Vio­len­cia de Esta­do – Agus­tin Gorbea

Lo que voy a expo­ner es muy bási­co, pero sien­to la nece­si­dad de expre­sar­lo. Muchas per­so­nas en este pue­blo hemos cono­ci­do, des­de que tene­mos uso de razón, la vio­len­cia. Sin duda, hemos cono­ci­do la vio­len­cia mucho antes de la apa­ri­ción de ETA. El Esta­do espa­ñol ha ejer­ci­do la vio­len­cia como for­ma de domi­na­ción al menos des­de 1512, cuan­do las hor­das espa­ño­las a sable y fue­go arre­ba­ta­ron el rei­na­do de Nafa­rroa. El lla­ma­do alza­mien­to nacio­nal fran­quis­ta fue otra expe­rien­cia de vio­len­cia de esta­do, con varios miles de muer­tos, muchos en las cune­tas y otras y otros en los cam­pos de con­cen­tra­ción; otros en bom­bar­dea­dos indis­cri­mi­na­dos con­tra la pobla­ción civil, Ger­ni­ka, Duran­go… ; otros y otras con el tiro en la nuca, etc. Yo estoy con­ven­ci­do de que es su for­ma de hacer, que no lo pue­den hacer de otra for­ma, que lo lle­van en los genes.

Estas es posi­ble que hayan sido las expe­rien­cias más vio­len­tas, pero no las úni­cas. El Esta­do espa­ñol se ha sig­ni­fi­ca­do por la nece­si­dad de ejer­cer la vio­len­cia para impo­ner la domi­na­ción tan­to social, como nacio­nal en este pueblo.

Los tra­ba­ja­do­res de la cuen­ca mine­ra viz­cai­na lo expe­ri­men­ta­ron a pri­me­ros del pasa­do siglo, y el 3 de mar­zo, en Gas­teiz, es otro refe­ren­te de ejer­ci­cio de vio­len­cia esta­tal con­tra la movi­li­za­ción social.

Pero vol­vien­do a la domi­na­ción nacio­nal, el fran­quis­mo fue una eta­pa des­ta­ca­da en la nece­si­dad del ejer­ci­cio de la repre­sión o vio­len­cia esta­tal. El ejer­ci­cio de la tor­tu­ra y la cár­cel como fór­mu­las de ame­dren­tar a toda aque­lla per­so­na que pusie­ra en cues­tión los prin­ci­pios del «movi­mien­to nacio­nal fran­quis­ta», y la inte­gri­dad del esta­do, fue­ron sus máximas.

En el perio­do lla­ma­do demo­crá­ti­co hemos asis­ti­do des­de el comien­zo a la impo­si­ción de la divi­sión terri­to­rial de Hego Eus­kal Herria; Nafa­rroa por un lado, y las lla­ma­das por el fran­quis­mo, pro­vin­cias Vas­con­ga­das, por otro. Hemos asis­ti­do a «luchas de lin­cha­mien­to con­tra la disi­den­cia polí­ti­ca, lin­cha­mien­to arma­do con­sen­ti­do e impul­sa­do por el gobierno de turno». Hemos asis­ti­do al man­te­ni­mien­to de la tor­tu­ra, al cas­ti­go aña­di­do a los fami­lia­res del colec­ti­vo de pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas. Hemos asis­ti­do a la ile­ga­li­za­ción de for­ma­cio­nes polí­ti­cas, al cie­rre de medios de comu­ni­ca­ción, al encar­ce­la­mien­to de jóve­nes y per­so­nas no tan jóve­nes que han par­ti­ci­pa­do en los movi­mien­tos socia­les o polí­ti­cos de este pue­blo. Has­ta se han atre­vi­do a encar­ce­lar a quie­nes han sido pro­mo­to­res del final de la acti­vi­dad arma­da de ETA.

A todos ellos un fuer­te abra­zo y una pro­me­sa de no des­can­so has­ta que estéis en casa.

Todo ello lo han lle­va­do ade­lan­te con la excu­sa de la acti­vi­dad arma­da de ETA.

Esa excu­sa se les ha aca­ba­do, pero hay que resal­tar que la han uti­li­za­do frau­du­len­ta­men­te, es decir, como si ella hubie­ra sido la úni­ca expre­sión vio­len­ta en este pueblo.

Como mili­tan­te de la izquier­da aber­tza­le he par­ti­ci­pa­do en el pro­ce­so que ha posi­bi­li­ta­do la situa­ción actual, pero he sen­ti­do la nece­si­dad de escri­bir este artícu­lo cuan­do he vis­to las imá­ge­nes de la reti­ra­da de la pan­car­ta de la Dipu­tación de Biz­kaia don­de, según la infor­ma­ción reci­bi­da, lle­va­ba 14 años expues­ta la pan­car­ta decía «Bakea behar dugu».

En este momen­to lo que yo creo nece­sa­rio para que nadie ter­gi­ver­se la reali­dad his­tó­ri­ca, es que en todos los ayun­ta­mien­tos y dipu­tacio­nes de Eus­kal Herria, o al menos, en los que ten­ga­mos posi­bi­li­dad de hacer­lo, colo­que­mos una pan­car­ta ofi­cial en la que pon­ga «Egiaz­ko bakea behar dugu»; «Eus­kal Herriak erres­pe­tua eta kon­pon­bi­dea behar du»; «Inola­ko Bio­len­tzia­rik Ez». Yo entien­do que, en estos momen­tos, estos son los obje­ti­vos de la socie­dad vasca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *