De cómo Occi­den­te ganó Libia – Pepe Escobar

El CNT ‑que ha esta­do ven­dien­do men­ti­ras, men­ti­ras y más men­ti­ras duran­te meses- jura que murió en un “fue­go cru­za­do”. Pue­de que fue­ra una tur­ba. Pue­de que fue­ra Moham­mad al-Bibi, que osten­ta­ba una gorra de base­ball de los Yan­kees de Nue­va York y quien posó para el mun­do ente­ro blan­dien­do la pis­to­la dora­da de Gada­fi, su bille­te qui­zá para reco­ger la con­si­de­ra­ble suma de 20 millo­nes de dóla­res ofre­ci­dos como botín por Gada­fi “vivo o muerto”.

Todo resul­ta cada vez más curio­so si uno recuer­da que eso es exac­ta­men­te lo que la secre­ta­ria de esta­do de EEUU, Hillary Clin­ton, había anun­cia­do en su meteó­ri­ca visi­ta a Trí­po­li cua­ren­ta y ocho horas antes, que Gada­fi sería “cap­tu­ra­do o ase­si­na­do”. La Rei­na Hada satis­fi­zo los deseos de Clin­ton, que se ente­ró de los hechos obser­van­do la pan­ta­lla de una Black­Berry, y reac­cio­nan­do con el terre­mo­to semán­ti­co “¡GUAU!”. Para los gana­do­res, el botín. Todos ellos lo hicie­ron: la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN), el Pen­tá­gono y el CNT. En el momen­to en que una reso­lu­ción de las Nacio­nes Uni­das impo­nien­do una zona de exclu­sión aérea sobre Libia se con­vir­tió en un per­mi­so para cam­biar el régi­men, el plan A fue siem­pre cap­tu­rar­le y matar­le. Ase­si­na­to selec­ti­vo, esa es la polí­ti­ca ofi­cial de la admi­nis­tra­ción Oba­ma. No había plan B.

Deja que te pro­te­ja bombardeándote

En cuan­to a la R2P (”res­pon­sa­bi­li­dad para pro­te­ger” a los civi­les), cual­quier escép­ti­co debe­ría afe­rrar­se a la expli­ca­ción del secre­ta­rio gene­ral de la OTAN, Anders Fogh Ras­mus­sen: “La OTAN y nues­tros socios han pues­to en mar­cha con éxi­to un man­da­to his­tó­ri­co de las Nacio­nes Uni­das para pro­te­ger al pue­blo de Libia”. Cual­quie­ra que quie­ra revi­sar la pro­tec­ción de la OTAN a los civi­les sólo nece­si­ta sal­tar a una camio­ne­ta y lle­gar­se has­ta Sir­te, la nue­va Faluya.

Las reac­cio­nes han sido muy ins­truc­ti­vas. El buró­cra­ta del CNT Abdel Gho­ga se fue al Coli­seo del Impe­rio Romano y dijo: “Los revo­lu­cio­na­rios tie­nen la cabe­za del tirano”. El pre­si­den­te de EEUU Barack Oba­ma dijo que la muer­te de Gada­fi sig­ni­fi­ca que “esta­mos vien­do la for­ta­le­za del lide­raz­go esta­dou­ni­den­se por todo el mun­do”. Eso es como lo de “le aga­rra­mos”, todo lo que uno podía espe­rar, con­si­de­ran­do tam­bién que Washing­ton pagó no menos del 80% del cos­te de la ope­ra­ción de esos cepo­rros de la OTAN (alre­de­dor de 1.000 millo­nes de dóla­res, que los Ocu­pas de Wall Street harían bien en denun­ciar por­que ya podían haber­se dedi­ca­do a crear empleo en EEUU). Qué extra­ño decir aho­ra “lo hici­mos”, por­que la Casa Blan­ca dijo siem­pre que esto no era una gue­rra, que era algo “ciné­ti­co”. Y que ellos no iban a encargarse.

Pare­ce que fue ese mayes­tá­ti­co estra­te­ga de la polí­ti­ca exte­rior, el vice­pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Jo Biden, quien resul­tó ser más des­car­na­da­men­te ins­truc­ti­vo que Oba­ma: “En este caso, EEUU ha gas­ta­do 2.000 millo­nes de dóla­res y no ha per­di­do ni una sola vida. Esta es una bue­na rece­ta sobre cómo tra­tar con el mun­do para avan­zar con más rapi­dez que lo hici­mos en el pasa­do”. Mun­do, ya estás adver­ti­do, así es como el impe­rio va a tra­tar­te a par­tir de ahora.

Sien­te de cer­ca mi tan huma­ni­ta­rio amor

Por tan­to, feli­ci­ta­cio­nes a la “comu­ni­dad inter­na­cio­nal”, que como todo el mun­do sabe se com­po­ne de Washing­ton, unos cuan­tos miem­bros inú­ti­les de la OTAN y los tan demo­crá­ti­cos cen­tros neu­rál­gi­cos del Gol­fo Pér­si­co como Qatar y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU). Esa comu­ni­dad, al menos, ado­ra los resul­ta­dos. La Unión Euro­pea (UE) salu­dó “el fin de una era de des­po­tis­mo”, cuan­do has­ta prác­ti­ca­men­te el jue­ves esta­ban aca­ri­cian­do el cas­que­te que coro­na­ba las túni­cas de Gada­fi y aho­ra están en un sin vivir fabri­can­do edi­to­ria­les sobre el rei­na­do de 42 años del “bufón”. Gada­fi habría sido sobre todo un hués­ped moles­to de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal en La Haya, por­que habría dis­fru­ta­do recor­dán­do­les a todos los besa­ma­nos, los cáli­dos abra­zos y los acuer­dos jugo­sos que Occi­den­te esta­ba men­di­gan­do cerrar des­pués de que fue­ra pro­mo­vi­do de “Perro Loco” (Ronald Reagan) a “nues­tro hijo de puta”. Tam­bién iba a delei­tar­se deta­llan­do todos los tur­bios ante­ce­den­tes de esos opor­tu­nis­tas que aho­ra inten­tan pasar por “revo­lu­cio­na­rios” y “demó­cra­tas”. En cuan­to a los con­cep­tos del dere­cho inter­na­cio­nal, yacen en una alcan­ta­ri­lla tan inmun­da como esa en la que se refu­gió Gada­fi. Al menos, el dic­ta­dor Sadam con­si­guió un reme­do de jui­cio ante un tri­bu­nal arbi­tra­rio e irre­gu­lar antes de reu­nir­se con el ver­du­go. Osa­ma bin Laden fue sen­ci­lla­men­te fini­qui­ta­do, esti­lo ase­si­na­to, tras una inva­sión terri­to­rial de Pakis­tán. A Gada­fi se lo car­ga­ron con una mez­cla de gue­rra aérea y ase­si­na­to. Los bui­tres del poder están con­ges­tio­nan­do los cie­los. Moham­med El Senu­si, que vive en Lon­dres, el here­de­ro del trono libio (el rey Idris fue derro­ca­do en 1969) está lis­to para pasar a pri­mer plano y ha deja­do bien cla­ro ya que “es un ser­vi­dor del pue­blo libio y que son ellos quie­nes deci­den lo que quie­ren”. Tra­duc­ción: Quie­ro el trono. Obvia­men­te es el can­di­da­to favo­ri­to de la con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria Casa de los Saud.

¿Y qué hay de todos esos burros de los think tank de Washing­ton far­fu­llan­do que este ha sido como el “momen­to Ceau­ses­cu” de la Pri­ma­ve­ra Ára­be? Si tan solo el dic­ta­dor rumano hubie­ra mejo­ra­do los nive­les de vida de su país ‑en tér­mi­nos de sani­dad gra­tui­ta, edu­ca­ción gra­tui­ta, incen­ti­vos para los recién casa­dos, etc.- en una frac­ción de lo que Gada­fi hizo en Libia… Más el hecho de que Nico­lae Ceau­ses­cu no fue depues­to con un bom­bar­deo “huma­ni­ta­rio” de la OTAN. Solo un idio­ta podía haber­se tra­ga­do la pro­pa­gan­da de las más de 40.000 bom­bas “huma­ni­ta­rias” de la OTAN que han devas­ta­do la infra­es­truc­tu­ra de Libia has­ta devol­ver­la a la Edad de la Pie­dra (Con­mo­ción y Pavor a cáma­ra len­ta). Esto nun­ca tuvo nada que ver con la R2P, el inmi­se­ri­cor­de bom­bar­deo de civi­les en Sir­te así lo demuestra.

Como los cua­tro miem­bros impor­tan­tes del BRIC sabían inclu­so antes de que se vota­ra la Reso­lu­ción 1973 de la ONU, iba de que la OTAN con­tro­la­ra el Medi­te­rrá­neo como si fue­ra su lago, iba de la gue­rra del AFRICOM con­tra Chi­na y de levan­tar una base estra­té­gi­ca cla­ve, iba de los fran­ce­ses y los bri­tá­ni­cos con­si­guien­do jugo­sos con­tra­tos para explo­tar los recur­sos natu­ra­les de Libia en su bene­fi­cio, iba de Occi­den­te ajus­tan­do la narra­ti­va de la Pri­ma­ve­ra Ára­be des­pués de que les hubie­ran pilla­do des­pre­ve­ni­dos en Túnez y en Egipto.

Escu­chen los bru­ta­les quejidos

Bien­ve­ni­dos a la nue­va Libia, don­de into­le­ran­tes mili­cias isla­mis­tas con­ver­ti­rán las vidas de las muje­res libias en un infierno vivien­te. Cien­tos de miles de afri­ca­nos sub­saha­ria­nos ‑todos los que no hayan podi­do esca­par- serán per­se­gui­dos sin pie­dad. Se saquea­rá toda la rique­za natu­ral del país. Toda la colec­ción de misi­les anti­aé­reos de los que se han apro­pia­do los isla­mis­tas será una razón suma­men­te con­vin­cen­te para la “gue­rra con­tra el terror” en el nor­te de Áfri­ca se eter­ni­ce. Habrá san­gre, san­gre fru­to de gue­rra civil, por­que Tri­po­li­ta­nia se nega­rá a que­dar­se sub­de­sa­rro­lla­da como se que­dó Cirenaica.
En cuan­to a todos los dic­ta­do­res que que­dan por todas par­tes, ya pue­den con­se­guir­se una póli­za de segu­ro de vida de la OTAN S.A.; Hos­ni Muba­rak de Egip­to, Zine al-Abi­di­ne Ben Ali de Túnez y Ali Abdu­llah Saleh del Yemen fue­ron lo sufi­cien­te­men­te lis­tos como para agen­ciár­se­la. Todos sabe­mos que nun­ca habrá R2P para libe­rar a los tibe­ta­nos o los uygu­res, ni al pue­blo del GULAG mons­truo­so que es Myam­mar, o al pue­blo de Uzbe­kis­tán, o a los kur­dos en Tur­quía, o a los pas­tu­nes a ambos lados de la impe­rial­men­te tra­za­da Línea Durand.

Sabe­mos tam­bién que cam­biar a un mun­do en el que poda­mos creer será el día en que la OTAN haga res­pe­tar una zona de exclu­sión aérea sobre Ara­bia Sau­dí para pro­te­ger a los chiíes en la pro­vin­cia orien­tal, con el Pen­tá­gono lan­zan­do una alfom­bra de Hell­fi­re sobre esos miles de medie­va­les y corrup­tos prín­ci­pes de la Casa de los Saud.

No habrá tal. Mien­tras tan­to, es el modo habi­tual de aca­bar de Occi­den­te, con un gol­pe vio­len­to de la OTAN y mil bru­ta­les e ile­ga­les que­ji­dos. ¿Asquea­dos aca­so? Con­si­gan una más­ca­ra a lo Guy Faw­kes y armen la de Dios es Cristo.

.* Tra­du­ci­do por Sin­fo Fernández

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.