons­truir los nue­vos acuer­dos que nece­si­ta este país se ha gene­ra­do en la mitad de la peor cri­sis que hemos cono­ci­do. Los y las tra­ba­ja­do­ras no tene­mos nin­gu­na posi­bi­li­dad de deci­dir sobre nues­tro futu­ro eco­nó­mi­co y social. Se nos nie­ga ese dere­cho y a Eus­kal Herria se le nie­ga el dere­cho a dotar­se de los ins­tru­men­tos que nece­si­ta para deter­mi­nar y desa­rro­llar un nue­vo mode­lo eco­nó­mi­co y social. Se nos han impues­to refor­mas labo­ra­les, no se nos per­mi­te par­ti­ci­par en deci­sio­nes que son deter­mi­nan­tes para las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas y socia­les que se desa­rro­llan, se nos impi­de la posi­bi­li­dad de trans­for­mar el mode­lo actual a pesar de que está en una pro­fun­da cri­sis y a pesar de ser la deman­da de la mayo­ría. Estas situa­cio­nes for­man par­te del con­flic­to que debe­mos solu­cio­nar. El Lehen­da­ka­ri debe dar pasos para supe­rar estos pro­ble­mas y eso es lo que le hemos deman­da­do.

En Gas­teiz, a 3 de noviem­bre de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *