Amnis­tía – Iña­ki Ega­ña

La pri­va­ción de liber­tad es el cas­ti­go. Una inven­ción téc­ni­ca que for­ma, en nues­tra socie­dad, par­te de la racio­na­li­dad puni­ti­va, según defi­nió el filó­so­fo fran­cés Michel Fou­cault. Tols­toi, con un sen­ti­do un tan­to cán­di­do pro­ba­ble­men­te, de esa inge­nui­dad pro­vo­ca­da por uno mis­mo, pre­gun­ta­ba por qué unos hom­bres se creen con razón para encar­ce­lar a otros hom­bres. Bus­qué duran­te tan­to tiem­po que me abu­rrí. Aún no he encon­tra­do la res­pues­ta.

La cár­cel, como lugar, es par­te de un sis­te­ma anti­guo, pero la pri­sión, la con­de­na, es un hecho rela­ti­va­men­te recien­te. La pena de pri­sión, lo leí en cier­ta oca­sión y no ano­té el autor de la cita, nació fue­ra del Dere­cho. La legis­la­ción y las leyes se fue­ron aco­mo­dan­do a ese acto ya dise­ña­do por las éli­tes: crear un espa­cio coer­ci­ti­vo para ali­men­tar la sumi­sión y mini­mi­zar la disi­den­cia. En ésas esta­mos.

En nues­tro caso, la pri­sión uti­li­za­da con­tra la disi­den­cia vas­ca no ha sido un hecho ais­la­do, ajus­ta­do a dere­cho y apli­ca­do según ese códi­go penal en el que se apo­yan quie­nes se per­pe­túan en el poder. La pri­sión ha sido par­te de un todo, de una estra­te­gia corres­pon­dien­te a un «mode­lo repre­si­vo», como dijo hace ya unos cuan­tos años nues­tro abo­ga­do Miguel Cas­tells.

Y este mode­lo repre­si­vo ha sido y es (no he per­ci­bi­do su des­com­po­si­ción) ideo­ló­gi­co, coer­ci­ti­vo, ven­ga­ti­vo y puni­ti­vo. Para no per­der­nos en dis­qui­si­cio­nes y en aras a que se com­pren­da lo que quie­ro seña­lar, un mode­lo que se ha sos­te­ni­do en su estra­te­gia con tres apo­yos. El pri­me­ro, el más evi­den­te: tor­tu­ra, eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les, deten­cio­nes masi­vas, ile­ga­li­za­ción de las ideas, medi­das excep­cio­na­les, cri­mi­na­li­za­ción de la disi­den­cia, actua­cio­nes para­po­li­cia­les…

El segun­do, el rea­li­za­do en el terreno más polí­ti­co: espa­ño­li­za­ción de las for­mas, cober­tu­ra a los sím­bo­los extra­ños, demo­ni­za­ción de prin­ci­pios demo­crá­ti­cos (auto­de­ter­mi­na­ción y par­ti­ci­pa­ción, entre otros), mar­gi­na­ción del otro y su expul­sión del sis­te­ma… en fin, segu­ro que el lec­tor ya intu­ye algu­nas cues­tio­nes de igual o mayor cala­do.

El ter­ce­ro de los sopor­tes de este mode­lo es el que me ha ani­ma­do a escri­bir estas líneas, el puni­ti­vo, puro y duro. El más evi­den­te cuan­do la cer­ca­nía aprie­ta. Este mode­lo exclu­si­vo que, en nues­tro esce­na­rio, no se entien­de sin los dos ante­rio­res. El cas­ti­go no es úni­ca­men­te la pri­va­ción de liber­tad. Con la pri­va­ción de liber­tad comien­za, pre­ci­sa­men­te, el cas­ti­go. La ven­gan­za, en la mayo­ría de los casos. Se podría decir que algu­nas cues­tio­nes son estruc­tu­ra­les al mode­lo puni­ti­vo car­ce­la­rio que se impu­so en el Vie­jo Con­ti­nen­te des­de el siglo XIX. Es cier­to, los fami­lia­res, por su con­di­ción, son veja­dos. Los pre­sos que no acep­tan la zanaho­ria están con­de­na­dos al palo, etc.

Pero el mode­lo repre­si­vo espa­ñol es, sin embar­go, más com­ple­jo. Comen­zan­do por­que los pre­sos polí­ti­cos vas­cos han sido encar­ce­la­dos y con­de­na­dos por un tri­bu­nal espe­cial, mal que les pese a Rubén Múgi­ca y esa cohor­te moder­na de falan­gis­tas, dise­ña­do como tri­bu­nal de gue­rra. Un tri­bu­nal naci­do para per­se­guir a la «maso­ne­ría y el comu­nis­mo» y redi­se­ña­do para cri­mi­na­li­zar a la disi­den­cia vas­ca.

Los pre­sos son cla­si­fi­ca­dos siguien­do un mode­lo que Fran­co lla­ma­ba A, B y C y el sis­te­ma Suá­rez-Gon­zá­lez-Aznar-Zapa­te­ro cali­fi­ca en pri­me­ro, segun­do y ter­cer gra­do. Pare­ci­do. Los pre­sos vas­cos son, por natu­ra­le­za, FIES o pri­mer gra­do. Reci­ben aten­ción espe­cial, segui­mien­to exhaus­ti­vo (gra­ba­cio­nes, inter­ven­ción de corres­pon­den­cia, vio­la­ción de su pri­va­ci­dad) jun­to a sus fami­lia­res y ami­gos, para ser uti­li­za­das estas trans­gre­sio­nes con fines polí­ti­cos. La pri­va­ción de liber­tad, no es el cas­ti­go sino, como decía, el comien­zo.

La dis­per­sión (inven­tos fran­ce­ses y espa­ño­les que envia­ban a la disi­den­cia a cum­plir pena en sus colo­nias más ale­ja­das), el chan­ta­je per­ma­nen­te, la pre­sión físi­ca y psí­qui­ca sobre el entorno, la mani­pu­la­ción mediá­ti­ca, la pre­pon­de­ran­cia del cri­te­rio del fun­cio­na­rio sobre la ley, la amplia­ción de la con­de­na, la anu­la­ción de reden­cio­nes, la com­pli­ci­dad de la lla­ma­da Jus­ti­cia en este orden de cosas, etc. con­for­man ese com­ple­jo his­pano que cita­ba.

Duran­te años, un sec­tor de la socie­dad vas­ca ha rei­vin­di­ca­do los dere­chos fun­da­men­ta­les de los pre­sos como si estu­vie­ran pidien­do la luna. Y, sin embar­go, pedían cosas lógi­cas. Un sín­to­ma de la enfer­me­dad cró­ni­ca de ese mode­lo espa­ñol. Hoy nos cuen­tan, empe­zan­do por la seño­ra Men­dia, por­ta­voz del lehen­da­ka­ri López, que la cul­pa de la degra­da­ción no es del lla­ma­do «Esta­do de dere­cho», sino de ETA. Deli­ran­te. ETA pedía más demo­cra­cia, ergo el Esta­do que la com­ba­tía tenía, por des­pe­cho, que negar­la. Pisar­la. Retro­ce­der a la épo­ca del con­de de Mon­te­cris­to.

Ese sec­tor, fami­lia­res, ami­gos, gen­tes de bien, seña­la­ba que los dere­chos huma­nos son de apli­ca­ción uni­ver­sal. La res­pues­ta, la cla­ri­dad se agra­de­ce, era y ha sido sin­to­má­ti­ca. Con ETA pro­fe­san­do acti­vi­dad, nada era posi­ble en el terreno de los dere­chos huma­nos de los pre­sos y su entorno. Es más, todos los que cru­za­ron la línea penal en el ejer­ci­cio de su acti­vi­dad con­tra ETA eran sis­te­má­ti­ca­men­te absuel­tos. No había neu­tra­li­dad. Como han esce­ni­fi­ca­do uno tras otro: «O con­mi­go o con ETA».

ETA ha mani­fes­ta­do su deci­sión de apar­tar­se del camino. ¿Serán des­de aho­ra los dere­chos huma­nos uni­ver­sa­les? ¿Se cas­ti­ga­rá a un tor­tu­ra­dor con el rigor exi­gi­do? ¿Los tri­bu­na­les de excep­ción mar­ca­rán el calen­da­rio polí­ti­co? ¿Vio­la­rá la inti­mi­dad de un pre­so el dia­rio cuya acción en bol­sa es más bara­ta que su pre­cio en kios­co al publi­car la car­ta a su hijo?

Fran Alda­non­do fue el últi­mo pre­so polí­ti­co vas­co del fran­quis­mo. Salió de pri­sión el 14 de octu­bre de 1977. Dos años y tres días des­pués, murió en una embos­ca­da de la Guar­dia Civil. La Audien­cia Nacio­nal nació unos meses antes a la excar­ce­la­ción de Alda­non­do y fue crea­da, por si alguien se le esca­pa, por un gobierno no sali­do de las urnas, por un puña­do de mili­ta­res y civi­les que lle­va­ban casi 40 años recor­dan­do esa can­ti­ne­la de «ven­ce­do­res y ven­ci­dos». La Audien­cia Nacio­nal emer­gió con la inten­ción de tute­lar el nue­vo pro­ce­so polí­ti­co que se abría a la muer­te de Fran­co.

Hoy nos escan­da­li­za­mos con las sen­ten­cias del lla­ma­do Caso Bate­ra­gu­ne, con las penas para Arnal­do Ote­gi, Rafa Díez, Miren Zaba­le­ta, Sonia Jacin­to y Arkaitz Rodrí­guez. Pero duran­te casi 35 años, la Audien­cia Nacio­nal, como antes su pre­de­ce­sor el TOP, ha dic­ta­do sen­ten­cias extra­or­di­na­rias, increí­bles y poli­ti­za­das has­ta el infi­ni­to. Para eso sur­gió y bien que ha cum­pli­do su come­ti­do.

En los últi­mos años, nume­ro­sos colec­ti­vos de víc­ti­mas y de dere­chos huma­nos han soli­ci­ta­do la anu­la­ción de todos los pro­ce­sos espe­cia­les y ordi­na­rios con­tra los pre­sos del fran­quis­mo. La nega­ti­va del PSOE y del PP, inclu­so en casos tan fla­gran­tes como el que lle­vó al patí­bu­lo a Julián Gri­mau en 1963, ha sido rotun­da. Poner en tela de jui­cio al TOP y a los tri­bu­na­les mili­ta­res era poner en cues­tión la exis­ten­cia, hoy, de la pro­pia Audien­cia Nacio­nal.

Ha lle­ga­do la hora de pedir tam­bién la anu­la­ción de los jui­cios de la Audien­cia Nacio­nal, al igual que se soli­ci­ta los de sus pre­de­ce­so­res. Un tri­bu­nal espe­cial, por esen­cia, está dise­ña­do para cas­ti­gar y, por tan­to, rom­pe con el pri­mer pre­cep­to de la jus­ti­cia: impar­cia­li­dad. La Audien­cia Nacio­nal jamás ha sido impar­cial. Ha for­ma­do par­te de ese entra­ma­do ideo­ló­gi­co, coer­ci­ti­vo, ven­ga­ti­vo y puni­ti­vo.

Lamar­ti­ne escri­bió que la uto­pía no son, a menu­do, sino ver­da­des pre­ma­tu­ras. No hay razón para escon­der las pala­bras. No hay moti­vo para pen­sar que si ten­sa­mos dema­sia­do la cuer­da, ésta se pue­de frac­tu­rar. Es la hora, es el momen­to. Como en febre­ro de 1936, como en el verano de 1977, pida­mos la uto­pía. Por­que esta más cer­ca que nun­ca. Pida­mos la amnis­tía para nues­tros pre­sos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *