Su his­to­ria es com­pul­si­va­men­te falaz- Josu Sorau­ren

Hemos repe­ti­do has­ta la sacie­dad, que la his­to­ria que nos ense­ña­ron en escue­las, liceos y uni­ver­si­da­des, según ya en el s. XIX, recal­có el polí­gra­fo y eru­di­to gadi­tano Adol­fo de Cas­tro, había que escri­bir­la com­ple­ta­men­te al revés.

En la his­to­ria de Espa­ña, es más verí­di­co lo que se ocul­ta que lo que se refle­ja. Lo que se his­to­ria, siem­pre obe­de­ce escru­pu­lo­sa­men­te o sigue “ad pedem lite­rae a los intere­ses del Impe­rio o de la monar­quía¨.

Según ese guión, la his­to­ria de Espa­ña, siem­pre se escri­bió sobre pau­tas reple­tas de mani­pu­la­cio­nes, fal­se­da­des, inven­cio­nes y con­ve­nien­cias. Jamás se ajus­tó a la reali­dad, sino como hemos dicho, a los espe­cí­fi­cos intere­ses del esta­do del nacio­nal­ca­to­li­cis­mo.

Este­mos pues sobre avi­so los vas­cos, ante el habi­tual ensa­yo de mani­pu­la­ción, ter­gi­ver­sa­ción y ocul­ta­ción que el nacio­na­lis­mo espa­ñol está urdien­do al “con­tar­nos…” la his­to­ria, la suya, de estos seten­ta y cin­co últi­mos años.

Hace bien poco, el “insig­ne” Rubal­ca­ba, pre­vien­do lo que se pre­veía, apun­tó: No deje­mos que ellos –los vascos‑, rees­cri­ban la his­to­ria.

Algo real­men­te muy sig­ni­fi­ca­ti­vo para el pue­blo vas­co. A nues­tro pue­blo siem­pre se le negó la posi­bi­li­dad, e inclu­so la capa­ci­dad, de escri­bir su his­to­ria.

Evi­den­te­men­te, les preo­cu­pa que en los tiem­pos pre­sen­tes, les vaya a ser posi­ble, man­te­ner la par­cia­li­dad de su rela­to y tan­tas supi­nas fala­cias. Sobre todo des­de que los vas­cos esta­mos ple­na­men­te deci­di­dos a ser de una vez por todas, pro­ta­go­nis­tas y cro­nis­tas de nues­tra his­to­ria.

Son afor­tu­na­da­men­te los tiem­pos pre­sen­tes, tiem­pos en los que esta­mos recu­pe­ran­do nues­tra memo­ria his­tó­ri­ca, nues­tros luga­res de memo­ria y el orgu­llo de nues­tra memo­ria…

Tras el comu­ni­ca­do de ETA, polí­ti­cos, ter­tu­lia­nos y en gene­ral, todos los bui­tres mediá­ti­cos del Impe­rio, se arre­mo­li­nan a coda­zo lim­pio para salir en la foto. Quien más quien menos, sin la más míni­ma con­ce­sión a la ori­gi­na­li­dad, ni a la com­ple­ji­dad del con­flic­to, se cier­ne a lo polí­ti­ca­men­te correc­to.

Diga­mos, que como siem­pre se tra­ta de la ver­sión, ofi­cial, judi­cial y poli­cial de la voz de la cor­te. La voz que sis­te­má­ti­ca y secu­lar­men­te des­pre­ció las cau­sas del pro­ble­ma vas­co, tan­to como su volun­tad y su pade­ci­mien­to como pue­blo.

Es ese mono­li­tis­mo ofi­cial, tan tor­pe en lo que se deno­mi­na cin­tu­ra demo­crá­ti­ca, visión de futu­ro y arte en la solu­ción de los con­flic­tos.

Espe­ro que el tiem­po vaya reco­lo­can­do los hechos. Deseo que en esa loca­li­za­ción Euro­pa sepa otra ver­sión del fenó­meno ETA, que no sea exclu­si­va­men­te las de las agen­cias espa­ño­las. Exi­jo que cuan­do se hable de víc­ti­mas no se refie­ran exclu­si­va­men­te a las resul­tan­tes de la acti­vi­dad de ETA, sino de los incon­fe­sa­bles crí­me­nes del fran­quis­mo –de los cua­les tan­tos y tan­tos vas­cos somos tes­ti­gos- y de las otras 474, a manos de la tri­ple A, del BVE, GAL, y dis­tin­tas poli­cías.

Nulo es el inte­rés que los dife­ren­tes gobier­nos de “la demo­cra­cia” han demos­tra­do en la inves­ti­ga­ción y repa­ra­ción de estas víc­ti­mas, las de segun­da o si se quie­re las de la maqui­na­ria espa­ño­la.

Ya se sabe, para PPSOE ‑y cier­tas aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas-sólo son de pri­me­ra y dig­nas de con­si­de­ra­ción, las víc­ti­mas de ETA. Las otras, ni han sufri­do, ni han sido tor­tu­ra­das, ni han pade­ci­do, ni han sido vili­pen­dia­das etc…etc…

Pero pro­ba­ble­men­te me que­da­ré con ello, con espe­rar, desear y exi­gir…

Estoy por ver, siquie­ra una vez, que Espa­ña –o los espa­ño­les en general‑, pidan per­dón por las tro­pe­lías come­ti­das a lo lar­go de su his­to­ria. Así que no espe­ro que pidan per­dón, por poner un ejem­plo, a la fami­lia de Txi­ki y Otae­gi o a las de Lasa y Zaba­la, Mikel Zabal­za, San­ti Brouard etc…etc… y por supues­to, a las de tan­tos ino­cen­tes que ase­si­nó el fran­quis­mo…

Los vas­cos sabe­mos que si hemos lle­ga­do a esta paz no ha sido –por lo menos bási­ca­men­te- ni por la acción poli­cial, ni por el tra­ba­jo deci­di­do de los polí­ti­cos espa­ño­les y mucho menos por los del avis­pe­ro mediá­ti­co.

Para lle­gar a este comu­ni­ca­do, han sido fun­da­men­ta­les la deter­mi­na­ción y el com­pro­mi­so de todo el aber­cha­lis­mo.

No solo por­que la exis­ten­cia de ETA lesio­na­ra los dere­chos huma­nos… los esta­dos los que­bran­tan habi­tual­men­te sin nin­gún pudor. No sólo por estra­te­gia polí­ti­ca que tam­bién. Yo creo que fun­da­men­tal­men­te ha sido, por­que este pue­blo se ha creí­do capaz de alcan­zar las metas de la auto­de­ter­mi­na­ción y sobe­ra­nía, movién­do­se exclu­si­va­men­te al mar­gen de la vio­len­cia arma­da, en puros pará­me­tros demo­crá­ti­cos.

Rees­cri­ba­mos pues nues­tra his­to­ria expli­ci­tan­do cla­ra­men­te este pun­to.

Y rees­cri­bá­mos­la, sien­do cons­cien­tes de que de nues­tros veci­nos, si nos ate­ne­mos a sus for­mas y modos secu­la­res –oja­lá me equivoque‑, hemos de reci­bir más zan­ca­di­llas que ayu­das. Es decir que lo que con­si­ga­mos, ha de ser con­tan­do exclu­si­va­men­te con nues­tra entre­ga y con­ven­ci­mien­to…

Espa­ña nun­ca nos rega­ló nada que no fue­ra gue­rra, inva­sión y expo­lio…

En defi­ni­ti­va, que los vas­cos debe­mos pres­cin­dir abso­lu­ta­men­te de las ter­gi­ver­sa­cio­nes y tram­pas del pen­sa­mien­to car­pe­to­ve­tó­ni­co, ape­lar a nues­tra memo­ria his­tó­ri­ca y par­tien­do de ella cons­truir nues­tra nue­va patria: el nue­vo esta­do vas­co de Nava­rra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *