Liber­tad – Cris­ti­na Maris­tany

Son momen­tos his­tó­ri­cos y mara­vi­llo­sos los que esta­mos vivien­do. A medi­da vayan pasan­do los días, ire­mos com­pren­dien­do en pro­fun­di­dad el sig­ni­fi­ca­do que ese impor­tan­tí­si­mo 20 de octu­bre de 2011 va a tener en Eus­kal Herria.

El papel de la izquier­da aber­tza­le en estos últi­mos tiem­pos, su lúci­do y medi­ta­do aná­li­sis que ha con­du­ci­do a la toma de pos­tu­ra que ha cla­ri­fi­ca­do y lle­na­do de espe­ran­za el futu­ro del Pue­blo Vas­co con­tras­ta con algo abso­lu­ta­men­te incon­ce­bi­ble: que el mayor vale­dor cono­ci­do de esa tras­cen­den­tal deci­sión, Arnal­do Ote­gi, per­ma­nez­ca pre­so jun­to con todos los que han par­ti­ci­pa­do y lucha­do duran­te tan­to tiem­po para que la solu­ción de la vía pací­fi­ca cris­ta­li­za­ra. Ote­gi dijo en el jui­cio por el «caso Bate­ra­gu­ne» algo muy impor­tan­te: «Los sec­to­res que no tie­nen argu­men­tos polí­ti­cos nece­si­tan impe­rio­sa­men­te que la vio­len­cia sea posi­ble; noso­tros, no». Tam­bién dijo: «Si impul­sar una estra­te­gia de cor­te solo pací­fi­co y demo­crá­ti­co es deli­to, enton­ces somos cul­pa­bles». Aho­ra, todos se apun­ta­rán el logro con­se­gui­do. ¡Qué más da! Lo impor­tan­te es el camino reco­rri­do para des­blo­quear lo que un sec­tor caver­ní­co­la del Esta­do espa­ñol impe­día incan­sa­ble­men­te. Por fin se pue­de avan­zar hacia la liber­tad y la demo­cra­cia ver­da­de­ra y, bien­ve­ni­dos todos: los par­ti­dos, movi­mien­tos socia­les, sin­di­ca­tos, aber­tza­les y no aber­tza­les, la igle­sia, las víc­ti­mas, los jóve­nes que van a ini­ciar los logros que ya se intu­yen, la pro­pia ETA y, por supues­to, los más de 700 pre­sos polí­ti­cos vas­cos des­per­di­ga­dos por toda la geo­gra­fía y, sobre todo, la ciu­da­da­nía vas­ca, que por fin va a poder ser ella mis­ma. Aún exis­te rece­lo en algu­nos escép­ti­cos tras tan­ta mani­pu­la­ción y cons­tan­te bom­bar­deo infor­ma­ti­vo de into­xi- cación que les hace dudar de esa eta­pa ilu­sio­nan­te, aun­que no exen­ta de difi­cul­ta­des que habrá que ir sor­tean­do.

Yo no olvi­do a las víc­ti­mas, ya que la des­apa­ri­ción de sus seres que­ri­dos es terri­ble, y su recuer­do per­ma­ne­ce pese al paso de los tiem­pos. Tam­po­co pue­de igno­rar­se que más de la mitad de sus muer­tos, 829, los han teni­do los lucha­do­res vas­cos y, aun­que el núme­ro sea infe­rior, los más de 700 pre­sos repar­ti­dos en los luga­res más leja­nos, y el sufri­mien­to de sus fami­lia­res, que se jue­gan la vida reco­rrien­do miles de kiló­me­tros sema­nal­men­te sin siquie­ra tener la cer­te­za de poder ver­les. Es una ley cruel inven­ta­da como un ins­tru­men­to de tor­tu­ra más.

Asi­mis­mo, los ase­si­na­dos por el terro­ris­mo de Esta­do, el GAL, los ente­rra­dos en cal viva, etc… no pue­den olvi­dar­se. Pese a tan­ta des­ga­rra­du­ra, creo que es hora de mirar hacia delan­te para empren­der con auda­cia, ilu­sión y fir­me­za, la nue­va anda­du­ra y cen­trar­nos en ese futu­ro tan­tas veces soña­do y pen­sa­do y que, por fin, es una reali­dad tan­gi­ble que se abre a ese gran pue­blo, el Pue­blo Vas­co.

Aun­que nadie se atre­va a decir­lo, yo tam­bién quie­ro feli­ci­tar a ETA por su comu­ni­ca­do cla­ro, rotun­do y por su valen­tía, ya que des­pués de más de 50 años de exis­ten­cia no es tan fácil esa toma de deci­sión. En su anun­cio del cese defi­ni­ti­vo de la lucha arma­da deja a par­tir de su comu­ni­ca­do la lucha en manos de la ciu­da­da­nía vas­ca. Creo sin­ce­ra­men­te en la madu­rez de la izquier­da aber­tza­le y en la madu­rez de ETA. Lo deman­da­do por el gru­po inter­na­cio­nal se ha cum­pli­do tal como se le había pedi­do, aho­ra fal­ta que cum­plan los gobier­nos, el espa­ñol y el fran­cés y, sobre todo, lo más impor­tan­te, que sea la unión del Pue­blo Vas­co, de esos miles y miles de per­so­nas que, eso lo sabe­mos, mar­chan­do uni­das en un pro­yec­to común, lo con­vier­ten en reali­dad. La auto­de­ter­mi­na­ción, el dere­cho a deci­dir del Pue­blo Vas­co, no pue­de negar­se por más tiem­po, no exis­te nin­gu­na excu­sa que lo jus­ti­fi­que, y la situa­ción de los más de 700 pre­sos polí­ti­cos vas­cos es ya un SOS de urgen­cia, no pue­de man­te­ner­se esta situa­ción que ha sido denun­cia­da den­tro y fue­ra del Esta­do espa­ñol.

Siem­pre solía aca­bar mis inter­ven­cio­nes con algo así: «Cuan­do lle­gue por fin la paz a Eus­kal Herria, nos pre­gun­ta­re­mos por qué ha tar­da­do tan­to». Por fin ha lle­ga­do. La vio­len­cia y la repre­sión per­te­ne­cen al pasa­do, sien­to una enor­me ale­gría y quie­ro abra­za­ros a todos. Ter­mino el artícu­lo para­fra­sean­do una can­ción de Atahual­pa Yupan­qui que ron­da todo el día por mi cabe­za: «Yo ten­go tan­tos her­ma­nos que no los pue­do con­tar, y una tie­rra muy her­mo­sa que se lla­ma liber­tad».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *