Occi­den­te y su «com­pa­sión» repen­ti­na hacia los pue­blos opri­mi­dos – Jules Dufour

En el año 2011 pudi­mos obser­var un cam­bio nota­rio en la tác­ti­ca de las gran­des poten­cias occi­den­ta­les en el des­plie­gue de sus ope­ra­cio­nes de con­quis­ta, de ocu­pa­ción, de con­trol de los terri­to­rios y de los recur­sos estra­té­gi­cos. En pri­mer lugar, estu­vi­mos capa­ces de dar­nos cuen­ta de que las dos prin­ci­pa­les tác­ti­cas en la polí­ti­ca extran­je­ra de Esta­dos Uni­dos (la de la poten­cia inte­li­gen­te y la de la mano ten­di­da) fue­ron apli­ca­das en el pro­ce­so de eman­ci­pe de los pue­blos ára­bes de Áfri­ca del Nor­te y de Medio Orien­te, pri­me­ro en Egip­to y en Túnez y lue­go en Libia, Bah­rein, Yemen y Siria. Repe­ti­das veces, la Admi­nis­tra­ción Oba­ma y los paí­ses miem­bros de la UE indi­ca­ron la vía que seguir a los diver­sos pro­ta­go­nis­tas ofre­cien­do por la mis­ma su colaboración.

En efec­to, los Esta­dos Uni­dos y la Unión euro­pea intro­du­je­ron una nue­va par­te en su dis­cur­so y sus inter­ven­cio­nes, que es la del pue­blo opri­mi­do de estos paí­ses. Esta nue­va varian­te en la vía del impe­ria­lis­mo ense­gui­da nos pare­ció enga­ño­sa ya que sabe­mos muy bien que la natu­ra­le­za del impe­ria­lis­mo nun­ca com­bi­nó con sen­ti­mien­tos y tra­ta­mien­tos huma­ni­ta­rios. Muy al con­tra­rio, el apo­de­ra­mien­to de los recur­sos siem­pre pasó por el con­trol y la escla­vi­tud de los pue­blos. Pre­mian la cola­bo­ra­ción para el desa­rro­llo de la poten­cia de los impe­rios, mien­tras que cas­ti­gan la resis­ten­cia seve­ra­men­te o la erra­di­can por completo.

La gue­rra con­tra Libia. ¿Un mode­lo efi­caz para con­tro­lar la gober­na­ción mundial?

La gue­rra enta­bla­da con­tra Libia, al apo­yar­se en una reso­lu­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, fue esen­cial­men­te defi­ni­da en un con­tex­to en el cual los miem­bros de las poten­cias de la OTAN fue­ron auto­ri­za­dos a bom­bar­dear Libia a volun­tad ase­gu­ran­do la pro­tec­ción de la pobla­ción civil. Es así que las bom­bas lan­za­das por esta orga­ni­za­ción que no da cuen­tas a nadie, fue­ron cali­fi­ca­das con bur­la como «bom­bas huma­ni­ta­rias». En los hechos, estas bom­bas per­mi­tie­ron sos­te­ner el avan­ce de las fuer­zas rebel­des con direc­ción Trí­po­li y así apo­yar los crue­les com­ba­tes que en el terreno cau­sa­ron un núme­ro alto de víc­ti­mas. Es lógi­co pre­gun­tar­nos cómo ese ras­go cali­fi­ca­do de huma­ni­ta­rio haya podi­do tra­du­cir­se en la reali­dad. En la prác­ti­ca, la gue­rra de los todo pode­ro­sos sacri­fi­ca la vida y el por­ve­nir de la pobla­ción de un país entero.

Esta tác­ti­ca o este mode­lo ope­ra­cio­nal segui­do para eli­mi­nar del poder a cual­quier líder infiel [a Occi­den­te] pare­ce defi­nir­se así:

-Infil­tra­ción de men­sa­jes en las redes socia­les para lla­mar al derro­ca­mien­to del poder esta­ble­ci­do y a la des­es­ta­bi­li­za­ción de las ins­ti­tu­cio­nes nacionales;

-Acu­sa­cio­nes por crí­me­nes de gue­rra o por crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad hechas en con­tra del Pre­si­den­te y su régi­men que tie­nen que ser eli­mi­na­dos del poder;

-Cons­ti­tu­ción de un gobierno pro­vi­so­rio al que se hace legí­ti­mo por reco­no­ci­mien­to for­mal por par­te de los gobier­nos occidentales;

-Reso­lu­ción del Con­se­jo de segu­ri­dad que auto­ri­za la uti­li­za­ción de las fuer­zas arma­das con­tra el régi­men esta­ble­ci­do con el fin de «sal­var» vidas humanas;

-Crea­ción de una zona de exclu­sión aérea.

-Peti­ción repe­ti­da al Pre­si­den­te o al Pri­mer minis­tro para que deje ense­gui­da el poder. Estas peti­cio­nes van acom­pa­ña­das de ame­na­zas de sanciones.

-Adop­ción de san­cio­nes eco­nó­mi­cas y políticas;

-Reco­no­ci­mien­to de vic­to­ria obte­ni­da por com­ba­tien­tes con­si­de­ra­dos des­de aho­ra por Washing­ton como revolucionarios.

Según los ana­lis­tas adver­ti­dos, la razón de ser de esta gue­rra resi­de en la nece­si­dad por par­te de las fuer­zas impe­ria­lis­tas de sofo­car la influen­cia que tie­ne el líder libio en el con­jun­to del con­ti­nen­te afri­cano a la mane­ra de la que ejer­ce Hugo Chá­vez en Amé­ri­ca Lati­na. La neu­tra­li­za­ción de las inter­ven­cio­nes de Gada­fi se había vuel­to nece­sa­ria e inclu­so impe­ra­ti­va para Ita­lia, Fran­cia, Rei­no Uni­do que aun for­man par­te de las prin­ci­pa­les poten­cias que des­po­jan y se com­par­ten las rique­zas del con­ti­nen­te afri­cano. Según el pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, Barack Oba­ma, «esta ope­ra­ción mili­tar había per­mi­ti­do fre­nar el avan­ce del coro­nel Gada­fi y pre­ve­nir una masa­cre que hubie­ra podi­do que­bran­tar la esta­bi­li­dad de una región ente­ra» (AP, AFP y La Pren­sa Cana­dien­se, 2011).

En este con­flic­to, la poten­cia inte­li­gen­te de Esta­dos Uni­dos se afir­mó sin duda al retrac­tar­se del man­do direc­to de esta ope­ra­ción de gue­rra que des­de aho­ra está diri­gi­da por otros beli­co­sos, miem­bros de la OTAN, sobre los cua­les Esta­dos Uni­dos ya ejer­ce un per­fec­to con­trol y con quie­nes podrá con­tar cuan­do se tra­te de repar­tir­se los recur­sos del terri­to­rio conquistado.

La gue­rra con­tra Libia se hizo tam­bién en los medios. Los occi­den­ta­les fue­ron inun­da­dos por dos noti­cias: por una par­te, la dia­bo­li­za­ción de Gada­fi, y por otra par­te, la deter­mi­na­ción y el valor de los miem­bros del Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción libio (CNT) y de sus com­ba­tien­tes en el terreno. Des­de el prin­ci­pio de los bom­bar­deos qui­sie­ron glo­ri­fi­car a estos insu­rrec­tos que tenían como obje­ti­vo derro­car en un tiem­po muy bre­ve al régi­men esta­ble­ci­do y echar al coro­nel Gada­fi del poder e inclu­so del país. Ade­más, la OTAN y los insu­rrec­tos actua­ban ava­la­dos por la ONU. En un prin­ci­pio, estos ele­men­tos fue­ron sufi­cien­tes para con­ven­cer a una par­te impor­tan­te de la opi­nión públi­ca de lo bien fun­da­do de esta agre­sión arma­da. El reco­no­ci­mien­to for­mal del CNT libio como nue­vo gobierno legí­ti­mo que se hizo fue­ra de la ONU fue otro ele­men­to deter­mi­nan­te den­tro de este pro­ce­so. La decla­ra­ción del pre­si­den­te Barack Oba­ma dicien­do que «Gada­fi tie­ne que renun­ciar ’inme­dia­ta­men­te’» al poder vino a con­sa­grar el final de esta gue­rra. El gran jefe aca­ba­ba de hablar…

Con­clu­sión

El orden mun­dial que dic­ta­ron y man­tu­vie­ron las fuer­zas impe­ria­lis­tas ya no es sen­ci­lla­men­te tole­ra­ble. Por todos lados, en el mun­do, sur­gen voces para gri­tar: ¡Bas­ta, ya bas­ta! Este orden se ins­ta­la sin parar con una tác­ti­ca que hace poco caso de los dere­chos huma­nos y de las liber­ta­des fun­da­men­ta­les. Su edi­fi­ca­ción sigue un pro­ce­so de con­quis­ta, de domi­na­ción y de ocu­pa­ción sis­te­má­ti­ca de los con­ti­nen­tes, de los océa­nos y del espa­cio. Todo se tie­ne que sacri­fi­car para que se expan­da el impe­rio. La menor resis­ten­cia al desa­rro­llo de este pro­ce­so es el obje­to de inter­ven­cio­nes que se pue­den tra­du­cir bajo dife­ren­tes for­mas: ase­si­na­tos de líde­res polí­ti­cos, derro­ca­mien­tos de regí­me­nes polí­ti­cos, san­cio­nes eco­nó­mi­cas, ins­tau­ra­ción de pla­nes de aus­te­ri­dad, ayu­da mili­tar, agre­sio­nes arma­das, etc.

Las rebe­lio­nes a las cua­les asis­ti­mos en Túnez y en Egip­to siguie­ron el plan de inter­ven­ción de las gran­des poten­cias. La secre­ta­ria de Esta­dos Uni­dos, Hillary Clin­ton, pasan­do como un relám­pa­go por estos dos paí­ses, apa­re­ció satis­fe­cha del pro­ce­so de tran­si­ción en cur­so. ¿Podría­mos, enton­ces, hablar de revo­lu­cio­nes abor­ta­das o inaca­ba­das? Nada cam­bió real­men­te en estos paí­ses. En Egip­to, el Ejér­ci­to nacio­nal pre­pa­ra­do y equi­pa­do por Esta­dos Uni­dos man­tie­ne el poder y pro­cu­ra que la «demo­cra­cia» se ins­ta­le en las bases del anti­guo régi­men y según los tér­mi­nos de la diplo­ma­cia esta­dou­ni­den­se , o sea los de la «poten­cia inte­li­gen­te» y de la «mano ten­di­da». ¿Cómo hubié­ra­mos podi­do asis­tir a otro esce­na­rio cono­cien­do el gra­do de ava­lla­sa­mien­to de este país fren­te a las fuer­zas impe­ria­lis­tas? Las cosas no podían cam­biar en un día. ¿Toda­vía se pue­de tener la espe­ran­za de que algún día los tune­ci­nos y los egip­cios se libren de las cade­nas que siguen atán­do­les? Haría fal­ta más que un cam­bio de guardia.

Uno de los capí­tu­los pen­dien­tes fue mar­ca­do por la impos­tu­ra más gran­de que poda­mos ima­gi­nar. El capí­tu­lo se teje con men­ti­ras des­ca­ra­das: Una inter­ven­ción mili­tar por las fuer­zas de varios paí­ses occi­den­ta­les con­tra Libia. Es una ope­ra­ción ava­la­da por el Con­se­jo de segu­ri­dad de la ONU que pre­ten­de pro­te­ger a la pobla­ción libia pero que en los hechos pro­vo­có con los bom­bar­deos (más de 1200 misio­nes de ata­ques aéreos) (V. Maza­taud, 2011) la muer­te de más de un millar de civi­les y la des­truc­ción de las infra­es­truc­tu­ras del país que por otro lado nun­ca pidió la inter­ven­ción de la OTAN. Uno no se pue­de ima­gi­nar un acto igual de cruel y bár­ba­ro ni tam­po­co una acción igual de ile­gal e injustificada.

Los medios occi­den­ta­les nos hicie­ron rabiar más de una vez pero aquí, en el pro­ce­so de pre­pa­ra­ción de esta inter­ven­ción arma­da, su ser­vi­lis­mo a las poten­cias fue ejem­plar. Pusie­ron en epí­gra­fe de mane­ra sis­te­má­ti­ca, en pri­me­ra pági­na y en pri­mi­cia, las men­ti­ras vin­cu­la­das a esca­la mun­dial y supie­ron, al igual que lo hicie­ron con Sadam Hus­sein, dia­bo­li­zar en gra­do máxi­mo al coro­nel Gada­fi y a sus par­ti­da­rios, glo­ri­fi­can­do a los «insu­rrec­tos» cuyos moti­vos y ori­gen fue­ron secre­tos has­ta ahora.

Por suer­te, en este con­tex­to horri­pi­lan­te algu­nas voces se alza­ron para pedir alto el fue­go y recu­rrir a la diplo­ma­cia en la reso­lu­ción de este con­flic­to arma­do. ¿Cómo pode­mos acep­tar que un país sobe­rano sea el obje­to de un ata­que mili­tar cuan­do nun­ca agre­dió a otro país? El dere­cho inter­na­cio­nal fue una vez más piso­tea­do y el sis­te­ma de la ONU se mos­tró some­ti­do a las órde­nes de las gran­des poten­cias, como en Cos­ta de Mar­fil. ¡Vaya tris­te­za y vaya por­ve­nir común nos reser­van! Los repe­ti­dos lla­ma­mien­tos por la ins­tau­ra­ción de refor­mas socia­les y polí­ti­cas, por las fuer­zas impe­ria­lis­tas, en Túnez, en Egip­to, en Yemen, y en Siria escon­den ver­da­de­ras inten­cio­nes por par­te del Impe­rio: las de ase­gu­rar el con­trol para el acce­so fácil y, entre comi­llas, legal a los recur­sos estra­té­gi­cos de estos espa­cios. El impe­ria­lis­mo impo­ne sus leyes impla­ca­bles a tra­vés de la vio­len­cia arma­da según la doc­tri­na de «gue­rra per­ma­nen­te» y la de la «inter­ven­ción mili­tar pre­ven­ti­va». Cree­mos que sólo la unión de los pue­blos, en un ambien­te revo­lu­cio­na­rio mun­dial, podrá poner un fin a las matan­zas bár­ba­ras de Occidente.

Por últi­mo, el dis­cur­so de Hilary Clin­ton repe­ti­do sin parar a los jefes de esta­do ára­bes a pro­pó­si­to de la nece­si­dad de pro­ce­der a una tran­si­ción mar­ca­da por refor­mas en la gober­na­ción y en la dis­pen­sa­ción de los ser­vi­cios públi­cos, cla­ro es que no está ins­pi­ra­do por un sen­ti­mien­to de com­pa­sión y de soli­da­ri­dad por los pue­blos. Los Esta­dos Uni­dos y los miem­bros de la UE se entro­me­ten en los asun­tos de todos los paí­ses del pla­ne­ta; rara vez expe­ri­men­ta­ron sim­pa­tía por los o las que no obe­de­cen a las doc­tri­nas de la ’demo­cra­cia’ a la mane­ra occidental.

Refe­ren­cias

AFP. 2011. Des dis­pa­rus par cen­tai­nes en Égy­pte. Le Soleil, le 16 février 2011, p. 22.

AFP. 2011. Vote sur la Lib­ye à l’ONU. Le Soleil, le 17 mars 2011, p. 23.

AFP. 2011. Bavu­re de l’OTAN à Bre­ga. Le con­flit en Lib­ye ris­que de s’enliser. Le Devoir, le 8 avril 2011, p. B9.

Asso­cia­ted Press. 2011. Les alliés de Kadha­fi con­dam­nent les frap­pes. Le Soleil, le 17 mars 2011, p. 3.

Asso­cia­ted Press et AFP. 2011. La Lib­ye atta­quée par air et par mer. Le Soleil, le 20 mars 2011, pp. 2 – 3. 

Asso­cia­ted Press et AFP. 2011. L’OTAN pren­dra les com­man­des. La coali­tion accen­tue la pres­sion sur Kadha­fi. Le Devoir, le 25 mars 2011, p. 1 et 10.

Asso­cia­ted Press, AFP et La Pres­se Cana­dien­ne. 2011. Inter­ven­tion mili­tai­re en Lib­ye. Oba­ma défend l’opération. Le Soleil, 29 mars 2011, p. 20.

DINUCCI, Man­lio. 2011. La doc­tri­ne d’Obama de la gue­rre. Mon­tréal, Cen­tre de recher­che sur la mon­dia­li­sa­tion (CRM), le 30 mars 2011. En ligne: 

http://​www​.mon​dia​li​sa​tion​.ca/​i​n​dex….

«http://​www​.mon​dia​li​sa​tion​.ca/​i​n​dex….»&HYPERLINK

«http://​www​.mon​dia​li​sa​tion​.ca/​i​n​dex….«aid=24054 

DINUCCI, Man­lio. 2011. La nou­ve­lle con­quê­te colo­nia­le de la Lib­ye. Mon­tréal, Cen­tre de recher­che sur la mon­dia­li­sa­tion (CRM), le 10 juin 2011. En ligne:

http://​www​.mon​dia​li​sa​tion​.ca/​i​n​dex….

http://​www​.mon​dia​li​sa​tion​.ca/​i​n​dex….»&HYPERLINK

http://​www​.mon​dia​li​sa​tion​.ca/​i​n​dex….«aid=25209 

GUILLEMETTE, M. 2011. Kadha­fi vio­le le ces­sez-le-feu. La réso­lu­tion de l’ONU n’est pas négo­cia­ble, dit Barack Oba­ma. Le Devoir, les 19 et 20 mars 2011, p. 1.

LEMON​DE​.FR. 2011. La gue­rre en Lib­ye: chro­no­lo­gie des évé­ne­ments. Lemon​de​.fr. Le 19 août 2011. En lig­ne:http://​www​.lemon​de​.fr/​a​f​r​i​q​u​e​/​a​r​tic… 

LE PARI​SIEN​.FR. 2011. EN DIRECT: Oba­ma: Kadha­fi doit renon­cer ’expres­sé­ment’ au pou­voir. le Pari​sien​.fr. Le 22 août 2011. En lig­ne: http://​www​.lepa​ri​sien​.fr/​i​n​t​e​r​v​e​nti… 

Lib­ye: «un millier de civils tués par l’Otan». Le Figa​ro​.fr, le 13 jui­llet 2011. En lig­ne: http://​www​.lefi​ga​ro​.fr/​f​l​a​s​h​-​a​c​t​u/2… 

MAZATAUD, Valé­rian. 2011. Lib­ye. La batai­lle de Tri­po­li fait tou­jours rage. Le Devoir, le 23 août 2011, p. A1.

REUTERS. 2011. Remous dans les rues du Yémen. L’opposition a accep­té d’entamer des pour­par­lers avec le pré­si­dent Saleh. Le Devoir, le 14 février 2011, p. B1.

RIOUX, C., 2011. Kadha­fi pré­voit une gue­rre lon­gue, tan­dis que des diver­gen­ces com­men­cent à poin­dre chez les alliés. Le Devoir, le 21 mars 2011, p. 1.

TALBI, K. 2011. Kadha­fi plie, l’ONU dou­te. Le Soleil, le 19 mars 2011, p. 41.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *