Pales­ti­na reci­be a los pre­sos como héroes y pide el fin del blo­queo a Gaza

PDF Imprimir E-Mail
escri­to por Resu­men Lati­no­ame­ri­cano
palestina1-1.jpg

Pales­ti­na reci­be a los pre­sos como héroes y pide el fin del blo­queo a Gaza

El sol­da­do israe­lí Gilad Sha­lit fue libe­ra­do ayer cin­co años des­pués de que fue­ra cap­tu­ra­do por Hamas, a la vez que comen­za­ron a salir de pri­sión varios cen­te­na­res de pri­sio­ne­ros pales­ti­nos, según el acuer­do alcan­za­do entre Israel y Hamas. Los pre­sos fue­ron reci­bi­dos como héroes en Gaza y Rama­la, en una jor­na­da fes­ti­va por lo que los pales­ti­nos con­si­de­ran un logro nacio­nal. Aho­ra espe­ran que Israel libe­re al res­to de pre­sos y levan­te el blo­queo sobre Gaza.

«Estoy con bue­na salud des­pués de estos lar­gos años», afir­mó en su pri­me­ra decla­ra­ción ante la tele­vi­sión egip­cia el sol­da­do israe­lí Gilad Sha­lit tras ser libe­ra­do. Exhi­bien­do a veces una son­ri­sa, pero del­ga­do, páli­do y en oca­sio­nes con fal­ta de alien­to, pre­ci­só que Hamas lo tra­tó correc­ta­men­te y supo que iba a ser libe­ra­do hace una sema­na.
Aña­dió que espe­ra que su libe­ra­ción y la de cien­tos de pre­sos pales­ti­nos ayu­de «a la paz entre israe­líes y pales­ti­nos» y ase­gu­ró que sería «muy feliz» si miles de pre­sos pales­ti­nos que siguen encar­ce­la­dos en Israel fue­sen libe­ra­dos y pudie­sen vol­ver a sus casas. Tras su tras­la­do a Israel, en la base mili­tar de Tel Nof se vis­tió de mili­tar y se encon­tró con el pri­mer minis­tro israe­lí, Ben­ja­min Netan­yahu, el minis­tro de Defen­sa Ehud Barak y el jefe de Esta­do mayor, Benny Gantz, así como con sus padres. Duran­te el vue­lo sufrió un des­va­ne­ci­mien­to, por lo que fue some­ti­do a reco­no­ci­mien­tos médi­cos. Ya en la loca­li­dad de Mitz­pe Hila, reco­rrió en auto­mó­vil el camino a su casa entre el ondear de ban­de­ras israe­líes y los gri­tos y cán­ti­cos de bien­ve­ni­da de los con­gre­ga­dos. Sha­lit fue cap­tu­ra­do por un coman­do pales­tino el 25 de junio de 2006 cuan­do for­ma­ba par­te de una uni­dad aco­ra­za­da.
A la vez que el sol­da­do via­ja­ba hacia su casa, 477 pales­ti­nos comen­za­ban a salir de la cár­cel, los pri­me­ros de los 1.027 que Israel ha acor­da­do libe­rar.
Casi 300 embar­ca­ron en ocho auto­bu­ses que entra­ron en Gaza tras tres vehícu­los de las Bri­ga­das Ezze­di­ne al-Qas­sam y uno de la Cruz Roja. Unos mil poli­cías vigi­la­ron el tra­yec­to y seis acti­vis­tas sio­nis­tas inten­ta­ron blo­quear el paso del con­voy. De estos 477 pre­sos, 133 han sido auto­ri­za­dos a regre­sar a sus casas en Gaza, 117 a Cis­jor­da­nia y 15 a Jeru­sa­lén Este. Pero 204 serán exi­lia­dos en Gaza, Tur­quía, Catar o Siria. Un segun­do gru­po de 550 pre­sos deber ser libe­ra­do en los pró­xi­mos dos meses.
En el gru­po libe­ra­do ayer se encuen­tran las 27 muje­res pales­ti­nas encar­ce­la­das, pero nin­guno de los 164 meno­res pre­sos en las cár­ce­les de Israel.
En toda Gaza era un día de fies­ta, los comer­cios y las escue­las cerra­ron y los fun­cio­na­rios no acu­die­ron a sus ofi­ci­nas. Unas 200.000 per­so­nas ofre­cie­ron una entra­da triun­fal a los pre­sos, acla­ma­dos y foto­gra­fia­dos des­de todos los ángu­los, entre ban­de­ras ver­des y ama­ri­llas, colo­res de Hamas y Fatah. A la lle­ga­da del con­voy la muche­dum­bre rodeó a sus héroes antes de que subie­ran al inmen­so estra­do ins­ta­la­do para la oca­sión, con el jefe del Gobierno de Gaza, Ismail Hani­ye. En la tri­bu­na, un retra­to gigan­te del jeque Ahmad Yas­si­ne, líder de Hamas que Israel mató en 2004 y la ins­crip­ción «triun­fa­mos por la resis­ten­cia».
En su dis­cur­so, Hani­ye defen­dió el inter­cam­bio negan­do que su cap­tu­ra fue­ra «una aven­tu­ra que no valía la pena». En nom­bre de los pre­sos, Yehia Sin­war, miem­bro de Hamas, exhor­tó a todos los diri­gen­tes de la resis­ten­cia pales­ti­na a fijar­se como obje­ti­vo la libe­ra­ción del res­to de pri­sio­ne­ros.
A la vez, en Cis­jor­da­nia, varios auto­bu­ses lle­va­ban a 117 pre­sos a Rama­la, don­de el pre­si­den­te de la Auto­ri­dad Nacio­nal Pales­ti­na, Mah­mud Abbas, rin­dió home­na­je a sus «sacri­fi­cios y esfuer­zos». «Por la gra­cia de Dios, vere­mos a todos los pri­sio­ne­ros vol­ver a su patria», ase­gu­ró Abbas. Los pre­sos, son­rien­tes, hacían el sím­bo­lo de la vic­to­ria por las ven­ta­ni­llas de los auto­bu­ses. Fue­ron reci­bi­dos con abra­zos y péta­los de flo­res entre ban­de­ras pales­ti­nas. Algu­nos ape­nas podían con­te­ner las lágri­mas. «Es una feli­ci­dad indes­crip­ti­ble ver a mis hijos», expre­só Raed Abu Leb­deh, con­de­na­do a per­pe­tui­dad, y que sale de pre­sión tras tre­ce años, los mis­mos que tie­ne su hija Mariam, a la que nun­ca ha vis­to. «Ten­go la impre­sión de nacer hoy, es la pri­me­ra vez que veo a mi padre y le abra­zo» sollo­za­ba la peque­ña.
Por la resis­ten­cia
Oum Ahmad al-Sai­di, espe­ra­ba a un hijo, pero otro segui­rá en pri­sión. «La libe­ra­ción de nues­tros hijos pre­sos era un sue­ño lejano e inac­ce­si­ble que se ha rea­li­za­do por la resis­ten­cia. Mi hijo Awad no figu­ra en el acuer­do, pero estoy feliz y con­fío en que sal­drá en un futu­ro como todos los pri­sio­ne­ros», decla­ró. Fah­ri Bar­gu­ti, uno de los pre­sos pales­ti­nos más anti­guos, con 34 años tras las rejas, levan­ta­ba los bra­zos en señal de la vic­to­ria y gri­ta­ba que «éste es el momen­to de la recon­ci­lia­ción».
Taw­fiq Abda­llah, que lle­va­ba 26 años pre­so y esta­ba con­de­na­do a per­pe­tui­dad, dijo sen­tir una mez­cla de «ale­gría, por estar fue­ra, y de sufri­mien­to por los her­ma­nos que dejo atrás».
No era la úni­ca razón de sen­ti­mien­tos encon­tra­dos. El hecho de que muchos de los excar­ce­la­dos sean depor­ta­dos a Gaza o al extran­je­ro deja tam­bién un poso amar­go entre los pales­ti­nos.
El diri­gen­te de Hamas Musa Abu Mar­zuq ase­gu­ró que Israel se ha com­pro­me­ti­do a levan­tar el blo­queo que man­tie­ne sobre la fran­ja de Gaza como par­te del acuer­do. Tam­bién recla­mó que Israel libe­re al res­to de pre­sos.
El líder de Hamas Jaled Meshaal ase­gu­ró que el can­je de pre­sos con Israel es «un logro nacio­nal» y un mode­lo para alcan­zar la recon­ci­lia­ción pales­ti­na. «La libe­ra­ción es una cau­sa de un solo pue­blo aun­que dis­cre­pe­mos polí­ti­ca­men­te. La lec­ción de las nego­cia­cio­nes con­fir­ma que nues­tro enemi­go no da con­ce­sio­nes sal­vo si está obli­ga­do», agre­gó Meshaal.
El can­je es aco­gi­do con espe­ran­za en la Unión Euro­pea e inquie­tud en EEUU
La libe­ra­ción de un sol­da­do israe­lí y 477 pri­sio­ne­ros pales­ti­nos fue salu­da­da como una opor­tu­ni­dad en todo el mun­do. «Quie­ro creer que va a per­mi­tir reto­mar las dis­cu­sio­nes» entre israe­líes y pales­ti­nos», afir­mó el pre­si­den­te fran­cés, Nico­las Sar­kozy. (El sol­da­do Sha­lit tie­ne tam­bién nacio­na­li­dad fran­ce­sa). «Feli­ci­to al pri­mer minis­tro Ben­ja­min Netan­yahu y a toda las per­so­nas que han per­mi­ti­do lle­var­lo sano y sal­vo a su casa y espe­ro que este inter­cam­bio será un paso hacia la paz», decla­ró el pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co, David Came­ron, quien tam­bién insis­tió en las nego­cia­cio­nes. Para el minis­tro ita­liano de Asun­tos Exte­rio­res, Fran­co Frat­ti­ni, la libe­ra­ción de Sha­lit, mar­ca «una nue­va pági­na de espe­ran­za por la paz en Orien­te Medio». «El acuer­do de can­je de pri­sio­ne­ros pue­de ser leí­do como un men­sa­je de paz y ser­vir para reto­mar las nego­cia­cio­nes», opi­nó
La can­ci­ller ale­ma­na, Ange­la Mer­kel, agra­de­ció el papel pri­mor­dial juga­do por Egip­to en las nego­cia­cio­nes y dijo espe­rar que la cola­bo­ra­ción de este país con Israel «con­tri­bu­ya a reno­var las bue­nas rela­cio­nes de vecin­dad y supe­rar las ten­sio­nes recien­tes». La minis­tra espa­ño­la de Asun­tos Exte­rio­res, Tri­ni­dad Jimé­nez, con­fió en que el acuer­do per­mi­ta lograr un cli­ma de con­fian­za en la región para que israe­líes y pales­ti­nos vuel­van a la mesa de nego­cia­cio­nes. El pre­si­den­te de la Asam­blea Par­la­men­ta­ria del Con­se­jo de Euro­pa, Mevlut Cavu­so­glu, cali­fi­có el can­je de bue­na noti­cia y recor­dó que era una cues­tión fun­da­men­tal des­de que el Con­se­jo Pales­tino se con­vir­tió en «socio para la demo­cra­cia». «Estoy con­ten­to de saber de la libe­ra­ción pací­fi­ca y mutua­men­te acor­da­da», mani­fes­tó el pre­si­den­te del Par­la­men­to Euro­peo, Jerzy Buzek.
En cam­bio, el Depar­ta­men­to de Esta­do de EEUU expre­só su inquie­tud y des­acuer­do por la libe­ra­ción de los pri­sio­ne­ros pales­ti­nos. Tur­quía e Irán se feli­ci­ta­ron por el acuer­do desean­do que los pales­ti­nos recu­pe­ren su tie­rra. GARA
Unos 280 de los pre­sos libe­ra­dos esta­ban con­de­na­dos a cade­nas per­pe­tuas
Entre los pre­sos libe­ra­dos figu­ran unos 280 con­de­na­dos a cade­na per­pe­tua por su impli­ca­ción en aten­ta­dos en los que murie­ron cen­te­na­res de israe­líes. Entre ellos se encuen­tran:
– Naser Yatai­ma, de 34 años. Con­de­na­do a 29 cade­nas per­pe­tuas por la muer­te de otras tan­tas víc­ti­mas civi­les en el ata­que sui­ci­da con­tra el Hotel Park de Netan­ya en 2002.
– Walid Abdel-Hadi, 31 años. 36 cade­nas per­pe­tuas por varios ata­ques, inclui­do el aten­ta­do con bom­ba con­tra el Café Moment en Jeru­sa­lén, en el que doce civi­les murie­ron y medio cen­te­nar resul­ta­ron heri­dos en 2002.
‑Tami­mi Aref Ahlam, jor­dano de 31 años. Con­de­na­do a 16 cade­nas per­pe­tuas por su impli­ca­ción en aten­ta­dos sui­ci­das, inclui­do el ata­que con­tra el res­tau­ran­te Sba­rro en Jeru­sa­lén en 2001 en el que murie­ron 16 per­so­nas.
‑Musab Hash­le­mon. Con­de­na­do a 17 penas per­pe­tuas por enviar a dos sui­ci­das a inmo­lar­se en un auto­bús en Beershe­va en un aten­ta­do en que murie­ron 16 civi­les en 2004.
– Mazen Muham­mad Faqha, 32 años. Con­de­na­do a nue­ve cade­nas per­pe­tuas por pla­ni­fi­car el aten­ta­do de 2002 con­tra un auto­bús cer­ca de Safed en el que murie­ron nue­ve pasa­je­ros y cua­tro dece­nas fue­ron heri­dos.
‑Ayad Musa Salem Aba­yat. Con­de­na­do por inte­grar un gru­po res­pon­sa­ble de la muer­te de dos mili­ta­res israe­líes y cola­bo­rar con la célu­la res­pon­sa­ble de la muer­te de una civil en mar­zo de 2003, actos por los que fue con­de­na­do a tres cade­nas per­pe­tuas.
‑Fathi y Nael Bar­gu­ti, pri­mos de 57 y 54 años, arres­ta­dos en 1978 por per­te­nen­cia a una célu­la res­pon­sa­bles del secues­tro y muer­te de un israe­lí
‑Abdul Hadi Goneim, de 46 años y natu­ral de Gaza. Res­pon­sa­ble de la muer­te de 23 israe­líes al estre­llar un auto­bús en 1989 en las inme­dia­cio­nes de Jeru­sa­lén, ata­que en el que resul­tó gra­ve­men­te heri­do y que lo dejó pos­tra­do de por vida en una silla de rue­das.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *