«Cues­ta ima­gi­nar lo que sopor­ta­ron en el cam­po de con­cen­tra­ción de Ordu­ña». Entre­vis­ta a Jose­ba Egiguren

Alre­de­dor de 50.000 pri­sio­ne­ros de gue­rra repu­bli­ca­nos y guda­ris pade­cie­ron el cam­po de con­cen­tra­ción de Ordu­ña. En su libro, Jose­ba Egi­gu­ren se encar­ga de ofre­cer deta­lles acer­ca de un epi­so­dio poco conocido.

Tres años de tra­ba­jo y ve la luz este libro, ¿cuál ha sido el prin­ci­pal obs­tácu­lo al que se ha enfrentado?

Lo más difí­cil ha sido encon­trar ex pri­sio­ne­ros, por­que que­dan muy pocos, tie­nen más de 90 años y están dis­per­sos por todo el Esta­do espa­ñol. El otro gran obs­tácu­lo ha sido bucear en los archi­vos civi­les y mili­ta­res en bus­ca de docu­men­tos rela­ti­vos al cam­po. Por des­gra­cia, la docu­men­ta­ción que se guar­da al res­pec­to es muy poca y está muy dispersa.

¿El cam­po de con­cen­tra­ción de Ordu­ña tenía unas carac­te­rís­ti­cas pro­pias res­pec­to a otros?

Pro­ba­ble­men­te la fun­ción de todos los cam­pos fran­quis­tas en Eus­kal Herria fue simi­lar, es decir, la reclu­sión pre­ven­ti­va, la cla­si­fi­ca­ción y la «reedu­ca­ción» de los pri­sio­ne­ros. Lo más des­ta­ca­ble tal vez sea la capa­ci­dad que le asig­na­ron, 5.000 per­so­nas. Era un cam­po grande.

¿Cuán­tos pri­sio­ne­ros pasa­ron por Orduña?

El trán­si­to de pri­sio­ne­ros fue cons­tan­te. Por ejem­plo, hubo un día de abril de 1938 en el que se regis­tra­ron 1.111 altas. Lamen­ta­ble­men­te no se han guar­da­do sufi­cien­tes infor­mes o memo­rias acer­ca de las entra­das y sali­das. Así que la res­pues­ta exac­ta a esa pre­gun­ta es una incóg­ni­ta, pero pro­ba­ble­men­te fue­ron 50.000.

Sor­pren­de la pre­sen­cia de muchos catalanes…

La pro­ce­den­cia de los pri­sio­ne­ros varió en fun­ción del desa­rro­llo de la gue­rra. De ahí que has­ta fina­les de 1937 pro­ba­ble­men­te fue­ra muy nume­ro­sa la pre­sen­cia de guda­ris que lucha­ron en Biz­kaia, así como de civi­les de la comar­ca del Alto Ner­vión. Pero a par­tir de 1938 la mayo­ría de los cau­ti­vos pro­ce­dían de los fren­tes de Ara­gón, Levan­te y Catalunya.

¿El cam­po mar­có la vida de la localidad?

El cam­po ejer­ció una fun­ción didác­ti­ca sobre la ciu­da­da­nía ordu­ñe­sa. Todo el mun­do sabía que en aquel cole­gio se ence­rra­ba a los pri­sio­ne­ros anti­fran­quis­tas, y que las con­di­cio­nes a las que se les some­tía eran insu­fri­bles. La pobla­ción veía a los pri­sio­ne­ros que iban y venían por las calles del pue­blo, y apren­dió con rapi­dez que el úni­co camino que les que­da­ba era el de la obe­dien­cia y la sumisión.

¿El tema de este cam­po ha sido tabú en la ciudad?

Igno­ró la razón por la que has­ta aho­ra no se ha des­ve­la­do esta his­to­ria. A mí me atra­pó al ins­tan­te, me pare­ce apa­sio­nan­te. Creo que era mi deber inves­ti­gar lo que ocu­rrió y divul­gar­lo. No me pare­cía jus­to que todo que­da­se olvi­da­do u ocul­ta­do por más tiempo.

Los tes­ti­mo­nios hablan de la cru­de­za de la vida allí…

Real­men­te cues­ta ima­gi­nar las con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas que tuvie­ron que sopor­tar. Esta­ban en manos del enemi­go con­tra el que habían lucha­do, en la más abso­lu­ta inde­fen­sión y sin nin­gún tipo de garan­tía judi­cial. Apa­lea­dos has­ta la muer­te en el patio, humi­lla­dos cons­tan­te­men­te, ate­ri­dos de frío, sin ropa, medio muer­tos de ham­bre, lle­nos de pio­jos… Debió de ser horrible.

¿Quié­nes se bene­fi­cia­ron del tra­ba­jo escla­vo de los presos?

El mayor bene­fi­cia­rio fue el Ayun­ta­mien­to, por­que uti­li­zó la mano de obra cua­li­fi­ca­da y dócil de los pri­sio­ne­ros para rea­li­zar todo tipo de tra­ba­jos. Reha­bi­li­ta­ron varios edi­fi­cios pú- bli­cos y pri­va­dos del pue­blo, entre los que des­ta­ca el monu­men­to a la Vir­gen de la Anti­gua que se alza en la cum­bre del mon­te Txar­la­zo, el sím­bo­lo de la ciu­dad. El Ayun­ta­mien­to, ade­más, ganó dine­ro con su pre­sen­cia, reci­bió 0,7 pese­tas por cada pri­sio­ne­ro al mes.

Tras su inves­ti­ga­ción, ¿que­da algún pun­to oscu­ro en el que profundizar?

Oja­lá algún día apa­rez­can las tar­je­tas de cla­si­fi­ca­ción y los infor­mes de cada uno de los pri­sio­ne­ros, las memo­rias con los regis­tros de entra­das y sali­das, la can­ti­dad real de falle­ci­dos y, en gene­ral, el enor­me volu­men de docu­men­tos que nece­sa­ria­men­te tuvo que gene­rar un cen­tro como este. Sería de gran inte­rés. A pesar de todo, creo que se ha dado un paso de gigan­te en el cono­ci­mien­to de este epi­so­dio his­tó­ri­co olvi­da­do duran­te 75 años, que sin duda fue el más infa­me del siglo pasa­do en Orduña

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *