Entre­vis­ta exclu­si­va a la soli­da­ri­dad con el Can­tor Julián Con­ra­do en Vene­zue­la! Cau­ti­ve­rio ile­gal VS soli­da­ri­dad- Agen­cia Boli­va­ria­na de Prensa

2011 – 10-24-abpno­ti­cias-Radio Gui­ni­gua­da entre­vis­ta a voce­ro de Coor­di­na­do­ra Que NO Calle el Cantor-

VIDEO-AUDIO:

http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​T​9​1​j​E​8​B​b​N8Q

Radio Gui­ni­gua­da entre­vis­tó a Tama­na­co de la Torre, inte­gran­te de la Coor­di­na­do­ra que no Calle el Can­tor en Vene­zue­la que se movi­li­za acti­va­men­te en soli­da­ri­dad con un can­tor que es par­te viva de la his­to­ria de Amé­ri­ca Lati­na: Julián Con­ra­do, el can­tor del pue­blo colom­biano, empu­ja­do a la clan­des­ti­ni­dad por la into­le­ran­cia polí­ti­ca del régi­men colombiano.

La Coor­di­na­do­ra Que No Calle el Can­tor expli­ca cuál es la situa­ción actual del can­tor insur­gen­te Julián Con­ra­do, tras más de 146 días ile­gal­men­te dete­ni­do en Vene­zue­la, man­te­ni­do en el más fla­gran­te lim­bo jurí­di­co, pese a que la ley indi­ca que debe­ría ser liberado.

* Las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas no han dado res­pues­ta y han ido tra­ban­do el pro­ce­so para dila­tar la solución.

Tama­na­co de la Torre: «Este es un dra­ma que va para 5 meses… En estos momen­tos esta­mos en un lim­bo jurí­di­co, enten­dien­do que lo jurí­di­co es todo un anda­mia­je para jus­ti­fi­car una estruc­tu­ra de domi­na­ción que here­da­mos… ¡pero es que ni siquie­ra ese anda­mia­je se res­pe­ta! Julián Con­ra­do estu­vo 66 días, des­de el 31 de mayo, has­ta el 5 de agos­to, sin cono­cer la exis­ten­cia de jue­ces, fis­ca­les, abo­ga­dos, inco­mu­ni­ca­do… de los cuá­les 7 días ama­rra­do, ven­da­do… des­pués de los 66 días logra­mos poner­lo “a derecho” »

Des­de el 11 de junio hay un Habeas Cor­pus inter­pues­to, el cual aun no ha sido resuel­to (¡cuan­do debe­ría ser de obli­ga­to­ria reso­lu­ción de mane­ra breve!).

Julián Con­ra­do estu­vo dete­ni­do- des­apa­re­ci­do duran­te 66 días; pero logró for­mu­lar su soli­ci­tud de asi­lo gra­cias a la soli­da­ri­dad… aun espe­ra la reso­lu­ción de este trá­mi­te que aun está en el limbo.

El gobierno colom­biano no ha efec­tua­do nin­gu­na soli­ci­tud de extra­di­ción de mane­ra legal. La soli­ci­tud de extra­di­ción tie­ne que ser efec­tua­da legal­men­te en un lap­so de 60 días a con­tar de la deten­ción: el gobierno colom­biano no efec­tuó su soli­ci­tud en los 60 días (Con­ra­do estu­vo ile­gal­men­te reclui­do en Vene­zue­la duran­te 66 días: dete­ni­do-des­apa­re­ci­do, sin acce­so al dere­cho a defensa).

(minu­to 6: 24) Perio­dis­ta: El gobierno colom­biano no ha hecho una soli­ci­tud for­mal; ¿no la hizo en el pla­zo corres­pon­dien­te de extradición?

Tama­na­co de la Torre:

«No la hizo ni a par­tir del 31 de mayo, pasa­ron 66 días, tam­po­co la hizo. A los 66 días la juez le da otro lap­so de 60 días, por­que inclu­so a par­tir de ahí es que la jue­za arbi­tra­ria­men­te decre­ta que empie­za nue­va­men­te a con­tar el lap­so; pero tam­po­co el gobierno colom­biano tam­po­co la hace al cabo de esos (nue­vos) 60 días. O sea: NO exis­te un esta­do requi­rien­te y no exis­te un esta­do reque­ri­do. Por lo tan­to no pue­de haber extradición.»

La situa­ción de Julián Con­ra­do es extre­ma­da­men­te preocupante:

Cabe seña­lar que más que lim­bo jurí­di­co es una situa­ción de cau­ti­ve­rio ile­gal; por­que la ley es bas­tan­te cla­ra y debe­ría ya ser libe­ra­do. Las ile­ga­li­da­des mani­fies­tas come­ti­das por las auto­ri­da­des, bus­can CREAR ese lim­bo jurí­di­co, y man­tie­nen el caso de un juz­ga­do a otro, de omi­sión en omi­sión, de ile­ga­li­dad mani­fies­ta en ile­ga­li­dad mani­fies­ta: pero a la luz de la ley, el cau­ti­ve­rio es ilegal.

Julián está sien­do man­te­ni­do cau­ti­vo de mane­ra ile­gal, median­te mil argu­cias que bus­can crear la idea de un lim­bo, para de repen­te entre­gar­lo, una situa­ción peli­gro­sa, que vul­ne­ra sus dere­chos e impi­de una correc­ta defensa.

* Los dere­chos del can­tor Julián Con­ra­do están sien­do vio­len­ta­dos en el pro­pio seno de la revo­lu­ción bolivariana.

Mien­tras pro­si­gue el cau­ti­ve­rio ile­gal, el can­tor sufre dolo­res, fie­bre recu­rren­te, gra­ves pro­ble­mas de prós­ta­ta, degra­dán­do­se su esta­do de salud.

* Crear una zona de paz en la región NO pue­de pasar por hacer alian­zas ni con­ce­sio­nes con la cri­mi­nal oli­gar­quía colom­bia­na. El acep­tar el chan­ta­je NO pue­de ele­var­se a la cate­go­ría de «polí­ti­cas de Esta­do» del gobierno boli­va­riano. El cola­bo­ra­cio­nis­mo con el régi­men más geno­ci­da del con­ti­nen­te, el régi­men colom­biano, man­ci­lla al pro­ce­so vene­zo­lano y degra­da Unión de los Pue­blos, tan nece­sa­ria para hacer­le fren­te al impe­ria­lis­mo norteamericano.
De la Torre pone en evi­den­cia la incohe­ren­cia que impli­ca: «sos­te­ner una polí­ti­ca del Plan Cón­dor, sos­te­ner de nue­vo todas las polí­ti­cas que hemos veni­do derro­tan­do con el pro­ce­so bolivariano(…)»

* La soli­da­ri­dad es indis­pen­sa­ble para rec­ti­fi­car y que el pre­si­den­te Chá­vez le otor­gue inme­dia­ta­men­te el asi­lo polí­ti­co y huma­ni­ta­rio a Julián Conrado.

* El poder popu­lar en Vene­zue­la recla­ma la liber­tad inme­dia­ta de Con­ra­do y el posi­cio­na­mien­to cla­ro y fir­me de las auto­ri­da­des boli­va­ria­nas a favor de los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios del con­ti­nen­te, y el cese de las entre­gas de per­se­gui­dos políticos.

CONTEXTO y sín­te­sis sobre el caso Julián Conrado:

El can­tor Julián Con­ra­do fue dete­ni­do el 31 de mayo en terri­to­rio vene­zo­lano por accio­nar con­jun­to de fuer­zas repre­si­vas colom­bia­nas y vene­zo­la­nas. Corre ries­go de ser entre­ga­do ile­gal­men­te al régi­men colom­biano, régi­men que ya ha empu­ja­do a la muer­te, por tor­tu­ras, a 7 pre­sos polí­ti­cos, sólo en los 6 pri­me­ros meses de este año 2011. El can­tor está gra­ve­men­te enfer­mo, y ha soli­ci­ta­do el Asi­lo por evi­den­tes moti­vos de per­se­cu­ción polí­ti­ca, y ade­más huma­ni­ta­ria. Tan­to la Con­ven­ción de Gine­bra, como la Con­ven­ción Con­tra la Tor­tu­ra, entre otras con­ven­cio­nes del DIH, así como las pro­pias leyes de la cons­ti­tu­ción vene­zo­la­na, impi­den entregarlo.

El 25 de octu­bre 2011 se cum­plen 5 meses de esta deten­ción muy sig­ni­fi­ca­ti­va, por­que más allá del hom­bre, encar­ce­lan a un Can­tor de los pue­blos, y por­que más allá del Can­tor inclu­so, la deten­ción pone de relie­ve el tema de las entre­gas de per­se­gui­dos polí­ti­cos al régi­men colom­biano, y el nefas­to ali­nea­mien­to a las polí­ti­cas de cace­ría huma­na impues­tas por EEUU con sus espu­rias lis­tas, y sus meca­nis­mos de geo­me­tría varia­ble, como la pro­pia Inter­pol que se nie­ga a emi­tir órden de cap­tu­ra por los ase­si­nos esta­dou­ni­den­ses del perio­dis­ta Couso en Irak, pero que se ensa­ña con­tra la izquier­da, con­tra el pen­sa­mien­to crítico.

Ya en abril 2011 fue entre­ga­do ile­gal­men­te al régi­men colom­biano el perio­dis­ta y sobre­vi­vien­te al geno­ci­dio polí­ti­co con­tra la UP en Colom­bia, Joa­quín Pérez Bece­rra. El perio­dis­ta fue entre­ga­do por auto­ri­da­des vene­zo­la­nas que vio­la­ron la cons­ti­tu­ción vene­zo­la­na y todo el DIH adu­cien­do que cum­plían una orden de inter­pol; cuan­do es bien sabi­do que has­ta las cir­cu­la­res de Inter­pol exi­gen una tra­mi­ta­ción legal y se revo­can por moti­vos de «per­se­cu­ción polí­ti­ca», como reza el pro­pio nume­ral 3 del regla­men­to de Inter­pol rela­ti­vo a esos trámites.

Para impe­dir la entre­ga del Can­tor Julián Con­ra­do se nece­si­ta dar a cono­cer esta reali­dad, y mani­fes­tar la soli­da­ri­dad de los pue­blos. Las entre­gas de per­se­gui­dos polí­ti­cos a un régi­men tor­tu­ra­dor como el colom­biano, no sólo con­tra­vie­nen el DIH, la Con­ven­ción Con­tra la Tor­tu­ra, sino que con­tra­vie­nen la éti­ca del pro­ce­so que muchos hemos apo­ya­do en Vene­zue­la, como espe­ran­za de cam­bio hacia una socie­dad más justa.

Por eso se ape­la al res­pe­to por el DIH y por la éti­ca que debe ser fun­da­men­to impres­cin­di­ble del pro­ce­so boli­va­riano en Vene­zue­la. Por res­pe­to por la Con­ven­ción de Gine­bra corres­pon­de que Vene­zue­la le otor­gue asi­lo a Julián Con­ra­do o lo remi­ta a un 3er país neu­tral. Por res­pe­to por la Con­ven­ción Con­tra la Tor­tu­ra no pue­de ser entre­ga­do a un esta­do tor­tu­ra­dor como lo es el régi­men colombiano.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.