Entre­vis­ta exclu­si­va a la soli­da­ri­dad con el Can­tor Julián Con­ra­do en Vene­zue­la! Cau­ti­ve­rio ile­gal VS soli­da­ri­dad- Agen­cia Boli­va­ria­na de Prensa

2011 – 10-24-abpno­ti­cias-Radio Gui­ni­gua­da entre­vis­ta a voce­ro de Coor­di­na­do­ra Que NO Calle el Cantor-

VIDEO-AUDIO:

http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​T​9​1​j​E​8​B​b​N8Q

Radio Gui­ni­gua­da entre­vis­tó a Tama­na­co de la Torre, inte­gran­te de la Coor­di­na­do­ra que no Calle el Can­tor en Vene­zue­la que se movi­li­za acti­va­men­te en soli­da­ri­dad con un can­tor que es par­te viva de la his­to­ria de Amé­ri­ca Lati­na: Julián Con­ra­do, el can­tor del pue­blo colom­biano, empu­ja­do a la clan­des­ti­ni­dad por la into­le­ran­cia polí­ti­ca del régi­men colombiano.

La Coor­di­na­do­ra Que No Calle el Can­tor expli­ca cuál es la situa­ción actual del can­tor insur­gen­te Julián Con­ra­do, tras más de 146 días ile­gal­men­te dete­ni­do en Vene­zue­la, man­te­ni­do en el más fla­gran­te lim­bo jurí­di­co, pese a que la ley indi­ca que debe­ría ser liberado.

* Las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas no han dado res­pues­ta y han ido tra­ban­do el pro­ce­so para dila­tar la solución.

Tama­na­co de la Torre: «Este es un dra­ma que va para 5 meses… En estos momen­tos esta­mos en un lim­bo jurí­di­co, enten­dien­do que lo jurí­di­co es todo un anda­mia­je para jus­ti­fi­car una estruc­tu­ra de domi­na­ción que here­da­mos… ¡pero es que ni siquie­ra ese anda­mia­je se res­pe­ta! Julián Con­ra­do estu­vo 66 días, des­de el 31 de mayo, has­ta el 5 de agos­to, sin cono­cer la exis­ten­cia de jue­ces, fis­ca­les, abo­ga­dos, inco­mu­ni­ca­do… de los cuá­les 7 días ama­rra­do, ven­da­do… des­pués de los 66 días logra­mos poner­lo “a derecho” »

Des­de el 11 de junio hay un Habeas Cor­pus inter­pues­to, el cual aun no ha sido resuel­to (¡cuan­do debe­ría ser de obli­ga­to­ria reso­lu­ción de mane­ra breve!).

Julián Con­ra­do estu­vo dete­ni­do- des­apa­re­ci­do duran­te 66 días; pero logró for­mu­lar su soli­ci­tud de asi­lo gra­cias a la soli­da­ri­dad… aun espe­ra la reso­lu­ción de este trá­mi­te que aun está en el limbo.

El gobierno colom­biano no ha efec­tua­do nin­gu­na soli­ci­tud de extra­di­ción de mane­ra legal. La soli­ci­tud de extra­di­ción tie­ne que ser efec­tua­da legal­men­te en un lap­so de 60 días a con­tar de la deten­ción: el gobierno colom­biano no efec­tuó su soli­ci­tud en los 60 días (Con­ra­do estu­vo ile­gal­men­te reclui­do en Vene­zue­la duran­te 66 días: dete­ni­do-des­apa­re­ci­do, sin acce­so al dere­cho a defensa).

(minu­to 6: 24) Perio­dis­ta: El gobierno colom­biano no ha hecho una soli­ci­tud for­mal; ¿no la hizo en el pla­zo corres­pon­dien­te de extradición?

Tama­na­co de la Torre:

«No la hizo ni a par­tir del 31 de mayo, pasa­ron 66 días, tam­po­co la hizo. A los 66 días la juez le da otro lap­so de 60 días, por­que inclu­so a par­tir de ahí es que la jue­za arbi­tra­ria­men­te decre­ta que empie­za nue­va­men­te a con­tar el lap­so; pero tam­po­co el gobierno colom­biano tam­po­co la hace al cabo de esos (nue­vos) 60 días. O sea: NO exis­te un esta­do requi­rien­te y no exis­te un esta­do reque­ri­do. Por lo tan­to no pue­de haber extradición.»

La situa­ción de Julián Con­ra­do es extre­ma­da­men­te preocupante:

Cabe seña­lar que más que lim­bo jurí­di­co es una situa­ción de cau­ti­ve­rio ile­gal; por­que la ley es bas­tan­te cla­ra y debe­ría ya ser libe­ra­do. Las ile­ga­li­da­des mani­fies­tas come­ti­das por las auto­ri­da­des, bus­can CREAR ese lim­bo jurí­di­co, y man­tie­nen el caso de un juz­ga­do a otro, de omi­sión en omi­sión, de ile­ga­li­dad mani­fies­ta en ile­ga­li­dad mani­fies­ta: pero a la luz de la ley, el cau­ti­ve­rio es ilegal.

Julián está sien­do man­te­ni­do cau­ti­vo de mane­ra ile­gal, median­te mil argu­cias que bus­can crear la idea de un lim­bo, para de repen­te entre­gar­lo, una situa­ción peli­gro­sa, que vul­ne­ra sus dere­chos e impi­de una correc­ta defensa.

* Los dere­chos del can­tor Julián Con­ra­do están sien­do vio­len­ta­dos en el pro­pio seno de la revo­lu­ción bolivariana.

Mien­tras pro­si­gue el cau­ti­ve­rio ile­gal, el can­tor sufre dolo­res, fie­bre recu­rren­te, gra­ves pro­ble­mas de prós­ta­ta, degra­dán­do­se su esta­do de salud.

* Crear una zona de paz en la región NO pue­de pasar por hacer alian­zas ni con­ce­sio­nes con la cri­mi­nal oli­gar­quía colom­bia­na. El acep­tar el chan­ta­je NO pue­de ele­var­se a la cate­go­ría de «polí­ti­cas de Esta­do» del gobierno boli­va­riano. El cola­bo­ra­cio­nis­mo con el régi­men más geno­ci­da del con­ti­nen­te, el régi­men colom­biano, man­ci­lla al pro­ce­so vene­zo­lano y degra­da Unión de los Pue­blos, tan nece­sa­ria para hacer­le fren­te al impe­ria­lis­mo norteamericano.
De la Torre pone en evi­den­cia la incohe­ren­cia que impli­ca: «sos­te­ner una polí­ti­ca del Plan Cón­dor, sos­te­ner de nue­vo todas las polí­ti­cas que hemos veni­do derro­tan­do con el pro­ce­so bolivariano(…)»

* La soli­da­ri­dad es indis­pen­sa­ble para rec­ti­fi­car y que el pre­si­den­te Chá­vez le otor­gue inme­dia­ta­men­te el asi­lo polí­ti­co y huma­ni­ta­rio a Julián Conrado.

* El poder popu­lar en Vene­zue­la recla­ma la liber­tad inme­dia­ta de Con­ra­do y el posi­cio­na­mien­to cla­ro y fir­me de las auto­ri­da­des boli­va­ria­nas a favor de los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios del con­ti­nen­te, y el cese de las entre­gas de per­se­gui­dos políticos.

CONTEXTO y sín­te­sis sobre el caso Julián Conrado:

El can­tor Julián Con­ra­do fue dete­ni­do el 31 de mayo en terri­to­rio vene­zo­lano por accio­nar con­jun­to de fuer­zas repre­si­vas colom­bia­nas y vene­zo­la­nas. Corre ries­go de ser entre­ga­do ile­gal­men­te al régi­men colom­biano, régi­men que ya ha empu­ja­do a la muer­te, por tor­tu­ras, a 7 pre­sos polí­ti­cos, sólo en los 6 pri­me­ros meses de este año 2011. El can­tor está gra­ve­men­te enfer­mo, y ha soli­ci­ta­do el Asi­lo por evi­den­tes moti­vos de per­se­cu­ción polí­ti­ca, y ade­más huma­ni­ta­ria. Tan­to la Con­ven­ción de Gine­bra, como la Con­ven­ción Con­tra la Tor­tu­ra, entre otras con­ven­cio­nes del DIH, así como las pro­pias leyes de la cons­ti­tu­ción vene­zo­la­na, impi­den entregarlo.

El 25 de octu­bre 2011 se cum­plen 5 meses de esta deten­ción muy sig­ni­fi­ca­ti­va, por­que más allá del hom­bre, encar­ce­lan a un Can­tor de los pue­blos, y por­que más allá del Can­tor inclu­so, la deten­ción pone de relie­ve el tema de las entre­gas de per­se­gui­dos polí­ti­cos al régi­men colom­biano, y el nefas­to ali­nea­mien­to a las polí­ti­cas de cace­ría huma­na impues­tas por EEUU con sus espu­rias lis­tas, y sus meca­nis­mos de geo­me­tría varia­ble, como la pro­pia Inter­pol que se nie­ga a emi­tir órden de cap­tu­ra por los ase­si­nos esta­dou­ni­den­ses del perio­dis­ta Couso en Irak, pero que se ensa­ña con­tra la izquier­da, con­tra el pen­sa­mien­to crítico.

Ya en abril 2011 fue entre­ga­do ile­gal­men­te al régi­men colom­biano el perio­dis­ta y sobre­vi­vien­te al geno­ci­dio polí­ti­co con­tra la UP en Colom­bia, Joa­quín Pérez Bece­rra. El perio­dis­ta fue entre­ga­do por auto­ri­da­des vene­zo­la­nas que vio­la­ron la cons­ti­tu­ción vene­zo­la­na y todo el DIH adu­cien­do que cum­plían una orden de inter­pol; cuan­do es bien sabi­do que has­ta las cir­cu­la­res de Inter­pol exi­gen una tra­mi­ta­ción legal y se revo­can por moti­vos de «per­se­cu­ción polí­ti­ca», como reza el pro­pio nume­ral 3 del regla­men­to de Inter­pol rela­ti­vo a esos trámites.

Para impe­dir la entre­ga del Can­tor Julián Con­ra­do se nece­si­ta dar a cono­cer esta reali­dad, y mani­fes­tar la soli­da­ri­dad de los pue­blos. Las entre­gas de per­se­gui­dos polí­ti­cos a un régi­men tor­tu­ra­dor como el colom­biano, no sólo con­tra­vie­nen el DIH, la Con­ven­ción Con­tra la Tor­tu­ra, sino que con­tra­vie­nen la éti­ca del pro­ce­so que muchos hemos apo­ya­do en Vene­zue­la, como espe­ran­za de cam­bio hacia una socie­dad más justa.

Por eso se ape­la al res­pe­to por el DIH y por la éti­ca que debe ser fun­da­men­to impres­cin­di­ble del pro­ce­so boli­va­riano en Vene­zue­la. Por res­pe­to por la Con­ven­ción de Gine­bra corres­pon­de que Vene­zue­la le otor­gue asi­lo a Julián Con­ra­do o lo remi­ta a un 3er país neu­tral. Por res­pe­to por la Con­ven­ción Con­tra la Tor­tu­ra no pue­de ser entre­ga­do a un esta­do tor­tu­ra­dor como lo es el régi­men colombiano.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *