ETA­lin­gra­do- Gabi­rel Ezkur­dia

A fina­les de 1942, poca gen­te en Ale­ma­nia pen­sa­ba… y ade­más podía pen­sar que en cosa de sema­nas comen­za­ría el prin­ci­pio del fin del Reich nazi gra­cias al esfuer­zo sobre­hu­mano del glo­rio­so Ejer­ci­to rojo, tras supues­ta­men­te haber sido derro­ta­do en la sobre­di­men­sio­na­da Ope­ra­ción Bar­ba­rro­ja.

La Espa­ña post-fran­quis­ta del siglo XXI es, al igual que la Ale­ma­nia del 43, un país incons­cien­te. El pro­ce­so de lobo­to­mi­za­ción ideo­ló­gi­ca gene­ra­do a par­tir de la lla­ma­da tran­si­ción es la base para una uni­for­mi­za­ción polí­ti­ca en la que ape­nas exis­ten dife­ren­cias entre las “fuer­zas polí­ti­cas”. A la suer­te de Par­ti­do Úni­co (has­ta los fon­dos de los actos elec­to­ra­les son de color azul) de doble ver­tien­te y un mis­mo dis­cur­so estruc­tu­ral hay que aña­dir un dato fun­da­men­tal: la deci­si­va fun­ción de los media en el asen­ta­mien­to e inte­rio­ri­za­ción de un Dis­cur­so polí­ti­ca­men­te correc­to y Obli­ga­to­rio. Es decir, un país homo­ge­nei­za­do sobre las bases de la uni­ci­dad ideo­ló­gi­ca y sin plu­ra­li­dad real. Solo hay que ver la reac­ción de los media y de “los” par­ti­dos ante el comu­ni­ca­do de ETA para apre­ciar la inexis­ten­cia de disi­den­cias res­pec­to al decre­ta­do dis­cur­so ofi­cial de la “derro­ta de ETA”.

En ese con­tex­to de “demo­cra­cia de Par­ti­do Úni­co” y “plu­ra­li­dad diri­gi­da”, el esta­do ha desa­rro­lla­do des­de hace déca­das un rela­to pro­pio cla­ra­men­te des­in­for­ma­ti­vo y vir­tual sobre la reali­dad de Eus­kal Herria. Indu­cien­do median­te dece­nas de varia­bles expli­ca­ti­vas, intere­sa­das e inco­rrec­tas, una pers­pec­ti­va que des­di­bu­ja­se la dimen­sión real del con­flic­to y este mis­mo, crean­do una dimen­sión vir­tual de la reali­dad que ha sido el desa­yuno, comi­da y cena infor­ma­ti­vo duran­te déca­das entre los espa­ño­les.

El bun­ker

El abis­mo entre lo que cuen­tan y pasa es cada día mayor. Y así siguien­do una per­ver­sa lógi­ca goeb­bel­sia­na, el esta­do, el Bun­ker mis­mo se ha creí­do lo que tra­ta de hacer creer a sus súb­di­tos pero que nada tie­ne que ver con la reali­dad. Ocu­rrió en Ale­ma­nia en el tra­ta­mien­to de la infor­ma­ción sobre Sta­lin­gra­do y aca­bó sien­do un cla­ro para­dig­ma pato­ló­gi­co en las últi­mas horas del bun­ker de Ber­lín, cuan­do el alto man­do se creía sus pro­pias fan­ta­sías huyen­do de toda con­fron­ta­ción rea­lis­ta.

El Bun­ker espa­ñol sigue erre que erre hablan­do de derro­ta de ETA mien­tras que trans­mi­te una his­te­ria incohe­ren­te con el hipo­té­ti­co sen­tir que debie­ra de gene­rar dicha noti­cia. Cla­ro que qui­zá es que no se tra­te de una derro­ta de ETA aun­que tra­ten de maqui­llar así la reali­dad.

Para empe­zar el pro­pio Bun­ker ha trans­mi­ti­do sis­te­má­ti­ca­men­te, des­de hace años, que “todo es ETA”. Si así fue­ra es abso­lu­ta­men­te esqui­zo­fré­ni­co enten­der que ETA esté derro­ta­da y la izquier­da aber­tza­le resur­ja polí­ti­ca­men­te como el Ave Fénix. Y cla­ro los súb­di­tos espa­ño­les no entien­den nada: “ETA está derro­ta­da pero gobier­na en Gui­púz­coa y ten­drá gru­po par­la­men­ta­rio en Madrid” . Cla­ro el pro­ble­ma es que cuan­do se escri­be sobre la reali­dad des­de el embus­te intere­sa­do y des­de la pers­pec­ti­va ideal res­pec­ti­va lle­ga un momen­to en el que algo no cua­dra.

La reali­dad que los espa­ño­les nun­ca han podi­do cono­cer par­te de la base de que “la mera ban­da de delin­cuen­tes” es algo mucho más com­ple­jo. Es el refle­jo de un con­flic­to polí­ti­co que en este momen­to le ha explo­ta­do entre las manos al nega­cio­nis­mo unio­nis­ta espa­ñol. Y es impo­si­ble y de locos que tras años de reduc­cio­nis­mo intere­sa­do, de jiba­ri­za­ción de la reali­dad vas­ca expli­car aho­ra que ETA ha sido derro­ta­da, pero a su vez ha gana­do polí­ti­ca­men­te.

A la cri­sis de cre­di­bi­li­dad polí­ti­ca e infor­ma­ti­va se une la deca­den­cia de un esta­do toca­do de modo estruc­tu­ral y en pro­ce­so de galo­pan­te depau­pe­ri­za­ción que impo­si­bi­li­ta toda posi­ble recu­pe­ra­ción. El esta­do espa­ñol infec­ta­do por lacras incu­ra­bles como la corrup­ción, el clien­te­lis­mo y la medio­cri­dad, se esta con­vir­tien­do en un Aes­ta­do sin cre­di­bi­li­dad, sin cré­di­to y sin futu­ro.

El abis­mo del que hablá­ba­mos antes se apre­cia tam­bién con niti­dez en la cate­go­ría de los líde­res y del pro­yec­to polí­ti­co que con­fron­ta el con­flic­to. La capa­ci­dad polí­ti­ca de la izquier­da aber­tza­le y la talla de su mili­tan­cia está a años luz de la medio­cri­dad gene­ral que trans­mi­ten las “éli­tes” polí­ti­cas espa­ño­las y regio­na­lis­tas.

Cese defi­ni­ti­vo

Si exis­te algún ele­men­to expli­ca­ti­vo del “cese de acti­vi­dad” de ETA es sin duda la capa­ci­dad de saber enten­der de modo diná­mi­co los pro­ce­sos polí­ti­cos.

La ecua­ción es sen­ci­lla. Todo evo­lu­cio­na y se trans­for­ma. Para bien o para mal. Más aún en estos tiem­pos en los que la revo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca que vivi­mos a dia­rio indu­ce una velo­ci­dad de trans­for­ma­ción, adap­ta­ción y cam­bio inte­gral. Todos usa­mos de modo más efi­cien­te la tec­no­lo­gía com­pa­ra­do en como lo hacía­mos hace tres años, cin­co y ni qué decir diez.

Es evi­den­te que téc­ni­ca y orga­ni­za­ti­va­men­te es muy difí­cil en un con­tex­to geo­grá­fi­co tan peque­ño y cén­tri­co del pri­mer mun­do como es Eus­kal Herria desa­rro­llar, lucha clan­des­ti­na arma­da. Pero ade­más de las obje­cio­nes lógi­cas rela­ti­vas al nivel de obso­les­cen­cia de esta, en el caso de ETA, exis­te otro ele­men­to expli­ca­ti­vo fun­da­men­tal que defi­ne de modo cla­ro el actual esce­na­rio.

El capi­tal polí­ti­co de tan­tos años de resis­ten­cia es indis­cu­ti­ble. Pese a que el dis­cur­so fácil que remar­ca la derro­ta de ETA en que no ha con­se­gui­do nin­guno de sus obje­ti­vos tác­ti­cos, éste omi­te que los obje­ti­vos estra­té­gi­cos están más cer­ca que nun­ca.

Los esta­do nun­ca han podi­do asi­mi­lar al inde­pen­den­tis­mo, inte­grar­lo, domes­ti­car­lo. Pese a la repre­sión, la gue­rra sucia, las polí­ti­cas de zanaho­ria auto­nó­mi­ca, la induc­ción del des­cré­di­to, la vir­tua­li­za­ción des­in­for­ma­ti­va, el des­di­bu­ja­mien­to del con­flic­to o la invo­lu­ción ile­ga­li­za­do­ra, el inde­pen­den­tis­mo está más fuer­te que nun­ca.

Nun­ca ha habi­do tan­tos inde­pen­den­tis­tas, tan­tos inde­pen­den­tis­tas eus­kal­du­nes, tan­tos inde­pen­den­tis­tas eus­kal­du­nes for­ma­dos y con con­cien­cia nacio­nal. Y es en este momen­to, en el que no exis­te alter­na­ti­va al inde­pen­den­tis­mo, no exis­te opción B en un esta­do lan­gui­de­cien­te que se ha ago­ta­do tra­tan­do de neu­tra­li­zar y asi­mi­lar sus heren­cias his­tó­ri­cas median­te una homo­ge­nei­za­ción rui­no­sa basa­da en auto­no­mías absur­das, es cuan­do, en efec­to, los fru­tos de tan­tas déca­das de lucha y resis­ten­cia comien­zan a bro­tar.

La izquier­da aber­tza­le ha dado un ejem­plo para­dig­má­ti­co a nivel inter­na­cio­nal. La his­to­ria del MLNV es fruc­tí­fe­ra en cuan­to a su refe­ren­cia­li­dad inter­na­cio­nal des­de una posi­ción de izquier­da. Un pue­blo tan peque­ño que tan­to ha dado a tan­tos. El dina­mis­mo polí­ti­co de la IA ha sido su mejor alia­do fren­te a los momen­tos de cam­bio estruc­tu­ral inter­na­cio­nal. La caí­da del Muro, el auge del neo­li­be­ra­lis­mo impe­ria­lis­ta o la nar­co­ti­za­ción indi­vi­dua­li­zan­te de los pro­ce­so glo­ba­li­ta­rios han sido y son pro­ce­sos con­tem­po­rá­neos que arras­tra­ron a dece­nas de movi­mien­tos y per­so­nas a la con­ver­sión al Sis­te­ma o a irse a casa.

Uni­la­te­ra­li­dad para­dig­má­ti­ca

Has­ta aho­ra todos los pro­ce­sos de paz a nivel inter­na­cio­nal se han carac­te­ri­za­do por una bila­te­ra­li­dad que en la mayo­ría de los casos per­mi­tía a la par­te más pode­ro­sa blo­quear los acuer­dos median­te el incum­pli­mien­to, y des­gas­tar así a la par­te débil, lo que hacia del pro­pio pro­ce­so de paz un mero ins­tru­men­to téc­ni­co para la con­fron­ta­ción, depau­pe­ran­do éste has­ta el pun­to de que muchos pro­ce­sos de paz han aca­ba­do sien­do meros pro­ce­di­mien­tos de paci­fi­ca­ción. El más para­dig­má­ti­co es sin duda el pro­ce­so pales­tino-sio­nis­ta.

Esa capa­ci­dad de blo­queo y de ins­tru­men­ta­li­za­ción de los pro­ce­sos nego­cia­do­res ha sido una cons­tan­te en nues­tra his­to­ria. Nun­ca ha habi­do volun­tad ni altu­ra de miras en los esta­dos para avan­zar a un acuer­do supe­ra­dor del con­flic­to. Cla­ro que, ¡cómo pue­de nego­ciar nada alguien que nie­ga la mayor!¡ La exis­ten­cia del con­flic­to!

Esa per­ver­sa diná­mi­ca se carac­te­ri­za por su esta­ti­cis­mo. Son ciclos está­ti­cos, don­de el bucle nego­cia­dor sur­ge tras perio­dos de con­fron­ta­ción gene­ral­men­te para seguir gra­van­do al más débil has­ta que éste lo esté tan­to como para lograr una final repre­si­vo defi­ni­ti­vo.

El pro­ce­so actual par­te de una lógi­ca dife­ren­te que rom­pe con esa per­ver­si­dad. Des­de la uni­la­te­ra­li­dad y de modo diná­mi­co se avan­za en posi­cio­nes de ren­ta­bi­li­dad polí­ti­ca que por sí mis­mas invo­lu­cio­nan el mar­co y abren un esce­na­rio en el que el blo­queo es impo­si­ble. La nue­va diná­mi­ca deja abier­ta la puer­ta a posi­bles y desea­bles nego­cia­cio­nes para un final orde­na­do. en el que no haya ni ven­ce­do­res ni ven­ci­dos. En el caso de que no exis­ta sen­si­bi­li­dad nego­cia­do­ra, los pro­ce­sos segui­rán inde­fec­ti­ble­men­te avan­zan­do por la sen­da uni­la­te­ral. Exis­ten varios ejem­plos inter­na­cio­na­les que ava­lan la vía de la uni­la­te­ra­li­dad com­bi­na­da con la nego­cia­ción mul­ti­la­te­ral. Uno de los más cono­ci­dos y para­dig­má­ti­cos Koso­va.

La uni­la­te­ra­li­dad sólo es via­ble des­de la acu­mu­la­ción de fuer­zas tras­ver­sa­les. Es decir, en muchos pro­ce­sos sólo la ges­ta­ción de con­sen­sos amplios ha per­mi­ti­do la mate­ria­li­za­ción de pro­pues­tas hege­mó­ni­cas.

El capi­tal polí­ti­co del que hablá­ba­mos antes, es el mag­ma sobre el que se imple­men­ta­rá el amplio movi­mien­to popu­lar. La trans­ver­sa­li­dad y dina­mis­mo de éste garan­ti­za su hete­ro­ge­nei­dad y por lo tan­to su pro­yec­ta­ble ampli­tud.

La izquier­da aber­tza­le ha sido capaz de indu­cir este cam­bio estra­té­gi­co cru­cial y con valen­tía. Ha sido capaz de supe­rar posi­cio­nes obso­le­tas, mino­ri­ta­rias y sin sali­da, teme­ro­sas por su fide­li­dad a la tote­mi­za­ción de los recur­sos tác­ti­cos. Demos­trar el cam­bio estra­té­gi­co con la rotun­di­dad con que lo ha hecho, en blo­que y sin fisu­ras, la izquier­da aber­tza­le, da un plus de cre­di­bi­li­dad social e inter­na­cio­nal que pasa la pelo­ta del ais­la­mien­to y la mar­gi­na­li­dad a las posi­cio­nes del unio­nis­mo y de los esta­dos.

El esta­do espa­ñol y su repre­sen­tan­te en la CAV es el mejor para­dig­ma de ello tras su indes­crip­ti­ble ausen­cia, está ais­la­do y enma­ra­ña­do en su impo­si­ble por incohe­ren­te e irreal dis­cur­so del “final de ETA”, pero sobre todo está per­di­do por­que no tie­ne estra­te­gia ante la nue­va estra­te­gia de la izquier­da aber­tza­le y el movi­mien­to popu­lar. Se man­tie­ne en las obso­le­tas posi­cio­nes nega­cio­nis­tas del con­flic­to y sigue miran­do aún al dedo que seña­la la luna.

En enero de 1943 el maris­cal ale­mán Von Pau­lus se rin­dió en Sta­lin­gra­do. Derro­ta­do de ver­dad por el “derro­ta­do” ejer­ci­to rojo. En el bun­ker seguían pen­san­do que aque­llo no iba con ellos, pero era el ini­cio del fin, se habían que­da­do a esca­sos 20 metros del Vol­ga. Des­pués todo fue correr en reti­ra­da has­ta Ber­lín.

El Aes­ta­do espa­ñol, cada día se pare­ce más al ejér­ci­to alemán…borrachos de auto­com­pla­cen­cia, minus­va­lo­rar y dar por derro­ta­do al Ejer­ci­to rojo fue su per­di­ción en Stalingrado…España y Fran­cia toda­vía están a tiem­po de enmen­dar las alti­vas pero poco con­vin­cen­tes pro­cla­mas de la derro­ta de ETA y dedi­car­se de modo sin­ce­ro, racio­nal, res­pe­tuo­so, y sobre todo demo­crá­ti­co, a solu­cio­nar el final defi­ni­ti­vo de este conflicto…el últi­mo abier­to en Euro­pa… en Euro­pa Occi­den­tal!!!

Eske­rrik asko dena eman eta ema­ten duzue­noi! Ezin­bes­te­koak zare­te eta Mai­te zai­tuz­te­gu!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *