El lin­cha­mien­to de Muam­mar Gad­da­fi – Thierry Meyssan

La muer­te de Muam­mar al-Gad­da­fi ha sido cele­bra­da con suma ale­gría en los pala­cios pre­si­den­cia­les occi­den­ta­les, esa mis­ma ale­gría ha esta­do ausen­te en la mayo­ría del pue­blo libio. Para Thierry Meys­san, este ase­si­na­to mili­tar­men­te inú­til ha sido per­pe­tra­do por el Impe­rio no sola­men­te como ejem­plo, sino tam­bién para des­es­truc­tu­rar la socie­dad tri­bal libia.

Jue­ves, 20 de octu­bre 2011, a 13h30 GMT, el Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción (CNT) de Libia anun­ció la muer­te de Muam­mar el-Gad­da­fi. A pesar de las gran con­fu­sión ini­cial, los pri­me­ros ele­men­tos sugie­ren que una cara­va­na de coches inten­ta­ban salir de la ciu­dad de Sir­te, ciu­dad sitia­da, en don­de la cara­va­na fue blo­quea­da o en par­te des­trui­da por los bom­bar­deos de la OTAN. Los sobre­vi­vien­tes de esta cara­va­na, dicen, se refu­gia­ron enton­ces en las tube­rías de una cana­li­za­ción. Gad­da­fi, que habría resul­ta­do heri­do, fue enton­ces cap­tu­ra­do por la bri­ga­da Tigre de la tri­bu de los Mis­ra­ta que habría apro­ve­cha­do la oca­sión para lincharlo.

El cuer­po del «Guía» de la Gran Jamahi­ri­ya Ára­be Socia­lis­ta no fue auto­ri­za­do a que sea con­ser­va­do en su ciu­dad natal de Sir­te, o trans­por­ta­do a Trí­po­li, la capi­tal, para su entie­rro, el cuer­po ha sido envia­do como un tro­feo de gue­rra por los Mis­ra­ta a la ciu­dad del mis­mo nombre.

La tri­bu de los Mis­ra­ta, que duran­te bas­tan­te tiem­po dudó que cam­po esco­ger [el de los rebel­des o el de Gad­da­fi] y que en la actua­li­dad prác­ti­ca­men­te no tie­ne repre­sen­tan­te den­tro del CNT, habrá dado final­men­te el asal­to de Trí­po­li des­pués del bom­bar­deo de la OTAN, y habrá lin­cha­do a Muam­mar el-Gad­da­fi tras el bom­bar­deo de su cara­va­na por la OTAN. E inclu­so ha tras­la­da­do el cuer­po del «Guía» a su ciu­dad para cele­brar su triun­fo. En julio, el «Guía» habría mal­de­ci­do a los Mis­ra­ta, ins­tán­do­los de par­tir hacia Estam­bul y Tel Aviv, refi­rién­do­se al hecho de que su tri­bu pro­vie­ne de judíos tur­cos inmi­gran­tes que se con­vir­tie­ron al Islam.

Una ava­lan­cha de comen­ta­rios pre­pa­ra­dos bien de ante­mano han sido lan­za­dos masi­va­men­te en todos los medios comer­cia­les atlan­tis­tas con fina­li­dad de demo­ni­zar una vez más a Gad­da­fi, y por lo tan­to, hacer olvi­dar las con­di­cio­nes bár­ba­ras de su lin­cha­mien­to y muerte.

Los prin­ci­pa­les diri­gen­tes de la Coa­li­ción [de la OTAN] han cele­bra­do jubi­lo­sa­men­te la muer­te de su enemi­go y dicen estos que mar­ca el acto final de la ope­ra­ción «Pro­tec­tor Uni­fi­ca­do». Al hacer­lo, ellos admi­ten implí­ci­ta­men­te que dicha ope­ra­ción no tenía como fina­li­dad hacer res­pe­tar y apli­car la Reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, sino que tenía más biencomo fina­li­dad la de derri­bar un sis­te­ma polí­ti­co y la de matar a un líder, es decir al pre­si­den­te de una nación, y esto a pesar que el ase­si­na­to de un jefe de esta­do en fun­ción está prohi­bi­do por la ley [juris­pru­den­cia] de EE.UU. y con­de­na­do universalmente.

Ade­más, el lin­cha­mien­to de Muam­mar el Gada­fi, demues­tra la volun­tad de la OTAN de no que­rer lle­var­lo ante la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal para juz­gar­lo sim­ple­men­te por­que no hubie­ra sido capaz de con­de­nar­lo por crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad a fal­ta de prue­bas feha­cien­tes, de la mis­ma mane­ra que el Tri­bu­nal Penal Inter­na­cio­nal para la ex Yugos­la­via no pudo demos­trar la cul­pa­bi­li­dad de Slo­bo­dan Milo­se­vic, a pesar de dos años de proceso.

En el torren­te de barro y de calum­nias ver­ti­das por los medios de comu­ni­ca­ción comer­cial atlan­tis­tas para ensu­ciar el lega­do y la memo­ria de Gad­da­fi, las men­ti­ras y fal­sas acu­sa­cio­nes son repe­ti­das cons­tan­te­men­te, lo que demues­tra a con­tra­rio que estos medios de comu­ni­ca­cióntie­nen en reali­dad pocos ele­men­tos que sean autén­ti­cos y que pudie­sen ser uti­li­za­dos en con­tra de Gaddafi.

Así lle­ga el caso del aten­ta­do con­tra la dis­co­te­ca La Belle en Ber­lín (5 de abril de 1986, tres muer­tos, era en esa enton­ces la RFA Repú­bli­ca Fede­ral de Ale­ma­nia), suce­so que fue uti­li­za­do como pre­tex­to por la admi­nis­tra­ción Reagan para bom­bar­dear su pala­cio y matar a su hija (14 de abril de 1986, por lo menos 50 muer­tos). En esa enton­ces, el fis­cal ale­mán Detlev Meh­lis(el mis­mo fis­cal ale­mán que vein­te años más tar­de lo vamos a encon­trar a car­go de la inves­ti­ga­ción del ase­si­na­to del pri­mer minis­tro liba­nés Rafik al-Hari­ri y la fal­si­fi­ca­ción de esta inves­ti­ga­ción) se basó en el tes­ti­mo­nio de Eter Mushad para acu­sar a un diplo­má­ti­co libio y su cóm­pli­ce Moham­med Amair. Sin embar­go, la tele­vi­sión ale­ma­na ZDF des­cu­brió más tar­de que Mushad Eter era un tes­ti­go fal­so y más bien un ver­da­de­ro agen­te de la CIA, mien­tras que el ata­can­te Maham­med Aamir era un agen­te del Mos­sad [1].

O el caso del aten­ta­do de Loc­ker­bie (21 de diciem­bre de 1988, 270 muer­tes): los inves­ti­ga­do­res iden­ti­fi­ca­ron al due­ño de la male­ta que con­te­nía la bom­ba y el sis­te­ma relo­je­ro para acti­var el explo­si­vo gra­cias al tes­ti­mo­nio de un comer­cian­te mal­tés que había ven­di­do un pan­ta­lón, pan­ta­lón que fue encon­tra­do en la mis­ma male­ta-bom­ba. La jus­ti­cia esco­ce­sa acu­só enton­ces a dos agen­tes libios Abdel­bas­set Ali Moh­med Al Megrahi y Al Amin Kha­li­fa Fhi­mah y el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU tomó las san­cio­nes con­tra Libia.
En últi­ma ins­tan­cia, para poner fin a las san­cio­nes, Libia acce­dió extra­di­tar a los dos agen­tes (el pri­me­ro fue con­de­na­do a cade­na per­pe­tua, el segun­do fue absuel­to) y a pagar $ 2.7 mil millo­nes en com­pen­sa­ción, mien­tras que el acu­sa­do pri­sio­ne­ro con­ti­nua pro­cla­man­do su ino­cen­cia has­ta hoy día.

En defi­ni­ti­va, en agos­to de 2005, uno de los res­pon­sa­bles esco­ce­ses encar­ga­do de la inves­ti­ga­ción decla­ró que la prin­ci­pal prue­ba, el sis­te­ma auto-dis­pa­ra­dor (tem­po­ri­za­dor o sis­te­ma relo­je­ro des­en­ca­de­nan­do la bom­ba) había sido colo­ca­do en el lugar del acci­den­te por un agen­te de la CIA.
Más tar­de, el mis­mo exper­to que había ana­li­za­do el tem­po­ri­za­dor (relo­je­ro) para el tri­bu­nal admi­tió que él mis­mo había fabri­ca­do ese apa­ra­to antes que la CIA lo pon­ga sobre el lugar del acci­den­te [don­de caye­ron los res­tos del avión]. Final­men­te, el comer­cian­te y ven­de­dor de pan­ta­lo­nes de Mal­ta admi­tió haber reci­bi­do 2 millo­nes de dóla­res para dar un fal­so tes­ti­mo­nio. Las auto­ri­da­des esco­ce­sas deci­die­ron revi­sar el caso y el pro­ce­so, pero la salud de Abdel Bas­set Ali Moh­med Al Megrahi no lo permitió.

La actual cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción [sobre Libia y Gad­da­fi] inclu­ye tam­bién un aspec­to sobre el esti­lo de vida del recien­te difun­to. Se le des­cri­be como un faraón con su sun­tuo­so y lujo­so modo de vida, de su astro­nó­mi­ca for­tu­na ocul­ta. Pero todos aque­llos que cono­cie­ron de cer­ca a Muam­mar el Gada­fi, o sim­ple­men­te aque­llos que han visi­ta­do su casa de fami­lia y su resi­den­cia des­pués de los bom­bar­deos pue­den dar fe de que él vivía en un ambien­te simi­lar al de la bur­gue­sía de su país, lejos de la osten­ta­ción jet-set de su minis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción, Mah­moud Jibril.

Del mis­mo modo, nin­guno de los paí­ses que siguen inves­ti­gan­do el para­de­ro de la for­tu­na ocul­ta de Gada­fi, bus­que­da que se ha pro­lon­ga­do duran­te meses, ha sido capaz de encon­trar esto. Todo el mate­rial y sumas incau­ta­das per­te­ne­cían al gobierno libio y no al «Guía».

Al con­tra­rio, los medios de comu­ni­ca­ción comer­cia­les atlan­tis­tas sólo men­cio­nan la orden de arres­to inter­na­cio­nal emi­ti­da por Inter­pol con­tra Muam­mar el-Gad­da­fi antes que comien­ce la ofen­si­va de la OTAN sobre Libia. Pero estos mis­mos medios de comu­ni­ca­ción no dicen nada de la acu­sa­ción de la jus­ti­cia liba­ne­sa con­tra Gad­da­fi por haber eli­mi­na­do al imán Musa Sadr y sus com­pa­ñe­ros (en 1978). Esta omi­sión se debe al hecho de que el secues­tro fue patro­ci­na­do por los Esta­dos Uni­dos que que­ría eli­mi­nar a este imán chií­ta antes de dejar que el aya­to­lá Ruho­llah Jomei­ni regre­se a Irán, por mie­do a que Sadr no extien­da por el Líbano la influen­cia de la revo­lu­ción iraní.

Los medios de comu­ni­ca­ción atlan­tis­tas no men­cio­nan las crí­ti­cas for­mu­la­das por la Resis­ten­cia civil anti-impe­ria­lis­ta liba­ne­sa y las que tam­bién hici­mos noso­tros con­tra Muam­mar el-Gad­da­fi: sus com­pro­mi­sos opor­tu­nis­tas con Israel.

Por mi par­te, pue­do ase­gu­rar que, has­ta la bata­lla de Trí­po­li, el «Guía» nego­ció con los envia­dos de Israel, con la espe­ran­za de poder com­prar la pro­tec­ción de Tel Aviv.

Tam­bién debo tes­ti­mo­niar que, a pesar de mis crí­ti­cas a su polí­ti­ca inter­na­cio­nal, y a pesar del expe­dien­te com­ple­to acer­ca de mí que la DCRI (rama de los ser­vi­cios secre­tos fran­ce­ses) le había pro­por­cio­na­do ama­ble­men­te en julio en un inten­to para que me arres­ta­ran, Muam­mar el Gada­fi, me dió su con­fian­za y me pidió que ayu­da­ra a su país para hacer valer sus dere­chos ante las Nacio­nes Uni­das [2], un com­por­ta­mien­to que no refle­ja la de un tirano abyecto.

Los medios de comu­ni­ca­ción comer­cia­les atlan­tis­tas no men­cio­na­ron tam­po­co las inje­ren­cias de Libia en la vida polí­ti­ca fran­ce­sa, inge­ren­cia de Libia que yo con­de­né, sobre todo acer­ca del finan­cia­mien­to ile­gal de la cam­pa­ña elec­to­ral pre­si­den­cial de Nico­las Sar­kozy y de Ségo­lè­ne Royal. El «Guía» había auto­ri­za­do a su cuña­do Abda­llah Senous­si para que corrom­pa a los dos prin­ci­pa­les can­di­da­tos pre­si­den­cia­les fran­ce­ses a cam­bio de la pro­me­sa de dar­le una amnis­tía o de ejer­cer pre­sión sobre la jus­ti­cia fran­ce­sa para que cie­rren su expe­dien­te penal. [3]

Pero sobre todo, los medios de comu­ni­ca­ción atlan­tis­tas nun­ca men­cio­na­ron el prin­ci­pal tra­ba­jo del «Guía»: el derro­ca­mien­to de una monar­quía títe­re impues­ta por los anglo­sa­jo­nes, la expul­sión de las tro­pas extran­je­ras esta­cio­na­das en Libia, la nacio­na­li­za­ción de los hidro­car­bu­ros, la cons­truc­ción del Man Made River (el sis­te­ma de irri­ga­ción más impor­tan­te en el mun­do), la redis­tri­bu­ción de las ganan­cias del petró­leo den­tro de la pobla­ción (que hizo que una de las pobla­cio­nes más pobres del mun­do sea la más rica de Áfri­ca), el asi­lo gene­ro­so a los refu­gia­dos pales­ti­nos y la ayu­da al desa­rro­llo sin pre­ce­den­tes en el Ter­cer Mun­do (la ayu­da de Libia al desa­rro­llo era más impor­tan­te que la toda la ayu­da reu­ni­da de los paí­ses del G‑20).

La muer­te de Muam­mar el Gada­fi, no va a cam­biar nada en el plano inter­na­cio­nal. El acon­te­ci­mien­to más impor­tan­te fue la caí­da de Trí­po­li, ciu­dad bom­bar­dea­da masi­va­men­te y con­quis­ta­da por la OTAN —sin duda el peor cri­men de gue­rra en este siglo — , segui­do de la entra­da de la tri­bu de los Mis­ra­ta para con­tro­lar la capi­tal [y la masa­cre de inocentes].

Sema­nas antes que comien­ce la bata­lla de Trí­po­li, la gran mayo­ría de los ciu­da­da­nos libios par­ti­ci­pa­ron, vier­nes tras vier­nes, en masi­vas mani­fes­ta­cio­nes con­tra la OTAN, con­tra el CNT y a favor de Gad­da­fi. Aho­ra el país está des­trui­do y están gober­na­dos por la OTAN y sus títe­res fan­to­ches del CNT.

La muer­te del «Guía» ten­drá por otro lado un efec­to trau­má­ti­co y dura­ble en la socie­dad libia. Matan­do con sus sica­rios al líder del país, la OTAN ha des­trui­do la esen­cia mis­ma del prin­ci­pio de auto­ri­dad. Será nece­sa­rio muchos años y mucha vio­len­cia antes que un nue­vo líder pue­da sur­gir y sea reco­no­ci­do por el con­jun­to de las tri­bus, o que el sis­te­ma tri­bal sea rem­pla­za­do por otro modo de orga­ni­za­ción social.

En este sen­ti­do, la muer­te de Muam­mar el Gada­fi, abre un perío­do de incer­ti­dum­bre y des­es­ta­bi­li­za­ción para el país, país que pue­de ir camino a una ira­qui­za­ción o soma­li­za­ción de su terri­to­rio [en refe­ren­cia a Irak y Soma­lia dos esta­dos falli­dos en la actualidad].

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.