A mí que me regis­tren – Jon Odrio­zo­la

Deci­di­da­men­te, el pue­blo ‑con­ver­ti­do en «públi­co»- es un vaga­ro­so con­cep­to des­ti­na­do a refren­dar los pro­nós­ti­cos de las encues­tas. Y no digo que no acier­ten en las ten­den­cias, que segu­ro que sí, pero tal pare­cie­ra que el papel del per­so­nal no sea otro que el de mero com­par­sa. Vote usted para con­fir­mar mi pre­vi­sión.

Ya lo decía Tal­cot Par­sons, patriar­ca de la socio­lo­gía yan­ki en los 60, «el hom­bre vie­ne a ser un sim­ple recep­tácu­lo de orien­ta­cio­nes nor­ma­ti­vas y de sen­ti­do». El indi­vi­duo ‑para él- se redu­ce a «nada + orien­ta­cio­nes nor­ma­ti­vas». Sólo que aho­ra nos lla­man «ciu­da­da­nos» pasán­do­nos la mano por el lomo. Un sans-culot­te de la Revo­lu­ción fran­ce­sa era cien veces más «ciu­da­dano» que cual­quier asa­la­ria­do de nues­tros días. Enton­ces, cier­ta­men­te, hecha la revo­lu­ción por una bur­gue­sía revo­lu­cio­na­ria y anti­feu­dal, sólo vota­ban los pro­pie­ta­rios ‑sufra­gio censitario‑, y hoy lo pue­de hacer cual­quier des­ca­mi­sa­do. La dife­ren­cia, des­pués de dos­cien­tos años, está en que hoy la bur­gue­sía con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria nece­si­ta el voto de la «ple­be» como el comer para «legi­ti­mar­se». Eso es la demo­cra­cia bur­gue­sa: votar cada cua­tro años para cam­biar de caco.

El par­la­men­to se con­vier­te en la asam­blea de los par­ti­dos. Un dipu­tado, una vez ele­gi­do, se sien­te inde­pen­dien­te fren­te a sus elec­to­res. No son ins­tru­men­tos de la volun­tad popu­lar (como en la Comu­na de París, y sólo por­que ha llo­vi­do pare­ce que hable­mos de tiem­pos jurá­si­cos, otro tram­pan­to­jo); al con­tra­rio, se han con­ver­ti­do en pie­zas para for­mar la volun­tad del pue­blo o, como se dice aho­ra, de la «opi­nión públi­ca». Se gobier­na con­tra el pue­blo y a favor de mino­rías oli­gár­qui­cas. Le lla­man demo­cra­cia y no lo es, que dicen los «indig­na­dos».

Vivi­mos en la caver­na de Pla­tón. Nos tra­tan como a gana­do. Creen que reac­cio­na­re­mos como el perro de Pau­lov y sus refle­jos con­di­cio­na­dos. Como dice el loco Vidrie­ra de mi pue­blo, hay que man­dar­les a tomar por el orto… A ellos y sus jugue­tes.

Y aho­ra, ¿diré algo de la Decla­ra­ción de Aie­te? Ape­nas nada por­que no soy nadie. Yo par­to del carác­ter fas­cis­ta del Esta­do espa­ñol (sin salu­dos a la roma­na y correa­jes, que ya no son moda). Y por ello cuan­do se dice que la «demo­cra­cia» ha ven­ci­do ‑por­que el fas­cis­mo siem­pre pien­sa en «vic­to­ria», en «ven­ce­do­res y ven­ci­dos», aun­que la mona se vis­ta de seda- a los «vio­len­tos», sobre los «terro­ris­tas», yo digo que ven­ce­rán pero no con­ven­ce­rán, y tam­bién digo que ven­ce el fas­cis­mo ‑según mi teo­ría- pero no la demo­cra­cia. Yo sólo he cono­ci­do (y eso que he sido tor­tu­ra­do a modo en «demo­cra­cia» años ha en la DGS y un sobrino de mi com­pa­ñe­ra bru­tal­men­te ayer mis­mo, como quien dice) el terro­ris­mo de Esta­do. Y no otro.

Los cin­co pun­tos de Aie­te son pro­me­te­do­res. Pero temo que sólo les val­ga el pri­me­ro: el cese de la lucha arma­da. Del res­to se olvi­da­rán, como hicie­ron de las tres cláu­su­las ‑que ya nadie se acuer­da y yo tam­po­co, pero las hubo- que se pusie­ron como anzue­lo para salir de la OTAN en el refe­rén­dum de 1986. Espe­ro equi­vo­car­me.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *