Un indio til­da­do de rudo – Jesús Valen­cia

Me refie­ro a Evo Mora­les. El año 2006 fue ele­gi­do Pre­si­den­te de Boli­via y muchos perio­dis­tas espa­ño­les airea­ron su gua­sa (¡ay la pre­po­ten­cia de los hidal­gos ran­cios!). Cuan­do, días más tar­de, el Pre­si­den­te elec­to lle­gó a Madrid la per­ple­ji­dad des­pec­ti­va se con­vir­tió en mofa. Aquel jer­sey rojo que ves­tía Evo se les anto­ja­ba ropa­je de bufón. Y el pon­cho a rayas con el que toma­ría pose­sión de su car­go… Era evi­den­te que Boli­via se había equi­vo­ca­do en la elec­ción ¿Qué se podía espe­rar de un indio cobri­zo que de cha­val ves­tía tapa­rra­bos?

En fechas recien­tes dos suce­sos, en apa­rien­cia dis­tin­tos, han con­vul­sio­na­do Boli­via: la elec­ción de jue­ces para las máxi­mas ins­tan­cias judi­cia­les del Esta­do y la cons­truc­ción de una carre­te­ra que atra­vie­sa la ama­zo­nia. Por lo que se refie­re al pri­me­ro, el día 16 de octu­bre la ciu­da­da­nía boli­via­na pudo ele­gir median­te sufra­gio uni­ver­sal a los miem­bros del Tri­bu­nal Supre­mo y del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal Plu­ri­na­cio­nal. Lo que están oyen­do, mi que­ri­da vecin­dad. Una vota­ción iné­di­ta e inima­gi­na­ble en estas lati­tu­des de supues­ta demo­cra­cia modé­li­ca. Si el nom­bra­mien­to de jue­ces depen­die­ra del sufra­gio popu­lar Mar­las­ka o Ánge­la Muri­llo ejer­ce­rían en algún juz­ga­do comar­cal. Y por lo que se refie­re a Gar­zón, esta­ría ven­dien­do com­bus­ti­ble en la gaso­li­ne­ra fami­liar.

Por otro lado, el Gobierno boli­viano impul­só uno de esos pro­yec­tos faraó­ni­cos que tan­to gus­tan a los polí­ti­cos neo­li­be­ra­les: la carre­te­ra entre Beni y Cocha­bam­ba cuyo tra­za­do pre­vis­to atra­ve­sa­ba el Terri­to­rio Indí­ge­na del Par­que Nacio­nal Isi­bo­ro Sécu­re (TIPNIS). Los afec­ta­dos no esta­ban de acuer­do e ini­cia­ron en agos­to una mar­cha de pro­tes­ta que la poli­cía boli­via­na repri­mió. ¿El mis­mo pro­ce­der que cual­quier otro gober­nan­te bra­vu­cón? Lo suce­di­do en Yucu­mo ha per­mi­ti­do atis­bar la fron­te­ra éti­ca entre esti­los de gobierno com­ple­ta­men­te dife­ren­tes. Cono­ce­mos Azku­nas y Ares a quie­nes no les tiem­bla el pul­so a la hora de apa­lear. Tras la gol­pi­za, tiem­po habrá de elo­giar a la poli­cía, des­le­gi­ti­mar a quie­nes recha­zan el pro­yec­to y acu­sar a estos de recu­rrir a la vio­len­cia. La repre­sión de Yucu­mo ‑con ser caso espo­rá­di­co- pro­vo­có una cri­sis guber­na­men­tal en Boli­via. For­zó la dimi­sión de dos minis­tros y la des­ti­tu­ción de dos man­dos poli­cia­les. Se habi­li­tó una comi­sión guber­na­men­tal para que habla­ra con los apo­rrea­dos, se detu­vo la cons­truc­ción de la carre­te­ra y se plan­tea una con­sul­ta sobre la mis­ma a los direc­ta­men­te afec­ta­dos. Hay algo toda­vía más inusual: el Pre­si­den­te til­da­do de zafio ha pedi­do dis­cul­pas a los apa­lea­dos y se ha reu­ni­do con ellos una vez lle­ga­dos a La Paz.

¿Cuál es la razón de com­por­ta­mien­tos tan dis­pa­res? Los alta­ne­ros gober­nan­tes neo­li­be­ra­les miran a la opo­si­ción movi­li­za­da como lum­pen; esco­ria que hay que barrer de nues­tras puli­das y ale­tar­ga­das socie­da­des. Evo ha demos­tra­do ser dife­ren­te. Con pon­cho o sin él, es un indí­ge­na. Se debe a la pacha­ma­ma, a la cul­tu­ra, a la len­gua y a las gen­tes que la tie­rra va parien­do. El suyo no es el ges­to apos­ti­na­do de un gober­nan­te popu­lis­ta. Ama a su pue­blo con el cora­zón y con el alma por­que es y se sien­te par­te de él.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *