Saka­na, una situa­ción inelu­di­ble – Biken­di Barea

Es un hecho cons­ta­ta­ble que la evo­lu­ción socio­eco­nó­mi­ca de la Saka­na, en lo que con­cier­ne al empleo y al teji­do indus­trial en los últi­mos años, ha sufri­do un dete­rio­ro y retro­ce­so sig­ni­fi­ca­ti­vo y dra­má­ti­co. Los nive­les del des­em­pleo se están incre­men­tan­do de for­ma inexo­ra­ble y sin freno, acu­mu­lan­do pará­me­tros des­co­no­ci­dos des­de hace déca­das, con­cre­ta­men­te la cifra del paro en la loca­li­dad de Altsa­su se ha tri­pli­ca­do des­de 2008; en aquel año la tasa de paro era del 8%, situán­do­se en la actua­li­dad alre­de­dor del 23%.

En toda la comar­ca se han alcan­za­do cifras supe­rio­res a los 1.550 des­em­plea­dos y des­em­plea­das, sien­do las muje­res tra­ba­ja­do­ras y los tra­ba­ja­do­res meno­res de 44 años los que sufren con más cru­de­za los efec­tos de la cri­sis y la fal­ta de tra­ba­jo; con un 57% y un 64%, res­pec­ti­va­men­te. Estos afec­ta­dos repre­sen­tan en la zona un por­cen­ta­je del 122,5% des­de el ini­cio la cri­sis, fren­te al 86,5% del res­to de Nava­rra.

En el sec­tor indus­trial, cla­ve en la región, este incre­men­to del des­em­pleo ron­da el 175% y con­ti­núa con su evo­lu­ción nega­ti­va alcan­zan­do los EREs el cen­te­nar, con un total de 3.000 tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras afec­ta­dos por expe­dien­tes de sus­pen­sión o extin­ción. Las últi­mas cir­cuns­tan­cias adver­sas ele­va­ban la posi­ble casuís­ti­ca, con los casos de la fábri­ca de Sun­sun­de­gui y la Clí­ni­ca Jose­fi­na Arre­gui; ambos casos en dis­tin­tos gra­dos de reso­lu­ción y afian­za­mien­to, pero toda­vía muy lejos de otor­gar a los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras una segu­ri­dad com­ple­ta y con­clu­yen­te res­pec­to a su futu­ro.

Si el Gobierno de Nava­rra es inca­paz de encau­zar y dar una solu­ción defi­ni­ti­va y esta­ble a los gra­ves pro­ble­mas de la Saka­na, será res­pon­sa­ble de una gran vía de agua de gra­ves e impre­vi­si­bles con­se­cuen­cias en la línea de flo­ta­ción del empleo y la indus­tria en Nava­rra.

Pro­yec­tos faraó­ni­cos de muy poco o nulo reco­rri­do social y limi­ta­do alcan­ce en la gene­ra­ción de empleo, como el cir­cui­to de los Arcos, las auto­vías, el Reyno Are­na, las obras del TAV…; el jue­go públi­co en la bol­sa pri­va­da con las accio­nes de Iber­dro­la; la CAN; la ciu­dad de la Segu­ri­dad; los sobre­suel­dos y die­tas que sopor­ta­mos los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas; todo este des­pil­fa­rro públi­co habría ayu­da­do y ayu­da­ría a con­so­li­dar la eco­no­mía y el esta­do de bien­es­tar en Nava­rra si se enca­mi­na­ra con acier­to y tino en la direc­ción correc­ta.

Por el con­tra­rio, toda la socie­dad nava­rra reci­be y sopor­ta indig­na­da recor­tes pre­su­pues­ta­rios para adap­tar­se a esa nue­va divi­ni­dad del ajus­te del défi­cit, salud, ense­ñan­za polí­ti­cas socia­les, son los nue­vos ánge­les caí­dos, los con­de­na­dos al infierno.

No se pue­den desa­rro­llar y afian­zar pro­yec­tos de futu­ro esta­ble tan solo con la pala­bra y las decla­ra­cio­nes bien­in­ten­cio­na­das de dis­cur­sos soli­da­rios y vacíos de solu­cio­nes.

No se apues­ta por los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras en el paro arti­cu­lan­do pla­nes que han demos­tra­do su inefi­ca­cia y que lejos de resul­ta­dos y acier­tos sólo dan cober­tu­ra mediá­ti­ca a quien enmas­ca­ra su incom­pe­ten­cia.

Es hora que la Admi­nis­tra­ción nava­rra deje de mirar de sos­la­yo a la Saka­na, es el tiem­po de los com­pro­mi­sos y de la apues­ta ine­quí­vo­ca por una zona que ha demos­tra­do su capa­ci­dad y su poten­cia­li­dad.

La obli­ga­ción indis­cu­ti­ble del Eje­cu­ti­vo es lide­rar la rege­ne­ra­ción de los terri­to­rios más afec­ta­dos por la cri­sis, inde­pen­dien­te­men­te de la pro­ce­den­cia o el espec­tro ideo­ló­gi­co mayo­ri­ta­rio y, des­afor­tu­na­da­men­te, esta zona de Nava­rra es un ejem­plo para­dig­má­ti­co de ello.

La opción de com­pra defi­ni­ti­va y no tran­si­to­ria por par­te de Sode­na o la bús­que­da de uno o varios socios capi­ta­lis­tas, es una obli­ga­ción que se debe mar­car la con­se­je­ra a cor­to pla­zo. Estas posi­bi­li­da­des no se pue­den asen­tar ni afian­zar recor­tan­do el empleo o las con­di­cio­nes y dere­chos de los tra­ba­ja­do­res de la plan­ta.

La par­te social ya ha deja­do en el camino par­te de lo que duran­te años le ha cos­ta­do con­se­guir. Los hechos deben arro­par a las pala­bras y las preo­cu­pa­cio­nes se deben plas­mar en accio­nes.

La situa­ción coyun­tu­ral y estruc­tu­ral de la indus­tria en la Saka­na nece­si­ta una reac­ti­va­ción urgen­te, un pun­to de infle­xión que revier­ta la situa­ción a la baja sobre todo en el terreno indus­trial y en este sen­ti­do, el Gobierno de Nava­rra tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad urgen­te e inelu­di­ble.

Hay que crear los meca­nis­mos que faci­li­ten y favo­rez­can este cam­bio de timón y rum­bo, el Eje­cu­ti­vo y la con­se­je­ra no se pue­den escu­dar en lo que está estruc­tu­ra­do, hay más de 42.618 razo­nes que des­acre­di­tan los pla­nes anti­cri­sis, moder­na y empleo.

Es nece­sa­ria la cola­bo­ra­ción de todos los agen­tes polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y socia­les para que el pro­ble­ma que más preo­cu­pa a los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas nava­rras empie­ce a tener las herra­mien­tas y actua­cio­nes que, sin duda, mere­ce.

.* Biken­di Barea, Fer­nan­do Ibil­tzie­ta, Gara­zi Urres­ta­ra­zu, Par­la­men­ta­rios de Bil­du y alcal­de­sa de Altsa­su, res­pec­ti­va­men­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *