Valo­ra­ción de LAB ante el paso dado por la orga­ni­za­ción ETA

ETA ha toma­do una deci­sión his­tó­ri­ca. Ha dado un paso his­tó­ri­co que abre un nue­vo tiem­po en Eus­kal Herria y en los dos Esta­dos. Ha abier­to tam­bién una nue­va era para la izquier­da aber­tza­le. ETA, con el cese defi­ni­ti­vo de su acción arma­da, ha asu­mi­do un com­pro­mi­so fir­me y cla­ro con el pro­ce­so demo­crá­ti­co que debe traer la supera­ción del con­flic­to polí­ti­co y arma­do; en opi­nión de LAB, es el paso más impor­tan­te que se ha dado has­ta hoy en el camino de la solución.

Se ha abier­to una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca para Eus­kal Herria, una opor­tu­ni­dad que nos obli­ga a todos y todas a actuar con total res­pon­sa­bi­li­dad. Y es así como LAB quie­re ini­ciar este nue­vo ciclo. Enten­de­mos que es momen­to de rati­fi­car y refor­zar los com­pro­mi­sos adqui­ri­dos en este pro­ce­so, es por ello que se reúne hoy nues­tro máxi­mo organo de direc­ción. Lla­ma­mos a toda la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca a par­ti­ci­par en este pro­ce­so, por­que tene­mos entre manos la opor­tu­ni­dad de cons­truir la paz jus­ta y demo­crá­ti­ca que tan­to hemos desea­do y exi­gi­do y por la que tan­to hemos luchado.

Ana­li­sis de LAB ante la actual situación
El pro­ce­so demo­crá­ti­co impres­cin­di­ble para la reso­lu­ción defi­ni­ti­va del con­flic­to vas­co está en mar­cha. Hemos supe­ra­do la posi­ción de dos esta­dos que pre­ten­dían atrin­che­rar­se en la per­pe­tua­ción del con­flic­to para jus­ti­fi­car así su inmo­vi­lis­mo. No han podi­do impe­dir que se abra esta opor­tu­ni­dad, a pesar de haber­la tor­pe­dea­do y obs­ta­cu­li­za­do des­de el prin­ci­pio. Por con­tra, hemos abier­to esta nue­va éra por enci­ma de la estra­te­gia de blo­queo de los gobier­nos y ésto le otor­ga mayor valor e impor­tan­cia a lo que hemos hecho quie­nes hemos apos­ta­do y nos hemos com­pro­me­ti­do con este proceso.

El pro­ce­so demo­crá­ti­co para la supera­ción del con­flic­to arma­do y polí­ti­co es ya una reali­dad, y requie­re la impli­ca­ción y par­ti­ci­pa­ción de todos los que deben ser pro­ta­go­nis­tas en la solu­ción. Es momen­to de asu­mir com­pro­mi­sos des­de todos los ámbi­tos. Quien haga oidos sor­dos ante esta nue­va situa­ción se esta­rá situan­do fue­ra de la reali­dad política.

Los gobier­nos espa­ñol y fran­cés deben dar una res­pues­ta a la socie­dad vas­ca. Se les ha inter­pe­la­do des­de el ámbi­to inter­na­cio­nal y ahí está la ofer­ta de ETA. Pero somos noso­tros y noso­tras, la ciu­da­da­nía vas­ca, quie­nes exi­gi­mos en pri­me­ra per­so­na una res­pues­ta cla­ra y con­cre­ta: estáis de una vez dis­pues­tos a solu­cio­nar este con­flic­to o vais a pone­ros en con­tra de la solu­ción que tan­to deman­da la socie­dad vas­ca. Se equi­vo­ca quien pien­se que se pue­de evi­tar u obviar este deba­te. Se equi­vo­ca­rá quien pre­ten­da ocul­tar a la socie­dad vas­ca cuál es, hoy por hoy, la situa­ción real.

Es el momen­to de dar pasos para cons­truir las solu­cio­nes que nece­si­ta y recla­ma Eus­kal Herria; por eso está en mar­cha este pro­ce­so, esa es la razón para dar los pasos his­to­ri­cos que se están dan­do. Cons­truir solu­cio­nes polí­ti­cas defi­ni­ti­vas requie­re estra­te­gias nue­vas. Así lo enten­dió la Izquier­da Aber­tza­le, y esa es la reali­dad para todos y todas. Las estra­te­gias que nega­ban la exis­ten­cia mis­ma del con­fli­co han fra­ca­sa­do, han fra­ca­sa­do tam­bién las estra­te­gias de quie­nes pre­ten­dian super­lo sin cam­biar abso­lu­ta­men­te nada.

Eus­kal Herria debe tener dere­cho a hacer su camino. Un camino que se debe reco­rrer dan­do la pala­bra a la socie­dad vas­ca y res­pe­tan­do su volun­tad. Es un camino que que­re­mos y debe­mos tran­si­tar sin vio­len­cias, inje­ren­cias, ni lími­tes impues­tos. Ese es el paso his­tó­ri­co que deben dar ambos esta­dos, renun­ciar a la impo­si­ción, dejar de negar­nos esa posibilidad.

Exi­gi­mos a ambos gobier­nos a que aban­do­nen la estra­te­gia de cons­tan­te nega­ción, y lo hace­mos miran­do a la actual situa­ción en toda su dimen­sión. Esta opor­tu­ni­dad no ha sur­gi­do en cual­quier momen­to.. El mode­lo por el que se apos­to en 1978 está ago­ta­do. El Esta­do espa­ñol está inmer­so en una pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca y poli­ca que hace incues­tio­na­ble la nece­si­dad de refor­mar tan­to el mode­lo terri­to­rial como el mode­lop eco­no­mi­co vigen­te. Está en manos del gobierno de Madrid tomar deci­sio­nes de esta­do a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias y tie­ne una la opor­tu­ni­dad de dar res­pues­ta a esta cri­sis hacien­do un ejer­ci­cio demo­crá­ti­co: dar la pala­bra a la ciu­da­da­nia vas­ca y supe­rar así defi­ni­ti­va­men­te el pro­ble­ma estruc­tu­ral de su mode­lo territorial.

Se ha abier­to un nue­vo tiem­po en Eus­kal Herria. No es el fru­to de una ini­cia­ti­va con­cre­ta, es el resul­ta­do de todo un camino que hemos empren­di­do, con­so­li­da­do y sabi­do desa­rro­llar. Ha sido la ini­cia­ti­va de la Izquier­da Aber­tza­le, la posi­ción de impor­tan­tes ins­tan­cias inter­na­cio­na­les y, en gene­ral, los pasos dados por los agen­tes vas­cos y la socie­dad vas­ca en su con­jun­to lo que gene­ra­do esta nue­va reali­dad. Estos deben ser y serán los com­po­nen­tes para seguir avan­zan­do en esta opor­tu­ni­dad historica.

Debe­mos supe­rar defi­ni­ti­va­men­te el ciclo de la nega­ción, y somos noso­tros y noso­tras a quien corres­pon­de abrir el ciclo del reco­no­ci­mien­to y el res­pe­to. Está en nues­tras manos reco­rrer ese camino, cons­truir los acuer­dos nece­sa­rios para ello. Es el momen­to de cons­truir el acuer­do demo­crá­ti­co que resuel­va defi­ni­ti­va­men­te del con­flic­to polí­ti­co vas­co. Es la hora del diá­lo­go, la nego­cia­ción y el com­pro­mi­so para alcan­zar acuer­dos, esas son los ins­tru­men­tos de esta nue­va etapa.

Se ha abier­to una nue­va era, una nue­va fase, pero hay algo que no va a cam­biar, que no vamos a cam­biar: la cla­ve para seguir avan­zan­do han sido y segui­ran sien­do la fuer­za de la socie­dad vas­ca, su dis­po­si­cíon a orga­ni­zar­se y asu­mir com­pro­mi­sos, y la capa­ci­dad para luchar de los hom­bres y muje­res de Eus­kal Herria a favor de los dere­chos colec­ti­vos e indi­vi­dua­les que nos corresponden.

Hemos deci­di­do trans­for­mar la actual situa­ción anti­de­mo­crá­ti­ca, luchan­do con ins­tru­men­tos poli­ti­cos y demo­crá­ti­cos. Lucha polí­ti­ca, sin­di­cal, ins­ti­tu­cio­nal y social. Esa es y segui­rá sien­do la lla­ve para supe­rar los obs­tácu­los del camino que esta­mos reco­rrien­do. Hemos supe­ra­do la estra­te­gia de blo­queo de los esta­dos; el reto aho­ra es supe­rar su estra­te­gia de nega­ción de Eus­kal Herria.

Deci­di­mos luchar a favor de la inde­pen­den­cia, ese es nues­tro obje­ti­vo y este el camino. No hay camino que pue­da dete­ner­se si cuen­ta con la fuer­za de la ciu­da­da­nia de Eus­kal Herria. Lo vamos a hacer, no cabe duda.

En Eus­kal Herria, a 21 de octu­bre de 2011
Asam­blea Nacio­nal del sin­di­ca­to LAB 


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *