El silen­cio y la muer­te- Anto­nio Alva­rez-Solis

Bin Laden fue muer­to a tiros en el momen­to de su cap­tu­ra. Podía haber sido cap­tu­ra­do vivo. Con su súbi­ta muer­te, lo que el diri­gen­te musul­mán sabía res­pec­to a la polí­ti­ca mun­dial se hun­dió en el silen­cio. El pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos expre­só su ale­gría y los auto­res del ase­si­na­to reci­bie­ron las máxi­mas con­de­co­ra­cio­nes.

Gada­fi aca­ba de ser ase­si­na­do en el momen­to de su cap­tu­ra pese a que el diri­gen­te libio soli­ci­tó gra­cia para su vida a quie­nes le cap­tu­ra­ban. Podía haber sido apre­sa­do vivo. Otro com­pro­me­te­dor archi­vo vivien­te fue des­trui­do por el fue­go. Tam­bién el pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos expre­só su ale­gría y aho­ra lle­ga­rá, sin duda, el momen­to de las con­de­co­ra­cio­nes.

Dos muer­tos rele­van­tes que pro­du­cen dos silen­cios fun­da­men­ta­les para sal­va­guar­dar el sis­te­ma. Cada cual saque sus con­clu­sio­nes. Pero me temo que la mayo­ría de quie­nes en Occi­den­te lean la noti­cia rom­pe­rán en ala­ban­zas a esos eje­cu­to­res mane­ja­dos como mario­ne­tas des­de la cum­bre polí­ti­ca occi­den­tal.

¿Qué sabían Bin Laden y Gada­fi? Los dos eran archi­vos vivos de la mal­va­da mani­pu­la­ción del mun­do por las gran­des poten­cias. Mani­pu­la­cio­nes que se trans­pa­ren­tan en los hechos polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y mora­les que esta­mos vivien­do. Como en los gran­des momen­tos de la Edad Media, no hay pode­ro­so que ten­ga su exis­ten­cia garan­ti­za­da. Cuan­do se orde­na la cap­tu­ra con el empleo de la vio­len­cia más bár­ba­ra, por­que supo­ne la muer­te de milla­res de ino­cen­tes, el aca­ba­mien­to del líder per­se­gui­do va apa­re­ja­do a la aprehen­sión. No valen los tri­bu­na­les, ni la Con­ven­ción de Gine­bra. Se tra­ta del silen­cio cri­mi­nal. Mien­tras, las tur­bas se pos­tran ante los ase­si­nos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *