“Face­book es el sue­ño de los espías”

Des­de Pra­ga

El hotel Praha es un vie­jo anti­cua­rio de los años más esplen­do­ro­sos del comu­nis­mo che­co­es­lo­va­co, cuan­do la pri­ma­ve­ra toda­vía no había lle­ga­do a la ciu­dad. El Praha tie­ne esca­le­ras de már­mol inmen­sas, una vis­ta colo­sal sobre el Cas­ti­llo de Pra­ga, ara­ñas lumi­no­sas, salo­nes oscu­ros y un silen­cio que a veces atur­de por la sole­dad del ambien­te. El encuen­tro con Annie Machon, la ex agen­te de inte­li­gen­cia del pode­ro­so ser­vi­cio de inte­li­gen­cia bri­tá­ni­co MI5, pare­cie­ra ocu­rrir en una de esas vie­jas pelí­cu­las de la épo­ca sovié­ti­ca, en las que los agen­tes se para­pe­ta­ban en la barra de un bar, y mien­tras la músi­ca fun­cio­nal ame­ni­za­ba el ambien­te le daban al whisky sin pie­dad. Machon esta en Pra­ga –como este cro­nis­ta– para par­ti­ci­par de una con­fe­ren­cia sobre perio­dis­mo y tec­no­lo­gía orga­ni­za­da por Sour­ce­fa­bric, una empre­sa que desa­rro­lla soft­wa­re libre para medios digi­ta­les.

Annie Machon renun­ció en 1996 al ser­vi­cio secre­to jun­to a David Shay­ler, lue­go de que este últi­mo denun­cia­ra que el MI6 habia esta­do invo­lu­cra­do en un inten­to de ase­si­nar a Muam­mar Kha­da­fi de mane­ra encu­bier­ta. En agos­to de 1997, Shay­ler le entre­gó docu­men­tos al Mail on Sun­day que demos­tra­ban la para­noia del MI5 sobre el socia­lis­mo del Par­ti­do Labo­ris­ta y fue pro­ce­sa­do por el Acta de Secre­tos Ofi­cia­les de 1989. Des­de enton­ces, Machon –com­pa­ñe­ra de Sha­yer en el MI5– se ha dedi­ca­do a denun­ciar la pro­ble­má­ti­ca éti­ca de que los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia ten­gan capa­ci­da­des poli­cía­cas sobre sus ciu­da­da­nos. Des­de hace varios años, Machon se ha dedi­ca­do a la difu­sión de sus ideas, rea­li­zan­do artícu­los perio­dís­ti­cos, un libro (Spies, Lies and Whistle­blo­wers: MI5 and the David Shay­ler Affair), y vive via­jan­do por el mun­do dan­do con­fe­ren­cias, orga­ni­zan­do cam­pa­ñas y hacien­do con­sul­to­ría. “Mi vida va de hotel en hotel, ni siquie­ra ten­go tiem­po de cono­cer las ciu­da­des don­de voy”, le dice a Página/​12 des­de la oscu­ri­dad del Praha.

Machon tra­ba­jó en el gobierno, en los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia y en los medios, lo cual la con­vier­te en pro­ta­go­nis­ta pri­vi­le­gia­da capaz de com­pren­der el mun­do des­de dife­ren­tes aris­tas. Pero hay una que no ha cam­bia­do: la de la segu­ri­dad. Su tar­je­ta per­so­nal tie­ne ape­nas un par de datos de con­tac­to y una cla­ve crip­to­grá­fi­ca PGP que le per­mi­ti­rá al des­ti­na­ta­rio enviar­le un men­sa­je encrip­ta­do que sólo ella podra leer. Y mien­tras fuma y se toma algún tra­go fuer­te inten­ta des­ar­ti­cu­lar ese aspec­to épi­co que Holly­wood les da a los espías. Aun­que, hay que decir­lo, el con­tex­to no ayu­da. En la con­fe­ren­cia lla­ma­da Media­fa­bric, Machon habla­rá de su his­to­ria y de la impor­tan­cia de los medios elec­tró­ni­cos de tener pla­ta­for­mas segu­ras para per­mi­tir a las fuen­tes comu­ni­car­se de mane­ra con­fia­ble. Y dirá que Brad­ley Man­ning, la supues­ta fuen­te de Wiki­leaks en el caso del Cable­ga­te, no fue des­cu­bier­to por un pro­ble­ma de segu­ri­dad del sitio de Julian Assan­ge, sino por una supues­ta con­fe­sión que hizo el mis­mo sol­da­do a otra per­so­na a tra­vés de un chat inse­gu­ro.

–¿Cómo es su rela­ción con el MI5?

–El MI5 es mi ex…

–¿Modi­fi­có su per­fil en Face­book, enton­ces?

–(Ríe…) Es com­pli­ca­do, defi­ni­ti­va­men­te lo es. Me sien­to tris­te por­que miran­do para atrás, mucha de la gen­te que se unió a los ser­vi­cios secre­tos en esa épo­ca era idea­lis­ta y muchos se fue­ron por una gran des­ilu­sión éti­ca cuan­do se comen­za­ron a cono­cer los casos de terro­ris­mo en los que los espías esta­ban invo­lu­cra­dos. Me pone tris­te que la denun­cia sobre estos hechos no cam­bia nada real­men­te, por­que duran­te muchos años mi his­to­ria estu­vo muy visi­ble en los medios y sin embar­go nada cam­bió en estos años. Las agen­cias de inte­li­gen­cia siguen hacien­do lo mis­mo, es una frus­tra­ción entre mí y mi ex socio.

–Muchas veces pare­cie­ra ser que no se pue­de hacer inte­li­gen­cia sin hacer­lo de mane­ra ile­gal…

–Ese es un acer­ca­mien­to equi­vo­ca­do. Esta­mos en el siglo XXI y esa mane­ra de pen­sar va en una direc­ción erró­nea. Los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia bri­tá­ni­cos son lo menos trans­pa­ren­tes y menos acep­ta­bles que hay en los paí­ses occi­den­ta­les. Los espías usan su estruc­tu­ra para tra­ba­jar de mane­ra poli­cía­ca con­tra pro­tes­tan­tes loca­les, en vez de usar la inte­li­gen­cia para otros aspec­tos. Por otro lado, los poli­cías hacen acti­vi­da­des de espio­na­je. Y los espías hacen tra­ba­jo de poli­cía con los terro­ris­tas y usan méto­dos de inte­li­gen­cia para encon­trar gen­te. La inte­li­gen­cia se tie­ne que basar en la ley, o de otra mane­ra la inte­li­gen­cia poli­cial ter­mi­na­rá crean­do un Esta­do como fue la Ale­ma­nia nazi. Por eso Ale­ma­nia tie­nen una Cons­ti­tu­ción tan fuer­te, y por eso tie­nen una ley tan fuer­te que sepa­ra cla­ra­men­te la pro­tec­ción de inte­li­gen­cia de la inves­ti­ga­ción poli­cial.

–¿Qué rela­ción encuen­tra entre la inte­li­gen­cia y la tec­no­lo­gía de las redes socia­les? Por momen­tos pare­cie­ra que Face­book tra­ba­ja para la inte­li­gen­cia.

–Sí, abso­lu­ta­men­te. Las redes socia­les son gran­dio­sas, fas­ci­nan­tes, para perio­dis­tas, para los medios, pero en reali­dad noso­tros les esta­mos sacan­do tra­ba­jo a los ser­vi­cios. Pone­mos en un lugar solo nues­tras redes tota­les de con­tac­tos. Estas redes de gen­te que cono­ce­mos que se conec­tan y sus ami­gos y sus ami­gos… ¡Es el sue­ño de los espías! Conoz­co muchos acti­vis­tas que no usan Face­book por esta razón. Yo uso Face­book para que la gen­te pue­da encon­trar­me, pero mi red no se expo­ne, pre­su­mo que la gen­te lo sabe.

–Face­book cam­bió la idea de pri­va­ci­dad, a la gen­te no le preo­cu­pa que le abran el mail…

–Lo que no saben es que los correos elec­tró­ni­cos comer­cia­les, espe­cial­men­te en Yahoo, Hot­mail, Gmail o AOL, se usan por­que la gen­te cree que es cool. Pero cada cosa que se man­da a tra­vés de ser­vi­do­res ame­ri­ca­nos será estu­dia­do a tra­vés de Data Mining (mine­ría de datos), una tec­no­lo­gía que per­mi­te bus­car la infor­ma­cion desea­da de mane­ra pro­fun­da. Si se quie­ren pro­te­ger los datos tie­nen que salir de allí. Es un pro­ble­ma, pero tam­bién es un cam­bio gene­ra­cio­nal. Tra­ba­jo con acti­vis­tas, y hay muchos nati­vos digi­ta­les que no cono­cen otra cosa que inter­net. El con­cep­to de pri­va­ci­dad ha cam­bia­do y creo que pue­de ser un cam­bio radi­cal si los gobier­nos se con­vier­ten en Esta­dos poli­cías. La gen­te real­men­te cons­cien­te fren­te a los pro­ble­mas que pue­da traer el uso de las tec­no­lo­gías es poca. La mayo­ría de la gen­te sim­ple­men­te dice “si no tene­mos nada que escon­der, ¿por qué escon­der­lo?” Pero no es así como fun­cio­na el Esta­do polí­cia­co, aun­que seas total­men­te ino­cen­te. El pro­ble­ma es no per­der las liber­ta­des indi­vi­dua­les. La noción de pri­va­ci­dad está sien­do per­di­da, se pier­den liber­ta­des, nues­tros gobier­nos no lo hacen aho­ra, pero ¿y qué si otros lo hacen mas ade­lan­te? ¿Y qué si de pron­to se hac­kea un sis­te­ma de voto elec­tró­ni­co y un gobierno se que­da con nues­tros dere­chos..?

–¿Cómo se leen los dia­rios des­de su pers­pec­ti­va?

–Hago meta­lec­tu­ra. Los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia en gene­ral con­tac­tan a los perio­dis­tas por sus posi­cio­nes, y saben quién pue­de hablar de tal tema, quién tie­ne tal pos­tu­ra. A quién le pue­den man­dar algo y a quién no. Pero des­de que esta­mos dedi­cán­do­nos a denun­ciar a los ser­vi­cios secre­tos, com­pren­dí el poder de las men­ti­ras que se dije­ron sobre David. La ope­ra­cion fue total­men­te opues­ta a la ver­dad. Sé cómo la influen­cia pue­de tra­ba­jar en la opi­nión públi­ca. Así que soy muy escép­ti­ca cuan­do leo los medios inter­na­cio­na­les más impor­tan­tes. En Ingla­te­rra, The Guar­dian repre­sen­ta el ala izquier­da y el Daily Mail y el Tele­graph son la dere­cha, y cubren los even­tos des­de pun­tos abso­lu­ta­men­te opues­tos. Yo publi­co oca­sio­nal­men­te en The Guar­dian.

–Cuan­do usted tra­ba­ja­ba en el MI5, ¿cómo era la rela­ción con los perio­dis­tas?

–Hay muchas for­mas y nive­les de inter­sec­ción entre perio­dis­mo e inte­li­gen­cia. Hay muchas leyes que pro­te­gen a la inte­li­gen­cia de los secre­tos que pue­dan tener los perio­dis­tas y aque­llos que denun­cia­mos. Los perio­dis­tas pue­den ser pues­tos en pri­sión por repor­tar la infor­ma­ción de alguien que hace una denun­cia sobre un mal pro­ce­der. Es una legis­la­ción tan dura que aun en Rusia esto no pasa. Por ejem­plo, si esta­mos en Ingla­te­rra hablan­do y usted me pide que diga algo nue­vo del MI5 me está inci­tan­do a rom­per la ley. Si esta reve­la­ción se con­vier­te en un daño, no sólo me acu­san a mí y me ponen en pri­sión por dos años, sino tam­bién al perio­dis­ta por dar secre­tos del MI5.

–Así suce­dió con Wiki­leaks, don­de quie­ren demos­trar que Assan­ge inci­tó al sol­da­do Man­ning.

–Sobre el caso de Wiki­leaks real­men­te se saben las fuen­tes. Aun lo tor­tu­ran y no saben real­men­te cómo fue. Es terri­ble que esté ais­la­do y sin jui­cio. Las agen­cias saben cómo hacer que los perio­dis­tas publi­quen deter­mi­na­dos artícu­los, saben cómo poner­te en cri­sis y tomar el con­trol de su orga­ni­za­ción. Se lla­ma “ope­ra­ción de infor­ma­ción” y el MI6 tie­ne un depar­ta­men­to que entre­ga his­to­rias a los medios algu­nas cier­tas y otras no. Hay muchas for­mas de con­tro­lar el perio­dis­mo.

–¿Tie­nen perio­dis­tas tra­ba­jan­do en los medios?

–No lo diría así. En la inte­li­gen­cia bri­tá­ni­ca hay una lar­ga his­to­ria de gen­te que se ha movi­do de hacer inte­li­gen­cia a ser perio­dis­tas. Hay corres­pon­sa­les que lue­go se hacían agen­tes de inte­li­gen­cia, pero si sos perio­dis­ta no sos paga­do por los ser­vi­cios, aun­que sí un agen­te de influen­cia. Hace poco tuve una cena con un emi­nen­te perio­dis­ta, me dijo que en cada redac­ción hay dos agen­cias de inte­li­gen­cia influ­yen­do. David Shay­ler era perio­dis­ta antes de con­ver­tir­se en espía.

Rebe­lión

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *