Dudas e incer­ti­dum­bres en el nue­vo esce­na­rio libio- Txen­te Rekon­do

La caí­da de Sir­te y la pos­te­rior eje­cu­ción de Gad­da­fi y alguno de sus hijos mues­tra con cier­ta cla­ri­dad bue­na par­te de las ver­da­de­ras moti­va­cio­nes que lle­va­ron a la mal lla­ma­da comu­ni­dad inter­na­cio­nal, lide­ra­da en esta oca­sión por la OTAN, a inter­ve­nir en el con­flic­to libio. El cam­bio de régi­men, y no la tan cacarea­da pro­tec­ción de la pobla­ción civil (y si no que se lo pre­gun­ten a los ciu­da­da­nos de otros esta­dos afri­ca­nos en Libia o a la pobla­ción de Sir­te), jun­to a otros aspec­tos en torno a la impor­tan­cia ener­gé­ti­ca y geo­es­tra­té­gi­ca del esta­do libio, han sido el motor de esa actua­ción des­de el prin­ci­pio, y Occi­den­te no ha duda­do en apro­ve­char la coyun­tu­ra cuan­do par­te de la pobla­ción del país se levan­tó en armas con­tra Gad­da­fi.

Para algu­nos ana­lis­tas las esce­nas de la eje­cu­ción del líder libio supo­nen la pun­ti­lla para un régi­men aco­rra­la­do por la inter­ven­ción extran­je­ra y el levan­ta­mien­to de algu­nos sec­to­res loca­les. Otros obser­va­do­res apun­tan que más impor­tan­te que esas duras imá­ge­nes ha sido la caí­da de Sir­te, con­si­de­ra­do el últi­mo bas­tión de los par­ti­da­rios de Gad­da­fi, ya que esta acción va a per­mi­tir al lla­ma­do Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción (CNT) dar el pis­to­le­ta­zo de sali­da a «su» hoja de ruta.

En base a la mis­ma, el CNT tras emi­tir una «decla­ra­ción de libe­ra­ción», con­vo­ca­rá las elec­cio­nes para una Con­fe­ren­cia Públi­ca Nacio­nal que se cele­bra­rían den­tro de unos ocho meses. El nue­vo órgano que sur­gi­rá, será el encar­ga­do de nom­brar un pri­mer minis­tro, un gobierno inte­ri­no y un poder cons­ti­tu­yen­te que redac­ta­rá una nue­va cons­ti­tu­ción, que debe­ría ser some­ti­da a refe­rén­dum. Y final­men­te, si la cons­ti­tu­ción es apro­ba­da, las elec­cio­nes gene­ra­les se cele­bra­rían a los seis meses.

Has­ta aquí las «inten­cio­nes», pero es evi­den­te que sobre ese guión ela­bo­ra­do por algu­nos, sobre­vue­lan en el nue­vo esce­na­rio libio gran can­ti­dad de dudas y no menos incer­ti­dum­bres. Las decla­ra­cio­nes de los diri­gen­tes del cita­do Con­se­jo han soli­ci­ta­do a la pobla­ción «su con­fian­za hacia la nue­va direc­ción polí­ti­ca de Libia», al tiem­po que han hecho un lla­ma­mien­to a «la uni­dad nacio­nal» y han agra­de­ci­do a las «fuer­zas rebel­des la libe­ra­ción el país». Y tras esas decla­ra­cio­nes se han suce­di­do otras, no tan airea­das, pero que tam­bién pue­den indi­car las inten­cio­nes y temo­res de esos diri­gen­tes.

Tal vez por ello han adver­ti­do de la nece­si­dad de no mar­gi­nar a todos los que en el pasa­do hayan teni­do rela­ción con el ante­rior régi­men (no olvi­de­mos que dos figu­ras cla­ves del pro­pio CNT, Mus­ta­fa Abdel Jalil o Mah­moud Jibril han sido cola­bo­ra­do­res del depues­to líder has­ta no hace mucho tiem­po) o de evi­tar la ven­gan­za (algo que no pare­ce haber sur­ti­do mucho efec­to a la vis­ta de la eje­cu­ción de algu­nos miem­bros de la fa fami­lia Gad­da­fi).

La pre­sen­cia de varios gru­pos arma­dos en todo el país, las dife­ren­cias entre las pre­fe­ren­cias de la lla­ma­da comu­ni­dad inter­na­cio­nal, que apues­ta cla­ra­men­te por el actual CNT, con base en Ben­ga­zi (Jibril ya ha sido seña­la­do en el pasa­do como el «favo­ri­to» de Washing­ton) o las de la pobla­ción Libia, fuer­te­men­te divi­di­da en ese aspec­to. Para mucha gen­te en Libia, el CNT no es más que una de las múl­ti­ples opcio­nes a la vis­ta de los gru­pos e intere­ses que están sur­gien­do por todo el país (en Misu­ra­ta, Zen­tan, Trí­po­li y en zonas del este del país, por ejem­plo) y que esta­rían cues­tio­nan­do seria­men­te el papel diri­gen­te de los opo­si­to­res e Ben­ga­zi.

Tam­bién hay que tener muy pre­sen­te las dife­ren­cias geo­grá­fi­cas, ideo­ló­gi­cas e inclu­so reli­gio­sas que se pue­den mul­ti­pli­car en las pró­xi­mas sema­nas. A los desa­fíos de algu­nos gru­pos arma­dos al CNT de Ben­ga­zi se le han uni­do estos días los ata­ques de sec­to­res sala­fis­tas con­tra per­so­nas y edi­fi­cios liga­dos a la comu­ni­dad sufí del país.

Has­ta aho­ra los opo­si­to­res man­te­nían un acuer­do táci­to de uni­dad en torno a la lucha «con­tra Gad­da­fi», sin embar­go, si los actua­les diri­gen­tes del CNT decla­ran el «final de la gue­rra», ese nue­vo esce­na­rio pue­de repre­sen­tar una carre­ra entre las dife­ren­tes fac­cio­nes para impo­ner cada una su agen­da y hacer­se con un tro­zo del pas­tel. Así, habrá que ver cómo enca­jan las pos­tu­ras de los actua­les diri­gen­tes mili­ta­res de la revuel­ta con los gru­pos más autó­no­mos de la mis­ma e inclu­so la con­for­ma­ción del nue­vo apa­ra­to mili­tar. Aquí algu­nos dudan sobra la apli­ca­ción el mode­lo ira­quí (depu­rar todos los que han ser­vi­do con Gad­da­fi) o inte­grar a los mis­mos en la nue­va ins­ti­tu­ción mili­tar (algu­nos seña­lan a la «tran­si­ción espa­ño­la» como ejem­plo a imi­tar).

El pul­so entre lai­cos e isla­mis­tas tam­bién aña­di­rá dosis de inse­gu­ri­dad. El auge cre­cien­te de for­ma­cio­nes isla­mis­tas en la región, uni­do a la pre­sen­cia de sec­to­res jiha­dis­tas dis­pues­tos a ten­sar toda­vía más la cuer­da en bus­ca de un esce­na­rio pro­pi­cio para sus intere­ses trans­na­cio­na­les, pue­de otor­gar impor­tan­tes cla­ros­cu­ros sobre Libia en los pró­xi­mos meses. Sin olvi­dar tam­po­co las ten­sio­nes entre beré­be­res y ára­bes, e inclu­so la posi­bi­li­dad de que los par­ti­da­rios de la Yamahi­ri­ya Ára­be Libia man­ten­gan una cam­pa­ña arma­da con­tra los nue­vos diri­gen­tes del país.

Las con­se­cuen­cias de la nue­va coyun­tu­ra Libia tam­bién sobre­pa­san las fron­te­ras del esta­do nor­te­afri­cano. De momen­to la OTAN podría poner fin «ofi­cial­men­te» a su cam­pa­ña el 31 de este mes, aun­que sin reve­lar cual será la alter­na­ti­va a la actual inter­ven­ción, ni la fór­mu­la para apo­yar al nue­vo régi­men. Todo pare­ce indi­car que las poten­cias occi­den­ta­les ya han logra­do atar sucu­len­tos con­tra­tos en torno a la rique­za ener­gé­ti­ca del país, y aho­ra, tras anun­ciar el cam­bio de régi­men, les que­da­ría admi­nis­trar la nue­va situa­ción.

Los cam­bios que se están pro­du­cien­do tam­bién influi­rán de una mane­ra u otra en otros esta­dos afri­ca­nos. Así, ya han comen­za­do algu­nos ana­lis­tas a plan­tear la posi­bi­li­dad de nue­vos esce­na­rios en Malí o Chad. Y habrá que ver cómo inten­ta la Unión Afri­ca­na recu­pe­rar­se de la mar­gi­na­ción que Occi­den­te y la Liga Ára­be han ver­ti­do sobre la mis­ma.

Pero sin duda algu­na, la nue­va «aten­ción mediá­ti­ca» cobra­rá un nue­vo impul­so en las pró­xi­mas fechas. «Cerra­do» ofi­cial­men­te el affai­re libio, con Túnez y Egip­to (y tal vez Yemen) inmer­sos en un guión «con­tro­la­do», con Bah­rein sumi­do en la oscu­ri­dad de los medios, éstos pue­den cen­trar­se en el pró­xi­mo «cam­bio de régi­men», y pare­ce que es Siria la que tie­ne todos los bole­tos (aun­que algu­nos recuer­dan tam­bién que Irán podría entrar en ese nue­vo guión inter­ven­cio­nis­ta).

De momen­to, la coyun­tu­ra siria no es la mis­ma que en Libia, pero ello no es óbi­ce para que algu­nas can­ci­lle­rías occi­den­ta­les pon­gan en mar­cha sus pla­nes. Y para ello, como ya lo han hecho en el pasa­do son capa­ces de acti­var cual­quier gru­po ideo­ló­gi­co, aun­que en el futu­ro se con­vier­ta en un serio revés para sus pro­pios intere­ses. En ese sen­ti­do, habría que enmar­car la pre­sen­cia sala­fis­ta en Siria (impul­sa­da por Ara­bia Sau­di­ta con el bene­plá­ci­to esta­dou­ni­den­se), o el «des­cu­bri­mien­to» recien­te de la situa­ción de la pobla­ción kur­da de aquel país.

Según algu­nas fuen­tes, impor­tan­tes figu­ras de EEUU (con expe­rien­cia en la región) esta­rían coor­di­nan­do las ope­ra­cio­nes para des­es­ta­bi­li­zar Siria, con­tan­do con Qatar como base de ope­ra­cio­nes, con el apo­yo de París y de Doha para impul­sar mode­los loca­les del CNT libio, y con Tur­quía y Ara­bia Sau­di­ta para «domi­nar» las ten­den­cias suni­tas con­tra el régi­men («las polí­ti­cas y las arma­das»).

Las divi­sio­nes y las riva­li­da­des pue­den seguir flo­re­cien­do en el nue­vo esce­na­rio regio­nal. Libia, como sus veci­nos de la zona, pue­de expe­ri­men­tar en las pró­xi­mas fechas una mayor pola­ri­za­ción social que ten­drá con­se­cuen­cias regio­na­les, y que en el futu­ro tal vez (como ya lo ha hecho en otras oca­sio­nes y en otros luga­res), aca­be rees­cri­bien­do un guión que no guar­de rela­ción con el dise­ña­do des­de algu­nas can­ci­lle­rías occi­den­ta­les, y que lejos de traer «la demo­cra­cia y la liber­tad», depa­re un esce­na­rio como el que ha sufri­do la pobla­ción en Iraq o Afga­nis­tán tras las agre­sio­nes extran­je­ras de los últi­mos años.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *