Entre­vis­ta a Cami­la Valle­jo

La diri­gen­te de la Con­fech sos­tu­vo que las deman­das estu­dian­ti­les en Chi­le no sur­gie­ron de mane­ra espon­tá­nea, sino que obe­de­cen a «un pro­ce­so lar­go basa­do en un aná­li­sis pro­fun­do de lo que suce­de en Chi­le, de la injus­ti­cia», y ase­gu­ró que aho­ra «hay que mirar enfren­te y cons­truir una alter­na­ti­va para el país». Tam­bién mani­fes­tó su deseo de «pro­yec­tar polí­ti­ca­men­te este movi­mien­to, por­que por pri­me­ra vez, una deman­da sec­to­rial pasó a ser un movi­mien­to social que inclu­ye a muchos sec­to­res».

Des­pués de cer­ca de seis meses de pro­tes­tas, el movi­mien­to estu­dian­til, que deman­da una edu­ca­ción públi­ca gra­tui­ta, sigue mar­can­do la agen­da polí­ti­ca del país. Este mar­tes se ini­cia un nue­vo paro de 48 horas.

Estu­dian­tes, pro­fe­so­res, ambien­ta­lis­tas y la Cen­tral Uni­ta­ria de Tra­ba­ja­do­res, uno de los prin­ci­pa­les sin­di­ca­tos chi­le­nos, secun­dan la pro­tes­ta, que ten­drá su acto prin­ci­pal en las mani­fes­ta­cio­nes con­vo­ca­das para el miér­co­les por la tar­de.

En vís­pe­ras de estas jor­na­das de movi­li­za­ción, BBC Mun­do habló en París con Cami­la Valle­jo, pre­si­den­ta de la Fede­ra­ción de Estu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Chi­le y una de las caras visi­bles del movi­mien­to.

Valle­jo, de 22 años y estu­dian­te de Geo­gra­fía, se encuen­tra en Euro­pa jun­to a otros tres repre­sen­tan­tes estu­dian­ti­les chi­le­nos des­de el vier­nes para expo­ner sus deman­das e inten­tar “inter­na­cio­na­li­zar” el movi­mien­to.

- Via­ja­ron a Euro­pa para reu­nir­se con ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les e inte­lec­tua­les. ¿De los con­se­jos que les han dado los inte­lec­tua­les, cuál es el que más le ha gus­ta­do?

El filó­so­fo Edgard Morin nos dio con­fian­za. Nos dijo que la edu­ca­ción supe­rior no pue­de estar lega­da al mer­ca­do, sino que tie­ne que garan­ti­zar­se una edu­ca­ción públi­ca por­que los paí­ses la nece­si­tan para su desa­rro­llo.

Y Stépha­ne Hes­sel (el autor del libro “¡Indig­naos!”) nos empu­jó a for­ta­le­cer las comu­ni­ca­cio­nes y la ins­ta­la­ción de nues­tras ideas a nivel mun­dial, a difun­dir nues­tras pro­pues­tas por todos los medios.

- Hablan­do de Stépha­ne Hes­sel ¿cree que el movi­mien­to estu­dian­til chi­leno entron­ca de algu­na mane­ra con los movi­mien­tos socia­les como los indig­na­dos y Occupy Wall Street?

El movi­mien­to estu­dian­til chi­leno no par­te de los indig­na­dos. No es un movi­mien­to espon­tá­neo, sino un pro­ce­so lar­go basa­do en un aná­li­sis pro­fun­do de lo que suce­de en Chi­le, de la injus­ti­cia.

Enten­de­mos la lucha de los indig­na­dos, pero en Chi­le pasa­mos la eta­pa del des­con­ten­to. Aho­ra, hay que mirar enfren­te y cons­truir una alter­na­ti­va para el país.

- Tenien­do en cuen­ta que ya exis­ten pro­tes­tas estu­dian­ti­les en otros paí­ses ¿cómo cree que se pue­de inter­na­cio­na­li­zar el movi­mien­to?

Los dife­ren­tes movi­mien­tos – en Chi­le, Colom­bia, Bra­sil, Fran­cia, Espa­ña – no sur­gen por copia, sino que tie­nen par­ti­cu­la­ri­da­des.

Pero se visua­li­zan como un todo. Es la lucha de quie­nes han des­per­ta­do para cons­truir un mode­lo de socie­dad dis­tin­to a nivel nacio­nal e inter­na­cio­nal. Exis­te una cohe­ren­cia, que es una resis­ten­cia a un mode­lo pri­va­ti­za­dor o un avan­ce hacia la con­quis­ta de este dere­cho.

En Fran­cia, nos reuni­mos con la UNEF (Unión Nacio­nal de los Estu­dian­tes de Fran­cia). Nos die­ron cuen­ta de la con­cien­ti­za­ción que están hacien­do para resis­tir la pri­va­ti­za­ción encu­bier­ta que está gene­ran­do el gobierno. Esta­mos en dis­tin­tos pro­ce­sos, pero tene­mos los mis­mos obje­ti­vos, y exis­ten lazos de soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal entre la juven­tud.

¿Qué mode­lo edu­ca­ti­vo con­tem­pla para Chi­le?

Nin­gún estu­dian­te ha que­ri­do copiar nada. Chi­le pien­sa en un mode­lo pro­pio, que per­mi­ta la inte­gra­ción de todos y que sea gra­tui­to. Que­re­mos una edu­ca­ción que pue­da trans­for­mar la socie­dad y de la que sal­gan pro­fe­sio­na­les capa­ces de cons­truir la demo­cra­cia.

¿Cómo ve el futu­ro del movi­mien­to estu­dian­til?

El movi­mien­to estu­dian­til se deba­te en una coyun­tu­ra deter­mi­nan­te, des­pués de cin­co meses de movi­li­za­ción. Hay que pen­sar en cómo avan­zar de for­ma tác­ti­ca para que siga.

Hoy en día, está roto el diá­lo­go con el gobierno. Va a tra­ba­jar las refor­mas de las de becas estu­dian­ti­les y nos está exclu­yen­do de esta dis­cu­sión, que quie­re pasar al Par­la­men­to.

Así que, por más que no con­fie­mos en el Par­la­men­to, vamos a tener que hacer un tra­ba­jo hacia ellos. Que­re­mos que no legis­le la ley de pre­su­pues­to de la nación mien­tras no hayan pro­yec­tos de ley que sean de mutuo acuer­do con los estu­dian­tes en mate­ria edu­ca­cio­nal.

¿No pien­sa que su pro­ta­go­nis­mo va en detri­men­to del movi­mien­to estu­dian­til en su con­jun­to?

La per­so­ni­fi­ca­ción del movi­mien­to se debe a los polí­ti­cos y los medios de comu­ni­ca­ción. Es una estra­te­gia que se uti­li­za muy fre­cuen­te­men­te con los que se levan­tan con rei­vin­di­ca­cio­nes socia­les. En Chi­le se apli­ca mucho, y creo que en otros paí­ses del mun­do tam­bién.

En Cuba se habla de cas­tris­mo, en Vene­zue­la de cha­vis­mo. Todo se per­so­ni­fi­ca con los supues­tos líde­res, y no se ve que es un pro­ce­so com­par­ti­do por mayo­ría. En el fon­do se les tra­ta de des­truir para de paso derri­bar al movi­mien­to.

Así hemos esta­do como más vul­ne­ra­bles. Me han acu­sa­do de estar mani­pu­la­da por el par­ti­do comu­nis­ta, de cobrar por las entre­vis­tas que doy. Me han dicho que estoy lucran­do con todo esto.

Está a pun­to de titu­lar­se. ¿Pien­sa seguir con el movi­mien­to a pesar de ello?

En tema estu­dian­til, voy a seguir par­ti­ci­pan­do, depen­dien­do de las pró­xi­mas elec­cio­nes de la FECh. Vamos a estar cons­tru­yen­do, con todos mis com­pa­ñe­ros que no son cara visi­ble. Y que­re­mos pro­yec­tar polí­ti­ca­men­te este movi­mien­to, por­que por pri­me­ra vez, una deman­da sec­to­rial pasó a ser un movi­mien­to social que inclu­ye a muchos sec­to­res.

¿Pien­sa en una carre­ra polí­ti­ca?
Yo soy mili­tan­te, estoy dis­pues­ta a poner­me a dis­po­si­ción de las nece­si­da­des de cons­truc­ción que ten­ga tan­to este movi­mien­to, como otro.

En el ámbi­to de las pró­xi­mas elec­cio­nes, creo que no es algo par­ti­cu­lar mío, sino que los jóve­nes tie­nen que ins­cri­bir­se en los regis­tros elec­to­ra­les como can­di­da­tos a con­ce­jal. Que vayan a dispu­tar los muni­ci­pios a la dere­cha, o a quie­nes no están de acuer­do con res­pon­der a nues­tros plan­tea­mien­tos que son jus­tos.
Aho­ra los jóve­nes se están intere­san­do en la polí­ti­ca, y tie­nen que asu­mir esta res­pon­sa­bi­li­dad. Tene­mos que hacer­nos car­go y lle­var un pro­yec­to cons­trui­do par­ti­ci­pa­ti­va­men­te. Y por eso tene­mos que tener voca­ción de poder, pero en el buen sen­ti­do de la pala­bra.

http://​comu​nis​tas​.super​fo​ro​.net/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *