De cómo Occi­den­te ganó Libia – Pepe Esco­bar

El CNT ‑que ha esta­do ven­dien­do men­ti­ras, men­ti­ras y más men­ti­ras duran­te meses- jura que murió en un “fue­go cru­za­do”. Pue­de que fue­ra una tur­ba. Pue­de que fue­ra Moham­mad al-Bibi, que osten­ta­ba una gorra de base­ball de los Yan­kees de Nue­va York y quien posó para el mun­do ente­ro blan­dien­do la pis­to­la dora­da de Gada­fi, su bille­te qui­zá para reco­ger la con­si­de­ra­ble suma de 20 millo­nes de dóla­res ofre­ci­dos como botín por Gada­fi “vivo o muer­to”.

Todo resul­ta cada vez más curio­so si uno recuer­da que eso es exac­ta­men­te lo que la secre­ta­ria de esta­do de EEUU, Hillary Clin­ton, había anun­cia­do en su meteó­ri­ca visi­ta a Trí­po­li cua­ren­ta y ocho horas antes, que Gada­fi sería “cap­tu­ra­do o ase­si­na­do”. La Rei­na Hada satis­fi­zo los deseos de Clin­ton, que se ente­ró de los hechos obser­van­do la pan­ta­lla de una Black­Berry, y reac­cio­nan­do con el terre­mo­to semán­ti­co “¡GUAU!”. Para los gana­do­res, el botín. Todos ellos lo hicie­ron: la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN), el Pen­tá­gono y el CNT. En el momen­to en que una reso­lu­ción de las Nacio­nes Uni­das impo­nien­do una zona de exclu­sión aérea sobre Libia se con­vir­tió en un per­mi­so para cam­biar el régi­men, el plan A fue siem­pre cap­tu­rar­le y matar­le. Ase­si­na­to selec­ti­vo, esa es la polí­ti­ca ofi­cial de la admi­nis­tra­ción Oba­ma. No había plan B.

Deja que te pro­te­ja bom­bar­deán­do­te

En cuan­to a la R2P (”res­pon­sa­bi­li­dad para pro­te­ger” a los civi­les), cual­quier escép­ti­co debe­ría afe­rrar­se a la expli­ca­ción del secre­ta­rio gene­ral de la OTAN, Anders Fogh Ras­mus­sen: “La OTAN y nues­tros socios han pues­to en mar­cha con éxi­to un man­da­to his­tó­ri­co de las Nacio­nes Uni­das para pro­te­ger al pue­blo de Libia”. Cual­quie­ra que quie­ra revi­sar la pro­tec­ción de la OTAN a los civi­les sólo nece­si­ta sal­tar a una camio­ne­ta y lle­gar­se has­ta Sir­te, la nue­va Falu­ya.

Las reac­cio­nes han sido muy ins­truc­ti­vas. El buró­cra­ta del CNT Abdel Gho­ga se fue al Coli­seo del Impe­rio Romano y dijo: “Los revo­lu­cio­na­rios tie­nen la cabe­za del tirano”. El pre­si­den­te de EEUU Barack Oba­ma dijo que la muer­te de Gada­fi sig­ni­fi­ca que “esta­mos vien­do la for­ta­le­za del lide­raz­go esta­dou­ni­den­se por todo el mun­do”. Eso es como lo de “le aga­rra­mos”, todo lo que uno podía espe­rar, con­si­de­ran­do tam­bién que Washing­ton pagó no menos del 80% del cos­te de la ope­ra­ción de esos cepo­rros de la OTAN (alre­de­dor de 1.000 millo­nes de dóla­res, que los Ocu­pas de Wall Street harían bien en denun­ciar por­que ya podían haber­se dedi­ca­do a crear empleo en EEUU). Qué extra­ño decir aho­ra “lo hici­mos”, por­que la Casa Blan­ca dijo siem­pre que esto no era una gue­rra, que era algo “ciné­ti­co”. Y que ellos no iban a encar­gar­se.

Pare­ce que fue ese mayes­tá­ti­co estra­te­ga de la polí­ti­ca exte­rior, el vice­pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Jo Biden, quien resul­tó ser más des­car­na­da­men­te ins­truc­ti­vo que Oba­ma: “En este caso, EEUU ha gas­ta­do 2.000 millo­nes de dóla­res y no ha per­di­do ni una sola vida. Esta es una bue­na rece­ta sobre cómo tra­tar con el mun­do para avan­zar con más rapi­dez que lo hici­mos en el pasa­do”. Mun­do, ya estás adver­ti­do, así es como el impe­rio va a tra­tar­te a par­tir de aho­ra.

Sien­te de cer­ca mi tan huma­ni­ta­rio amor

Por tan­to, feli­ci­ta­cio­nes a la “comu­ni­dad inter­na­cio­nal”, que como todo el mun­do sabe se com­po­ne de Washing­ton, unos cuan­tos miem­bros inú­ti­les de la OTAN y los tan demo­crá­ti­cos cen­tros neu­rál­gi­cos del Gol­fo Pér­si­co como Qatar y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU). Esa comu­ni­dad, al menos, ado­ra los resul­ta­dos. La Unión Euro­pea (UE) salu­dó “el fin de una era de des­po­tis­mo”, cuan­do has­ta prác­ti­ca­men­te el jue­ves esta­ban aca­ri­cian­do el cas­que­te que coro­na­ba las túni­cas de Gada­fi y aho­ra están en un sin vivir fabri­can­do edi­to­ria­les sobre el rei­na­do de 42 años del “bufón”. Gada­fi habría sido sobre todo un hués­ped moles­to de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal en La Haya, por­que habría dis­fru­ta­do recor­dán­do­les a todos los besa­ma­nos, los cáli­dos abra­zos y los acuer­dos jugo­sos que Occi­den­te esta­ba men­di­gan­do cerrar des­pués de que fue­ra pro­mo­vi­do de “Perro Loco” (Ronald Reagan) a “nues­tro hijo de puta”. Tam­bién iba a delei­tar­se deta­llan­do todos los tur­bios ante­ce­den­tes de esos opor­tu­nis­tas que aho­ra inten­tan pasar por “revo­lu­cio­na­rios” y “demó­cra­tas”. En cuan­to a los con­cep­tos del dere­cho inter­na­cio­nal, yacen en una alcan­ta­ri­lla tan inmun­da como esa en la que se refu­gió Gada­fi. Al menos, el dic­ta­dor Sadam con­si­guió un reme­do de jui­cio ante un tri­bu­nal arbi­tra­rio e irre­gu­lar antes de reu­nir­se con el ver­du­go. Osa­ma bin Laden fue sen­ci­lla­men­te fini­qui­ta­do, esti­lo ase­si­na­to, tras una inva­sión terri­to­rial de Pakis­tán. A Gada­fi se lo car­ga­ron con una mez­cla de gue­rra aérea y ase­si­na­to. Los bui­tres del poder están con­ges­tio­nan­do los cie­los. Moham­med El Senu­si, que vive en Lon­dres, el here­de­ro del trono libio (el rey Idris fue derro­ca­do en 1969) está lis­to para pasar a pri­mer plano y ha deja­do bien cla­ro ya que “es un ser­vi­dor del pue­blo libio y que son ellos quie­nes deci­den lo que quie­ren”. Tra­duc­ción: Quie­ro el trono. Obvia­men­te es el can­di­da­to favo­ri­to de la con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria Casa de los Saud.

¿Y qué hay de todos esos burros de los think tank de Washing­ton far­fu­llan­do que este ha sido como el “momen­to Ceau­ses­cu” de la Pri­ma­ve­ra Ára­be? Si tan solo el dic­ta­dor rumano hubie­ra mejo­ra­do los nive­les de vida de su país ‑en tér­mi­nos de sani­dad gra­tui­ta, edu­ca­ción gra­tui­ta, incen­ti­vos para los recién casa­dos, etc.- en una frac­ción de lo que Gada­fi hizo en Libia… Más el hecho de que Nico­lae Ceau­ses­cu no fue depues­to con un bom­bar­deo “huma­ni­ta­rio” de la OTAN. Solo un idio­ta podía haber­se tra­ga­do la pro­pa­gan­da de las más de 40.000 bom­bas “huma­ni­ta­rias” de la OTAN que han devas­ta­do la infra­es­truc­tu­ra de Libia has­ta devol­ver­la a la Edad de la Pie­dra (Con­mo­ción y Pavor a cáma­ra len­ta). Esto nun­ca tuvo nada que ver con la R2P, el inmi­se­ri­cor­de bom­bar­deo de civi­les en Sir­te así lo demues­tra.

Como los cua­tro miem­bros impor­tan­tes del BRIC sabían inclu­so antes de que se vota­ra la Reso­lu­ción 1973 de la ONU, iba de que la OTAN con­tro­la­ra el Medi­te­rrá­neo como si fue­ra su lago, iba de la gue­rra del AFRICOM con­tra Chi­na y de levan­tar una base estra­té­gi­ca cla­ve, iba de los fran­ce­ses y los bri­tá­ni­cos con­si­guien­do jugo­sos con­tra­tos para explo­tar los recur­sos natu­ra­les de Libia en su bene­fi­cio, iba de Occi­den­te ajus­tan­do la narra­ti­va de la Pri­ma­ve­ra Ára­be des­pués de que les hubie­ran pilla­do des­pre­ve­ni­dos en Túnez y en Egip­to.

Escu­chen los bru­ta­les que­ji­dos

Bien­ve­ni­dos a la nue­va Libia, don­de into­le­ran­tes mili­cias isla­mis­tas con­ver­ti­rán las vidas de las muje­res libias en un infierno vivien­te. Cien­tos de miles de afri­ca­nos sub­saha­ria­nos ‑todos los que no hayan podi­do esca­par- serán per­se­gui­dos sin pie­dad. Se saquea­rá toda la rique­za natu­ral del país. Toda la colec­ción de misi­les anti­aé­reos de los que se han apro­pia­do los isla­mis­tas será una razón suma­men­te con­vin­cen­te para la “gue­rra con­tra el terror” en el nor­te de Áfri­ca se eter­ni­ce. Habrá san­gre, san­gre fru­to de gue­rra civil, por­que Tri­po­li­ta­nia se nega­rá a que­dar­se sub­de­sa­rro­lla­da como se que­dó Cire­nai­ca.
En cuan­to a todos los dic­ta­do­res que que­dan por todas par­tes, ya pue­den con­se­guir­se una póli­za de segu­ro de vida de la OTAN S.A.; Hos­ni Muba­rak de Egip­to, Zine al-Abi­di­ne Ben Ali de Túnez y Ali Abdu­llah Saleh del Yemen fue­ron lo sufi­cien­te­men­te lis­tos como para agen­ciár­se­la. Todos sabe­mos que nun­ca habrá R2P para libe­rar a los tibe­ta­nos o los uygu­res, ni al pue­blo del GULAG mons­truo­so que es Myam­mar, o al pue­blo de Uzbe­kis­tán, o a los kur­dos en Tur­quía, o a los pas­tu­nes a ambos lados de la impe­rial­men­te tra­za­da Línea Durand.

Sabe­mos tam­bién que cam­biar a un mun­do en el que poda­mos creer será el día en que la OTAN haga res­pe­tar una zona de exclu­sión aérea sobre Ara­bia Sau­dí para pro­te­ger a los chiíes en la pro­vin­cia orien­tal, con el Pen­tá­gono lan­zan­do una alfom­bra de Hell­fi­re sobre esos miles de medie­va­les y corrup­tos prín­ci­pes de la Casa de los Saud.

No habrá tal. Mien­tras tan­to, es el modo habi­tual de aca­bar de Occi­den­te, con un gol­pe vio­len­to de la OTAN y mil bru­ta­les e ile­ga­les que­ji­dos. ¿Asquea­dos aca­so? Con­si­gan una más­ca­ra a lo Guy Faw­kes y armen la de Dios es Cris­to.

.* Tra­du­ci­do por Sin­fo Fer­nán­dez

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *