Gabi Moues­ca dice que se sien­te has­tia­do e inquieto

Tra­duc­ción del fran­ces por Boltxe Kolektiboa

El anti­guo mili­tan­te d’I­pa­rre­ta­rrak denun­cia las reac­cio­nes de los par­ti­dos polí­ti­cos tradicionales.

Gabi Moues­ca: «Evi­te­mos hacer refe­ren­cia a úti­les polí­ti­cos en desuso»

Sud-Ouest. ¿Cómo ha reac­cio­na­do ante el anun­cio hecho por ETA del fin defi­ni­ti­vo de su accio­nar armado?

G.M. Con­tra­ria­men­te a lo que mucha gen­te ha dicho, yo no vivo este momen­to en la ale­gría ni con un opti­mis­mo des­me­su­ra­do. Nume­ro­sas reac­cio­nes que he oído y leí­do me han has­tia­do. ¿Por qué no estoy eufó­ri­co? Por­que pien­so que las razo­nes que han con­du­ci­do a que este país sea tie­rra de un con­flic­to duro no han des­apa­re­ci­do. Y por el momen­to esta­mos lejos de ello.

¿Cuá­les son esas razones?

La no apli­ca­ción de los tex­tos inter­na­cio­na­les, el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, por ejem­plo. El fon­do de la cues­tión no es la uti­li­za­ción o no de la vio­len­cia, sino la apli­ca­ción o no de los tex­tos inter­na­cio­na­les. Y en espe­cial el dere­cho de autodeterminación.

¿Qué es lo que le ha hastiado?

Las opi­nio­nes del con­jun­to de espec­tro polí­ti­co tra­di­cio­nal que se han sido expre­sa­das des­de sus res­pon­sa­bi­li­da­des polí­ti­cas y que has­ta el pre­sen­te han bri­lla­do sobre todo por su irres­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca res­pec­to a la cues­tión vas­ca. Son los demó­cra­tas de últi­ma hora, gen­tes que, des­de hace años, debe­rían haber­se impli­ca­do. Son direc­ta­men­te res­pon­sa­bles del man­te­ni­mien­to de la violencia.

¿Qué dice usted a los que pien­san que ante ETA, es la demo­cra­cia, el uso fami­liar de la demo­cra­cia, la que final­men­te ha ganado?

Que pre­ci­sa­men­te esta fami­lia­ri­za­ción de la demo­cra­cia debe­ría apli­car­se. Vuel­vo sobre el tema de la auto­de­ter­mi­na­ción. La pala­bra debe ser dada al pue­blo. Esta­ría equi­vo­ca­da la per­so­na que ana­li­za­ra la situa­ción pen­san­do que ETA se ha pues­to de rodi­llas. Si la paz debe cubrir con su man­to Eus­kal Herria, no será desig­nan­do un gana­dor y un per­de­dor. Si alguien debe ganar, es úni­ca­men­te la justicia.

¿Cuá­les deben ser, según usted, las pró­xi­mas eta­pas del proceso?

Res­pec­to al sur de Eus­kal Herria, no pue­do decir nada. Esta­mos fren­te a una con­cien­cia polí­ti­ca tan per­fec­cio­na­da que no dudo en la per­ti­nen­cia de las deci­sio­nes actua­les y futu­ras de la izquier­da abertzale.

Por el con­tra­rio, estoy muy inquie­to res­pec­to al nor­te de Eus­kal Herria. Des­pués de las bellas pala­bras res­pec­to a la con­fe­ren­cia de Donos­ti, es el momen­to de que los par­ti­dos polí­ti­cos tra­di­cio­na­les tomen sus res­pon­sa­bi­li­da­des e inter­pe­len a París. Y sobre todo no con­fun­dir­se. La cues­tión del nor­te de Eus­kal Herria no es una cues­tión menor. No somos un con­fe­ti. Hay reali­da­des que hay que tomar muy seria­men­te. La cues­tión de la len­gua, por ejemplo.

Gra­cias a las luchas y a las rela­cio­nes de fuer­za ha sido pues­to en mar­cha un sis­te­ma edu­ca­ti­vo que per­mi­te for­mar a la gen­te. Pero si una vez for­ma­dos, lle­gan a una socie­dad en el que el eus­ka­ra es con­de­ra­do una sub-len­gua, podría for­mar­se una base de injus­ti­cia para futu­ras revueltas.

No espe­ra­mos que haya una sali­da feliz al sur de Eus­kal Herria para obte­ner algu­na cosa aquí. Es aho­ra cuan­do el gobierno fran­cés debe tomar en cuen­ta lo que pasa aquí. La pues­ta en mar­cha de una ins­ti­tu­ción auto­nó­mi­ca per­mi­ti­ría un enla­ce ins­ti­tu­cio­nal con lo que será, maña­na, el sur de Eus­kal Herria. Y evi­te­mos de hacer refe­ren­cia a ins­tru­men­tos polí­ti­cos en desuso.

¿Qué papel jue­gan, según usted, los presos?

Es fun­da­men­tal. Hemos vivi­do trein­ta años de más de cár­cel. Trein­ta años de más de san­gre y de lágrimas.

Inclu­so si noso­tros, con toda legi­ti­mi­dad, hemos uti­li­za­do las armas ‑la uti­li­za­ción de las armas es el resul­ta­do de un fra­ca­so común‑, des­pués del 20 de octu­bre, cada día de cár­cel es un día de más.

Todos aque­llos que se han expre­sa­do deben com­pro­me­ter­se en la libe­ra­ción de los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas y pedir una amnis­tía inmediata.

Sud-Ouest, 25 de octu­bre de 2011

AzkenEzkgab.jpg

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *