Tesis sobre ETA- Iña­ki Gil de San Vicen­te

TESIS SOBRE ETA

«El mar­xis­mo, la menos dog­má­ti­ca y la menos for­mal de las doc­tri­nas, en cuyo mar­co de gene­ra­li­za­cio­nes resal­tan la car­ne viva y la san­gre calien­te de las luchas socia­les y de sus pasio­nes.»

Trotsky 1915

«Es cier­to que pre­ver sig­ni­fi­ca úni­ca­men­te ver cla­ro el pre­sen­te y el pasa­do en tan­to que movi­mien­to. Ver cla­ro: esto es, iden­ti­fi­car con exac­ti­tud los ele­men­tos fun­da­men­ta­les y per­ma­nen­tes del pro­ce­so. Pero es absur­do pen­sar en una pre­vi­sión pura­men­te “obje­ti­va” (…) Sólo aquél que quie­re con fuer­za iden­ti­fi­ca los ele­men­tos nece­sa­rios para la rea­li­za­ción de su volun­tad.»

Grams­ci 1924

«Ellos lucha­ron, fra­ca­sa­ron, lucha­ron de nue­vo, fra­ca­sa­ron de nue­vo, vol­vie­ron a luchar; acu­mu­la­ron una expe­rien­cia de 109 años, una expe­rien­cia de cen­te­na­res de luchas, gran­des y peque­ñas, mili­ta­res y polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y cul­tu­ra­les, con o sin derra­ma­mien­to de san­gre, y sólo enton­ces obtu­vie­ron la vic­to­ria fun­da­men­tal de hoy. Estas son las con­di­cio­nes mora­les, sin las cua­les la revo­lu­ción no habría podi­do triun­far.»

Mao 1949

  1. El comu­ni­ca­do de ETA del pasa­do jue­ves 20 de octu­bre, que anun­cia­ba el cese defi­ni­ti­vo de su accio­nar arma­do, con­fir­ma de nue­vo que ETA es una orga­ni­za­ción polí­ti­ca clan­des­ti­na que por cir­cuns­tan­cias obvias se vio en la nece­si­dad de recu­rrir a la vio­len­cia defen­si­va tác­ti­ca, a la lucha arma­da. Que ETA es una orga­ni­za­ción polí­ti­ca ha sido reco­no­ci­do por comen­ta­ris­tas espa­ño­les y por los suce­si­vos gobier­nos del Esta­do espa­ñol que han con­ver­sa­do y nego­cia­do con ella. Se ha reco­no­ci­do tam­bién que su influen­cia polí­ti­ca no ha des­apa­re­ci­do en los momen­tos de tre­gua o de cual­quier otra for­ma de cese tran­si­to­rio de su acción arma­da, sino que se ha plas­ma­do de otra mane­ra, con otras expre­sio­nes. La natu­ra­le­za polí­ti­ca de ETA se ins­cri­be de pleno den­tro de la tra­di­ción mar­xis­ta que siem­pre ha insis­ti­do en la dia­léc­ti­ca entre los obje­ti­vos his­tó­ri­cos, la estra­te­gia ade­cua­da para alcan­zar­los en cada fase y con­tex­to de lucha, y las ade­cua­cio­nes tác­ti­cas que deben imple­men­tar­se den­tro de la estra­te­gia según varían las coyun­tu­ras y cir­cuns­tan­cias. No sólo la lar­ga his­to­ria de ETA sino tam­bién la cor­ta his­to­ria pre­via de EKIN e inclu­so, apu­ran­do el aná­li­sis, el pro­lon­ga­do pro­ce­so de len­ta con­fluen­cia entre­cor­ta­da y abor­ta­da por las dic­ta­du­ras de 1923 – 1931 y de 1936 en ade­lan­te, entre dife­ren­tes corrien­tes mar­xis­tas, socia­lis­tas, nacio­na­lis­tas e inde­pen­den­tis­tas vas­cas, este pro­ce­so deci­si­vo para enten­der el sur­gi­mien­to y la fuer­za de masas de ETA tam­bién se reali­zó según la dia­léc­ti­ca entre los fines y los medios, siem­pre den­tro de los cam­bios for­za­dos por las inno­va­cio­nes repre­si­vas de los suce­si­vos gobier­nos espa­ño­les.
  2. No hace fal­ta insis­tir que en seme­jan­te inter­ac­ción per­ma­nen­te de fuer­zas, el azar jue­ga un papel mayor o menor depen­dien­do de menor o mayor acier­to estra­té­gi­co y teó­ri­co de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria. En este sen­ti­do, es inne­ga­ble la capa­ci­dad del «fenó­meno ETA» para supe­rar todas las adver­si­da­des y con­tin­gen­cias. No pode­mos enten­der esta per­ma­nen­cia si uti­li­za­mos defi­ni­cio­nes mecá­ni­cas, no dia­léc­ti­cas. Hay que enten­der a ETA como una doble reali­dad: por un lado, ETA «como mucho más que ETA», es decir, como un com­ple­jo y enre­ve­sa­do movi­mien­to de (re)construcción nacio­nal vas­ca que se sos­tie­ne pese a todo des­de fina­les de la déca­da de 1950 y, por otro lado, «como muchas ETA» que van apa­re­cien­do y des­apa­re­cien­do en el tiem­po pero man­te­nien­do una con­ti­nui­dad cohe­ren­te basa­da en la lucha por unos obje­ti­vos irre­nun­cia­bles y ele­men­ta­les. Lo que conec­ta a los dos com­po­nen­tes de esta reali­dad his­tó­ri­ca es la incues­tio­na­ble legi­ti­mi­dad del inde­pen­den­tis­mo vas­co sos­te­ni­da a pesar de todas las repre­sio­nes, equi­vo­ca­cio­nes y esci­sio­nes sufri­das. Apu­ran­do un poco, podría­mos decir que ETA es como el río de Herá­cli­to que es y no es, que per­ma­ne­ce a pesar de que siem­pre cam­bia. Y esta inne­ga­ble reali­dad his­tó­ri­ca es incom­pren­si­ble para el meca­ni­cis­mo for­ma­lis­ta del pen­sa­mien­to domi­nan­te.
  3. Un pen­sa­mien­to domi­nan­te que en un prin­ci­pio y duran­te años afir­mó la derro­ta inme­dia­ta y defi­ni­ti­va extin­ción de ETA; que más tar­de afir­mó que su des­apa­ri­ción esta­ba al bor­de de pro­du­cir­se, y que aho­ra sos­tie­ne triun­fan­te que por fin ETA ha sido derro­ta­da. El río que siem­pre flu­ye, que nun­ca es el mis­mo pero que per­ma­ne­ce, que está y no está, sigue rom­pien­do los esque­mas men­ta­les domi­nan­tes, al sobre­po­ner­se ETA a los suce­si­vos sis­te­mas repre­si­vos espa­ño­les, con sus doc­tri­nas, estra­te­gias y tác­ti­cas, supera­ción per­cep­ti­ble a medio y lar­go pla­zo, pero no exen­ta de erro­res, estan­ca­mien­tos y momen­tos de cri­sis. El Esta­do es el cen­tra­li­za­dor estra­té­gi­co de las tác­ti­cas repre­si­vas en aras de garan­ti­zar los obje­ti­vos del capi­tal: su acu­mu­la­ción amplia­da. Cuan­do es un Esta­do nacio­nal­men­te opre­sor, la cen­tra­li­dad estra­té­gi­ca de las repre­sio­nes adquie­re más impor­tan­cia que cuan­do no opri­me a otro u otros pue­blos. En la pri­me­ra situa­ción, la espa­ño­la y la fran­ce­sa, la cen­tra­li­dad repre­si­va es muy supe­rior a la segun­da, aun­que ella no nie­ga la exis­ten­cia de repre­sio­nes con­cre­tas que tie­nen auto­no­mía rela­ti­va, tan­ta auto­no­mía apa­ren­te que muchos inte­lec­tua­les ter­mi­nan cre­yen­do que el Esta­do ha des­apa­re­ci­do. Pero la reali­dad es tozu­da y siem­pre ter­mi­na impo­nién­do­se, sobre todo cuan­do se cons­ta­ta el avan­ce de la lucha inde­pen­den­tis­ta de los pue­blos y cuan­do la cri­sis del capi­tal obli­ga al Esta­do a inter­ve­nir cru­da­men­te.
  4. La evo­lu­ción de ETA ha esta­do influen­cia­da, ade­más de por la repre­sión, tam­bién por las dos gran­des cri­sis eco­nó­mi­cas del capi­tal, la ini­cia­da en 1968 – 1973 y la ini­cia­da en 2007, y por la cri­sis de la izquier­da inter­na­cio­nal agu­di­za­da por la con­tra­ofen­si­va neo­li­be­ral exa­cer­ba­da des­de la déca­da de 1980. Ha sido una influen­cia direc­ta en el quín­tu­ple sen­ti­do de, uno, el gol­pe ases­ta­do a la ver­te­bra­ción obre­ro-fabril indus­trial clá­si­co del pue­blo tra­ba­ja­dor duran­te la fal­sa «recon­ver­sión indus­trial»; dos, la derro­ta de las luchas arma­das en el cen­tro del impe­ria­lis­mo y su evo­lu­ción en los pue­blos opri­mi­dos; tres, la implo­sión de la URSS y de su blo­que con el des­pres­ti­gio de su «socia­lis­mo»; cua­tro, los efec­tos socia­les del boom finan­cie­ro e inmo­bi­lia­rio, del dine­ro bara­to, del con­su­mo fácil, de las modas post­mo­der­nas y post­mar­xis­tas e indi­vi­dua­lis­tas, del apo­li­ti­cis­mo guay, etc.; y, cin­co, la sobre­co­ge­do­ra irrup­ción de la cri­sis actual en 2007, con su gra­ve­dad aún no asi­mi­la­da teó­ri­ca y polí­ti­ca­men­te en todas sus con­se­cuen­cias por par­te de la izquier­da aber­tza­le, a pesar de las tres huel­gas gene­ra­les y de la áspe­ra y cre­cien­te lucha de cla­ses que se libra en nues­tra nación.
  5. Pero ade­más de los des­gas­tes pro­du­ci­dos por la repre­sión siem­pre actua­li­za­da y por los efec­tos de las cri­sis, tam­bién han pre­sio­na­do sobre ETA los meca­nis­mos de alie­na­ción y absor­ción inhe­ren­tes al orden capi­ta­lis­ta en cuan­to tal, su «coer­ción sor­da» y la capa­ci­dad de este sis­te­ma para inver­tir y ocul­tar la estruc­tu­ra explo­ta­do­ra, pre­sen­tan­do las cau­sas como efec­tos y estos como aque­llas. El capi­tal es un sis­te­ma de rela­cio­nes socia­les de explo­ta­ción que se invi­si­bi­li­za a sí mis­mo y que se refuer­za a sí mis­mo sub­su­mien­do al tra­ba­jo en su egoís­ta e indi­vi­dua­lis­ta lógi­ca del máxi­mo bene­fi­cio cuan­to antes y sin repa­rar en con­se­cuen­cias. Si bien la con­cien­cia nacio­nal de pue­blo opri­mi­do, que sabe y sufre el cola­bo­ra­cio­nis­mo de su bur­gue­sía con el Esta­do, actúa como rela­ti­vo con­tra­pe­so del feti­chis­mo, sien­do esto ver­dad, tam­po­co hay que sobre­va­lo­rar su efec­ti­vi­dad eman­ci­pa­do­ra. Los tres gran­des pro­ble­mas que afec­tan a ETA y a la izquier­da aber­tza­le en su con­jun­to, así como al pro­ce­so ascen­den­te que va del auto­no­mis­mo crí­ti­co, al sobe­ra­nis­mo y al inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta son repre­sión, cri­sis y feti­chis­mo, por­que al for­mar una siner­gia mul­ti­pli­can su efec­to para­li­zan­te y has­ta reac­cio­na­rio, unio­nis­ta y nacio­na­lis­ta espa­ñol y fran­cés.
  6. Par­tien­do de esta reali­dad, el mar­co teó­ri­co sin­te­ti­za­do en las tres citas arri­ba expues­tas nos per­mi­te com­pren­der tan­to la evo­lu­ción de ETA como, a una esca­la mayor, la del pue­blo tra­ba­ja­dor des­de su for­ma­ción en la fase indus­trial del capi­ta­lis­mo vas­co a fina­les del siglo XIX. Es así por­que las tres ver­san sobre dos com­po­nen­tes insus­ti­tui­bles del mar­xis­mo como pra­xis de la revo­lu­ción: por un lado, la dia­léc­ti­ca entre lo obje­ti­vo y lo sub­je­ti­vo, y, por otro lado, la impor­tan­cia cla­ve de la éti­ca socia­lis­ta como fuer­za mate­rial que se plas­ma en el pro­ce­so his­tó­ri­co. Entre otros y otras muchas mar­xis­tas, Trotsky, Grams­ci y Mao vuel­ven a inci­dir en diver­sos tiem­pos y espa­cios en que, a lo lar­go de los dece­nios de lucha, la sub­je­ti­vi­dad, la deci­sión lúci­da y crí­ti­ca, y la volun­tad de ven­cer, refor­za­da gene­ra­ción tras gene­ra­ción, actúan como fuer­zas polí­ti­cas físi­ca, mate­ria­les, tan­gi­bles, al mar­gen de las tác­ti­cas vio­len­tas o pací­fi­cas ‑for­mas dife­ren­tes de vio­len­cia y de paz, etcé­te­ra- que se adop­ten en cada perío­do. Sin duda, la éti­ca socia­lis­ta se reve­la más fácil­men­te como fuer­za de eman­ci­pa­ción en las lar­gas luchas socia­les, sobre todo de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se y de sexo-géne­ro, que en las rela­ti­va­men­te cor­tas fases y ondas de lucha de cla­ses en su orien­ta­ción exclu­si­va­men­te eco­no­mi­cis­ta y sin­di­cal, no polí­ti­ca en el sen­ti­do deci­si­vo de toma del poder. Aquí, la cita de Mao es más apro­pia­da para la expe­rien­cia vas­ca en gene­ral y de ETA en par­ti­cu­lar.
  7. Con esto no nega­mos la impor­tan­cia deci­si­va de otras apor­ta­cio­nes mar­xis­tas. En cuan­to teo­ría matriz, el mar­xis­mo lle­ga al secre­to de las múl­ti­ples explo­ta­cio­nes des­cu­brien­do cómo nacen y se des­en­vuel­ven, cómo cre­cen e inter­ac­túan, sur­gien­do imper­cep­ti­ble­men­te des­de las con­tra­dic­cio­nes esen­cia­les del capi­tal, des­de su iden­ti­dad gené­ti­co-estruc­tu­ral; y expli­ca ade­más cómo esta expan­sión cre­cien­te de las opre­sio­nes dife­ren­cia­das en sus for­mas exter­nas se com­ple­ji­za aún más con el desa­rro­llo des­igual de lo his­tó­ri­co-gené­ti­co. Como teo­ría matriz, el mar­xis­mo expli­ca que el desa­rro­llo des­igual de las luchas, des­igual­dad que debe ser asu­mi­da sobre todo en su con­te­ni­do de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se y de sexo-géne­ro, siem­pre nos remi­te a una esca­la más amplia, la del desa­rro­llo com­bi­na­do de la lucha mun­dial entre el capi­tal y el tra­ba­jo. La dia­léc­ti­ca entre estos dos nive­les uni­dos en el inte­rior a la tota­li­dad debe ser teo­ri­za­da, por un lado, median­te el inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio, hoy más nece­sa­rio que nun­ca al ver cómo algu­nas izquier­das ago­ta­das se plie­gan a los dic­ta­dos del capi­tal mun­dia­li­za­do; y, por otro lado, des­de las expe­rien­cias pro­pias de los pue­blos tra­ba­ja­do­res en su lucha por el socia­lis­mo y por su ver­da­de­ra inde­pen­den­cia. Ambas prác­ti­cas teó­ri­cas se basan sólo y exclu­si­va­men­te en la pra­xis revo­lu­cio­na­ria sos­te­ni­da duran­te gene­ra­cio­nes, a pesar de sus alti­ba­jos y derro­tas.
  8. Deli­be­ra­da­men­te, hemos lle­ga­do a uno de los pun­tos de refle­xión que que­ría­mos plan­tear: el del papel de la con­cien­cia sub­je­ti­va de masas, de la volun­tad de lucha de un pue­blo nacio­nal­men­te opri­mi­do y su entron­que den­tro del mar­xis­mo. La evo­lu­ción de ETA y el comu­ni­ca­do del pasa­do 20 de octu­bre nos remi­ten a esta cues­tión que, muy sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, ha mar­ca­do uno de los pun­tos de sepa­ra­ción entre el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta y el mar­xis­mo libres­co y for­mal, anti­dia­léc­ti­co. No vamos a reme­mo­rar aquí las cau­sas de las suce­si­vas esci­sio­nes den­tro de inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta que opta­ron por vías que de un modo u otro pasa­ban por la acep­ta­ción del mar­co esta­tal de reso­lu­ción del con­flic­to pro­vo­ca­do por la ocu­pa­ción espa­ño­la de una par­te de Eus­kal Herria. Por mar­co esta­tal de reso­lu­ción enten­de­mos la tesis que sos­tie­ne que el futu­ro libre de Hego Eus­kal Herria sólo es posi­ble den­tro de un Esta­do espa­ñol fede­ral o con­fe­de­ral, pero Esta­do espa­ñol en defi­ni­ti­va.
  9. En otros tex­tos hemos defen­di­do la exis­ten­cia de un «mar­xis­mo espa­ñol» inca­paz de rom­per su depen­den­cia onto­ló­gi­ca, epis­te­mo­ló­gi­ca y axio­ló­gi­ca con y del mar­co de acu­mu­la­ción de capi­tal que es la «nación espa­ño­la» y no vamos a exten­der­nos aho­ra. Lo que sí debe­mos repe­tir aquí es que ese mar­co esta­to-nacio­nal bur­gués tie­ne una quie­bra inter­na que va agu­di­zán­do­se, o que per­ma­ne­ce bullen­te en el sub­sue­lo, con la mun­dia­li­za­ción de la ley del valor-tra­ba­jo y con la con­cen­tra­ción, cen­tra­li­za­ción y pere­cua­ción de capi­ta­les den­tro de la Unión Euro­pea: nos refe­ri­mos a la quie­bra, a la sima abi­sal crea­da al con­ju­gar­se la debi­li­dad de una bur­gue­sía que no se atre­vió a rea­li­zar su revo­lu­ción polí­ti­co-eco­nó­mi­ca, agra­ria y anti­feu­dal, cul­tu­ral y edu­ca­ti­va, mili­tar y de inte­gra­ción no mayo­ri­ta­ria­men­te vio­len­ta, con las diná­mi­cas des­es­ta­bi­li­za­do­ras que tien­den a sur­gir de las entra­ñas de la con­tra­dic­ción expan­si­vo-cons­tric­ti­va inhe­ren­te a la defi­ni­ción sim­ple de capi­tal. Esta con­tra­dic­ción es la base de la terri­to­ria­li­za­ción del Esta­do-nación bur­gués como espa­cio cen­trí­pe­to de acu­mu­la­ción geo­grá­fi­ca­men­te demar­ca­do y cada vez más some­ti­do a las fuer­zas cen­trí­fu­gas de la mun­dia­li­za­ción.
  10. Pues bien, ETA, como expre­sión y sín­te­sis de la lar­ga lucha del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co, se mue­ve en pará­me­tros cua­li­ta­ti­va­men­te dife­ren­tes a los del «mar­xis­mo espa­ñol», ya que lo que plan­tea es, en pri­mer y deci­si­vo lugar, la inde­pen­den­cia esta­tal de Eus­kal Herria, asu­mien­do, ade­más, que el mis­mo dere­cho lo tie­nen el res­to de nacio­nes y pue­blos domi­na­dos por el impe­ria­lis­mo espa­ñol. Des­de una pers­pec­ti­va mar­xis­ta, quie­re esto decir que la liber­tad de los pue­blos y la eman­ci­pa­ción de las cla­ses explo­ta­das sólo pue­den con­se­guir­se median­te la extin­ción his­tó­ri­ca del Esta­do espa­ñol en cuan­to espa­cio mate­rial y sim­bó­li­co de acu­mu­la­ción de capi­tal y, por ello, de desa­rro­llo de la ley del valor-tra­ba­jo rela­ti­va­men­te con­tro­la­do por la cla­se domi­nan­te, por la bur­gue­sía espa­ño­la. Dado que el Esta­do es la for­ma polí­ti­ca del capi­tal geo­grá­fi­ca­men­te loca­li­za­do, por eso mis­mo, la eman­ci­pa­ción del tra­ba­jo ‑en su tri­ple expre­sión de sexo-géne­ro, de nación y de cla­se- es inse­pa­ra­ble de la extin­ción del Esta­do.
  11. Más aún, en la situa­ción vas­ca, el dere­cho a la inde­pen­den­cia apa­re­ce ya como la nece­si­dad de un Esta­do inde­pen­dien­te. La dia­léc­ti­ca entre dere­cho y nece­si­dad está suje­ta a la agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes, de mane­ra que el dere­cho, cual­quier dere­cho, se trans­for­ma en nece­si­dad urgen­te de rea­li­zar­lo, de prac­ti­car ese dere­cho, con­for­me la opre­sión que lo nie­ga se ha endu­re­ci­do a tal extre­mo que pone en ries­go la super­vi­ven­cia del colec­ti­vo que tie­ne ese dere­cho, aun­que no sea reco­no­ci­do, aun­que sea nega­do. El dere­cho a la huel­ga, por ejem­plo, pasa a ser nece­si­dad impe­rio­sa de hacer huel­ga cuan­do la patro­nal endu­re­ce sus agre­sio­nes y el derecho/​necesidad de huel­ga se trans­for­ma en nece­si­dad de ocu­par la fábri­ca, recu­pe­rán­do­la para la cla­se obre­ra, cuan­do la patro­nal quie­re cerrar­la defi­ni­ti­va­men­te. En esen­cia, lo mis­mo suce­de con el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción: pasa a ser nece­si­dad cuan­do el pue­blo nega­do de ese dere­cho ele­men­tal com­pren­de que sin su ejer­ci­cio se mul­ti­pli­can las explo­ta­cio­nes que sufre. Y el derecho/​necesidad de auto­de­ter­mi­na­ción sal­ta a nece­si­dad de la inde­pen­den­cia esta­tal cuan­do el con­tex­to ente­ro pre­sio­na hacia esa direc­ción.
  12. Lo que bulle deba­jo del derecho/​necesidad a la inde­pen­den­cia, como a la recu­pe­ra­ción de una fábri­ca, o a impe­dir que un ban­co expul­se de su domi­ci­lio a una fami­lia obre­ra, o el derecho/​necesidad al abor­to cons­cien­te, libre y gra­tui­to, etcé­te­ra, no es otra cosa que la lucha con­tra la pro­pie­dad pri­va­da. La bur­gue­sía espa­ño­la es aho­ra pro­pie­ta­ria del Pue­blo Vas­co y del res­to de nacio­nes que ocu­pa y explo­ta, al igual que es pro­pie­ta­ria de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y pro­pie­ta­ria de las mer­can­cías fabri­ca­das por la cla­se tra­ba­ja­do­ra; de la mis­ma for­ma que el hom­bre es pro­pie­ta­rio de la mujer y el impe­ria­lis­mo es pro­pie­ta­rio de medio mun­do. Pues bien, la inde­pen­den­cia en su sen­ti­do pleno, socia­lis­ta, sig­ni­fi­ca la expro­pia­ción del expro­pia­dor, la recu­pe­ra­ción de la nación por el pue­blo opri­mi­do, al igual que, a otra esca­la, la cla­se obre­ra recu­pe­ra su fábri­ca, la mujer recu­pe­ra su cuer­po y la fami­lia recu­pe­ra su domi­ci­lio al impe­dir el desahu­cio por el ban­co, desahu­cio eje­cu­ta­do gra­cias al dere­cho bur­gués a la pro­pie­dad pri­va­da, dere­cho garan­ti­za­do y apli­ca­do por sus fuer­zas repre­si­vas y su judi­ca­tu­ra.
  13. El ascen­so del dere­cho en abs­trac­to a la nece­si­dad con­cre­ta e impe­rio­sa se rea­li­za sólo median­te la lucha revo­lu­cio­na­ria como sín­te­sis supre­ma de un sin fin de otras luchas colec­ti­vas e indi­vi­dua­les más super­fi­cia­les aun­que siem­pre impor­tan­tes. La lucha revo­lu­cio­na­ria es radi­cal por­que va a la raíz, a la recu­pe­ra­ción de la pro­pie­dad colec­ti­va, públi­ca, esta­tal, comu­nal y a la cons­truc­ción del poder popu­lar, del Esta­do pro­pio: pro­pie­dad colec­ti­va y poder popu­lar, he aquí la raíz. Sola­men­te la expe­rien­cia adqui­ri­da en las luchas par­cia­les y sec­to­ria­les pue­de sen­tar la base teó­ri­ca y polí­ti­ca para ir con­flu­yen­do en la lucha revo­lu­cio­na­ria diri­gi­da a la raíz. Y en esa diná­mi­ca ascen­den­te los sec­to­res menos con­cien­cia­dos, que se limi­tan a la rei­vin­di­ca­ción del dere­cho abs­trac­to, van avan­zan­do con más o menos difi­cul­ta­des a la con­cien­cia polí­ti­ca de la nece­si­dad de la inde­pen­den­cia, de la urgen­cia de dejar de ser un obje­to pasi­vo pro­pie­dad de la bur­gue­sía a lle­gar a ser un suje­to acti­vo pro­pie­ta­rio de sí mis­mo. Natu­ral­men­te, este avan­ce es per­ma­nen­te­men­te obs­trui­do por un sin fin de fuer­zas con­tra­rias que bus­can ase­gu­rar la domi­na­ción espa­ño­la, de modo que en abso­lu­to se tra­ta de un ascen­so lineal y pre­de­ter­mi­na­do, sino de una lucha que pue­de con­cluir en derro­ta.
  14. Como orga­ni­za­ción polí­ti­ca, ETA ha sido muy cons­cien­te de este ascen­so de la abs­trac­ción demo­cra­ti­cis­ta, nece­sa­ria en sí mis­ma como base de ini­cio, a la con­cien­cia con­cre­ta de la nece­si­dad de la inde­pen­den­cia. Un momen­to impor­tan­te en ese ascen­so está sien­do el sal­to del auto­no­mis­mo al sobe­ra­nis­mo como ante­sa­la del inde­pen­den­tis­mo. Aho­ra esos tres nive­les gene­ra­les, sur­ca­dos cada uno de ellos por gra­dua­cio­nes espe­cí­fi­cas, se expre­san ya en Bil­du y tien­den a expre­sar­se en Amaiur, como mues­tra del ascen­so en la movi­li­za­ción demo­crá­ti­co-ins­ti­tu­cio­nal popu­lar y de masas. Pero este logro venía ya anun­cia­do, ade­más de por múl­ti­ples prác­ti­cas, por la cre­cien­te volun­tad de par­ti­ci­pa­ción a varios nive­les en los suce­si­vos perío­dos de con­tac­to, con­ver­sa­ción y nego­cia­ción entre ETA y los gobier­nos espa­ño­les, y entre la izquier­da aber­tza­le y otras fuer­zas socio­po­lí­ti­cas, sin­di­ca­les y popu­la­res con repre­sen­tan­tes de esos gobier­nos. Y por no exten­der­nos, otro ejem­plo es la efec­ti­vi­dad con la que la izquier­da aber­tza­le y ETA han ido superan­do los cada vez más duros sis­te­mas repre­si­vos.
  15. El paso del dere­cho a la nece­si­dad se plas­ma, fun­da­men­tal­men­te, en la deci­sión de rom­per ama­rras con­cep­tua­les, no sólo mate­ria­les, con la lógi­ca esta­ta­lis­ta del pen­sa­mien­to espa­ñol y fran­cés que actúa como un agu­je­ro negro, que todo lo engu­lle y pul­ve­ri­za. Una vez cons­ta­ta­da la sufi­cien­te acu­mu­la­ción crí­ti­ca de ini­cia­ti­va popu­lar y social capaz de ace­le­rar, exten­der e inten­si­fi­car la con­cien­cia de la nece­si­dad del Esta­do inde­pen­dien­te, una vez lle­ga­dos a esta fase, la orga­ni­za­ción polí­ti­ca ETA pone en mar­cha una deci­sión ya teo­ri­za­da como posi­ble des­de hace mucho tiem­po y vis­ta como cada vez más pro­ba­ble con­for­me se mate­ria­li­za el avan­ce popu­lar. El comu­ni­ca­do del 20 de octu­bre ofi­cia­li­za esa trans­for­ma­ción nue­va de un pro­ce­so de libe­ra­ción que siem­pre cam­bia refor­zan­do su per­ma­nen­cia. Insis­ti­mos en que el meca­ni­cis­mo es inca­paz de enten­der esta dia­léc­ti­ca del movi­mien­to. Si por un ins­tan­te recu­rrié­se­mos al indi­vi­dua­lis­mo meto­do­ló­gi­co bur­gués, diría­mos que de la mis­ma for­ma en que en cada cri­sis deter­mi­na­dos mar­xis­tas indi­vi­dua­les han des­ata­do el nudo gor­diano que les ata­ba al pasa­do vol­vien­do a la dia­léc­ti­ca, lo mis­mo ha suce­di­do varias veces en la his­to­ria de ETA: recor­de­mos, por ejem­plo, a Txa­bi Etxe­ba­rrie­ta y Arga­la y sobre todo a muchí­si­mos mili­tan­tes anó­ni­mos, impres­cin­di­bles héroes des­co­no­ci­dos. Pero como una de las carac­te­rís­ti­cas de la izquier­da aber­tza­le es su pen­sa­mien­to colec­ti­vo, deci­mos que la dia­léc­ti­ca del movi­mien­to se expre­sa en la pra­xis de dece­nas y dece­nas de miles de per­so­nas.
  16. Aho­ra bien, por cuan­to movi­mien­to, la dia­léc­ti­ca de los con­tra­rios apa­re­ce al des­nu­do, y eso es muy bueno por­que des­cu­bre los ries­gos y peli­gros, y los erro­res. Aquí sólo pode­mos refle­xio­nar sobre cua­tro. Uno es el retro­ce­so en la for­ma­ción inte­lec­tual, teó­ri­ca, de la mili­tan­cia aber­tza­le. Siem­pre el pen­sa­mien­to va por detrás del cam­bio de lo real, pero el pen­sa­mien­to ha de inten­tar que esa dis­tan­cia sea lo más peque­ña posi­ble y, sobre todo, ha de inten­tar des­cu­brir la ten­den­cia evo­lu­ti­va de las con­tra­dic­cio­nes, para lograr inci­dir sobre ellas. En momen­tos de cri­sis como el actual, pre­ver las ten­den­cias es deci­si­vo, más si cabe cuan­do la con­cien­cia de la nece­si­dad de un Esta­do inde­pen­dien­te se sigue asen­ta­do más que todo sobre deseos y anhe­los. El deseo lle­ga a ser una fuer­za revo­lu­cio­na­ria obje­ti­va, como hemos vis­to en las tres citas ante­rio­res, pero su efec­ti­vi­dad eman­ci­pa­do­ra se asien­ta sobre el cono­ci­mien­to teó­ri­co de lo real, de lo con­tra­rio, el deseo sue­le ter­mi­nar en la decep­ción.
  17. Otro ries­go, el segun­do, nace del ante­rior y con­cier­ne a la urgen­cia de argu­men­tar la via­bi­li­dad de un Esta­do vas­co como pie­dra angu­lar del inde­pen­den­tis­mo en el lar­go con­tex­to mun­dial deter­mi­na­do por la actual cri­sis. Se avan­za des­pa­cio en este asun­to, aun sabien­do, a gran­des ras­gos, su fac­ti­bi­li­dad. Supe­rar los dañi­nos efec­tos de varias modas ideo­ló­gi­cas ya des­tro­za­das por la obje­ti­vi­dad del capi­tal en cri­sis, es tan­to más urgen­te cuan­to que, toda­vía, sec­to­res del pue­blo tra­ba­ja­dor y de su juven­tud, sec­to­res de la mili­tan­cia aber­tza­le, muchos sec­to­res del sobe­ra­nis­mo y auto­no­mis­mo cri­ti­co, de las fuer­zas demo­crá­ti­cas, y el grue­so de la cas­ta aca­dé­mi­ca, siguen par­cial o total­men­te bajo los influ­jos ador­me­ce­do­res de esas obso­le­tas mer­can­cías inte­lec­tua­les de usar y tirar. Si bien se mul­ti­pli­can los esfuer­zos para acor­tar la dis­tan­cia entre la cri­sis y el pen­sa­mien­to, aún no hemos sali­do de la zona de peli­gro que pue­de agran­dar­se por nues­tros erro­res, vol­vien­do a aumen­tar la dis­tan­cia entre la evo­lu­ción de lo real y nues­tro len­to deseo.
  18. El ter­cer ries­go no es otro que menos­pre­ciar la fuer­za para­li­zan­te y orde­nan­cis­ta del capi­tal en sí, con sus recur­sos casi infi­ni­tos. Si hablar siem­pre de bur­gue­sía es hablar de Esta­do y de cla­ses explo­ta­das, de su com­po­si­ción inter­na, aho­ra es vital­men­te urgen­te cono­cer qué es y cómo se expre­sa el pue­blo tra­ba­ja­dor, las «gran­des masas explo­ta­das», en la ter­mi­no­lo­gía de Rosa Luxem­burg. La recu­pe­ra­ción del con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor y su apli­ca­ción a la reali­dad del capi­ta­lis­mo vas­co de fina­les de los años 60 fue uno de los acier­tos deci­si­vos de ETA. La fic­ción e irrea­li­dad de un supues­to «capi­ta­lis­mo sin cri­sis», de la «nue­va eco­no­mía», etc., arrin­co­na­ron este con­cep­to has­ta casi olvi­dar­lo. Pero la reali­dad es ter­ca y no se pue­de ocul­tar por mucho tiem­po la obje­ti­vi­dad de la explo­ta­ción. Cono­cer con sufi­cien­te rigor las dis­tin­tas frac­cio­nes y sec­to­res, capas y estra­tos inter­nos del pue­blo tra­ba­ja­dor actual es impres­cin­di­ble para rea­li­zar una polí­ti­ca acer­ta­da de aglu­ti­na­ción de fuer­zas, de alian­zas con la gené­ri­ca­men­te deno­mi­na­da «cla­se media», con la vie­ja y nue­va peque­ña bur­gue­sía. Son estas preo­cu­pa­cio­nes per­ma­nen­tes en la his­to­ria de ETA que en estos momen­tos vuel­ven a mos­trar su deci­si­va influen­cia.
  19. Y el cuar­to y últi­mo ries­go es el menos­pre­ciar la fuer­za de recu­pe­ra­ción del nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta espa­ñol y fran­cés. La diná­mi­ca aber­tza­le orien­ta­da hacia la crea­ción de un Esta­do pro­pio, que pue­de y debe lle­gar inclu­so al momen­to crí­ti­co de una decla­ra­ción de inde­pen­den­cia nacio­nal al mar­gen de las ins­ti­tu­cio­nes espa­ño­las tal cual exis­tan en ese momen­to, sean repu­bli­ca­nas o monár­qui­cas, debe tener muy en cuen­ta que hace tiem­po que hemos entra­do en la fase de lucha entre mode­los opues­tos de iden­ti­dad nacio­nal. Los can­tos de sire­na de que se pue­de ser a la vez vas­co, espa­ñol y euro­peo han sido silen­cia­dos por la estruen­do­sa devas­ta­ción de la cri­sis estruc­tu­ral, civi­li­za­cio­nal, de lar­ga dura­ción que afec­ta abso­lu­ta­men­te a toda la reali­dad huma­na y a sus sen­ti­mien­tos más per­so­na­les e ínti­mos. En este nue­vo con­tex­to que se impo­ne con la inmi­se­ri­cor­de fie­re­za de las leyes de la acu­mu­la­ción, la (re)creación de una iden­ti­dad vas­ca pro­gre­sis­ta, soli­da­ria e inclu­yen­te, que bus­ca ser una fuer­za eman­ci­pa­do­ra en un mun­do en lucha con­tra la bar­ba­rie y el caos impe­ria­lis­ta, esta iden­ti­dad es una fuer­za de libe­ra­ción impres­cin­di­ble.
  20. ETA, como pro­ce­so his­tó­ri­co com­ple­jo pero acti­vo y actual, per­ma­nen­te, ha sido y es el fac­tor deci­si­vo para la super­vi­ven­cia del Pue­blo Vas­co, aun­que no actúe con las armas. Y esto es así por­que su sim­bo­lo­gía refe­ren­cial ha pene­tra­do tan­to en el movi­mien­to del Pue­blo Vas­co que ya es el com­po­nen­te basal de su (re)creación para enfren­tar­se vic­to­rio­sa­men­te a la lar­ga fase his­tó­ri­ca de mal­vi­ven­cia en un capi­ta­lis­mo que per­du­ra­rá en la medi­da en que se lo per­mi­ta­mos. La inde­pen­den­cia socia­lis­ta, que es otra de las deci­si­vas crea­cio­nes pra­xeo­ló­gi­cas de ETA, está hoy más vigen­te que nun­ca antes, y que lo esté menos que maña­na depen­de de todas y todos.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 24 de octu­bre de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *