Asque­ro­so – Mikel Ari­za­le­ta

15 Octu­bre 11 – - Alfon­so Ussía

Me pare­ce asque­ro­so que se tome en serio una lla­ma­da «con­fe­ren­cia de paz» orga­ni­za­da por los ami­gos de los terro­ris­tas. Me pare­ce asque­ro­so que el Gobierno de Espa­ña no haya tra­ta­do de impe­dir el insul­to y la far­sa. Me pare­ce aún más asque­ro­so que el Gobierno de Espa­ña, como ha reco­no­ci­do José Blan­co, cono­cie­ra la asis­ten­cia de los más altos diri­gen­tes del PSE-PSOE a la igno­mi­nio­sa reu­nión. Me pare­ce asque­ro­sa la acti­tud del «Lehen­da­ka­ri» López y la del inefa­ble Jesús Egui­gu­ren, el socia­lis­ta más cer­cano a Bata­su­na. Me pare­ce asque­ro­so que los que matan hablen de la paz, cuan­do la úni­ca paz que ellos han con­se­gui­do es la de mil tum­bas en los cemen­te­rios de Espa­ña. Me pare­ce asque­ro­so que el PNV apo­ye la fala­cia. Me pare­ce asque­ro­so que un sec­tor de la igle­sia vas­ca per­sis­ta en su afán de esta­ble­cer equi­va­len­cias entre los ase­si­nos y sus víc­ti­mas. Me pare­ce asque­ro­so que el PSOE alber­gue su úni­ca espe­ran­za de recu­pe­ra­ción elec­to­ral en un comu­ni­ca­do de la ETA. Todo me pare­ce asque­ro­so.

Sien­to repug­nan­cia por todos los polí­ti­cos que están hacien­do el jue­go a los ase­si­nos. Sien­to repug­nan­cia cuan­do he leí­do que la ETA exi­ge hono­res, reco­no­ci­mien­tos e indem­ni­za­cio­nes a los terro­ris­tas. Sien­to repug­nan­cia cuan­do advier­to que el PSOE no sólo no se opo­ne a la delez­na­ble far­sa sino que mani­fies­ta entu­sias­mo por ella. Sien­to repug­nan­cia por la com­pli­ci­dad de algu­nos socia­lis­tas con todos los terro­ris­tas. 

Me aver­güen­za como ciu­da­dano espa­ñol y con­tri­bu­yen­te saquea­do por la depre­da­do­ra polí­ti­ca fis­cal del Gobierno, que se use el dine­ro públi­co en la pro­mo­ción de esta reu­nión indig­na. Me aver­güen­za como ciu­da­dano espa­ñol cons­ta­tar la pasi­vi­dad de nues­tra socie­dad ante seme­jan­te reco­chi­neo con las víc­ti­mas del terro­ris­mo, con sus fami­lias y con sus ami­gos. Me aver­güen­za como ciu­da­dano espa­ñol que la sín­te­sis de la per­ver­si­dad se haya exten­di­do sobre nues­tras cabe­zas con tan­ta efi­ca­cia y natu­ra­li­dad. Me aver­güen­za como ciu­da­dano espa­ñol la nacio­na­li­dad de algu­nos de mis com­pa­trio­tas, y en con­cre­to, de des­ta­ca­dos diri­gen­tes de la Izquier­da. 

Vomi­to de asco con la con­fe­ren­cia de esa «paz» baña­da en san­gre. Vomi­to de asco por la cobar­día, o la man­se­dum­bre o la com­pli­ci­dad de per­so­nas apa­ren­te­men­te nor­ma­les ante y con los terro­ris­tas. Vomi­to de asco por la pre­sen­cia de un gru­po de gam­be­rros extran­je­ros que vie­nen a «veri­fi­car» lo que ya está sobra­da­men­te veri­fi­ca­do, que el terro­ris­mo ase­si­na y la socie­dad pací­fi­ca es ase­si­na­da. Vomi­to de asco cuan­do leo que com­pa­ñe­ros de par­ti­do de dece­nas de víc­ti­mas –el PSOE – , no desean la derro­ta de la ETA y pro­pug­nan un acuer­do en el que no haya ven­ce­do­res ni ven­ci­dos. Vomi­to de asco con la per­mi­si­vi­dad de nues­tros gober­nan­tes con la des­truc­ción de Espa­ña. Y cuan­do ya no me que­da nada por vomi­tar, sien­to un asco infi­ni­to, bru­tal e inmi­se­ri­cor­de por todo lo que está suce­dien­do.

Jamás me he sen­ti­do tan enga­ña­do, tan veja­do y tan heri­do como aho­ra. Jamás me he sen­ti­do tan bru­tal­men­te esta­fa­do. Jamás me he sen­ti­do tan des­pre­cia­do por los irres­pon­sa­bles que nos gobier­nan, y que oja­lá, dejen de hacer­lo el pró­xi­mo 20 de noviem­bre. 

Esto no es un des­aho­go ni un gri­to aira­do. Son las nue­ve de la maña­na del sába­do 15 de octu­bre, me encuen­tro en per­fec­tas con­di­cio­nes físi­cas y men­ta­les, y escri­bo con sere­ni­dad. Asque­ro­so.

Efec­ti­va­men­te, señor Alfon­so Ussia, todos sabe­mos des­de años que esto en usted no es un des­aho­go ni, tam­po­co, un gri­to aira­do. Es su talan­te, su for­ma de ser, usted es gue­rra, muer­te, cune­ta del 36, pro­lon­ga­ción sinies­tra de Fran­co, baba de fas­cio.

Recuer­do aque­llas pala­bras del gran poe­ta Erich Fried a la muer­te de Sieg­fried Buback:

[“Es wäre bes­ser gewe­sen
so ein Mensch
wäre nicht so ges­tor­ben

Es wäre bes­ser gewe­sen
so ein Mensch
hät­te nicht gelebt”]

Hubie­ra sido mejor/​que un hom­bre así/​no hubie­ra muer­to así

Mejor hubie­ra sido/​que un hom­bre así/​no hubie­ra vivi­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *