En memo­ria de Fanny Edel­man, volun­ta­ria anti­fas­cis­ta, comu­nis­ta y femi­nis­ta

Fanny Edel­man, la últi­ma diri­gen­te de la vie­ja guar­dia del Par­ti­do Comu­nis­ta Argen­tino, cuya pre­si­den­cia hono­ra­ria ejer­cía, falle­ció hoy a los 100 años.

Edel­man había par­ti­ci­pa­do en la Gue­rra Civil Espa­ño­la como volun­ta­ria de las Bri­ga­das Inter­na­cio­na­les que lle­ga­ron de todo el mun­do para com­ba­tir el fas­cis­mo y hace pocos meses fue home­na­jea­da por su tra­yec­to­ria polí­ti­ca en el Tea­tro Nacio­nal Cer­van­tes.

Será vela­da has­ta las 22 en Cór­do­ba 3677 y maña­na, antes de ser cre­ma­da en el cemen­te­rio de la Cha­ca­ri­ta, sus cama­ra­das rea­li­za­rán un acto de des­pe­di­da.

Naci­da como Fanny Jab­covsky el 27 de febre­ro de 1911 ‑en Cór­do­ba- en el seno de una fami­lia de inmi­gran­tes rusos, Fanny Edel­man adop­tó el ape­lli­do de su mari­do para la lucha polí­ti­ca que ini­ció poco des­pues del gol­pe del 6 de sep­tiem­bre 1930 que derro­có a Hipó­li­to Yri­go­yen.

Las incli­na­cio­nes cor­po­ra­ti­vas y anti­se­mi­tas del gene­ral José Félix Uri­bu­ru la lle­va­ron a acer­car­se a un gru­po de inte­lec­tua­les de izquier­da entre los que se con­ta­ban Leo­ni­das Bar­let­ta y Alva­ro Yun­que, y en 1934 ingre­só al comu­nis­mo.

Para enton­ces ya había tra­ba­ja­do en un taller tex­til, era maes­tra de músi­ca y con­cen­tró su acti­vi­dad mili­tan­te pri­me­ro en soli­da­ri­dad con los pre­sos polí­ti­cos, y lue­go en el Soco­rro Rojo Inter­na­cio­nal.

Casa­da en 1936 con Ber­nar­do Edel­man, uno de los diri­gen­tes del gre­mio de la cons­truc­ción que lide­ra­ron una huel­ga de alba­ñi­les, reali­zó colec­tas a favor de la Repú­bli­ca Espa­ño­la y en sep­tiem­bre de 1937 fue movi­li­za­da por el PC jun­to a su mari­do a Valen­cia, para par­ti­ci­par de la defen­sa repu­bli­ca­na.

En mayo de 1938 regre­só a la Argen­ti­na con­ver­ti­da ya en una figu­ra feme­ni­na cono­ci­da en el ámbi­to inter­na­cio­nal, y par­ti­ci­pó de movi­mien­tos de apo­yo a la Unión Sovié­ti­ca, Chi­na, Cuba, el gobierno socia­lis­ta del chi­leno Sal­va­dor Allen­de y la revo­lu­ción san­di­nis­ta en Nica­ra­gua.

En 1972, en repre­sen­ta­ción de la Unión de Muje­res Argen­ti­nas, asu­mió la con­duc­ción de la Fede­ra­ción Demo­crá­ti­ca Inter­na­cio­nal de Muje­res, des­de don­de reali­zó acti­vi­da­des en Amé­ri­ca lati­na, Asia y Afri­ca en defen­sa de los dere­chos de géne­ro, e impul­só el Año Inter­na­cio­nal de la Mujer y el Encuen­tro de la ONU en Nai­ro­bi, en 1975.

Tam­bién lle­vó ante la Comi­sión de Dere­chos Huma­nos de la ONU en Gine­bra en 1978 el tes­ti­mo­nio de cien­tos de fami­lia­res y víc­ti­mas del terro­ris­mo de Esta­do en la Argen­ti­na.

En el cur­so de su exten­sa vida cono­ció y tra­tó con una gran varie­dad de figu­ras, des­de Anto­nio Macha­do y Miguel Her­nán­dez, has­ta los líde­res sovié­ti­cos y del comu­nis­mo chi­nos, el Che Gue­va­ra y Fidel Cas­tro.

El 16 de mar­zo de este año, Fanny Edel­man fue dis­tin­gui­da con la Orden José Mar­tí, la más alta dis­tin­ción que con­fie­re el Con­se­jo de Esta­do de Cuba.

“La Orden José Mar­tí es de todos los que lucha­mos dura­men­te, pero siem­pre con la espe­ran­za, la ale­gría y la volun­tad de alcan­zar aun­que fue­ra una piz­ca de lo que ha logra­do Cuba en más de 50 años de revo­lu­ción”, dijo la pre­si­den­ta del PC en el acto de entre­ga de la dis­tin­ción, en la emba­ja­da de Cuba en Bue­nos Aires.

En esa cere­mo­nia se leye­ron adhe­sio­nes como la de Hebe de Bona­fi­ni, de Madres de Pla­za de Mayo, y Edel­man tuvo una con­ver­sa­ción tele­fó­ni­ca con el pre­si­den­te de Cuba, Raúl Cas­tro, que la lla­mó para salu­dar­la.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *