Un com­ba­te para el ejem­plo y para la his­to­ria. Nues­tro home­na­je a Mouam­mar y Mou­ta­sem Gad­da­fi- La voz de la resis­ten­cia libia

La Haine

El honor y la glo­ria no se com­pran si se transan, se con­quis­tan. Es eso lo que han obte­ni­do estos gigan­tes de la his­to­ria, su mar­ti­ri­lo­gio mar­ca­rá una eta­pa deci­si­va en el cur­so de esta gue­rra de agre­sión sufri­da por el noble, heroi­co y com­ba­ti­vo pue­blo libio. La defen­sa de Sir­te enal­te­ció la tri­bu de los Gad­da­fi, los rene­ga­dos de Ben­ga­zi han sucum­bi­do a la igno­mi­nia, per­pe­tra­ron crí­me­nes de gue­rra y con­tra la huma­ni­dad en vivo y en direc­to delan­te el mun­do ente­ro, las cas­tas oli­gár­qui­cas han mani­fes­ta­do públi­ca­men­te su rego­ci­jo, como lo demos­tró la inde­cen­cia de Hillary Clin­ton, qué patético.

En el terreno de la lucha coti­dia­na y per­ma­nen­te, un acto heroi­co se pro­du­jo, quie­nes mani­fes­ta­ron que no par­ti­rían de su tie­rra ama­da y que mori­rían defen­dién­do­la, han cum­pli­do su pala­bra. Los otros, cri­mi­na­les en el cie­lo, a con­trol remo­to, por­que sus jefes no arries­ga­rán jamás su piel en el terreno, se han mos­tra­do lím­pi­dos, TERRORISTAS de alta alcur­nia. La OTAN, Fran­cia, EEUU, Gran Bre­ta­ña, el CPI, la ONU, jun­to a sus hom­bres de mano han per­pe­tra­do un cri­men arte­ro. Se han equi­vo­ca­do otra vez, sus mario­ne­tas fini­rán per­di­dos en esta gue­rra y sus jefes euro­peos y trans­atlán­ti­cos nada podrán hacer. La fuer­za del honor y la jus­ti­cia, están con la Jamahairiya.

Mouam­mar con su ejem­plo demos­tró con­se­cuen­cia has­ta su mar­ti­rio, Mou­ta­sem siguió su ejem­plo, no clau­di­ca­ron, no se ami­la­na­ron fren­te a las hues­tes cri­mi­na­les de ese lum­pen ven­di­do, ¿cómo pre­ten­de­rá el Con­se­jo Nom­bra­do de Trans­fe­ren­cia, CNT, gober­nar un sólo día Libia lue­go de haber hecho su «poder» bajo la bota, armas y aus­pi­cio de la OTAN?. No cono­cen al pue­blo libio, erra­ron en sus cálcu­los mez­qui­nos y ambi­cio­sos. Deja­ron en su este­la des­truc­ción y muer­te, pero deja­ron tam­bién, ejem­plos a seguir, los de sus víc­ti­mas, el pue­blo libio, de la heroi­ca Sir­te, y de los gigan­tes que com­ba­tie­ron y murie­ron defen­dien­do su patria. Vaya para uste­des, vale­ro­sos leo­nes del desier­to afri­cano y libio, nues­tro homenaje.

Mou­ta­sem Gad­da­fi, médi­co de pro­fe­sión, como el Che, ambos fue­ron ase­si­na­dos lue­go de haber sido hecho pri­sio­ne­ros, ambos deja­ron estam­pa­dos una mira­da hacia el futu­ro, tras­pa­san­do a sus ver­du­gos con un aire de con­fian­za en sus ejem­plos, que no eran otra cosa que sus debe­res. Que­re­mos des­pe­dir este peque­ño home­na­je con las pala­bras de Fidel pro­nun­cia­das el 18 de Octu­bre de 1967 a la oca­sión de infor­mar al pue­blo de Cuba y a los pue­blos del mun­do, la noti­cia del naci­mien­to del Che, era la noti­cia de la muer­te del Coman­dan­te Ernes­to Gue­va­ra, pero la his­to­ria regis­tró un naci­mien­to impe­re­ce­de­ro, el CHE, estas fue­ron sus pala­bras «…Podrá morir el artis­ta, sobre todo cuan­do se es artis­ta de un arte tan peli­gro­so como es la lucha revo­lu­cio­na­ria, pero lo que no mori­rá de nin­gu­na for­ma es el arte al que con­sa­gró su vida y al que con­sa­gró su inteligencia…»

Quie­nes hemos cum­pli­do misio­nes inter­na­cio­na­lis­tas sabe­mos lo que son las heri­das de gue­ra, la que pre­sen­ta Mou­ta­sem en su pecho es una heri­da de bala de SALIDA de pro­yec­til, es decir, él fue ase­si­na­do de espal­das, sus ver­du­gos no tuvie­ron el cora­je de hacer­lo de frente.

Mou­ta­sem en su lecho de muer­to miran­do más allá de lo que sus ver­du­gos pue­den ver

Moutasem Gadafi heroe libio

El Che en su lecho de muer­to miran­do lo que sería Boli­via hoy y la Amé­ri­ca Latina

Ernesto Che Guevara

Mouam­mar Al-Gad­da­fi, entró al pan­teón de hom­bres libres, al pan­teón del Che, Lumum­ba, Neto, Amil­car, San­dino, Fara­bun­do Martí

Muammar Al-Gadafi

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.