Gad­da­fi murió com­ba­tien­do con dig­ni­dad y cohe­ren­cia- Miguel Urbano Rodri­gues

Los “rebel­des” de Bengha­zi fue­ron entre­na­dos y arma­dos por los ofi­cia­les euro­peos y por la CIA, por el Mos­sad y por los ser­vi­cios bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses

Las fotos divul­ga­das por los con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios del CNT eli­mi­nan dudas: Mua­mar Gad­da­fi murió en Sir­te. Noti­cias con­tra­dic­to­rias sobre las cir­cuns­tan­cias de su muer­te reco­rren el mun­do, sem­bran­do la con­fu­sión. Pero de las pro­pias decla­ra­cio­nes de aque­llos que exhi­ben el cadá­ver del líder libio emer­ge una evi­den­cia: Gad­da­fi fue ase­si­na­do.

En el momen­to en que escri­bo, la Resis­ten­cia libia aún no hizo públi­ca una nota sobre el com­ba­te final de Gad­da­fi. Más des­de ya se pue­de afir­mar que cayó luchan­do.

Los media al ser­vi­cio del impe­ria­lis­mo inten­tan inme­dia­ta­men­te trans­for­mar el acon­te­ci­mien­to en una vic­to­ria de la demo­cra­cia, y los gober­nan­tes de los EEUU y de la Unión Euro­pea y la inte­lec­tua­li­dad neo­li­be­ral fes­te­jan el cri­men, derra­man­do insul­tos sobre el últi­mo jefe de Esta­do legi­ti­mo de Libia. Esa acti­tud no sor­pren­de, pero su efec­to es opues­to al pre­ten­di­do: el impe­ria­lis­mo exhi­be para la huma­ni­dad su ros­tro funes­to.

La agre­sión al pue­blo de Libia, con­ce­bi­da y mon­ta­da con mucha anti­ci­pa­ción, lle­va­da ade­lan­te con la com­pli­ci­dad del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU y eje­cu­ta­da mili­tar­men­te por los EEUU, Fran­cia y Gran Bre­ta­ña deja­rá en la His­to­ria la memo­ria de una de las más abyec­tas gue­rras neo­co­lo­nia­les de ini­cio del siglo XXI.

Cuan­do la OTAN comen­zó a bom­bar­dear las ciu­da­des y aldeas de Libia, vio­lan­do la Reso­lu­ción apro­ba­da sobre la lla­ma­da Zona de Exclu­sión aérea, Oba­ma, Sar­kozy y Came­ron afir­ma­ron que la gue­rra, dis­fra­za­da de “inter­ven­ción huma­ni­ta­ria”, ter­mi­na­ría en pocos días. Pero la des­truc­ción del país y la matan­za de civi­les duro más de sie­te meses.

Los seño­res del capi­tal fue­ron des­men­ti­dos por la Resis­ten­cia del pue­blo de Libia. Los “rebel­des” de Bengha­zi, entre­na­dos y arma­dos por los ofi­cia­les euro­peos y por la CIA, por el Mos­sad y por los ser­vi­cios bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses huían en des­ban­da­da, como cone­jos, siem­pre que enfren­ta­ban a aque­llos que defen­dían Libia de la agre­sión extran­je­ra.

Fue­ron los devas­ta­do­res bom­bar­deos de la OTAN los que les per­mi­tie­ron entrar en las ciu­da­des que habían sido inca­pa­ces de tomar. Más, ocu­pa­da Trí­po­li, fue­ron duran­te sema­nas derro­ta­dos en Bani Walid y Sir­te, baluar­tes de la resis­ten­cia. En esta hora en que el impe­ria­lis­mo dis­cu­te ya, con gula, la repar­ti­ción del petró­leo y del gas libios, es para Mua­mar Gad­da­fi y no para los res­pon­sa­bles por su muer­te que se diri­ge en todo el mun­do el res­pe­to de millo­nes de hom­bres y muje­res que creen en los valo­res y prin­ci­pios invo­ca­dos, pero vio­la­dos, por sus ase­si­nos.

Gad­da­fi afir­mó des­de el pri­mer día de la agre­sión que resis­ti­ría y lucha­ría con su pue­blo has­ta la muer­te. Hon­ró la pala­bra empe­ña­da. Cayó com­ba­tien­do.

¿Qué ima­gen que­da­rá de él en la His­to­ria? Una res­pues­ta bre­ve a la pre­gun­ta es no es hoy acon­se­ja­ble, pre­ci­sa­men­te por­que Mua­mar Gad­da­fi fue como hom­bre y esta­dis­ta una per­so­na­li­dad com­ple­ja, cuya vida refle­jó sus con­tra­dic­cio­nes. Tres Gad­da­fis dife­ren­tes, casi incom­pa­ti­bles, son iden­ti­fi­ca­bles en los 42 años en que diri­gió con mano de hie­rro a Libia.

El joven ofi­cial que en 1969 derro­có a la corrup­ta monar­quía Senus­si­ta, inven­ta­da por los ingle­ses, actúo duran­te años como un revo­lu­cio­na­rio. Trans­for­mó una socie­dad tri­bal pau­pé­rri­ma, don­de el anal­fa­be­tis­mo supe­ra­ba el 90% y los recur­sos natu­ra­les esta­ban en manos de las tras­na­cio­na­les nor­te­ame­ri­ca­nas y bri­tá­ni­cas, en uno de los paí­ses más ricos del mun­do musul­mán. Pero de las monar­quías del Gol­fo se dife­ren­ció por tener una polí­ti­ca pro­gre­sis­ta. Nacio­na­li­zó los hidro­car­bu­ros, erra­di­có prác­ti­ca­men­te el anal­fa­be­tis­mo, cons­tru­yó uni­ver­si­da­des y hos­pi­ta­les; pro­por­cio­nó habi­ta­ción dig­na a los tra­ba­ja­do­res y cam­pe­si­nos y recu­pe­ro para una agri­cul­tu­ra moder­na millo­nes de hec­tá­reas del desier­to gra­cias a la cap­ta­ción de aguas sub­te­rrá­neas.

Esas con­quis­tas le valie­ron una gran popu­la­ri­dad y la adhe­sión de la mayo­ría de los libios. Pero no fue­ron acom­pa­ña­das de medi­das que abrie­sen la puer­ta a la par­ti­ci­pa­ción popu­lar. El régi­men se vol­vió, por el con­tra­rio cada vez más auto­crá­ti­co. Ejer­cien­do un poder abso­lu­to, el líder se dis­tan­cio pro­gre­si­va­men­te en los últi­mos años de la poli­ti­ca de inde­pen­den­cia que lle­va­ra a los EEUU a incluir a Libia en la lis­ta negra de los esta­dos a aba­tir por­que no se some­tían. Bom­bar­dea­da Trí­po­li en una agre­sión impe­rial, el país fue afec­ta­do por duras san­cio­nes y cali­fi­ca­do de “esta­do terro­ris­ta”.

En una extra­ña meta­mor­fo­sis sur­gió enton­ces un segun­do Gad­da­fi. Nego­ció el levan­ta­mien­to de las san­cio­nes, pri­va­ti­zó empre­sas, abrió sec­to­res de la eco­no­mía al impe­ria­lis­mo. Pasó a ser reci­bi­do como un ami­go en las capi­ta­les euro­peas. Ber­lus­co­ni, Blair, Sar­kozy, Sócra­tes y otros gober­nan­tes de la UE lo reci­bie­ron con abra­zos hipó­cri­tas. Oba­ma tam­bien lo tra­to con defe­ren­cia . Algu­nos firm­ron con Libia acuer­dos millo­na­rios, en tan­to él mul­ti­pli­ca­ba las excen­tri­ci­da­des, acam­pan­do en su tien­da en las capi­ta­les euro­peas. En la últi­ma meta­mor­fo­sis emer­gió con la agre­sión impe­rial el Gad­da­fi que recu­pe­ró la dig­ni­dad.

Leí en algu­na par­te que él admi­ra­ba a Sal­va­dor Allen­de y des­pre­cia­ba a los diri­gen­tes que en las horas deci­si­vas capi­tu­lan y fugan al exi­lio. Cual­quier para­le­lo entre él y Allen­de sería des­ca­be­lla­do. Pero tal como el pre­si­den­te de la Uni­dad Popu­lar chi­le­na, Gad­da­fi, cohe­ren­te con el com­pro­mi­so asu­mi­do, murió com­ba­tien­do. Con cora­je y dig­ni­dad.

Inde­pen­dien­te­men­te del jui­cio futu­ro de la His­to­ria, Mua­mar Gad­da­fi será por el tiem­po recor­da­do como un héroe por los libios que aman la inde­pen­den­cia y la liber­tad. Y tam­bién por muchos millo­nes de musul­ma­nes.

La Resis­ten­cia ade­más pro­si­gue, esti­mu­la­da por su ejem­plo.

Foto: Visi­ta de Fidel Cas­tro a Libia en 1977. revo​lu​cion​so​cia​lis​tax​xi​.blogs​pot​.com

VN de GAIA, Por­tu­gal, 20 de octu­bre, día de la muer­te de Mua­mar Gad­da­fi Tra­duc­ción: Jaz­min Padi­lla. www​.odia​rio​.info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *