El lin­cha­mien­to y mag­ni­ci­dio de Gada­fi, la estra­te­gia impe­ria­lis­ta en Áfri­ca y Orien­te Medio y nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des anti­im­pe­ria­lis­tas – Red Roja

El 20 de octu­bre, tras más de medio año de devas­ta­ción y agre­sión mili­tar impe­ria­lis­ta, enmas­ca­ra­da en occi­den­te con pro­pa­gan­da béli­ca de todo tipo, la OTAN ata­có un con­voy en el que mar­cha­ban Mua­mar el Gada­fi, Abu-Bakr Yunis Jabr (minis­tro de defen­sa de la Jamahi­ri­ya) y Mutas­sim al-Gada­fi entre otros. Des­pués, coman­dos mer­ce­na­rios occi­den­ta­les jun­to con sus alia­dos, los lla­ma­dos “rebel­des libios”, ata­ca­ron el con­voy para ase­si­nar a los líde­res libios y a sus defen­so­res super­vi­vien­tes (en replie­gue y atur­di­dos). Para­le­la­men­te fue ase­si­na­do en su casa el líder de la tri­bu War­fa­la (la más gran­de del país) Sheikh Ali al-Ahwal, un anciano de 80 años.

El impe­ria­lis­mo, ha pro­mo­vi­do y par­ti­ci­pa­do en gol­pes de Esta­do, ase­si­na­tos e inten­tos de ase­si­na­to de quie­nes se opo­nían a sus intere­ses cen­te­na­res de veces a lo lar­go de su san­grien­ta his­to­ria. Pero nun­ca antes, ante los ojos del mun­do se ha con­su­ma­do el lin­cha­mien­to y ase­si­na­to de un Jefe de Esta­do eje­cu­ta­do direc­ta­men­te por el impe­ria­lis­mo euro-esta­dou­ni­den­se, apo­ya­do por sica­rios loca­les y aplau­di­do por los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, por no hablar de su sádi­ca expo­si­ción duran­te días en la cáma­ra fri­go­rí­fi­ca de un mer­ca­do públi­co. Es una esca­la­da sin pre­ce­den­tes en el que­bran­ta­mien­to del Dere­cho Inter­na­cio­nal – que debe­ría ser eli­mi­na­do, por obso­le­to, de los pla­nes de estu­dio – y de las más anti­guas leyes de la gue­rra.

El penúl­ti­mo epi­so­dio de la subor­di­na­ción de la ONU a la OTAN ha sido el paté­ti­co des­tino de la Reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad que auto­ri­za­ba a esta últi­ma a inter­ve­nir exclu­si­va­men­te para impo­ner una “zona de exclu­sión aérea”. La jus­ti­fi­ca­ción era impe­dir bom­bar­deos sobre la pobla­ción civil que nun­ca se docu­men­ta­ron. La reali­dad han sido 7 meses de agre­sión y bom­bar­deo impe­ria­lis­ta con­tra el pue­blo libio, que pasa­rán a la his­to­ria, al igual que las agre­sio­nes con­tra Iraq o Afga­nis­tán, como una nue­va gue­rra colo­nial pro­mo­vi­da por el capi­tal mono­po­lis­ta en su pug­na por el con­trol de los recur­sos ener­gé­ti­cos del pla­ne­ta y el (re)establecimiento de sus hege­mo­nías geo­es­tra­té­gi­cas.

Detrás de la devas­ta­ción de Libia y el ase­si­na­to de Gada­fi hay que iden­ti­fi­car tam­bién el obje­ti­vo de des­es­truc­tu­rar las volun­ta­des anti­im­pe­ria­lis­tas en África(particularmente la de la Unión Afri­ca­na) que, aún atra­ve­sa­das por impor­tan­tes con­tra­dic­cio­nes, cons­truían alian­zas capa­ces de nutrir una “segun­da inde­pen­den­cia”. La nega­ti­va de todos los paí­ses afri­ca­nos a que EE.UU. ins­ta­la­ra en alguno de ellos su Coman­do Afri­cano (AFRICOM) y que le ha hecho arros­trar la ver­güen­za de que su sede esté ins­ta­la­da en Stutt­gart (Ale­ma­nia), ha teni­do mucho que ver con el lide­raz­go libio en la zona, sin olvi­dar la inten­ción por par­te de Gada­fi de crear una nue­va divi­sa inde­pen­dien­te del dólar y el euro (el dinar oro) o sus posi­cio­na­mien­tos en favor de una inte­gra­ción eco­nó­mi­ca de los paí­ses afri­ca­nos.

Cier­ta­men­te, la agre­sión con­tra Libia se cons­ti­tu­ye por ello en un esla­bón más de la agre­sión con­tra todo lo que supon­ga anti­co­lo­nia­lis­mo his­tó­ri­co y res­pon­de a la mis­ma pre­ten­sión del sis­te­ma capi­ta­lis­ta e impe­ria­lis­ta mun­dial de recu­pe­rar el terreno per­di­do en la con­fron­ta­ción con el Movi­mien­to Anti­co­lo­nial desa­rro­lla­do en el siglo XX e impul­sa­do por la exis­ten­cia de un cam­po socia­lis­ta fuer­te. Así lo han vis­to des­de el prin­ci­pio Vene­zue­la y Cuba, y, en gene­ral, todos los paí­ses que pre­ten­den un desa­rro­llo inde­pen­dien­te de los dic­ta­dos impe­ria­les.

Libia, un esla­bón más en la estra­te­gia neo­co­lo­nial en Orien­te Medio.

Des­de 1991, fecha del pri­mer ata­que mili­tar a Iraq y sobre todo des­de su inva­sión en 2003, exis­ten datos feha­cien­tes de la exis­ten­cia de una estra­te­gia impe­ria­lis­ta en la región por par­te del Impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se y con la cola­bo­ra­ción de la Unión Euro­pea e Israel, cono­ci­da como “reor­de­na­ción del Gran Orien­te Medio”. Esta estra­te­gia dise­ña­da por los “neo­cons” esta­dou­ni­den­ses res­pon­de fun­da­men­tal­men­te a la nece­si­dad de con­so­li­dar la hege­mo­nía impe­rial yan­qui, ame­na­za­da inclu­so por la exa­cer­ba­ción de las con­tra­dic­cio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas occi­den­ta­les tras la Gue­rra Fría; para ello, si es pre­ci­so, sumien­do a las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les en una des­es­ta­bi­li­za­ción per­ma­nen­te. Bas­ta con recor­dar las decla­ra­cio­nes del gene­ral Wes­ley Clark no muchos años atrás.

Dicha inter­ven­ción inte­gral eco­nó­mi­ca, social, cul­tu­ral y mili­tar con­lle­va una impli­ca­ción cre­cien­te de la OTAN, de la que son bue­na mues­tra, tan­to su impre­sio­nan­te des­plie­gue en el Medi­te­rrá­neo Orien­tal y en el Gol­fo Pér­si­co, como las manio­bras con­jun­tas entre la Alian­za Atlán­ti­ca, las petro­mo­nar­quías feu­da­les del Gol­fo (y otros esta­dos títe­res ára­bes) e Israel.

Iraq, Afga­nis­tán, Libia, Siria e Irán – pasan­do por la des­es­ta­bi­li­za­ción de Líbano – son esla­bo­nes de un mis­mo plan de con­trol y domi­na­ción de la zona. La bús­que­da de la corre­la­ción de fuer­zas más favo­ra­ble a esos pla­nes pasa por una estre­cha red de sobor­nos y corrup­cio­nes capaz de faci­li­tar “pací­fi­ca­men­te” los cam­bios nece­sa­rios o por inter­ven­cio­nes mili­ta­res – ase­si­na­to de diri­gen­tes inclui­do – cuan­do sea nece­sa­rio, como se ha vis­to.

Los pila­res loca­les de la estra­te­gia de los impe­ria­lis­mos de EE.UU. y la UE en la zona son Israel y Ara­bia Sau­dí – tras la des­es­ta­bi­li­za­ción de Egip­to – y el pró­xi­mo obje­ti­vo es rom­per el eje Hiz­bu­lá – Siria – Irán. El pun­to de mira apun­ta a Siria en pri­mer lugar, país cla­ve para la resis­ten­cia anti­im­pe­ria­lis­ta ára­be, espe­cial­men­te para la pales­ti­na, y que man­tie­ne estre­chas rela­cio­nes con la orga­ni­za­ción liba­ne­sa y con Irán.

La Liga Ára­be, hege­mo­ni­za­da por Ara­bia Sau­dí (úni­co país del mun­do que tie­ne el nom­bre de una dinas­tía monár­qui­ca que con­si­de­ra que el país y sus habi­tan­tes son su patri­mo­nio fami­liar) y que ya ava­ló la Reso­lu­ción de la ONU y el ata­que de la OTAN a Libia, seña­la aho­ra a Siria exi­gién­do­le demo­cra­cia y res­pe­to a los dere­chos huma­nos, mien­tras Bah­rein es ocu­pa­do mili­tar­men­te por Ara­bia Sau­dí para masa­crar a la opo­si­ción o el mis­mo rei­no sau­di­ta, para­dig­ma de toda la repre­sión y todas las corrup­cio­nes.

Mien­tras la calle ára­be incor­po­ra la cau­sa pales­ti­na a luga­res este­la­res de su agen­da polí­ti­ca, sobre todo en Egip­to, la Liga Ára­be inten­ta pro­mo­cio­nar un nue­vo “pro­ce­so de paz” entre la Auto­ri­dad Nacio­nal Pales­ti­na e Israel “sin con­di­cio­nes pre­vias”, es decir, sin exi­gir siquie­ra la para­li­za­ción de los asen­ta­mien­tos sio­nis­tas. El obje­ti­vo evi­den­te es neu­tra­li­zar Pales­ti­na con el enési­mo anzue­lo de un “pro­ce­so de paz” que, como siem­pre, será una nue­va derro­ta, mien­tras se inten­ta ani­qui­lar a su más pode­ro­so alia­do ára­be.

La par­ti­ci­pa­ción cri­mi­nal del Esta­do espa­ñol en la masa­cre libia y nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des anti­im­pe­ria­lis­tas

La par­ti­ci­pa­ción cri­mi­nal del Esta­do espa­ñol en los ata­ques de la OTAN a Libia no tie­ne más expli­ca­ción que la paté­ti­ca bús­que­da de algu­nas miga­jas de las ingen­tes rique­zas natu­ra­les del país ára­be que, como hacen las mafias, serán repar­ti­das en fun­ción los recur­sos inver­ti­dos.

Este hecho es espe­cial­men­te infa­me en momen­tos en que se cono­ce el altí­si­mo gra­do de endeu­da­mien­to del Minis­te­rio de Defen­sa por la com­pra del arma­men­to más sofis­ti­ca­do (más de 30.000 millo­nes de euros) que no hará más que aumen­tar con la ins­ta­la­ción del “escu­do anti­mi­si­les” en la Base de Rota y del Cen­tro de Ope­ra­cio­nes Aéreas Com­bi­na­das en Torre­jón, mien­tras se pro­du­cen bru­ta­les recor­tes en gas­tos socia­les.

La denun­cia per­ma­nen­te de la esca­la­da de los gas­tos mili­ta­res, la lucha con­tra el escu­do anti­mi­si­les, por la sali­da de la OTAN y el des­man­te­la­mien­to de las bases es más prio­ri­ta­ria que nun­ca fren­te a unos impe­ria­lis­mos que siem­pre están de acuer­do en arra­sar pue­blos para robar­les sus recur­sos y en que la cla­se obre­ra de sus pro­pios paí­ses pague sus gas­tos de gue­rra.

En gene­ral, habrá que tener pre­sen­te que la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta que nos incum­be, hay que enten­der­la des­de la res­pon­sa­bi­li­dad prin­ci­pal de estar en las metró­po­lis de los paí­ses en pri­mer lugar cau­san­tes de los pro­pios lími­tes a los que se enfren­tan de siem­pre los movi­mien­tos de libe­ra­ción de la peri­fe­ria del sis­te­ma. Esto impli­ca que la lucha con­tra la gue­rra social que está lle­van­do a cabo el sis­te­ma capi­ta­lis­ta ago­ni­zan­te en su cen­tro mis­mo ha de ser com­ple­men­ta­da con la arti­cu­la­ción de un poten­te movi­mien­to anti­im­pe­ria­lis­ta que difi­cul­te la situa­ción de gue­rra per­ma­nen­te pro­mo­vi­da por “nues­tros” Esta­dos impe­ria­lis­tas.

En este sen­ti­do, no es de reci­bo que se repi­ta la pasi­vi­dad mili­tan­te occi­den­tal en la que se ha dado la agre­sión a Libia. Esta pasi­vi­dad ha esta­do ali­men­ta­da por fal­sos deba­tes acer­ca de la pure­za revo­lu­cio­na­ria o anti­im­pe­ria­lis­ta de paí­ses que, por estar en la peri­fe­ria del sis­te­ma, nun­ca podrán dejar de arras­trar los lími­tes que ello con­lle­va. Aún más gra­ve, mien­tras que en esos deba­tes se ha mane­ja­do infor­ma­cio­nes sin con­tras­tar, uti­li­za­das e inven­ta­das por las agen­cias del enemi­go impe­ria­lis­ta para legi­ti­mar su agre­sión neo­co­lo­nial, se ha esta­do des­pre­cian­do infor­ma­cio­nes sobre el esta­do real de la situa­ción social en Libia que ayu­dan a hacer­se una idea del indig­nan­te paso atrás en que se ha sumi­do a su mar­ti­ri­za­da pobla­ción.

Esta­mos con­ven­ci­dos de que, aun con Gada­fi muer­to, la resis­ten­cia libia pro­se­gui­rá, como pro­si­guen las resis­ten­cias en Afga­nis­tán, Iraq o Pales­ti­na. Des­de Red Roja no pode­mos por menos que rei­vin­di­car el legí­ti­mo dere­cho a la resis­ten­cia arma­da de los pue­blos con­tra el inva­sor impe­ria­lis­ta y sus mer­ce­na­rios.

¡Fue­ra los mer­ce­na­rios impe­ria­lis­tas de Libia! ¡Jus­ti­cia con­tra los crí­me­nes de gue­rra! ¡Por la sobe­ra­nía de los pue­blos!
¡No al escu­do anti­mi­si­les! ¡Sali­da de la OTAN y des­man­te­la­mien­to de las Bases!
¡Los gas­tos mili­ta­res para fines socia­les!

¡Desa­rro­lle­mos el Movi­mien­to Anti­im­pe­ria­lis­ta en el cen­tro mis­mo

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *