Boltxe entre­vis­ta a Bruno Car­valho

Bruno Car­valho es un joven perio­dis­ta por­tu­gués, comu­nis­ta, ami­go de Eus­kal Herria y de Boltxe Kolek­ti­boa. Recien­te­men­te nos ha faci­li­ta­do infor­ma­ción de la tre­men­da situa­ción que atra­vie­sa Por­tu­gal, con una cri­si eco­no­mi­ca y social de unas dimen­sio­nes extra­or­di­na­rias, pro­vo­ca­das por el capi­ta­lis­mo. Hemos que­ri­do char­lar con Bruno para cono­cer más de cer­ca los deta­lles de todo esto.

B- Bruno, está cla­ro que Por­tu­gal es mucho más que Cris­tiano Ronal­do y los fados, haz­nos una pri­me­ra apro­xi­ma­ción de cómo estan aho­ra mis­mo las cosas en tu país

BR- Aho­ra mis­mo vivi­mos una situa­ción terri­ble. Trein­ta y sie­te años des­pués de la revo­lu­ción, Por­tu­gal vive el capí­tu­lo final del pro­ce­so con­tra-revo­lu­cio­na­rio que duran­te déca­das aca­bó con los dere­chos con­quis­ta­dos por el pue­blo. Des­pués del ingre­so en Unión Euro­pea, Por­tu­gal per­dió par­te de su sobe­ra­nía nacio­nal. Se des­tru­yó su capa­ci­dad pro­duc­ti­va y somos, esen­cial­men­te, un país de turis­mo y ser­vi­cios. Nues­tra eco­no­mía está domi­na­da, en par­te, por el Esta­do espa­ñol. Vivi­mos una cri­sis inter­na des­de fina­les de los años 90 que agra­va­da por la actual cri­sis inter­na­cio­nal del capi­ta­lis­mo nos lle­vó a esta tra­ge­dia que vivi­mos.

Los pro­ta­go­nis­tas de este pro­ce­so con­tra-revo­lu­cio­na­rio son los mis­mos que hacen par­te de la troi­ka nacio­nal que subs­cri­bió el pac­to de agre­sión de la troi­ka inter­na­cio­nal com­pues­ta por el FMI, BCE y Unión Euro­pea). El Par­ti­do Social-Demo­cra­ta (PSD) y el Par­ti­do Popu­lar (CDS-PP), en el gobierno des­de junio, repre­sen­tan la dere­cha con­ser­va­do­ra. El ter­cer par­ti­do de la troi­ka nacio­nal es el ex gober­nan­te Par­ti­do Socia­lis­ta, de la dere­cha libe­ral. Estos tres par­ti­dos repre­sen­tan la oli­gar­quía finan­cie­ra y las gran­des empre­sas de este país.

El acuer­do esta­ble­ci­do con la troi­ka inter­na­cio­nal no es más que una copia del acuer­do hecho en Gre­cia. La solu­ción que se pro­po­ne para los pro­ble­mas de Por­tu­gal es la mis­ma que está lle­van­do aquel país al abis­mo. Es un ver­da­de­ro ajus­te de cuen­tas con la His­to­ria. Los tra­ba­ja­do­res son aplas­ta­dos mien­tras los res­pon­sa­bles por la cri­sis no hacen nin­gún tipo de sacri­fi­cios. Se bajan suel­dos y pen­sio­nes, se reti­ran pagas extras de verano y navi­da­des, se aumen­ta el hora­rio de tra­ba­jo en media hora (lo que reba­ja el pre­cio del tra­ba­jo, aumen­ta los bene­fi­cios y el paro), se aumen­tó el IVA, el pre­cio de la ener­gía y de los trans­por­tes. Hay un amplio plan de pri­va­ti­za­cio­nes y se pre­vé des­pi­dos masi­vos en deter­mi­na­dos sec­to­res del Esta­do. Los tra­ba­ja­do­res son sacri­fi­ca­dos para pagar las pér­di­das de algu­nos ban­cos que fue­ron nacio­na­li­za­dos y las deu­das pro­vo­ca­das por déca­das de neo­li­be­ra­lis­mo.

B- Hemos lei­do en Dia­rio Liber­da­de que la ban­ca por­tu­gue­sa logra más bene­fi­cios que la ban­ca de los pai­ses euro­peos del nor­te, ¿Cómo es posi­ble este dato?

BR- En Por­tu­gal, el suel­do míni­mo men­sual es de 480 euros, uno de los bajos de Unión Euro­pea. El suel­do medio men­sual será de unos 700 euros. Pero se entras en cual­quier super­mer­ca­do por­tu­gués los pre­cios son pare­ci­dos con los de la mayo­ría de los paí­ses euro­peos. Enton­ces te pre­gun­tas: como pue­de esta gen­te vivir con suel­dos de este tipo? Pues, la ver­dad es que no vivi­mos, sobre­vi­vi­mos. Cuan­do te das cuen­ta que Por­tu­gal es uno de los paí­ses don­de la des­igual­dad social es más gran­de com­pren­des que hay una bur­gue­sía ven­de-patrias, como lla­man en Amé­ri­ca Lati­na, que no se preo­cu­pa siquie­ra en dis­fra­zar su luju­ria.

Por ejem­plo, un autó­no­mo tie­ne que pagar 21,5% de lo que gana al Esta­do (ade­más de los 200 euros por la segu­ri­dad social). Un ban­co paga unos 7%. La polí­ti­ca esta­tal siem­pre fue diri­gi­da por los prin­ci­pa­les ban­cos y empre­sas, no es una nove­dad. Como curio­si­dad, os cuen­to que duran­te la pre­sen­ta­ción del pre­su­pues­to del año pasa­do cono­ci­dos ban­que­ros visi­ta­ron la sede del Par­ti­do Social-Demo­cra­ta y el Minis­te­rio de Hacien­da. Hace pocos días, cuan­do se dis­cu­tía el pre­su­pues­to para el pró­xi­mo año y antes de la decla­ra­ción al país del pri­mer-minis­tro que anun­ció las medi­das que adop­ta­ran con­tra los tra­ba­ja­do­res salió la noti­cia de que uno de los más impor­tan­tes ban­que­ro había entra­do don­de esta­ba reu­ni­do el Con­se­jo de Minis­tros.

B‑Ahora mis­mo Que gra­do de con­cien­cia y de capa­ci­dad mili­tan­te tie­ne la izquier­da por­tu­gue­sa para hacer fren­te a este caos orga­ni­za­do por el capi­ta­lis­mo?

BR- Yo creo que hay que tener en cuen­ta que la izquier­da de hoy no tie­ne la mis­ma capa­ci­dad que tenía hace tres déca­das. El derrum­be del blo­que socia­lis­ta en el Este de Euro­pa tra­jo con­se­cuen­cias para el movi­mien­to obre­ro inter­na­cio­nal. Por­tu­gal fue uno de los paí­ses don­de, aun así, el Par­ti­do Comu­nis­ta se man­tu­vo ideo­ló­gi­ca­men­te fir­me. Eso per­mi­te que hoy en día ten­ga­mos un movi­mien­to sin­di­cal fuer­te y de cla­se. La cen­tral sin­di­cal CGTP tie­ne una capa­ci­dad de movi­li­za­ción muy impor­tan­te. Por eso, estas últi­mas déca­das fue­ron prin­ci­pal­men­te de refuer­zo y resis­ten­cia.

Aho­ra, la res­pues­ta ten­drá de ser otra. Ya no es solo resis­tir pero tam­bién con­tra-ata­car. Gre­cia, don­de apli­can la mis­ma rece­ta que aquí, tie­ne un Par­ti­do Comu­nis­ta que es una for­ta­le­za ideo­ló­gi­ca y un faro para todos los que com­ba­ti­mos el mis­mo enemi­go. Ahí ya la con­sig­na es por la toma del poder. Aquí, el Par­ti­do Comu­nis­ta tie­ne la con­sig­na “fazer fren­te” (enfren­tar­los). Hay la cla­ri­dad de com­pren­der que la ofen­si­va es de otro tipo y que la res­pues­ta debe ser de otro tipo. No están solo en cau­sa cues­tio­nes socia­les. Es tam­bién la sobe­ra­nía nacio­nal, nues­tro futu­ro como país, que está en cau­sa. Por eso, tene­mos huel­ga gene­ral el 24 de noviem­bre.

Pero la indig­na­ción y la revuel­ta reco­rren varios sec­to­res. Hace una sema­na y media, aso­cia­cio­nes de mili­ta­res decían que no iban a repri­mir el pue­blo y que esta­ban en con­tra de estas medi­das. Uno de los capi­ta­nes de la revo­lu­ción de Abril, Vas­co Lou­re­nço, afir­ma­ba que Por­tu­gal tie­ne una revo­lu­ción en sus bra­zos y que el poder fue toma­do por un gru­po de men­ti­ro­sos. En este momen­to ya está con­vo­ca­da una mani­fes­ta­ción de mili­ta­res. Tam­bién los poli­cías se mani­fies­tan con­tra los recor­tes. Hay varios obis­pos que dicen que acep­tar esta situa­ción es trai­cio­nar la patria. El deber de todos es luchar.

Este tipo de decla­ra­cio­nes y accio­nes son impor­tan­tes. Dan fuer­za y con­fian­za al pue­blo pero no creo que en este momen­to vaya más allá de eso. El fin del ser­vi­cio mili­tar obli­ga­to­rio aca­bó con el carác­ter popu­lar de nues­tras fuer­zas arma­das. La úni­ca espe­ran­za está en aque­llos que den­tro de los cuer­pos mili­ta­res man­tie­nen los mis­mos idea­les que en aque­lla madru­ga­da de 1974 derri­ba­ron el fas­cis­mo.

Lo más impor­tan­te en este momen­to es la res­pues­ta popu­lar. Des­pués del dis­cur­so del pri­mer-minis­tro, el movi­mien­to de los indig­na­dos capi­ta­li­zó con la revuel­ta y hubo 30 mil per­so­nas en la calle. El mar­tes des­pués, la orga­ni­za­ción de Lis­boa del Par­ti­do Comu­nis­ta reali­zó una mani­fes­ta­ción con 5 mil per­so­nas. El jue­ves esta­ban 5 mil tra­ba­ja­do­res de los trans­por­tes en pro­tes­ta y el vier­nes 10 mil fun­cio­na­rios públi­cos fue­ron has­ta el Minis­te­rio de Hacien­da don­de los poli­cías asus­ta­dos cerra­ron las puer­tas y for­ma­ron un cor­dón para impe­dir que la gen­te ocu­pa­se el edi­fi­cio. Aho­ra tra­ba­ja­mos para la huel­ga gene­ral más fuer­te de siem­pre. Sin duda esta­mos entran­do en una nue­va fase de la lucha de cla­ses.

B- Hemos vis­to fotos de las mani­fes­ta­cio­nes en Lis­boa en la que se ven nume­ro­sas pan­car­tas con los cla­ve­les de 1974..¿Se esta vol­vien­do al espi­ri­tu de aque­llos dias?

BR- Me pare­ce que la agre­sión de la troi­ka des­per­tó a la mayo­ría de los por­tu­gue­ses. Pero ese des­per­tar aún no tra­jo con cla­ri­dad quie­nes son los enemi­gos y la solu­ción. Hay que traer cons­cien­cia y orga­ni­zar esa revuel­ta. Aún así, hay mucha gen­te que habla de la revo­lu­ción de Abril de 1974. Bas­ta encen­der la tele­vi­sión o algu­na emi­so­ra de radio y escu­char a los foros y deba­tes que per­mi­ten lla­ma­das tele­fó­ni­cas. Vie­jos y jóve­nes has­ta hablan de la legi­ti­mi­dad de uti­li­zar la vio­len­cia como medio para derri­bar este sis­te­ma en vivo.

El recuer­do de la revo­lu­ción aún está muy vivo en la memo­ria de la gen­te que par­ti­ci­pó. Pero hubo un pro­ce­so con­tra-revo­lu­cio­na­rio tam­bién en el cam­po de la memo­ria his­tó­ri­ca. En los ins­ti­tu­tos y en las uni­ver­si­da­des se inten­ta rees­cri­bir lo que pasó en aque­llos años. Hoy una par­te de la juven­tud no sabe que pasó o lo que sabe no es lo que en ver­dad pasó. Noso­tros tene­mos una con­sig­na que es “Abril de novo, com a força do povo”.

B- En defi­nit­va, hacien­do crees que pue­de desem­bo­car toda esta situa­ción?

BR- Hay muchos peli­gros pero tam­bién hay muchas posi­bi­li­da­des para el movi­mien­to obre­ro. Creo que hay el peli­gro de que la situa­ción pue­da deri­var una solu­ción tota­li­ta­ria. Es segu­ro que no hay nin­gún ejem­plo en la his­to­ria de un epi­so­dio en que la bur­gue­sía haya cedi­do el poder de for­ma pací­fi­ca. El úni­co Minis­te­rio que tuvo dere­cho a aumen­tar su pre­su­pues­to para el pró­xi­mo año fue el que con­tro­la la poli­cía y los ser­vi­cios secre­tos. Fue­ron publi­ca­dos infor­mes de la inte­li­gen­cia inter­na de que acti­vis­tas de izquier­da están sien­do moni­to­ri­za­dos para evi­tar cual­quier espe­cie de tumul­tos. Sabe­mos que en Gre­cia se pre­pa­ran para uti­li­zar fuer­zas poli­cia­les de otros paí­ses.

Aca­bó el cuen­to de la demo­cra­cia. Ese dis­fraz que tan­tos años duró ya nadie lo com­pra. La actual situa­ción trae muchas posi­bi­li­da­des a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias y pro­gre­sis­tas. Pero la oli­gar­quía tam­bién lo sabe y da fuer­za a solu­cio­nes que no poten­cian la orga­ni­za­ción y un camino cla­ro. Por ejem­plo, el movi­mien­to de los indig­na­dos tie­ne la sim­pa­tía de los medios que nun­ca nues­tros sin­di­ca­tos tie­nen o ten­drán. Por­que pone la bur­gue­sía sus herra­mien­tas de mani­pu­la­ción y men­ti­ra al ser­vi­cio de este movi­mien­to? Creo que la res­pues­ta es sim­ples. Yo, per­so­nal­men­te, creo que no hay otra solu­ción que la lucha orga­ni­za­da don­de par­ti­ci­pen no solo comu­nis­tas pero tam­bién pro­gre­sis­tas y otros demó­cra­tas. Aho­ra no pue­de haber nin­gu­na duda de que los tra­ba­ja­do­res tie­nen que ser los pro­ta­go­nis­tas de esta gue­rra.

B- Tu eres ami­go de nues­tro pue­blo y de ASEH, el comi­té por­tu­gués de soli­da­ri­dad con Eus­kal Herria, como ves la situa­ción que aho­ra atra­vie­sa el pue­blo vas­co?

BR- Eus­kal Herria es un pue­blo her­mano. Su lucha ejem­plar duran­te déca­das no solo con­tra los Esta­dos espa­ñol y fran­cés pero tam­bién con­tra el capi­ta­lis­mo fue impor­tan­te, en mi opi­nión, para con­quis­tar has­ta rei­vin­di­ca­cio­nes que no eran suyas como este mode­lo de auto­no­mía. Yo creo que la opción toma­da por la orga­ni­za­ción arma­da fue correc­ta se aho­ra la opción es dar­le más pro­ta­go­nis­mo a la lucha de masas. Pero creo que solo habrá moti­vos para estar­se feliz cuan­do todas y todos los pre­sos polí­ti­cos estén en casa. Ellos sacri­fi­ca­ron par­te de sus vidas en la cár­cel por todo el pue­blo.

Los resul­ta­dos elec­to­ra­les fue­ron una bue­na inyec­ción de oxí­geno y un buen medi­dor de la espe­ran­za del pue­blo. Estu­ve este Verano en Eus­kal Herria y el ambien­te era abru­ma­dor. No me pare­ce que haya espa­cio para acre­di­tar en la men­ti­ra de que ETA fue derro­ta­da. Quien conoz­ca ese país, ese pue­blo, sabe que no fal­ta gen­te que qui­sie­ra sumar­se a la mili­tan­cia arma­da. Los guda­ris son vis­tos como héroes, son reci­bi­dos en fies­ta cuan­do lle­gan a casa, son recor­da­dos con solem­ni­dad cuan­do muer­tos. Es cier­to que al Esta­do espa­ñol le gus­ta­ría una paz con ven­ce­do­res y ven­ci­dos pero como en Irlan­da hay una orga­ni­za­ción arma­da que no fue derro­ta­da. Tam­po­co ganó pero pode­mos dis­cu­tir se lo que se con­quis­tó des­de 1959 fue­ron o no vic­to­rias. Yo creo que si. Lo cier­to es que aho­ra le cabe al pue­blo ven­cer.

Cla­ro que uno siem­pre tie­ne preo­cu­pa­cio­nes. Como en todos los pro­ce­sos de paz, sur­ge el mie­do de una social-demo­cra­ti­za­ción y ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de las orga­ni­za­cio­nes de izquier­da. Es un desa­fío que ten­drán que enfren­tar. Yo creo que la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo deben ser rei­vin­di­ca­cio­nes irre­nun­cia­bles del pue­blo vas­co. Aun­que aca­be la lucha arma­da, la paz no ven­drá. Hay que com­pren­der que en el capi­ta­lis­mo no hay paz. Segui­rá la explo­ta­ción, la muer­te de obre­ros, muje­res ase­si­na­das por el terro­ris­mo machis­ta, car­gas poli­cia­les sobre mani­fes­ta­cio­nes y deten­cio­nes. La res­pues­ta ten­drá que venir de aba­jo, del pue­blo orga­ni­za­do. Borro­ka da bide baka­rra ten­drá que estar siem­pre en nues­tras bocas.

Bueno, pues te que­re­mos dar las gra­cias por el tiem­po que nos has dedi­ca­do y sólo nos que­da agra­de­cer­te­tu soli­da­ri­dad y amis­tad hacia Boltxe y hacia Eus­kal Herria. Mila esker!!!

Agra­dez­co yo vues­tro inte­rés en nues­tra lucha y espe­ro que más tem­prano que tar­de poda­mos brin­dar en Eus­kal Herria libre y socia­lis­ta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *