Enfren­tar al esta­do impe­rial es un deber patrió­ti­co y revo­lu­cio­na­rio- Amíl­car Jesús Figue­roa Sala­zar

Para Boltxe Kolek­ti­boa

He toma­do cier­to tiem­po para pro­ce­der a pre­sen­tar esta res­pues­ta públi­ca ante el anun­cio efec­tua­do en fecha 8 de sep­tiem­bre de 2011 por la Ofi­ci­na de Con­trol de Acti­vos Exter­nos (OFAC), ads­cri­ta al Depar­ta­men­to del Teso­ro de los Esta­dos Uni­dos de Nor­te­amé­ri­ca don­de se inclu­ye mi nom­bre jun­to al de otros tres com­pa­trio­tas en su “lis­ta negra”. Por momen­tos había sen­ti­do cubier­ta la nece­si­dad de res­pues­ta con lo expre­sa­do por el Coman­dan­te Chá­vez, nues­tras ins­ti­tu­cio­nes, orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, colec­ti­vos de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, comu­ni­ca­do­res popu­la­res, orga­ni­za­cio­nes socia­les y un ele­va­do núme­ro de cama­ra­das que han sido con­tun­den­tes en recha­zar tal agre­sión y en expre­sar su sin­ce­ra soli­da­ri­dad; sin embar­go, y sin des­es­ti­mar la con­se­ja de la per­ti­nen­cia de una res­pues­ta jurí­di­ca –a pesar de la dic­ta­du­ra que sobre la lega­li­dad inter­na­cio­nal ejer­ce el Esta­do Impe­rial-, he opta­do por una res­pues­ta polí­ti­ca por ser esta la natu­ra­le­za del ata­que. En efec­to, si apar­ta­mos la basu­ra mediá­ti­ca y la per­ver­si­dad del pro­pio comu­ni­ca­do del Depar­ta­men­to en cues­tión, es sim­ple mani­pu­la­ción usar el ele­men­to nar­co­trá­fi­co: el seña­la­mien­to tie­ne que ver esen­cial­men­te con mi pre­sun­ta coope­ra­ción con las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia-Ejér­ci­to del Pue­blo (FARC-EP), todo ello basa­do en los escri­tos supues­ta­men­te encon­tra­dos en el compu­tador del Coman­dan­te Raúl Reyes, que por cier­to, han sido des­es­ti­ma­dos como prue­ba por la pro­pia Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia de Colom­bia.

¿Cuál lega­li­dad inter­na­cio­nal nos seña­la?

El siglo XXI nos mues­tra un capi­ta­lis­mo, una socie­dad bur­gue­sa don­de, a pesar de ser evi­den­te que ha entra­do en su fase de deca­den­cia, se nos pre­sen­ta en su inten­to hege­mó­ni­co más agre­si­vo: la pre­ten­sión de ins­tau­rar un Esta­do Impe­rial defi­ni­do por James Petras como “La ins­ti­tu­ción polí­ti­ca que faci­li­ta la expan­sión exte­rior del capi­tal”… (1). De tal suer­te, el capi­tal ha veni­do esta­ble­cien­do su pro­pia lega­li­dad inter­na­cio­nal ya que … “El com­po­nen­te mili­tar y de inte­li­gen­cia del Esta­do Impe­rial actúa bajo el prin­ci­pio impe­rial de que las leyes, edic­tos e intere­ses del impe­rio son pri­mor­dia­les y tie­nen pre­ce­den­cia sobre el dere­cho inter­na­cio­nal, los acuer­dos de Gine­bra y los prin­ci­pios cons­ti­tu­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses. El impe­rio no reco­no­ce fron­te­ras ni res­pe­ta sobe­ra­nías nacio­na­les, excep­to si enca­jan con sus pro­pios intere­ses, afir­man la supe­rio­ri­dad de sus leyes y el dere­cho a per­se­guir a sus adver­sa­rios en cual­quier lugar, en cual­quier épo­ca –el prin­ci­pio de “extraterritorialidad’-.”(2). Esta es la lega­li­dad que nos ha seña­la­do aho­ra por inter­me­dio de un esta­men­to supe­rior del mis­mo Esta­do Impe­rial (OFAC), una ins­ti­tu­ción de los amos. En el pasa­do, (des­de 2008) habla­ron los laca­yos, los Uri­be, los San­tos y la mediá­ti­ca asa­la­ria­da del capi­tal.

Aho­ra bien, lo más impor­tan­te es tener pre­sen­te el ori­gen polí­ti­co de estos seña­la­mien­tos por par­te de un sis­te­ma auto­ri­ta­rio que no acep­ta otra pos­tu­ra que la sumi­sión al sis­te­ma del capi­tal; que ha veni­do cri­mi­na­li­zan­do a movi­mien­tos socia­les, a migran­tes, a las luchas rei­vin­di­ca­ti­vas, a los indig­na­dos, a pue­blos en lucha por su inde­pen­den­cia y sobe­ra­nía, y por supues­to, a cual­quier tipo de insur­gen­cia popu­lar. Que a los Esta­dos Popu­la­res, o sim­ple­men­te que no se some­ten a su hege­mo­nía, los empie­za a cla­si­fi­car como Esta­dos fora­ji­dos y le pone fecha a su inter­ven­ción. Tam­bién es impor­tan­te ver que a tra­vés de sus múl­ti­ples apa­ra­tos de domi­na­ción cul­tu­ral, el impe­rio ha veni­do ins­ta­lan­do con­cep­tos como “Esta­do cana­lla”, “Esta­do Terro­ris­ta”, “nar­co­gue­rri­lla”, cer­ti­fi­ca qué Esta­do com­ba­te al nar­co­trá­fi­co y cuál no, e inclu­so, apar­te de impo­ner una noción de demo­cra­cia, cer­ti­fi­ca tam­bién cuál gobierno es demo­crá­ti­co y cuál no, lle­gan­do tam­bién a deci­dir por enci­ma de los pue­blos si un gobierno debe con­ti­nuar en ejer­ci­cio o no. Tal es el caso de la gro­se­ra sen­ten­cia pro­nun­cia­da por Barak Hus­sein Oba­ma duran­te su alo­cu­ción ante la 66 Asam­blea de la ONU con rela­ción al gobierno de Siria.

¿A qué aspi­ra enton­ces el Impe­rio con los refe­ri­dos seña­la­mien­tos?

A nues­tro jui­cio la polí­ti­ca del impe­rio bus­ca varios obje­ti­vos en simul­tá­neo al emi­tir reso­lu­cio­nes como las del Depar­ta­men­to del Teso­ro: ais­lar y estig­ma­ti­zar a las revo­lu­cio­na­rias y revo­lu­cio­na­rios del con­ti­nen­te (por eso incor­po­ran el calum­nio­so cali­fi­ca­ti­vo de nar­co­tra­fi­can­tes); ins­ta­lar matri­ces para cali­fi­car al Esta­do vene­zo­lano de cola­bo­ra­ción con el terro­ris­mo y con el trá­fi­co de dro­gas; ir sen­tan­do con­di­cio­nes para decla­rar­lo Esta­do fora­ji­do. Recor­de­mos que su polí­ti­ca actual tie­ne entre sus líneas de acción recom­po­ner su hege­mo­nía sobre Amé­ri­ca Lati­na, par­ti­cu­lar­men­te sobre la cuen­ca de la Ama­zo­nia y la Ori­no­quia, sobre los reser­vo­rios de mate­ria­les estra­té­gi­cos exis­ten­tes en la región, en espe­cial los reser­vo­rios ener­gé­ti­cos exis­ten­tes en el sub­sue­lo vene­zo­lano. Para ello ade­lan­ta una estra­te­gia des­cri­ta por Luis Anto­nio Bigott en su libro Otra vez y aho­ra sí, BOLIVAR CONTRA MONROE en los siguien­tes tér­mi­nos: “… del con­jun­to de decla­ra­cio­nes y escri­tos ela­bo­ra­dos por el Gobierno de Oba­ma se des­pren­de la lla­ma­da nue­va doc­tri­na de polí­ti­ca exte­rior de los EEUU. La mis­ma com­pren­de: a) la elec­ción popu­lar no cons­ti­tu­ye la base de legi­ti­ma­ción de un gobierno, sino sus accio­nes en el ejer­ci­cio del poder. La decla­ra­ción o cali­fi­ca­ción de gobierno demo­crá­ti­co es de la exclu­si­vi­dad del Depar­ta­men­to de Esta­do (…); b) en el desa­rro­llo de una estruc­tu­ra socio-polí­ti­ca pue­den sur­gir gol­pes cons­ti­tu­cio­na­les, gol­pes ´bené­vo­los´ o gol­pes demo­crá­ti­cos (el caso Hon­du­ras sería uno de ellos); y c) la polí­ti­ca correc­ta es la apli­ca­ción de la com­bi­na­to­ria del poder duro (hard power) con el poder sua­ve (soft power); esa capa­ci­dad de com­bi­nar ambos pode­res (la fuer­za mili­tar y la diplo­ma­cia) es lo que ven­dría a cons­ti­tuir el poder inte­li­gen­te (smart power)” (3). Esta­mos enton­ces ante una con­tra­ofen­si­va impe­rial que aspi­ra a rever­tir la olea­da de pro­ce­sos popu­la­res que en Amé­ri­ca Lati­na arri­ba­ron al gobierno por vía elec­to­ral entre 1998 y 2008, para lo cual la acción mili­tar, lue­go de la jus­ti­fi­ca­ción polí­ti­co mediá­ti­ca se ubi­ca a la orden del día.

Del comu­nis­mo como enemi­go a la crea­ción de un nue­vo adver­sa­rio: el terro­ris­mo

La idea expues­ta por Car­los Tupac en su obra Terro­ris­mo y civi­li­za­ción en el sen­ti­do que “… el terro­ris­mo es el últi­mo recur­so que dis­po­ne la pro­pie­dad pri­va­da para ase­gu­rar su exis­ten­cia”… (4) ha que­da­do demos­tra­da feha­cien­te­men­te a tra­vés de la his­to­ria de la huma­ni­dad, sien­do par­ti­cu­lar­men­te cier­ta en la socie­dad capi­ta­lis­ta actual. Recor­de­mos la des­crip­ción hecha por Marx sobre los vio­len­tos orí­ge­nes del capi­ta­lis­mo: …“el capi­tal vie­ne al mun­do cho­rrean­do san­gre y lodo por todos los poros, des­de los pies a la cabe­za.” (5), pero es en esta fase de deca­den­cia cuan­do la “racio­na­li­dad del capi­tal” mues­tra su mayor capa­ci­dad des­truc­ti­va, mane­jan­do un empleo sis­te­má­ti­co del terror. O dicho de otra for­ma, el reco­rri­do his­tó­ri­co del terro­ris­mo se sin­te­ti­za así: …“El terro­ris­mo es inse­pa­ra­ble de la pro­pie­dad pri­va­da [de los medios de pro­duc­ción], no pue­de exis­tir sin esta for­ma his­tó­ri­ca de explo­ta­ción y, por tan­to, la for­ma más bru­tal e inhu­ma­na, y dia­léc­ti­ca­men­te la for­ma más civi­li­za­da y tecno-cien­tí­fi­ca de terro­ris­mo es la capi­ta­lis­ta, la del terro­ris­mo con­sus­tan­cial a la civi­li­za­ción bur­gue­sa” (6).

Para­dó­ji­ca­men­te, el impe­ria­lis­mo de los tiem­pos actua­les ha veni­do jus­ti­fi­can­do su des­plie­gue mili­tar glo­bal y sus accio­nes inter­ven­cio­nis­tas bajo el lema de com­ba­tir al terro­ris­mo inter­na­cio­nal. Recor­de­mos que duran­te todo el siglo XX los Esta­dos Uni­dos y demás poten­cias impe­ria­lis­tas jus­ti­fi­ca­ron su carre­ra arma­men­tis­ta con el lema de fre­nar la “ame­na­za comu­nis­ta”, y una vez cae la Unión Sovié­ti­ca y se desin­te­gra el Blo­que Socia­lis­ta, se hacía nece­sa­rio cons­truir un nue­vo adver­sa­rio a fin de seguir desa­rro­llan­do una de las indus­trias de pun­ta de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta: la indus­tria mili­tar.

Esta cues­tión se nos reve­la evi­den­te cuan­do se inda­ga sobre los orí­ge­nes de Al Qae­da estre­cha­men­te rela­cio­na­dos con ope­ra­cio­nes encu­bier­tas de los ser­vi­cios poli­cia­les esta­dou­ni­den­ses, o los no menos oscu­ros aten­ta­dos con­tra las torres del Word Tra­de Cen­ter el 11 de sep­tiem­bre de 2001, hecho a par­tir del cual el terro­ris­mo pasa, ya en for­ma defi­ni­ti­va, a ser el adver­sa­rio capaz de jus­ti­fi­car las “gue­rras pre­ven­ti­vas” que el Esta­do Impe­rial des­plie­ga sobre múl­ti­ples esce­na­rios del mun­do.

De tal for­ma, en los últi­mos años la gue­rra ha pro­li­fe­ra­do sobre la faz de la tie­rra con la terri­ble reali­dad de que …“la pro­por­ción de víc­ti­mas civi­les de cual­quier gue­rra se sitúa entre el 80 y el 90 por 100 del total”…(7) y lo absur­do es que los bom­bar­deos que sobre zonas resi­den­cia­les de ciu­da­des ira­quíes, afga­nas, libias eje­cu­ta­dos por el Esta­do Impe­rial son pre­sen­ta­dos bajo con­sig­nas como “ayu­da”, “inter­ven­ción huma­ni­ta­ria” o como par­te de una cru­za­da empren­di­da a nom­bre de “la liber­tad” y “la demo­cra­cia”, y no como una prác­ti­ca recu­rren­te de una ver­da­de­ra super­po­ten­cia cana­lla que no se aco­ge a lega­li­dad inter­na­cio­nal algu­na y que tal como demues­tra el inte­lec­tual esta­dou­ni­den­se Noam Chomsky en su obra Esta­dos cana­llas (el impe­rio de la fuer­za en los asun­tos mun­dia­les), ha usa­do duran­te mucho tiem­po la apli­ca­ción de una “…cul­tu­ra del terror en la domes­ti­ca­ción de las expec­ta­ti­vas de la mayo­ría con res­pec­to a alter­na­ti­vas dife­ren­tes a las de los pode­ro­sos”…(8)

La OTAN: bra­zo arma­do del Esta­do Impe­rial

Es cla­ro enton­ces que el capi­ta­lis­mo del siglo XXI como sis­te­ma mun­dial alcan­zó su máxi­mo desa­rro­llo ago­tan­do la capa­ci­dad de expan­sión de su eco­no­mía, o en todo caso, sólo es posi­ble seguir sos­te­nién­do­la sobre la base de un altí­si­mo cos­to para el pla­ne­ta, pero que al mis­mo tiem­po ha con­for­ma­do una estruc­tu­ra supra­na­cio­nal: el Esta­do Impe­rial que no res­pon­de ni a las pro­pias ins­tan­cias crea­das por las poten­cias capi­ta­lis­tas al ini­cio de la pos­gue­rra -¿cuán­tas reso­lu­cio­nes de la Asam­blea de Nacio­nes Uni­das han sido igno­ra­das?-. El fin del blo­queo a Cuba, o la eje­cu­ción de varias inter­ven­cio­nes mili­ta­res lue­go de no haber sido apro­ba­das sir­ven de ejem­plo de que en reali­dad, y como bien seña­la Samir Amin: “…Las auto­ri­da­des de Washing­ton siem­pre se sin­tie­ron mal den­tro de la ONU y hoy pro­cla­man bru­tal­men­te lo que estu­vie­ron obli­ga­dos a escon­der has­ta este momen­to: ellas no acep­tan inclu­so ni el con­cep­to de un dere­cho inter­na­cio­nal supe­rior a lo que con­si­de­ran ser las exi­gen­cias de la defen­sa de sus intere­ses nacio­na­les”… (9). Ello expli­ca que con el sólo con­sen­ti­mien­to del Con­se­jo de Segu­ri­dad, o en últi­ma ins­tan­cia del hege­món del sis­te­ma, bas­ta para que se haga pre­sen­te la acción de la OTAN, actuan­do sim­ple­men­te como bra­zo arma­do de ese Esta­do Impe­rial. Los ata­ques, saqueo, ocu­pa­ción de Libia y final­men­te el mons­truo­so ase­si­na­to de Muam­mar Al Gad­da­fi son la demos­tra­ción más feha­cien­te de tal com­por­ta­mien­to.

Ais­lar y segre­gar la insur­gen­cia colom­bia­na: “la nar­co­gue­rri­lla”

Si bien el impe­rio a tra­vés de su mediá­ti­ca, de sus inte­lec­tua­les, de las accio­nes encu­bier­tas de sus ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, ubi­có a esca­la pla­ne­ta­ria un adver­sa­rio: ‑el terrorismo‑, en el caso de Colom­bia fue ins­ta­lan­do una matriz que le ha ser­vi­do exce­len­te­men­te tan­to para jus­ti­fi­car su intro­mi­sión en la polí­ti­ca inter­na (el Plan Colom­bia) como para estig­ma­ti­zar y por esa vía ais­lar a las revo­lu­cio­na­rias y revo­lu­cio­na­rios de ese país: “el nar­co­te­rro­ris­mo”. Para nadie es un secre­to que el trá­fi­co de estu­pe­fa­cien­tes en el mun­do es un nego­cio del capi­tal, que des­de la ban­ca inter­na­cio­nal se gene­ra su finan­cia­ción, que ha sido un nego­cio de la bur­gue­sía, reali­dad pre­sen­te en todos los esta­men­tos del Esta­do colom­biano, y que los Esta­dos Uni­dos apli­can un doble rase­ro fren­te al trá­fi­co y con­su­mo de estu­pe­fa­cien­tes. Sin embar­go, la gue­rra con­tra­in­sur­gen­te ha emplea­do ingen­tes recur­sos en ter­gi­ver­sar la lucha de un pue­blo que, sea dicho de paso, le ha toca­do enfren­tar al Esta­do que posee el peor his­to­rial de vio­la­ción de dere­chos huma­nos en nues­tra región, y pre­sen­tar­la ante la opi­nión inter­na­cio­nal como una acción delin­cuen­cial.

Esa pro­pa­gan­da no sólo ha logra­do con­fun­dir a gran par­te de la pobla­ción sino que tam­bién pene­tró en sec­to­res pro­gre­sis­tas del con­ti­nen­te y en la “izquier­da arre­pen­ti­da” que olvi­dó hace rato las ense­ñan­zas del maes­tro Lenin sobre el poder y sobre cuál debe ser la posi­ción de los revo­lu­cio­na­rios y las revo­lu­cio­na­rias ante los con­flic­tos. He aquí una de las razo­nes por las cua­les al pue­blo de Colom­bia que resis­te heroi­ca­men­te al Plan con­ce­bi­do por los Esta­dos Uni­dos para la domi­na­ción mili­tar de toda la región, le ha corres­pon­di­do luchar en medio de un cri­mi­nal ais­la­mien­to reci­bien­do la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal a una esca­la que no se corres­pon­de con su sacri­fi­cio.

Nues­tra posi­ción fren­te al con­flic­to colom­biano

Hemos sos­te­ni­do en dife­ren­tes espa­cios que quien quie­ra evi­tar la pro­lon­ga­ción del derra­ma­mien­to de san­gre en Colom­bia, quien quie­ra con­tri­buir a la cons­truc­ción de la paz, debe pro­nun­ciar­se por la sali­da polí­ti­ca nego­cia­da al con­flic­to social y arma­do que vive ese pue­blo. Lo hemos sos­te­ni­do en el pasa­do cuan­do nos corres­pon­dió asis­tir a espa­cios inter­na­cio­na­les en con­di­ción de Dipu­tado vene­zo­lano al Par­la­men­to Lati­no­ame­ri­cano (como Pre­si­den­te Alterno de la Mesa Direc­ti­va del mis­mo) y lo sos­te­ne­mos hoy como mili­tan­te revo­lu­cio­na­rio. Tal plan­tea­mien­to no lo pue­den enten­der ni los gue­rre­ris­tas del impe­rio ni la intran­si­gen­te bur­gue­sía colom­bia­na que aspi­ra a la ani­qui­la­ción de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, con lo cual ‑y la his­to­ria lo ha demos­tra­do así- sólo logra la pro­lon­ga­ción del con­flic­to. Hemos sos­te­ni­do que la pre­sen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se, israe­li­ta y bri­tá­ni­ca en Colom­bia ha sido y sigue sien­do la mayor ame­na­za para la paz y segu­ri­dad de toda la región, espe­cial­men­te para la esta­bi­li­dad del pro­ce­so boli­va­riano. No nos sor­pren­de la moles­tia de las ins­ti­tu­cio­nes y voce­ros del impe­rio, pero no pode­mos opi­nar de mane­ra dis­tin­ta. El inter­na­cio­na­lis­mo es par­te esen­cial de la tra­di­ción revo­lu­cio­na­ria de nues­tro pue­blo y es un prin­ci­pio fun­da­men­tal del socia­lis­mo. Para los mar­xis­tas la polí­ti­ca con­lle­va una pos­tu­ra éti­ca a la cual no renun­cia­mos.

Apun­tar al pro­ce­so boli­va­riano

Enten­de­mos ade­más, que los seña­la­mien­tos de la OFAC son par­te de un dise­ño de más amplia esca­la con el pro­pó­si­to de estig­ma­ti­zar y cer­car al pro­ce­so boli­va­riano, cam­pa­ña median­te la cual no pocos cua­dros serán calum­nia­dos, y que inclu­ye dis­tin­tas accio­nes de espio­na­je, boi­cot, infil­tra­ción para­mi­li­tar y des­es­ta­bi­li­za­ción en este momen­to pre­elec­to­ral. No son casua­les las denun­cias for­mu­la­das des­de dis­tin­tas ins­tan­cias inter­na­cio­na­les sobre supues­ta vio­la­ción a los dere­chos huma­nos o con­trol de inter­net por par­te de nues­tro gobierno, como tam­po­co son for­tui­tas las deci­sio­nes que aten­tan con­tra la sobe­ra­nía y auto­de­ter­mi­na­ción del sis­te­ma judi­cial vene­zo­lano. Es impor­tan­te tener pre­sen­te que para la reac­ción inter­na­cio­nal e inter­na exis­ten esce­na­rios dis­tin­tos al elec­to­ral, y en tal sen­ti­do incre­men­tar el sabo­ta­je eléc­tri­co, las “fallas” del metro, la mani­pu­la­ción de los pro­ble­mas car­ce­la­rios, pro­vo­car el des­abas­te­ci­mien­to ali­men­ta­rio o incor­po­rar a la esce­na el cri­men para­mi­li­tar for­man par­te de sus accio­nes para favo­re­cer elec­to­ral­men­te a sus peo­nes de la lla­ma­da Mesa de la Uni­dad Demo­crá­ti­ca (MUD), o sim­ple­men­te para gene­rar con­di­cio­nes para sali­das de otra natu­ra­le­za ante un revés por vía del voto.

Levan­tar las ban­de­ras del anti­im­pe­ria­lis­mo y de la soli­da­ri­dad con los pue­blos en lucha

Nues­tra mejor res­pues­ta ante la inju­ria orques­ta­da por el Esta­do Impe­rial es seguir con­tri­bu­yen­do con la lucha de nues­tros pue­blos por sacu­dir­se la domi­na­ción impe­ria­lis­ta, levan­tan­do las ban­de­ras de la reden­ción social. Esa lucha cobra cada vez más per­ti­nen­cia en tan­to el sis­te­ma enca­jo­na a la huma­ni­dad en un dile­ma insal­va­ble: o los pue­blos bre­gan por la supera­ción revo­lu­cio­na­ria de la cri­sis, o, para recom­po­ner­se el sis­te­ma del capi­tal avan­za en la ins­tau­ra­ción de una dic­ta­du­ra fas­cis­ta a esca­la pla­ne­ta­ria. De tal for­ma, fren­te a la cri­sis del capi­tal al mun­do del tra­ba­jo no le que­da opción dis­tin­ta a pre­sen­tar una pro­pues­ta socie­tal post­ca­pi­ta­lis­ta, y en el caso de nues­tra Amé­ri­ca, tal lucha tie­ne un doble carác­ter: libe­ra­dor y socia­lis­ta. Enten­de­mos este pro­ble­ma en los tér­mi­nos como lo expre­sa Nés­tor Kohan en su recién edi­ta­da obra Simón Bolí­var y la “man­za­na prohi­bi­da” de la revo­lu­ción lati­no­ame­ri­ca­na:

… “No habrá libe­ra­ción nacio­nal sin eman­ci­pa­ción social y jamás logra­re­mos reor­ga­ni­zar la nue­va socie­dad sobre bases no capi­ta­lis­tas ni mer­can­ti­lis­tas si al mis­mo tiem­po no logra­mos cons­ti­tuir ese pro­yec­to inaca­ba­do de Patria Gran­de, rom­pien­do con toda sumi­sión y depen­den­cia. No hay ni pue­de haber dos ´eta­pas´ sepa­ra­das (…) ni dos revo­lu­cio­nes dife­ren­tes: el pro­ce­so de revo­lu­ción lati­no­ame­ri­ca­na es y debe­rá ser al mis­mo tiem­po socia­lis­ta de libe­ra­ción nacio­nal, es decir, de libe­ra­ción con­ti­nen­tal. La domi­na­ción de cla­se y la cues­tión nacio­nal no con­for­man pro­ce­sos escin­di­dos en tiem­po y espa­cio sino hilos de un mis­mo teji­do social que se con­for­mó de esa for­ma –subor­di­na­da al sis­te­ma capi­ta­lis­ta mun­dial a tra­vés de sus socios loca­les, las bur­gue­sías lúm­pe­nes y depen­dien­tes– des­de nues­tros ini­cios his­tó­ri­cos” (10)

Res­pon­dien­do a estas exi­gen­cias, el pro­ce­so polí­ti­co en desa­rro­llo en Vene­zue­la ha come­ti­do lo que el Esta­do Impe­rial con­si­de­ra como un doble cri­men: 1) empren­der cami­nos sobe­ra­nos y 2) inten­tar cons­truir una expe­rien­cia post­ca­pi­ta­lis­ta. Con rela­ción al pri­me­ro no sólo se ha expre­sa­do en el mane­jo sobe­rano de nues­tros recur­sos estra­té­gi­cos, sino que ade­más se mani­fies­ta en temas esen­cia­les de la polí­ti­ca inter­na­cio­nal y reto­ma la sen­da de la bús­que­da de la uni­dad de Amé­ri­ca Lati­na. Obvia­men­te ha sido un desa­fío para el impe­ria­lis­mo acos­tum­bra­do como ha esta­do a tra­zar los linea­mien­tos a seguir por los dis­tin­tos gobier­nos del con­ti­nen­te. Empe­ro, si zafar­se de la tute­la impe­rial es un cri­men, poner sobre la mesa del deba­te el tema del socia­lis­mo, como en efec­to lo hizo el pro­ce­so boli­va­riano, es un cri­men mayor por­que es pre­sen­tar una opción anti­sis­te­ma que tras­cien­de las fron­te­ras nacio­na­les en estos momen­tos cuan­do la socie­dad bur­gue­sa no da más, cuan­do la recu­rren­cia de la cri­sis sis­té­mi­ca ha pro­vo­ca­do el sur­gi­mien­to de gran­des movi­mien­tos socia­les don­de menos podría pre­ver­se, movi­mien­tos que refle­jan que las fuer­zas socia­les siguen tenien­do qué hacer en la his­to­ria. Cuan­do a los indig­na­dos de Espa­ña, de los pro­pios Esta­dos Uni­dos de Nor­te­amé­ri­ca, las rebe­lio­nes obre­ras de Gre­cia, las pro­tes­tas de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras en Fran­cia o Ingla­te­rra ante el retro­ce­so de sus con­quis­tas his­tó­ri­cas, o la gran rebe­lión de masas que reco­rrió Marrue­cos, Túnez, Egip­to a ini­cios de año visua­li­cen un pro­gra­ma anti­sis­te­ma, se mar­ca­rá el momen­to de infle­xión del orden actual. ¡Qué mal ejem­plo el del pro­ce­so boli­va­riano haber explo­ra­do cami­nos que se salen de la lógi­ca del capi­tal! Por eso es nece­sa­rio decre­tar­lo Esta­do fora­ji­do. Recor­de­mos lo apun­ta­do por Chomsky: “El con­cep­to de Esta­do cana­lla desem­pe­ña un papel pre­emi­nen­te en la pla­ni­fi­ca­ción y el aná­li­sis polí­ti­cos”… (11) y siguien­do al mis­mo autor, cuál es el com­por­ta­mien­to del Esta­do Impe­rial fren­te a una des­obe­dien­cia como la que se ha pro­du­ci­do en nues­tro país: “Para ase­gu­rar­se de que sus man­da­tos son leyes, una super­po­ten­cia cana­lla debe man­te­ner la ´cre­di­bi­li­dad´: el hecho de no res­pe­tar su poder con­lle­va gra­ves pena­li­za­cio­nes. Esta idea se invo­ca con regu­la­ri­dad para jus­ti­fi­car la vio­len­cia de Esta­do”… (12)

En líneas grue­sas, ante el cua­dro que se nos pre­sen­ta por delan­te no cabe otra pos­tu­ra que pro­fun­di­zar la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta, al mar­gen de las acu­sa­cio­nes de marras u otras que pue­dan sumar al mon­tón, en pri­mer lugar desa­rro­llan­do una acción peda­gó­gi­ca entre nues­tros com­pa­trio­tas a fin de que iden­ti­fi­que­mos tan­to las carac­te­rís­ti­cas de la socie­dad bur­gue­sa de hoy como la natu­ra­le­za de la cri­sis actual y la vio­len­cia impe­ria­lis­ta del pre­sen­te. Obvia­men­te, par­ti­ci­par de la con­jun­ción de fuer­zas que alre­de­dor del Gran Polo Patrió­ti­co garan­ti­ce la con­ti­nui­dad del pro­ce­so polí­ti­co abier­to en la socie­dad vene­zo­la­na, que ha amplia­do sus­tan­ti­va­men­te la demo­cra­cia y don­de, depen­dien­do esen­cial­men­te del desa­rro­llo de la con­cien­cia y el poder popu­lar, podre­mos pro­fun­di­zar en las tareas socia­lis­tas. Pro­ce­so de radi­ca­li­za­ción que con­se­gui­rá un mejor cau­ce si a la vez amplia­mos nues­tras rela­cio­nes con las fuer­zas popu­la­res y revo­lu­cio­na­rias de nues­tra Amé­ri­ca avan­zan­do en la con­for­ma­ción de un inven­ci­ble movi­mien­to boli­va­riano a nivel con­ti­nen­tal.

Citas:

(1) James Petras, Esta­do Impe­rial, Impe­ria­lis­mo e Impe­rio, p.5.

(2) Idem, pp. 24 – 25.

(3) Luis Anto­nio Bigott, Otra vez y aho­ra si BOLIVAR CONTRA MONROE, p. 19.

(4) Car­los Tupac, Terro­ris­mo y civi­li­za­ción, Tomo I, p.17.

(5) Car­los Marx, El Capi­tal, Tomo I, p. 646.
(6) Car­los Tupac, op. Cit., Tomo II, p.745.

(7) Eric Hobs­bawm; Gue­rra y Paz en el siglo XXI, p.4.

(8) Noam Chomsky, Esta­dos cana­llas (el impe­rio de la fuer­za en los asun­tos mun­dia­les), p. 15.

(9) Samir Amin, Geo­po­lí­ti­ca del impe­ria­lis­mo con­tem­po­rá­neo, pp. 17 – 18.

(10) Nés­tor Kohan, Simón Bolí­var y la “man­za­na prohi­bi­da” de la revo­lu­ción lati­no­ame­ri­ca­na, p. x

(11) Noam Chomsky, Op. Cit. p .24.

(12) Noam Chomsky, Op. Cit. p .15.

Refe­ren­cias:

AMIN, Samir (2011), Geo­po­lí­ti­ca del impe­ria­lis­mo con­tem­po­rá­neo, Ins­ti­tu­to Muni­ci­pal de Publi­ca­cio­nes de la Alcal­día de Cara­cas.

BIGOTT, Luis Anto­nio (2011), Otra vez y aho­ra si BOLIVAR CONTRA MONROE, Edi­to­rial Trin­che­ra.

CHOMSKY, Noam (2001), Esta­dos cana­llas (el impe­rio de la fuer­za en los asun­tos mun­dia­les), Pai­dós, Colec­ción Esta­do y Socie­dad 93. Bar­ce­lo­na-Bue­nos Aires-Méxi­co.

HOBSBAWM, E. (2007). Gue­rra y Paz en el siglo XXI. (Colec­ción Memo­ria Crí­ti­ca). Bar­ce­lo­na: Edi­to­rial Crí­ti­ca.

KOHAN, Nés­tor (2011), Simón Bolí­var y la “man­za­na prohi­bi­da” de la revo­lu­ción lati­no­ame­ri­ca­na, Edi­to­rial Trin­che­ra, Cara­cas.

MARX, Car­los (2008), El Capi­tal, 3 Tomos, Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, Méxi­co.

PETRAS, James (2011), Esta­do Impe­rial, Impe­ria­lis­mo e Impe­rio, Ins­ti­tu­to Muni­ci­pal de Publi­ca­cio­nes de la Alcal­día de Cara­cas.

TUPAC, Car­los, Terro­ris­mo y Civi­li­za­ción, Edi­cio­nes Insur­gen­tes, Colom­bia, 2011. 2 Tomos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *