El lin­cha­mien­to de Muam­mar Gad­da­fi – Thierry Meys­san

La muer­te de Muam­mar al-Gad­da­fi ha sido cele­bra­da con suma ale­gría en los pala­cios pre­si­den­cia­les occi­den­ta­les, esa mis­ma ale­gría ha esta­do ausen­te en la mayo­ría del pue­blo libio. Para Thierry Meys­san, este ase­si­na­to mili­tar­men­te inú­til ha sido per­pe­tra­do por el Impe­rio no sola­men­te como ejem­plo, sino tam­bién para des­es­truc­tu­rar la socie­dad tri­bal libia.

Jue­ves, 20 de octu­bre 2011, a 13h30 GMT, el Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción (CNT) de Libia anun­ció la muer­te de Muam­mar el-Gad­da­fi. A pesar de las gran con­fu­sión ini­cial, los pri­me­ros ele­men­tos sugie­ren que una cara­va­na de coches inten­ta­ban salir de la ciu­dad de Sir­te, ciu­dad sitia­da, en don­de la cara­va­na fue blo­quea­da o en par­te des­trui­da por los bom­bar­deos de la OTAN. Los sobre­vi­vien­tes de esta cara­va­na, dicen, se refu­gia­ron enton­ces en las tube­rías de una cana­li­za­ción. Gad­da­fi, que habría resul­ta­do heri­do, fue enton­ces cap­tu­ra­do por la bri­ga­da Tigre de la tri­bu de los Mis­ra­ta que habría apro­ve­cha­do la oca­sión para lin­char­lo.

El cuer­po del «Guía» de la Gran Jamahi­ri­ya Ára­be Socia­lis­ta no fue auto­ri­za­do a que sea con­ser­va­do en su ciu­dad natal de Sir­te, o trans­por­ta­do a Trí­po­li, la capi­tal, para su entie­rro, el cuer­po ha sido envia­do como un tro­feo de gue­rra por los Mis­ra­ta a la ciu­dad del mis­mo nom­bre.

La tri­bu de los Mis­ra­ta, que duran­te bas­tan­te tiem­po dudó que cam­po esco­ger [el de los rebel­des o el de Gad­da­fi] y que en la actua­li­dad prác­ti­ca­men­te no tie­ne repre­sen­tan­te den­tro del CNT, habrá dado final­men­te el asal­to de Trí­po­li des­pués del bom­bar­deo de la OTAN, y habrá lin­cha­do a Muam­mar el-Gad­da­fi tras el bom­bar­deo de su cara­va­na por la OTAN. E inclu­so ha tras­la­da­do el cuer­po del «Guía» a su ciu­dad para cele­brar su triun­fo. En julio, el «Guía» habría mal­de­ci­do a los Mis­ra­ta, ins­tán­do­los de par­tir hacia Estam­bul y Tel Aviv, refi­rién­do­se al hecho de que su tri­bu pro­vie­ne de judíos tur­cos inmi­gran­tes que se con­vir­tie­ron al Islam.

Una ava­lan­cha de comen­ta­rios pre­pa­ra­dos bien de ante­mano han sido lan­za­dos masi­va­men­te en todos los medios comer­cia­les atlan­tis­tas con fina­li­dad de demo­ni­zar una vez más a Gad­da­fi, y por lo tan­to, hacer olvi­dar las con­di­cio­nes bár­ba­ras de su lin­cha­mien­to y muer­te.

Los prin­ci­pa­les diri­gen­tes de la Coa­li­ción [de la OTAN] han cele­bra­do jubi­lo­sa­men­te la muer­te de su enemi­go y dicen estos que mar­ca el acto final de la ope­ra­ción «Pro­tec­tor Uni­fi­ca­do». Al hacer­lo, ellos admi­ten implí­ci­ta­men­te que dicha ope­ra­ción no tenía como fina­li­dad hacer res­pe­tar y apli­car la Reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, sino que tenía más biencomo fina­li­dad la de derri­bar un sis­te­ma polí­ti­co y la de matar a un líder, es decir al pre­si­den­te de una nación, y esto a pesar que el ase­si­na­to de un jefe de esta­do en fun­ción está prohi­bi­do por la ley [juris­pru­den­cia] de EE.UU. y con­de­na­do uni­ver­sal­men­te.

Ade­más, el lin­cha­mien­to de Muam­mar el Gada­fi, demues­tra la volun­tad de la OTAN de no que­rer lle­var­lo ante la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal para juz­gar­lo sim­ple­men­te por­que no hubie­ra sido capaz de con­de­nar­lo por crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad a fal­ta de prue­bas feha­cien­tes, de la mis­ma mane­ra que el Tri­bu­nal Penal Inter­na­cio­nal para la ex Yugos­la­via no pudo demos­trar la cul­pa­bi­li­dad de Slo­bo­dan Milo­se­vic, a pesar de dos años de pro­ce­so.

En el torren­te de barro y de calum­nias ver­ti­das por los medios de comu­ni­ca­ción comer­cial atlan­tis­tas para ensu­ciar el lega­do y la memo­ria de Gad­da­fi, las men­ti­ras y fal­sas acu­sa­cio­nes son repe­ti­das cons­tan­te­men­te, lo que demues­tra a con­tra­rio que estos medios de comu­ni­ca­cióntie­nen en reali­dad pocos ele­men­tos que sean autén­ti­cos y que pudie­sen ser uti­li­za­dos en con­tra de Gad­da­fi.

Así lle­ga el caso del aten­ta­do con­tra la dis­co­te­ca La Belle en Ber­lín (5 de abril de 1986, tres muer­tos, era en esa enton­ces la RFA Repú­bli­ca Fede­ral de Ale­ma­nia), suce­so que fue uti­li­za­do como pre­tex­to por la admi­nis­tra­ción Reagan para bom­bar­dear su pala­cio y matar a su hija (14 de abril de 1986, por lo menos 50 muer­tos). En esa enton­ces, el fis­cal ale­mán Detlev Meh­lis(el mis­mo fis­cal ale­mán que vein­te años más tar­de lo vamos a encon­trar a car­go de la inves­ti­ga­ción del ase­si­na­to del pri­mer minis­tro liba­nés Rafik al-Hari­ri y la fal­si­fi­ca­ción de esta inves­ti­ga­ción) se basó en el tes­ti­mo­nio de Eter Mushad para acu­sar a un diplo­má­ti­co libio y su cóm­pli­ce Moham­med Amair. Sin embar­go, la tele­vi­sión ale­ma­na ZDF des­cu­brió más tar­de que Mushad Eter era un tes­ti­go fal­so y más bien un ver­da­de­ro agen­te de la CIA, mien­tras que el ata­can­te Maham­med Aamir era un agen­te del Mos­sad [1].

O el caso del aten­ta­do de Loc­ker­bie (21 de diciem­bre de 1988, 270 muer­tes): los inves­ti­ga­do­res iden­ti­fi­ca­ron al due­ño de la male­ta que con­te­nía la bom­ba y el sis­te­ma relo­je­ro para acti­var el explo­si­vo gra­cias al tes­ti­mo­nio de un comer­cian­te mal­tés que había ven­di­do un pan­ta­lón, pan­ta­lón que fue encon­tra­do en la mis­ma male­ta-bom­ba. La jus­ti­cia esco­ce­sa acu­só enton­ces a dos agen­tes libios Abdel­bas­set Ali Moh­med Al Megrahi y Al Amin Kha­li­fa Fhi­mah y el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU tomó las san­cio­nes con­tra Libia.
En últi­ma ins­tan­cia, para poner fin a las san­cio­nes, Libia acce­dió extra­di­tar a los dos agen­tes (el pri­me­ro fue con­de­na­do a cade­na per­pe­tua, el segun­do fue absuel­to) y a pagar $ 2.7 mil millo­nes en com­pen­sa­ción, mien­tras que el acu­sa­do pri­sio­ne­ro con­ti­nua pro­cla­man­do su ino­cen­cia has­ta hoy día.

En defi­ni­ti­va, en agos­to de 2005, uno de los res­pon­sa­bles esco­ce­ses encar­ga­do de la inves­ti­ga­ción decla­ró que la prin­ci­pal prue­ba, el sis­te­ma auto-dis­pa­ra­dor (tem­po­ri­za­dor o sis­te­ma relo­je­ro des­en­ca­de­nan­do la bom­ba) había sido colo­ca­do en el lugar del acci­den­te por un agen­te de la CIA.
Más tar­de, el mis­mo exper­to que había ana­li­za­do el tem­po­ri­za­dor (relo­je­ro) para el tri­bu­nal admi­tió que él mis­mo había fabri­ca­do ese apa­ra­to antes que la CIA lo pon­ga sobre el lugar del acci­den­te [don­de caye­ron los res­tos del avión]. Final­men­te, el comer­cian­te y ven­de­dor de pan­ta­lo­nes de Mal­ta admi­tió haber reci­bi­do 2 millo­nes de dóla­res para dar un fal­so tes­ti­mo­nio. Las auto­ri­da­des esco­ce­sas deci­die­ron revi­sar el caso y el pro­ce­so, pero la salud de Abdel Bas­set Ali Moh­med Al Megrahi no lo per­mi­tió.

La actual cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción [sobre Libia y Gad­da­fi] inclu­ye tam­bién un aspec­to sobre el esti­lo de vida del recien­te difun­to. Se le des­cri­be como un faraón con su sun­tuo­so y lujo­so modo de vida, de su astro­nó­mi­ca for­tu­na ocul­ta. Pero todos aque­llos que cono­cie­ron de cer­ca a Muam­mar el Gada­fi, o sim­ple­men­te aque­llos que han visi­ta­do su casa de fami­lia y su resi­den­cia des­pués de los bom­bar­deos pue­den dar fe de que él vivía en un ambien­te simi­lar al de la bur­gue­sía de su país, lejos de la osten­ta­ción jet-set de su minis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción, Mah­moud Jibril.

Del mis­mo modo, nin­guno de los paí­ses que siguen inves­ti­gan­do el para­de­ro de la for­tu­na ocul­ta de Gada­fi, bus­que­da que se ha pro­lon­ga­do duran­te meses, ha sido capaz de encon­trar esto. Todo el mate­rial y sumas incau­ta­das per­te­ne­cían al gobierno libio y no al «Guía».

Al con­tra­rio, los medios de comu­ni­ca­ción comer­cia­les atlan­tis­tas sólo men­cio­nan la orden de arres­to inter­na­cio­nal emi­ti­da por Inter­pol con­tra Muam­mar el-Gad­da­fi antes que comien­ce la ofen­si­va de la OTAN sobre Libia. Pero estos mis­mos medios de comu­ni­ca­ción no dicen nada de la acu­sa­ción de la jus­ti­cia liba­ne­sa con­tra Gad­da­fi por haber eli­mi­na­do al imán Musa Sadr y sus com­pa­ñe­ros (en 1978). Esta omi­sión se debe al hecho de que el secues­tro fue patro­ci­na­do por los Esta­dos Uni­dos que que­ría eli­mi­nar a este imán chií­ta antes de dejar que el aya­to­lá Ruho­llah Jomei­ni regre­se a Irán, por mie­do a que Sadr no extien­da por el Líbano la influen­cia de la revo­lu­ción ira­ní.

Los medios de comu­ni­ca­ción atlan­tis­tas no men­cio­nan las crí­ti­cas for­mu­la­das por la Resis­ten­cia civil anti-impe­ria­lis­ta liba­ne­sa y las que tam­bién hici­mos noso­tros con­tra Muam­mar el-Gad­da­fi: sus com­pro­mi­sos opor­tu­nis­tas con Israel.

Por mi par­te, pue­do ase­gu­rar que, has­ta la bata­lla de Trí­po­li, el «Guía» nego­ció con los envia­dos de Israel, con la espe­ran­za de poder com­prar la pro­tec­ción de Tel Aviv.

Tam­bién debo tes­ti­mo­niar que, a pesar de mis crí­ti­cas a su polí­ti­ca inter­na­cio­nal, y a pesar del expe­dien­te com­ple­to acer­ca de mí que la DCRI (rama de los ser­vi­cios secre­tos fran­ce­ses) le había pro­por­cio­na­do ama­ble­men­te en julio en un inten­to para que me arres­ta­ran, Muam­mar el Gada­fi, me dió su con­fian­za y me pidió que ayu­da­ra a su país para hacer valer sus dere­chos ante las Nacio­nes Uni­das [2], un com­por­ta­mien­to que no refle­ja la de un tirano abyec­to.

Los medios de comu­ni­ca­ción comer­cia­les atlan­tis­tas no men­cio­na­ron tam­po­co las inje­ren­cias de Libia en la vida polí­ti­ca fran­ce­sa, inge­ren­cia de Libia que yo con­de­né, sobre todo acer­ca del finan­cia­mien­to ile­gal de la cam­pa­ña elec­to­ral pre­si­den­cial de Nico­las Sar­kozy y de Ségo­lè­ne Royal. El «Guía» había auto­ri­za­do a su cuña­do Abda­llah Senous­si para que corrom­pa a los dos prin­ci­pa­les can­di­da­tos pre­si­den­cia­les fran­ce­ses a cam­bio de la pro­me­sa de dar­le una amnis­tía o de ejer­cer pre­sión sobre la jus­ti­cia fran­ce­sa para que cie­rren su expe­dien­te penal. [3]

Pero sobre todo, los medios de comu­ni­ca­ción atlan­tis­tas nun­ca men­cio­na­ron el prin­ci­pal tra­ba­jo del «Guía»: el derro­ca­mien­to de una monar­quía títe­re impues­ta por los anglo­sa­jo­nes, la expul­sión de las tro­pas extran­je­ras esta­cio­na­das en Libia, la nacio­na­li­za­ción de los hidro­car­bu­ros, la cons­truc­ción del Man Made River (el sis­te­ma de irri­ga­ción más impor­tan­te en el mun­do), la redis­tri­bu­ción de las ganan­cias del petró­leo den­tro de la pobla­ción (que hizo que una de las pobla­cio­nes más pobres del mun­do sea la más rica de Áfri­ca), el asi­lo gene­ro­so a los refu­gia­dos pales­ti­nos y la ayu­da al desa­rro­llo sin pre­ce­den­tes en el Ter­cer Mun­do (la ayu­da de Libia al desa­rro­llo era más impor­tan­te que la toda la ayu­da reu­ni­da de los paí­ses del G‑20).

La muer­te de Muam­mar el Gada­fi, no va a cam­biar nada en el plano inter­na­cio­nal. El acon­te­ci­mien­to más impor­tan­te fue la caí­da de Trí­po­li, ciu­dad bom­bar­dea­da masi­va­men­te y con­quis­ta­da por la OTAN —sin duda el peor cri­men de gue­rra en este siglo — , segui­do de la entra­da de la tri­bu de los Mis­ra­ta para con­tro­lar la capi­tal [y la masa­cre de ino­cen­tes].

Sema­nas antes que comien­ce la bata­lla de Trí­po­li, la gran mayo­ría de los ciu­da­da­nos libios par­ti­ci­pa­ron, vier­nes tras vier­nes, en masi­vas mani­fes­ta­cio­nes con­tra la OTAN, con­tra el CNT y a favor de Gad­da­fi. Aho­ra el país está des­trui­do y están gober­na­dos por la OTAN y sus títe­res fan­to­ches del CNT.

La muer­te del «Guía» ten­drá por otro lado un efec­to trau­má­ti­co y dura­ble en la socie­dad libia. Matan­do con sus sica­rios al líder del país, la OTAN ha des­trui­do la esen­cia mis­ma del prin­ci­pio de auto­ri­dad. Será nece­sa­rio muchos años y mucha vio­len­cia antes que un nue­vo líder pue­da sur­gir y sea reco­no­ci­do por el con­jun­to de las tri­bus, o que el sis­te­ma tri­bal sea rem­pla­za­do por otro modo de orga­ni­za­ción social.

En este sen­ti­do, la muer­te de Muam­mar el Gada­fi, abre un perío­do de incer­ti­dum­bre y des­es­ta­bi­li­za­ción para el país, país que pue­de ir camino a una ira­qui­za­ción o soma­li­za­ción de su terri­to­rio [en refe­ren­cia a Irak y Soma­lia dos esta­dos falli­dos en la actua­li­dad].

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *