La izquier­da ota­nis­ta y colo­nia­lis­ta, cóm­pli­ce inte­lec­tual y moral del ase­si­na­to de Gada­fi y del pue­blo libio

La alter­na­ti­va de la izquier­da ota­nis­ta a Gada­fi: negros que­ma­dos vivos (1), sha­ria para las muje­res y petró­leo para las mul­ti­na­cio­na­les occi­den­ta­les

La colo­ni­za­ción de Libia y el bru­tal ase­si­na­to del coro­nel Moha­mar Al Gada­fi, jefe de la resis­ten­cia patrió­ti­ca anti­co­lo­nial, ha con­ta­do con la com­pli­ci­dad polí­ti­ca, moral e inte­lec­tual de bue­na par­te de la izquier­da occi­den­ta­lis­ta –prin­ci­pal­men­te euro­pea– que tam­bién apo­yó otras aven­tu­ras agre­so­ras del impe­ria­lis­mo. Pero esta com­pli­ci­dad con las bru­ta­les polí­ti­cas colo­nia­lis­tas no que­da­rá impu­ne: de hecho, está tenien­do su con­tra­par­ti­da en Euro­pa y Esta­dos Uni­dos, don­de aso­man en el hori­zon­te polí­ti­cas cada vez más repre­si­vas y de carác­ter fas­cis­ta con­tra los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res y los pue­blos de occi­den­te.

El emi­nen­te inte­lec­tual anti­co­lo­nia­lis­ta Aimé Césai­re, por unos años mili­tan­te del Par­ti­do Comu­nis­ta de Fran­cia y dipu­tado a la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te en 1946, en su céle­bre Dis­cur­so sobre el colo­nia­lis­mo repro­cha­ba a la bur­gue­sía “demo­crá­ti­ca” euro­pea que cri­ti­ca­ra a Hitler sólo por­que éste había implan­ta­do en Euro­pa los méto­dos pro­pios de las colo­nias: cam­pos de con­cen­tra­ción, tra­ba­jo escla­vo, esta­dos poli­cía­cos, ase­si­na­tos en masa, des­truc­ción de las socie­da­des loca­les, gue­rras de con­quis­ta… En defi­ni­ti­va: todo aque­llo que la mayor par­te del mun­do venía sufrien­do des­de hacía siglos en un gra­do incom­pa­ra­ble­men­te supe­rior a lo pues­to en prác­ti­ca por Hitler en Euro­pa. Aimé Césai­re denun­cia­ba que cuan­do la bur­gue­sía “demo­crá­ti­ca” occi­den­tal había pro­mo­vi­do el colo­nia­lis­mo y la vio­len­cia bru­tal y sal­va­je con­tra los pue­blos opri­mi­dos, pre­pa­ra­ba el camino para el triun­fo de Hitler y el nazis­mo en Euro­pa:

«¿A qué idea quie­ro lle­gar? A esta idea: que nadie colo­ni­za impu­ne­men­te; que una nación que colo­ni­za, que una civi­li­za­ción que jus­ti­fi­ca la colo­ni­za­ción, y por lo tan­to, la fuer­za, ya es una civi­li­za­ción enfer­ma, moral­men­te heri­da, que irre­sis­ti­ble­men­te, de con­se­cuen­cia en con­se­cuen­cia, de nega­ción en nega­ción, lla­ma a su Hitler, es decir, a su cas­ti­go» (2).

Esta cru­da denun­cia le vie­ne como ani­llo al dedo a aque­lla izquier­da y a aque­llos inte­lec­tua­les orgá­ni­cos que apo­yan, jus­ti­fi­can, tole­ran, des­in­for­man o mues­tran doble moral con lo suce­di­do en Libia y ante­rior­men­te en tan­tos otros luga­res del mun­do, por­que si bien es cier­to que la his­to­ria nun­ca se repi­te, en estos momen­tos esta­mos asis­tien­do a un pare­ci­do asom­bro­so con lo suce­di­do déca­das atrás: en 1931, los fas­cis­tas ita­lia­nos que colo­ni­za­ban Libia ahor­ca­ron a Omar Al-Mukh­tar, diri­gen­te polí­ti­co-reli­gio­so y jefe de la resis­ten­cia anti­co­lo­nial, tras una far­sa de jui­cio. En 2011, los ase­si­nos a suel­do de la OTAN ven­di­dos por la inte­lec­tua­li­dad ota­nis­ta como “revo­lu­cio­na­rios” libios alza­dos con­tra el tirano, gol­pea­ron y ase­si­na­ron sal­va­je­men­te al coro­nel Gada­fi, gra­ve­men­te heri­do, negán­do­le la posi­bi­li­dad de una defen­sa ante un tri­bu­nal, aun­que este tri­bu­nal estu­vie­ra tan corrom­pi­do como los tri­bu­na­les fas­cis­tas ita­lia­nos en Libia. Que Mus­so­li­ni –uno de los expo­nen­tes del fas­cis­mo más bru­tal y expan­sio­nis­ta de la his­to­ria– se guar­da­ra bien de garan­ti­zar unas míni­mas for­mas de “dere­cho” para el ase­si­na­to de Omar Al-Mukh­tar a dife­ren­cia de las poten­cias fas­cis­tas de la OTAN, nos mues­tra con cla­ri­dad dos cosas: la pri­me­ra, que hace ochen­ta años exis­tía una fuer­te con­cien­cia anti­co­lo­nia­lis­ta –en gran medi­da de raíz comu­nis­ta– con una nota­ble influen­cia entre la opi­nión públi­ca occi­den­tal; y la segun­da, que el impe­ria­lis­mo ha entra­do en una fase de mili­ta­ri­za­ción, gue­rras y repre­sión en todos los ámbi­tos y que las for­mas demo­crá­ti­cas o de dere­chos cívi­cos que la bur­gue­sía occi­den­tal había tole­ra­do has­ta el momen­to en Euro­pa y Esta­dos Uni­dos, van a ser cada vez más piso­tea­das impu­ne­men­te o aca­ba­rán supri­mién­do­se.

El ase­si­na­to de Gada­fi ha veni­do pre­ce­di­do del clá­si­co lin­cha­mien­to mediá­ti­co a tra­vés de una demo­ni­za­ción y una llu­via de men­ti­ras y des­in­for­ma­ción de los gran­des medios de pren­sa, que ha encon­tra­do rápi­do eco en la izquier­da occi­den­ta­lis­ta y ota­nis­ta, eri­gién­do­se así en cóm­pli­ce inte­lec­tual del ase­si­na­to: esta izquier­da ha cola­bo­ra­do bien en la apro­ba­ción de la agre­sión mili­tar, bien en la cam­pa­ña de cri­mi­na­li­za­ción de Gada­fi –ni OTAN ni dic­ta­du­ras – , ha apo­ya­do abier­ta­men­te las men­ti­ras y la des­in­for­ma­ción –o se ha deja­do lle­var por ellas por­que era lo polí­ti­ca­men­te correc­to– y ha asu­mi­do que Gada­fi y su régi­men lai­co e inde­pen­dien­te eran el obje­ti­vo a des­truir. Una par­te de esta izquier­da anti-Gada­fi se ha mani­fes­ta­do con­tra­ria al uso de la fuer­za arma­da y la inva­sión de la OTAN para alcan­zar estos fines, como si las ante­rio­res expe­rien­cias de Pana­má, Yugos­la­via, Irak, Afga­nis­tán y tan­tas otras no fue­ran sufi­cien­tes prue­bas de que el impe­ria­lis­mo no pue­de tole­rar un pro­ce­so de sobe­ra­nía inter­na en el que los pue­blos deci­dan libre­men­te su futu­ro sin inje­ren­cias. Otra par­te, la corrien­te extre­mis­ta, mili­ta­ris­ta y atlan­tis­ta de la izquier­da occi­den­ta­lis­ta cons­ti­tui­da por los par­ti­dos eco­so­cia­lis­tas y social­de­mó­cra­tas, diri­gen­tes sin­di­ca­les, etc., des­de el pri­mer momen­to ha apo­ya­do la agre­sión mili­tar con­tra Libia. Y una ter­ce­ra corrien­te de la izquier­da ota­nis­ta, cons­ti­tui­da por par­ti­dos trots­kis­tas y orga­ni­za­cio­nes y aso­cia­cio­nes mino­ri­ta­rias que apo­ya­ban la cri­mi­na­li­za­ción y el derro­ca­mien­to de Gada­fi han adop­ta­do la pos­tu­ra más cobar­de, “ni OTAN ni Gada­fi”, una coar­ta­da que ha ser­vi­do en la prác­ti­ca para las agre­sio­nes mili­ta­res de la OTAN con­tra el pue­blo libio y su sobe­ra­nía nacio­nal.

Entre la izquier­da ota­nis­ta des­ta­can sus inte­lec­tua­les orgá­ni­cos, algu­nos de los cua­les apo­ya­ron la inter­ven­ción arma­da y otros –sin hacer­lo abier­ta­men­te– defen­die­ron duran­te los bom­bar­deos varia­das pos­tu­ras anti-Gada­fi o sus­cri­bie­ron mani­fies­tos en los que se cri­mi­na­li­za­ba al diri­gen­te libio. Entre ellos encon­tra­mos a Igna­cio Ramo­net, San­tia­go Alba Rico, Eduar­do Galeano, Noam Chomsky, Heinz Die­te­rich, Ati­lio Borón y muchos otros aman­tes de lo polí­ti­ca­men­te correc­to bajo una apa­rien­cia de com­pro­mi­so social, que han teni­do una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad en la jus­ti­fi­ca­ción de la tra­ge­dia libia.

Su papel ha vuel­to a ser deter­mi­nan­te entre la izquier­da: estos inte­lec­tua­les, en los momen­tos deci­si­vos, cuan­do arran­can las cam­pa­ñas mediá­ti­cas del impe­ria­lis­mo con­tra el nue­vo demo­nio y las bom­bas empie­zan a des­pe­da­zar a la pobla­ción civil, no uti­li­zan su pres­ti­gio o su fama entre los medios de izquier­das para inyec­tar un poco de cla­ri­dad ideo­ló­gi­ca, com­ba­tir las men­ti­ras impe­ria­lis­tas y lla­mar a la soli­da­ri­dad, sino que apo­yan abier­ta­men­te el cri­men o bien se dedi­can a rea­li­zar acu­sa­cio­nes sin prue­bas, a “des­cu­brir” miles de argu­men­tos –la mayo­ría cal­ca­dos de la pren­sa impe­ria­lis­ta– que “demues­tren” lo malo que era tal o cual diri­gen­te, los erro­res que come­tió, lo irre­ver­si­ble de su derro­ca­mien­to por su pro­pia cul­pa, lo bue­nos que son los pobres «rebel­des repri­mi­dos por el tirano», etc., etc. Para algu­nos inte­lec­tua­les anti-Gada­fi, éste mere­cía caer por­que era “poco” revo­lu­cio­na­rio según sus esque­mas ideo­ló­gi­cos fosi­li­za­dos y come­tió el peca­do de tener rela­cio­nes con los paí­ses impe­ria­lis­tas, como hacen casi todos los pre­si­den­tes del res­to del mun­do, inclu­yen­do los más anti­im­pe­ria­lis­tas como Fidel Cas­tro o Hugo Chá­vez; para otros, mere­cía caer por­que era un dic­ta­dor cri­mi­nal y repre­si­vo, según “infor­ma­ban” las agen­cias de pro­pa­gan­da de gue­rra de la OTAN, pasan­do por alto el hecho de que los diri­gen­tes impe­ria­lis­tas han come­ti­do crí­me­nes infi­ni­ta­men­te más gra­ves –eso sí, en paí­ses leja­nos, no en el apa­ci­ble y “civi­li­za­do” occi­den­te, que es lo que impor­ta– que los que se le atri­bu­yen a Gada­fi. El clí­max de este com­por­ta­mien­to lle­ga cuan­do se fir­man mani­fies­tos gran­di­lo­cuen­tes –publi­ca­dos, como no, en la pren­sa impe­ria­lis­ta– que ni siquie­ra hablan de las agre­sio­nes sal­va­jes y bár­ba­ras de la OTAN ni denun­cian a los diri­gen­tes impe­ria­lis­tas (2). Como expli­ca un popu­lar dicho, nos encon­tra­mos ante inte­lec­tua­les exper­tos en «nadar y guar­dar la ropa». Ellos tam­bién han cola­bo­ra­do inte­lec­tual y moral­men­te en el ase­si­na­to de Gada­fi: ¿para qué debe­rían los diri­gen­tes impe­ria­lis­tas moles­tar­se en ofre­cer la posi­bi­li­dad de un jui­cio –aun­que sea una far­sa– a un per­so­na­je como Gada­fi, si éste ya ha sido con­de­na­do tan­to por la dere­cha como, sobre todo, por una par­te impor­tan­te de la izquier­da y sus inte­lec­tua­les hege­mó­ni­cos? Ni siquie­ra Mus­so­li­ni lo tuvo tan fácil en 1931.

La his­to­ria, aquí, vuel­ve a mos­trar simi­li­tu­des. Como demos­tró Lenin en El impe­ria­lis­mo, fase supe­rior del capi­ta­lis­mo, la polí­ti­ca colo­nial y de con­quis­ta en el exte­rior impli­ca nece­sa­ria­men­te una polí­ti­ca reac­cio­na­ria en el inte­rior de los paí­ses con­quis­ta­do­res, con­tra la cla­se obre­ra. Y como tam­bién demos­tró Lenin, para jus­ti­fi­car la polí­ti­ca colo­nia­lis­ta y bus­car apo­yos entre los tra­ba­ja­do­res de los paí­ses occi­den­ta­les, los diri­gen­tes impe­ria­lis­tas de la épo­ca se valie­ron de la mayo­ría de los par­ti­dos socia­lis­tas y social­de­mó­cra­tas –que afir­ma­ban estar con­tra el capi­ta­lis­mo – , así como de muchos diri­gen­tes sin­di­ca­les, para arran­car el apo­yo o la neu­tra­li­dad de una bue­na par­te de los tra­ba­ja­do­res occi­den­ta­les ante la polí­ti­ca colo­nial y racial de sus metró­po­lis. Hoy la vie­ja social­de­mo­cra­cia defien­de abier­ta­men­te el capi­ta­lis­mo, de mane­ra que los actua­les diri­gen­tes impe­ria­lis­tas –los Oba­ma, Sar­kozy, Came­ron, Ber­lus­co­ni, Zapa­te­ro, etc.– nece­si­tan la com­pli­ci­dad de una par­te de la izquier­da que pre­sen­te las inje­ren­cias y la des­es­ta­bi­li­za­ción de paí­ses inde­pen­dien­tes por las agen­cias de espio­na­je del impe­ria­lis­mo –pasos nece­sa­rios para la mani­pu­la­ción infor­ma­ti­va y para pre­pa­rar esce­na­rios del esti­lo de las “revo­lu­cio­nes de colo­res”– como la “lucha de los pue­blos con­tra los tira­nos”. Así, ya que­da jus­ti­fi­ca­da entre la izquier­da occi­den­tal y los tra­ba­ja­do­res la polí­ti­ca colo­nia­lis­ta y de agre­sión geno­ci­da del impe­ria­lis­mo con­tra los pue­blos opri­mi­dos, des­ac­ti­van­do una posi­ble soli­da­ri­dad acti­va fren­te a un pue­blo bru­tal­men­te agre­di­do cuya sobe­ra­nía nacio­nal es vio­la­da impu­ne­men­te.

El razo­na­mien­to que guía a la izquier­da occi­den­ta­lis­ta es el siguien­te: la gue­rra con­tra Libia no es una agre­sión colo­nial clá­si­ca para apo­de­rar­se des­ca­ra­da­men­te de un país y sus recur­sos y para eli­mi­nar a un gobierno inde­pen­dien­te, sino una ope­ra­ción para implan­tar las for­mas polí­ti­cas de occi­den­te y de sus valo­res mora­les –como la demo­cra­cia occi­den­tal, el libe­ra­lis­mo y la «pro­tec­ción de civi­les inde­fen­sos» – , valo­res que con­si­de­ra supe­rio­res a los que exis­ten en el res­to del mun­do: para esta izquier­da, el sis­te­ma impe­ria­lis­ta es en esen­cia demo­crá­ti­co y pro­gre­sis­ta y en su seno se pue­den encon­trar las vías para el pro­gre­so social de los pue­blos de Euro­pa median­te refor­mas pro­gre­sis­tas que no tras­cien­dan los lími­tes del sis­te­ma polí­ti­co vigen­te. Para esta izquier­da, el pro­gre­so mate­rial de los pue­blos de occi­den­te no tie­ne nada que ver con lo que Marx deno­mi­nó la «acu­mu­la­ción pri­mi­ti­va de capi­tal» a par­tir del saqueo colo­nial, sino que pro­ce­de de las con­quis­tas alcan­za­das gra­cias a la acti­vi­dad refor­mis­ta de sin­di­ca­tos y par­ti­dos que ante los gobier­nos y las patro­na­les. Así pues, la “expor­ta­ción” de la demo­cra­cia por las bom­bas de ura­nio empo­bre­ci­do y los ase­si­na­tos en masa de la OTAN y sus esbi­rros “revo­lu­cio­na­rios”, serían los daños cola­te­ra­les nece­sa­rios para el triun­fo de las liber­ta­des occi­den­ta­les entre los pue­blos que son “inca­pa­ces” de alcan­zar­las por sus pro­pios medios. Por este moti­vo, la izquier­da ota­nis­ta ha cola­bo­ra­do inte­lec­tual y moral­men­te con el ase­si­na­to de Gada­fi ­ – líder de la resis­ten­cia patrió­ti­ca anti­co­lo­no­lial libia– y con las matan­zas con­tra el pue­blo libio.

Es pre­ci­so vol­ver a remar­car que, inde­pen­dien­te­men­te de los erro­res que pudie­ra haber come­ti­do, a pesar de que se pue­da tener dis­cre­pan­cias con su tra­yec­to­ria his­tó­ri­ca, Gada­fi fue eli­mi­na­do por el impe­ria­lis­mo pre­ci­sa­men­te por­que encar­na­ba la figu­ra de la inde­pen­den­cia y uni­dad nacio­nal, del desa­rro­llo social, de la uni­dad afri­ca­na y del desa­fío al colo­nia­lis­mo occi­den­tal. La prác­ti­ca es el cri­te­rio de la ver­dad, decía Marx. ¿Cuál ha sido en la prác­ti­ca la alter­na­ti­va de la izquier­da ota­nis­ta y de sus inte­lec­tua­les al régi­men de Gada­fi?: 70.000 muer­tos por los bom­bar­deos de la OTAN, miles de afri­ca­nos negros per­se­gui­dos y bru­tal­men­te ase­si­na­dos, la sha­ria para las muje­res y el petró­leo para las mul­ti­na­cio­na­les occi­den­ta­les.

Gada­fi podía haber teni­do un exi­lio dora­do con su fami­lia en algún paraí­so lejano, pero pre­fi­rió com­ba­tir jun­to a su pue­blo. A dife­ren­cia de la izquier­da ota­nis­ta y la inte­lec­tua­li­dad anti-Gada­fi encar­na­da por los Galeano, San­tia­go Alba, Igna­cio Ramo­net, Ati­lio Borón, etc., Gada­fi esco­gió jugar­se la vida por la liber­tad de su país. Como el Che Gue­va­ra, fue heri­do en com­ba­te; como el Che Gue­va­ra, fue ase­si­na­do sin nin­gún dere­cho a jui­cio ni a defen­der­se, pero de una mane­ra mucho más bru­tal; como el Che Gue­va­ra, será ente­rra­do en un lugar secre­to para tra­tar de borrar su ejem­plo.

Moha­mar Al Gada­fi ha muer­to como un héroe pero su ejem­plo de valen­tía, dig­ni­dad y entre­ga a su pue­blo segui­rá guian­do a los libios que desean la liber­tad para su patria. La izquier­da ota­nis­ta y sus inte­lec­tua­les, en cam­bio, serán recor­da­dos por los tra­ba­ja­do­res y los pue­blos opri­mi­dos como el apo­yo moral e inte­lec­tual de los crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad come­ti­dos por el impe­ria­lis­mo.

Notas

(1)http://​allain​ju​les​.com/​2​0​1​1​/​1​0​/​2​0​/​l​i​b​y​e​-​c​r​i​m​e​s​-​a​n​t​i​-​n​o​i​r​-​d​u​-​c​n​t​-​v​o​l​-​e​t​-​c​h​a​r​n​i​e​r​-​v​i​d​e​o​s​-​p​h​o​t​os/

(2)Aimé Césai­re: Dis­cur­so sobre el colo­nia­lis­mo. Ed. Akal, Madrid 2006.

(3)http://​www​.publi​co​.es/​e​s​p​a​n​a​/​4​0​1​5​7​7​/​g​l​o​b​a​l​i​c​e​m​o​s​-​l​a​-​p​l​a​z​a​-​t​a​h​r​i​r​-​g​l​o​b​a​l​i​c​e​m​o​s​-​l​a​-​p​u​e​r​t​a​-​d​e​l​-​sol

TRABAJO DE ALBERT ESCUSA

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *