¿Tie­ne la cri­sis nava­rra cul­pa­bles? ¿Y solu­ción?- Patxi Zamora

La deu­da nava­rra se ha tri­pli­ca­do en los últi­mos 4 años y ron­da los 2000 millo­nes de euros. Los infor­mes de la Cáma­ra de Comp­tos entre 2007 y 2011cuestionan las deci­sio­nes del gobierno: adju­di­ca­cio­nes opa­cas, con­tra­ta­cio­nes a dedo, sobre­pa­gos… Ade­más, en los últi­mos 10 años se ha pro­du­ci­do una mer­ma de los ingre­sos de 600 millo­nes de euros, con­se­cuen­cia de una de las pre­sio­nes fis­ca­les más bajas de Euro­pa (10 pun­tos por deba­jo de la media). Por no hablar del frau­de fis­cal y la corrup­ción, las otras cul­pa­bles del desa­gui­sa­do, tan bené­vo­la­men­te tra­ta­das por la jus­ti­cia y a las que nun­ca tuvie­ron en cuen­ta los teó­ri­cos del libe­ra­lis­mo. Podría­mos deba­tir sobre el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, pero sin duda será más didác­ti­co cues­tio­nar esas obras faraó­ni­cas que nos están arrui­nan­do y a las que los res­pon­sa­bles de este des­pro­pó­si­to eco­nó­mi­co, Bar­ci­na, Miran­da, Jimé­nez, etc, siguen defen­dien­do. Su con­sig­na, “en Nava­rra todo a lo gran­de”, abo­ca a la admi­nis­tra­ción a empo­bre­cer más, si cabe, los ser­vi­cios públicos:

El cir­cui­to de Los Arcos ha cos­ta­do 62 millo­nes de euros de los que 35 se irán pagan­do has­ta 2024. Se han crea­do 12 pues­tos de tra­ba­jo y per­di­do, entre junio y diciem­bre de 2010, casi 4 millones.

Vein­te mil vivien­das que­rían edi­fi­car pro­mo­to­res y cons­truc­to­res nava­rros en Guen­du­láin y para ello invir­tie­ron 120 millo­nes, pres­ta­dos en su mayo­ría por la toda­vía públi­ca CAN. Una ope­ra­ción con tufo a pelo­ta­zo y que pue­de salir­nos muy cara. Com­pra­ron sue­lo a cam­bio de apro­ve­cha­mien­tos urba­nís­ti­cos. Muchos se han arrui­na­do (¿a quién le iban a ven­der 20 mil vivien­das?) y algu­nos ana­lis­tas pre­di­cen que las arcas fora­les paga­rán el fias­co cuan­do, ante el incum­pli­mien­to del gobierno nava­rro de urba­ni­zar los terre­nos, los pro­mo­to­res recla­men la devo­lu­ción de lo invertido.

La auto­vía del Camino cua­dru­pli­có su pre­su­pues­to ini­cial y se paga­ron 20 millo­nes en con­cep­to de un “ade­lan­to de obra” que, casual­men­te, se pro­du­jo en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral. En total, la hacien­da nava­rra se hará car­go de 55 a 112 millo­nes por enci­ma de lo fir­ma­do a tra­vés del deno­mi­na­do “pea­je en la som­bra”, fór­mu­la finan­cie­ra que se repe­ti­rá en la de Jaca y que ha sido con­si­de­ra­da por la Cáma­ra de Comp­tos como “más cara y menos efi­caz y trans­pa­ren­te para los navarros”.

Al menos seis­cien­tos millo­nes se han gas­ta­do para el pan­tano de Itoiz y el canal de Nava­rra. ¿Cuán­tos pues­tos de tra­ba­jo han gene­ra­do en la agri­cul­tu­ra? ¿Están pagan­do el agua los regan­tes a un pre­cio mucho más bajo que el fija­do por la Comu­ni­dad Euro­pea por­que, de lo con­tra­rio, se demos­tra­ría la inuti­li­dad de la obra?

El gobierno de Nava­rra invir­tió 60 millo­nes en la ope­ra­ción de Sale­sia­nos, para cons­truir vivien­das de lujo. ¿Algún res­pon­sa­ble polí­ti­co sabe cuán­do se recu­pe­ra­rá ese dinero?

La Ciu­dad de la Segu­ri­dad es la gran apues­ta per­so­nal (de la que ya empie­za a dudar, según sus últi­mas decla­ra­cio­nes) del vice­pre­si­den­te Rober­to Jimé­nez (PSN). Los pro­yec­tos ya han cos­ta­do más de 600 mil euros. ¿Es un plan sos­te­ni­ble si pen­sa­mos que su pre­su­pues­to sobre­pa­sa al de la Uni­ver­si­dad Públi­ca de Navarra?

Nin­guno de los equi­pos depor­ti­vos pro­fe­sio­na­les de la comu­ni­dad (sin con­tar a Osa­su­na) arras­tra a más de 2000 segui­do­res y, de momen­to, están sub­ven­cio­na­dos al 50% por el gobierno foral. ¿Para qué que­re­mos un pabe­llón, el Are­na, para 10 mil espec­ta­do­res que nos cues­ta 64 millones?

El núme­ro de pues­tos de libre desig­na­ción duran­te los gobier­nos de Miguel Sanz (UPN) aumen­tó un 35% y en el ayun­ta­mien­to diri­gi­do por Yolan­da Bar­ci­na (UPN) un 67%. La mis­ma Bar­ci­na que aho­ra saca la tije­ra, pero no cues­tio­na la finan­cia­ción de UGT, CCOO y la CEN ni los cen­te­na­res de miles de euros que se repar­ten los con­se­je­ros de las socie­da­des públi­cas, don­de aca­ban tan­tos ex altos car­gos reco­lo­ca­dos y en las que nadie con­tro­la su per­so­nal, con­tra­ta­do “a dedo”, a pesar de for­mar par­te de la administración.

Los últi­mos datos cono­ci­dos a cer­ca de los millo­na­rios sobre­suel­dos para los diri­gen­tes de UPN y PSN, abo­na­dos por la Caja de Aho­rros de Nava­rra, demues­tran su esca­sa éti­ca polí­ti­ca. Ante la evi­den­cia, la pre­si­den­ta Bar­ci­na afir­ma que “no es cues­tión de mirar hacia atrás”, reco­no­ce que “hay que cam­biar muchas cosas”, pero ni ella ni los otros bene­fi­cia­rios se plan­tean devol­ver esas die­tas de 2600 euros por cada una de las reunio­nes, de las que se des­co­no­ce su dura­ción y contenido.

La guin­da a este lis­ta­do, la joya de la coro­na, de la que no nos lle­ga ni para la mon­tu­ra, es el Tren de Alta Velo­ci­dad. Un TAV ren­ta­ble en tra­yec­tos de unos 500 kms nece­si­ta trans­por­tar entre 6 y 9 millo­nes de pasa­je­ros al año. En la actua­li­dad el tren que nos une con Zara­go­za, Bar­ce­lo­na y Madrid es usa­do por 600 mil. Sus vale­do­res han reco­no­ci­do que no pue­de lle­var mer­can­cías y obvia­do sus con­se­cuen­cias medioam­bien­ta­les, pero se nie­gan a con­si­de­rar que, con una doble vía des­de Pam­plo­na has­ta Cas­te­jón, el actual Alta­ria igua­la­ría las pres­ta­cio­nes de su TAV. Lo indis­cu­ti­ble es que no nos pode­mos gas­tar 3150 millo­nes por­que hay otras nece­si­da­des prio­ri­ta­rias (8,5 kms de TAV cues­tan lo mis­mo que 1000 docen­tes). Tan solo un par de pre­gun­tas a sus defen­so­res: ¿quién va a cons­truir las más de 8000 vivien­das nece­sa­rias para finan­ciar la nue­va esta­ción en Iru­ñea? ¿Aca­ba­re­mos tenien­do un carí­si­mo tra­yec­to de TAV entre Val­tie­rra e Imarcoain?

Nava­rra debe­ría para­li­zar de for­ma inme­dia­ta todas estas obras, eli­mi­nar el nepo­tis­mo, exi­gir la dimi­sión de todos aque­llos car­gos que hayan cobra­do por una labor des­co­no­ci­da, y la devo­lu­ción de sus inde­cen­tes emo­lu­men­tos. E inver­tir en una exten­sa red de ser­vi­cios socia­les: salud, edu­ca­ción, ocio… la mejor polí­ti­ca para com­ba­tir la cri­sis. Así lo han hecho en los paí­ses del nor­te de Euro­pa y han evi­ta­do el aumen­to del tra­ba­jo tem­po­ral, del paro y la con­ge­la­ción de las pen­sio­nes. El ajus­te del tán­dem Bar­ci­na-Miran­da-Jimé­nez escon­de ese inelu­di­ble deba­te fis­cal que com­pen­se la acu­mu­la­ción de rique­za de unos pocos y cami­ne, por sen­ti­do común, hacia una más jus­ta dis­tri­bu­ción de la car­ga con­tri­bu­ti­va. Mien­tras tan­to estos gober­nan­tes sue­ñan con pasar a la his­to­ria gra­cias a sus mega­pro­yec­tos. ¿Cuán­do ajus­ti­cia­re­mos, es decir impar­ti­re­mos jus­ti­cia social, a los res­pon­sa­bles de la cri­sis en Navarra?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *