La uni­la­te­ra­li­dad y la acu­mu­la­ción de fuer­zas- EHK

La uni­la­te­ra­li­dad
Y mien­tras los sec­to­res más ultras del Esta­do espa­ñol inten­tan en vano media­ti­zar el nue­vo pro­ce­so polí­ti­co ini­cia­do, la uni­la­te­ra­li­dad de la Izquier­da Aber­tza­le sigue cose­chan­do éxi­tos en el cor­to pla­zo.
La uni­la­te­ra­li­dad es la lógi­ca con­se­cuen­cia naci­da al calor de los blo­queos que los esta­dos impo­nían en los pro­ce­sos polí­ti­cos o acuer­dos alcan­za­dos en el pasa­do cer­cano. La uni­la­te­ra­li­dad a su vez, tam­bién impi­de que los esta­dos opre­so­res inten­ten ins­tru­men­ta­li­zar ese pro­ce­so a favor suyo.
En este sen­ti­do, los medios de comu­ni­ca­ción tan­to espa­ño­les como unio­nis­tas, han per­ci­bi­do la pro­fun­di­dad de la manio­bra del Cam­po aber­tza­le y socia­lis­ta e inten­tan corre­gir las tor­pe­zas de los gobier­nos espa­ñol y fran­cés.
Con más pri­sa que ver­güen­za, pro­cu­ran incli­nar, aho­ra y de mane­ra urgen­te, la balan­za a su favor media­ti­zan­do y mani­pu­lan­do la infor­ma­ción que se envía a la “opi­nión públi­ca” tras la situa­ción crea­da por la Con­fe­ren­cia inter­na­cio­nal de Donos­tia y el comu­ni­ca­do de la orga­ni­za­ción arma­da ETA.
Una vez más y como bue­na­men­te pue­den, los medios adep­tos al Régi­men, recu­rrien­do al ren­ta­ble y mani­do asun­to de las víc­ti­mas (de un solo lado por supues­to) y la inuti­li­dad de la vio­len­cia (la de ETA y no la de ellos), bus­can des­le­gi­ti­mar y des­po­li­ti­zar el nue­vo pro­ce­so abier­to, negan­do la exis­ten­cia de un con­flic­to polí­ti­co ahon­dan­do en un men­sa­je de auto­afir­ma­ción que de cara a la gale­ria se sos­tie­ne en ese argu­men­to tan sim­plis­ta sus­tan­cia­do en que en demo­cra­cia no cabe la exis­ten­cia de zonas oscu­ras, zonas sin liber­tad, por lo tan­to, todo lo suce­di­do duran­te estos últi­mos 50 años se redu­ci­ría y resu­mi­ría a un asun­to de pro­ble­má­ti­ca delin­cuen­cial.
Y sin embar­go, como si de un tru­co de magia se tra­ta­ra, esos mis­mos medios sos­tie­nen a la vez que, lo acon­te­ci­do en el Cam­po aber­tza­le y socia­lis­ta es fru­to de la lucha anti­te­rro­ris­ta y de una supues­ta pre­sión de la “socie­dad vas­ca” de la que espe­ran, dicen, asu­ma ven­ce­do­res y ven­ci­dos. La pre­gun­ta sur­ge de inme­dia­to: ¿Eso cómo es posi­ble si no hay con­flic­to polí­ti­co?
Indu­da­ble­men­te, lo que los medios de difu­sión espa­ño­les y unio­nis­tas inten­tan miti­gar es el gola­zo que les han meti­do a los esta­dos espa­ñol y fran­cés con los cam­bios que el Cam­po aber­tza­le y socia­lis­ta ha sabi­do rea­li­zar sin que la polí­ti­ca repre­si­va haya con­se­gui­do nin­guno de los obje­ti­vos pre­ten­di­dos, entre ellos y el más impor­tan­te, divi­dir y frac­cio­nar al con­jun­to de la Izquier­da Aber­tza­le para a pos­te­rio­ri, liqui­dar los res­tos y ter­mi­nar de una vez por todas con el pro­yec­to estra­té­gi­co de inde­pen­den­cia y socia­lis­mo.
Coyun­tu­ra­lis­mos apar­te, el con­flic­to polí­ti­co no se ha cerra­do y lo saben. El ex-minis­tro de inte­rior y can­di­da­to a la pre­si­den­cia del Impe­rio espa­ñol ya ha lan­za­do su pri­mer desa­fío con­tra la Izquier­da Aber­tza­le pro­cla­man­do a los cua­tro vien­tos que: “les hemos qui­ta­do las bom­bas y aho­ra les qui­ta­re­mos los votos”. La fan­fa­rro­ne­ría del íncli­to Rubal­ca­ba apes­ta a impo­ten­cia “demo­crá­ti­ca” y escon­de, sobre todo, la ame­na­za de la gue­rra encu­bier­ta por un lado y los jue­ces acom­pa­ña­dos de los anti­dis­tur­bios por otro.
Por tan­to y como con­clu­sión, los lími­tes de la uni­la­te­ra­li­dad se encuen­tran en los futu­ros plan­tea­mien­tos repre­si­vos que los esta­dos asu­man tras supe­rar el des­co­lo­que al que están some­ti­dos por el momen­to. Esta vez, los esta­dos espa­ñol y fran­cés van a tener más difí­cil jus­ti­fi­car la apli­ca­ción de la fuer­za bru­ta para tapar sus caren­cias de demo­cra­cia. En el terreno social es indu­da­ble que hace tiem­po comen­za­ron su des­le­gi­ti­ma­ción y no hay nin­gu­na duda que segui­rán por la línea del palo, según lo que mar­que el FMI y Ange­la Mer­kel.
La acu­mu­la­ción de fuer­zas de ayer
La acu­mu­la­ción de fuer­zas fue, des­de media­dos de los 70, el fac­tor fun­da­men­tal para avan­zar posi­cio­nes polí­ti­co-socia­les den­tro de dis­tin­tos pro­ce­sos nego­cia­do­res que ya ETA per­fi­la­ba en su enfren­ta­mien­to con los esta­dos y sus mar­cos polí­ti­cos impues­tos.
Uno de los gran­des peli­gros a los que esta acu­mu­la­ción de fuer­zas (inter­cla­sis­ta a todas luces pero con una colum­na ver­te­bral obre­ra) se había vis­ta some­ti­da era el de la asi­mi­la­ción por par­te de la Refor­ma.
Cier­ta­men­te, en el perío­do de resis­ten­cia que dis­cu­rrió en los años 80, hubo gran­des esfuer­zos por par­te de los esta­dos de “ins­ti­tu­cio­na­li­zar” y con­tro­lar el MLNV. Asi­mi­lar al Pue­blo vas­co den­tro de los mar­cos cons­ti­tu­cio­na­les espa­ñol y fran­cés fue una cons­tan­te que obtu­vo pobres resul­ta­dos. Si excep­tua­mos a la bur­gue­sía regio­na­lis­ta o autóc­to­na, lo suce­di­do con Eus­ka­di­ko Eske­rra y los sec­to­res liqui­da­cio­nis­tas de ETA (pm) refle­ja­ban el fra­ca­so de aque­lla polí­ti­ca.
Fren­te a los que pien­san que la línea actual que ini­cia la Izquier­da Aber­tza­le es nue­va les dire­mos que comen­za­dos los años 90 y tras la rup­tu­ra de las con­vers­cio­nes de Argel, se per­ci­ve el ago­ta­mien­to del mode­lo resis­ten­te. La Cons­truc­ción nacio­nal ini­cia­da por el MLNV inten­ta supe­rar los lími­tes ante­rio­res. El Movi­mien­to se deba­tía por enton­ces en cómo lle­var de for­ma prác­ti­ca la cons­truc­ción de Eus­kal Herria. Este deba­te hace aflo­rar dos ejes de actua­ción:
1. Los inter­ven­cio­nis­tas
2. Los abs­ten­cio­nis­tas
La corrien­te del inter­ven­cio­nis­mo siem­pre ha defen­di­do que exis­te una vía para cons­truir Eus­kal Herria des­de la par­ti­ci­pa­ción en la polí­ti­ca inter­na de los dos esta­dos que opri­men a nues­tro pue­blo.
Por el con­tra­rio, la corrien­te abs­ten­cio­nis­ta defien­de que no hay nin­gún futu­ro de liber­tad den­tro de los teje­ma­ne­jes y tra­tos inter­nos de ambos esta­dos. En su opi­nión por esa vía sólo se obten­drían unas cade­nas y unos víncu­los cada vez más difí­ci­les de rom­per. El pro­ble­ma de la segun­da opción ha sido la fal­ta de una alter­na­ti­va prác­ti­ca alcan­za­ble. El recha­zo al “inter­ven­cio­nis­mo” no ofre­cía otra alter­na­ti­va que vol­ver a la fase de resis­ten­cia.
Sin olvi­dar en nin­gun momen­to la situa­cio­nes inter­na­cio­nal, el MLNV opta por una sali­da inter­me­dia. Deci­de par­ti­ci­par de mane­ra NO NORMALIZADA en las ins­ti­tu­cio­nes refor­mis­tas fiján­do­se una con­di­ción pre­via, esto es, para no per­der de vis­ta el pro­ce­so de libe­ra­ción, esa par­ti­ci­pa­ción se plas­ma­ría siem­pre y cuan­do ayu­da­ra a la tran­si­ción des­de el vie­jo mar­co jurí­di­co-polí­ti­co hacia uno nue­vo. Todo ello sin renun­ciar a una ver­te­bra­ción nacio­nal y social pro­pia repre­sen­ta­da por Udal­bil­tza.
Antes de las ile­ga­li­za­cio­nes sufri­das por el Cam­po aber­tza­le y socia­lis­ta tras la rup­tu­ra de las con­ver­sa­cio­nes de Loio­la, se pue­de afir­mar que la Izquier­da Aber­tza­le par­ti­ci­pa­ba en todas las ins­ti­tu­cio­nes sur­gi­das de la Refor­ma y que esa par­ti­ci­pa­ción fue uno de los cam­bios más sig­ni­fi­ca­ti­vos del momen­to y que no pocas veces, pro­vo­ca­ron ten­sio­nes y pro­ble­mas en el seno del MLNV.
Pero los lími­tes de los pro­ce­sos nego­cia­do­res y sus mar­cos de acu­mu­la­ción se veri­fi­ca­rán a fina­les de los 90, cuan­do el pro­ce­so de Loio­la sal­ta en peda­zos, momen­to en el cual se apre­cia con más cla­ri­dad la nece­si­dad de ampliar la acu­mu­la­ción más allá del Cam­po aber­tza­le y socia­lis­ta en una fase de cons­truc­ción nacio­nal, con el fin de crear una acu­mu­la­ción de fuer­zas mayor en núme­ro y a la vez, cua­li­ta­ti­va­men­te, más pode­ro­sa, esto es, con una masa crí­ti­ca ofen­si­va (m.c.o.) capaz de rom­per el mar­co cos­ti­tu­cio­nal espa­ñol y fran­cés.
La acu­mu­la­ción de fuer­zas en el hoy
Los prin­ci­pios váli­dos para la acu­mu­la­ción de fuer­zas de ayer son los mis­mos que los de hoy:
1. Amnis­tia
2. Auto­de­ter­mi­na­ción
3. Y la que empu­ja a las dos ante­rio­res, la lucha social.
Tres pun­tos enmar­ca­dos den­tro de tres fren­tes muy defi­ni­dos como son:
1. Fren­te ins­ti­tu­cio­nal
2. Fren­te de masas
3. Fren­te sin­di­cal
Des­apa­re­ci­da de la ecua­ción la lucha arma­da hay quien pien­sa que el Cam­po aber­tza­le y socia­lis­ta pue­de ser asi­mi­la­da más fácil­men­te por el refor­mis­mo y aca­bar fra­ca­san­do como movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal y tam­bién social sos­la­yan­do los tres ejes ante­rio­res, ya que pue­de ser pre­sio­na­da por las fuer­zas social­de­mó­cra­tas que resi­den en BILDU y la con­duz­can al elec­to­ra­lis­mo exclu­si­va­men­te.
Des­de EHK afir­ma­mos que el fren­te ins­ti­tu­cio­nal es el comien­zo de la acu­mu­la­ción de fuer­zas cuan­ti­ta­ti­va y que ésta, “per se”, no abre los cami­nos hacia la liber­tad del Pue­blo vas­co. Los pla­zos de esta acu­mu­la­ción en ascen­so son limi­ta­dos en el tiem­po, los esta­dos lo saben.
Por el con­tra­rio, des­de EHK nos cen­tra­mos prin­ci­pal­men­te en la crea­ción de la masa crí­ti­ca ofen­si­va sufi­cien­te (m.c.o.) den­tro de esa acu­mu­la­ción cuan­ti­ta­ti­va, para afron­tar con garan­tías los pasos que se pue­dan dar en el futu­ro fren­te a los esta­dos opre­so­res por un lado y en el inte­rior de nues­tro País por otro.
Expe­rien­cias his­tó­ri­cas ante­rio­res basa­das en pro­ce­sos de acu­mu­la­ción escla­re­cen lo que el movi­mien­to comu­nis­ta apren­dió con la lec­ción de Chi­le y el Euro­co­mu­nis­mo: que el papel del Esta­do es siem­pre el de la defen­sa de las cla­ses diri­gen­tes y no de los intere­ses de los pue­blos y sus cla­ses tra­ba­ja­do­ras. El Esta­do nun­ca, repe­ti­mos, nun­ca es neu­tral y por lo tan­to la “demo­cra­cia” que dice pro­te­ger y defen­der res­pon­de­rá a los intere­ses de sus éli­tes y no a los de los tra­ba­ja­do­res y sec­to­res popu­la­res. Si la rup­tu­ra des­bor­da los­mar­cos y los intere­ses de las cla­ses domi­nan­tes, el Esta­do recu­rri­rá a cual­quier medio para aca­bar con las fuer­zas polí­ti­cas que deman­den avan­ces demo­crá­ti­cos.
Sin duda pen­sa­mos que es nece­sa­rio cubrir un fren­te más en el pro­ce­so ini­cia­do. Si desea­mos la crea­ción de una masa crí­ti­ca, la for­ma­ción no pue­de dejar­se de lado y, jun­to a ella, abor­dar un fren­te ideo­ló­gi­co que abar­que cues­tio­nes como el enfren­ta­mien­to con­tra los medios de comu­ni­ca­ción del Régi­men y la lucha social y popu­lar.
La nece­si­dad de un “ala izquier­da” en el Cam­po aber­tza­le y socia­lis­ta
El pre­sen­te comu­ni­ca­do res­pon­de tam­bién al deseo de expre­sar nues­tro pen­sa­mien­to acer­ca de uno de los pun­tos más impor­tan­tes a los que nos enfren­ta­mos como comu­nis­tas y aber­tza­les, res­pec­to al momen­to que vivi­mos y la nece­si­dad que apre­cia­mos de con­for­mar y con­so­li­dar “un ala izquier­da ” den­tro del Cam­po aber­tza­le y socia­lis­ta.
Ante todo tie­ne que que­dar algo bien cla­ro que, lo pre­sen­ta­do aquí no tra­ta de cues­tio­nar lo que es BILDU-AMAIUR ni a su colum­na ver­te­bral, la Izquier­da Aber­tza­le. Tam­po­co pone­mos en cues­tión a quien lide­ra la Izquier­da Aber­tza­le en estos momen­tos aun­que si, sus posi­cio­na­mien­tos ideo­ló­gi­co-polí­ti­cos y socia­les.
En lo que a noso­tros se refie­re, nadie va a encon­trar un solo moti­vo para la divi­sión del Cam­po aber­tza­le y socia­lis­ta. Noso­tros y noso­tras des­de EHK, habla­mos por tan­to, de tra­ba­jar para re-cons­truir y orga­ni­zar el sec­tor social­men­te más avan­za­do den­tro del MLNV que repre­sen­te, más níti­da­men­te, los intere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res. Mien­tras esos intere­ses de cla­se sean defen­di­dos en este pro­ce­so que se ha ini­cia­do, EHK tra­ba­ja­rá codo con codo jun­to a todos los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras que luchan por la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo.
No en vano, muchos [email protected] ven con preo­cu­pa­ción o impo­ten­cia el camino que pue­de ir asu­mien­do pro­gre­si­va­men­te la Izquier­da Aber­tza­le den­tro de BILDU sobre la cues­tión nacio­nal pero sobre todo social, algo con lo que ya con­tá­ba­mos des­de la crea­ción de EHK, esto es, con­ver­tir el refor­mis­mo y la social­de­mo­cra­cia como la máxi­ma expre­sión posi­ble de la radi­ca­li­dad obre­ra, jus­to aho­ra, cuan­do el neo­li­be­ra­lis­mo ha toca­do lími­tes y se per­fi­lan los pri­me­ros gol­pes de la reade­cua­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, que van a pro­vo­car sin duda, la radi­ca­li­za­ción de amplios sec­to­res de tra­ba­ja­do­res y sec­to­res popu­la­res no sólo en Eus­kal Herria sino a nivel mun­dial.
Y cuan­do se afir­ma que hay peli­gro real en la Izquier­da Aber­tza­le de refor­mis­mo y social­de­mo­cra­cia no se pre­ten­de des­acre­di­tar que, coyun­tu­ral­men­te, la Izquier­da Aber­tza­le reali­ce y acep­te por tan­to, refor­mas del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, sino que la nue­va línea adop­ta­da por el Cam­po aber­tza­le y socia­lis­ta se des­vie hacia la fini­qui­ta­ción de ins­tru­men­tos de lucha tác­ti­cos y de ele­men­tos estra­té­gi­cos que con­for­ma­ron y con­for­man el pasa­do y el pre­sen­te ideo­ló­gi­co y polí­ti­co del MLNV. Recor­de­mos, se bus­ca la supera­ción y no la derro­ta.
Mucho se espe­cu­la sobre cómo con­ju­rar el peli­gro refor­mis­ta y social­de­mó­cra­ta en la Izquier­da Aber­tza­le. Asun­to este que, por la par­te que nos toca, nos es impo­si­ble abor­dar en soli­ta­rio pero que, bus­can­do la crea­ción de ese “ala izquier­da” con otras fuer­zas e indi­vi­duos nos per­mi­te inter­ve­nir de mane­ra deci­di­da para blo­quear o neu­tra­li­zar al menos, el refor­mis­mo y la social­de­mo­cra­cia des­de posi­cio­nes siem­pre de res­pe­to y deba­te.
No es nin­gu­na nove­dad afir­mar que los sec­to­res más dere­chi­za­dos social y polí­ti­ca­men­te en la Izquier­da Aber­tza­le están dan­do pasos orga­ni­za­ti­vos ten­den­tes a afian­zar la pro­yec­ción polí­ti­ca de sus posi­cio­nes de cara al futu­ro del con­jun­to del MLNV. La cul­mi­na­ción y con­so­li­da­ción de los pasos orga­ni­za­ti­vos dados en los sec­to­res que apues­tan por el Socia­lis­mo del Siglo XXI se verá mate­ria­li­za­do con la pre­vi­si­ble lega­li­za­ción de SORTU den­tro del mar­co bur­gués espa­ñol.
Sin duda algu­na, el Cam­po aber­tza­le y socia­lis­ta amplía indis­cu­ti­ble­men­te su capa­ci­dad de acción con la crea­ción y desa­rro­llo de BILDU y neu­tra­li­za en gran medi­da la acción repre­si­va de los esta­dos espa­ñol y fran­cés. Por el con­tra­rio, la suma últi­ma de Ara­lar a BILDU, aumen­ta­rá inevi­ta­ble­men­te el for­ta­le­ci­mien­to del “ala dere­cha” del Cam­po aber­tza­le y socia­lis­ta y de paso las de BILDU.
El comu­nis­mo es movi­mien­to. El cam­bio de para­dig­ma ideo­ló­gi­co-polí­ti­co con­lle­va, pro­fun­das refor­mas orga­ni­za­ti­vas en las estruc­tu­ras del Cam­po aber­tza­le y socia­lis­ta.
Tene­mos que vol­ver a recor­dar en este pun­to tan deli­ca­do que de lo que aquí se tra­ta no es de divi­dir al Cam­po aber­tza­le y socia­lis­ta sino de for­ta­le­cer­lo y que inva­ria­ble­men­te, man­ten­ga el rum­bo rup­tu­ris­ta y no olvi­de su pasa­do, reco­gien­do en el ima­gi­na­rio revo­lu­cio­na­rio las pasa­das expe­rien­cias a las que no se pue­de renun­ciar (aun­que halla con­de­nas…) pero sabien­do, por expe­rien­cia, qué nos apor­tan los acon­te­ci­mien­tos del pro­ce­so polí­ti­co-mili­tar y cua­les eran las caren­cias que tenía, por­que para los comu­nis­tas y esto nos tie­ne que que­dar muy cla­ro, el movi­mien­to popu­lar y la lucha obre­ra deben pasar a un pri­mer plano para garan­ti­zar tres cosas:
1. “Con­tro­lar” el fren­te ins­ti­tu­cio­nal
2. Man­te­ner el rum­bo hacia una posi­ble rup­tu­ra demo­crá­ti­ca o
3. Pro­cu­rar que un posi­ble pro­ce­so nego­cia­dor se desa­rro­lle bajo con­di­cio­nes favo­ra­bles.
De aho­ra en ade­lan­te el pro­ce­so de libe­ra­ción no será menos duro. La vic­to­ria está al alcan­ce de la mano, no la deje­mos esca­par.
Eus­kal Herri­ko Komu­nis­tak (EHK)
Eus­kal Herria, 24 de Octu­bre del 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *