Las dos Vene­zue­la- Fidel Cas­tro

Ayer hablé de la Vene­zue­la alia­da al impe­rio don­de Posa­da Carri­les y Orlan­do Bosch orga­ni­za­ron el bru­tal esta­lli­do de un avión de Cuba­na en pleno vue­lo, que ori­gi­nó la muer­te y la des­apa­ri­ción de todos sus pasa­je­ros, inclui­do el equi­po juve­nil de esgri­ma que obtu­vo todas las meda­llas de oro en el Cam­peo­na­to Cen­tro­ame­ri­cano y del Cari­be del que fue sede ese país, a los que hoy, cuan­do tie­nen lugar los Jue­gos Pan­ame­ri­ca­nos en Gua­da­la­ja­ra, se les recuer­da con tris­te­za.

No era la Vene­zue­la de Rómu­lo Galle­gos y Andrés Eloy Blan­co, sino la del tráns­fu­ga, trai­dor y pon­zo­ño­so Rómu­lo Betan­court, envi­dio­so de la Revo­lu­ción Cuba­na, alia­do al impe­ria­lis­mo, que tan­to coope­ró con las agre­sio­nes a nues­tra Patria. Des­pués de Mia­mi, aque­lla pro­pie­dad petro­le­ra de Esta­dos Uni­dos fue el prin­ci­pal cen­tro de la con­tra­rre­vo­lu­ción con­tra Cuba; a él corres­pon­de ante la his­to­ria una par­te impor­tan­te de la aven­tu­ra impe­ria­lis­ta en Girón, el blo­queo eco­nó­mi­co y los crí­me­nes con­tra nues­tro pue­blo. De esa for­ma se ini­ció la era tene­bro­sa, fina­li­za­da el día en que Hugo Chá­vez juró el car­go sobre la “mori­bun­da cons­ti­tu­ción” que sos­te­nía en sus manos tem­blo­ro­sas el ex pre­si­den­te Rafael Cal­de­ra.

Habían trans­cu­rri­do 40 años des­de el triun­fo de la Revo­lu­ción Cuba­na y más de un siglo de saqueo yan­qui del petró­leo, las rique­zas natu­ra­les y el sudor de los vene­zo­la­nos.

¡Muchos de ellos murie­ron en la igno­ran­cia y la mise­ria impues­ta por las caño­ne­ras de Esta­dos Uni­dos y Euro­pa!

Exis­te por for­tu­na la otra Vene­zue­la, la de Bolí­var y Miran­da, la de Sucre y una legión de jefes y pen­sa­do­res bri­llan­tes que fue­ron capa­ces de con­ce­bir la gran patria lati­no­ame­ri­ca­na de la cual nos sen­ti­mos par­te y por la que hemos resis­ti­do más de medio siglo de agre­sio­nes y blo­queos.

“… impe­dir a tiem­po con la inde­pen­den­cia de Cuba que se extien­dan por las Anti­llas los Esta­dos Uni­dos y cai­gan, con esa fuer­za más, sobre nues­tras tie­rras de Amé­ri­ca. Cuan­to hice has­ta hoy, y haré, es para eso”, reve­ló el Após­tol de nues­tra inde­pen­den­cia José Mar­tí la vís­pe­ra de su muer­te en com­ba­te.

Entre noso­tros se encuen­tra pre­ci­sa­men­te en estos días Hugo Chá­vez, como quien visi­ta un peda­zo de la gran patria lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña, con­ce­bi­da por Simón Bolí­var; él com­pren­de mejor que nadie el prin­ci­pio mar­tiano de que “… lo que él no dejó hecho, sin hacer está has­ta hoy: por­que Bolí­var tie­ne que hacer en Amé­ri­ca toda­vía”.

Con­ver­sé lar­ga­men­te con él ayer y hoy. Le expli­qué el afán con que dedi­co las ener­gías que me res­tan a los sue­ños de un mun­do mejor y más jus­to.

No es difí­cil com­par­tir sue­ños con el líder boli­va­riano cuan­do el impe­rio mues­tra ya los sín­to­mas ine­quí­vo­cos de una enfer­me­dad ter­mi­nal.

Sal­var la huma­ni­dad de un desas­tre irre­ver­si­ble, es algo que hoy pue­de depen­der sim­ple­men­te de la estu­pi­dez de cual­quier pre­si­den­te medio­cre de los que en las déca­das más recien­tes han diri­gi­do ese impe­rio e inclu­so de alguno de los cada vez más pode­ro­sos jefes del com­ple­jo mili­tar indus­trial que rige los des­ti­nos de ese país.

Nacio­nes ami­gas de cre­cien­te peso en la eco­no­mía mun­dial por sus avan­ces eco­nó­mi­cos y tec­no­ló­gi­cos y su con­di­ción de miem­bros per­ma­nen­tes del Con­se­jo de Segu­ri­dad como la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na y la Fede­ra­ción Rusa, jun­to a los pue­blos del lla­ma­do Ter­cer Mun­do, en Asia, Áfri­ca y Amé­ri­ca Lati­na, podrían alcan­zar ese obje­ti­vo. Los pue­blos de las nacio­nes desa­rro­lla­das y ricas, cada vez más esquil­ma­dos por sus pro­pias oli­gar­quías finan­cie­ras, comien­zan a desem­pe­ñar su papel en esa bata­lla por la super­vi­ven­cia huma­na.

Mien­tras tan­to el pue­blo boli­va­riano de Vene­zue­la se orga­ni­za y se une para enfren­tar y derro­tar a la nau­sea­bun­da oli­gar­quía al ser­vi­cio del impe­rio que pre­ten­de asu­mir de nue­vo el gobierno de ese país.

Vene­zue­la por su extra­or­di­na­rio desa­rro­llo edu­ca­cio­nal, cul­tu­ral, social, sus inmen­sos recur­sos ener­gé­ti­cos y natu­ra­les, está lla­ma­da a con­ver­tir­se en un mode­lo revo­lu­cio­na­rio para el mun­do.

Chá­vez, que sur­gió de las filas del Ejér­ci­to Vene­zo­lano, es metó­di­co e incan­sa­ble. Yo lo he obser­va­do duran­te 17 años des­de que visi­tó por pri­me­ra vez a Cuba. Se tra­ta de una per­so­na suma­men­te huma­ni­ta­ria y res­pe­tuo­sa de la Ley; jamás ha toma­do ven­gan­za con­tra nadie. Los sec­to­res más humil­des y olvi­da­dos de su país le agra­de­cen pro­fun­da­men­te que por vez pri­me­ra en la his­to­ria haya una res­pues­ta a sus sue­ños de jus­ti­cia social.

Veo con cla­ri­dad, Hugo ‑le dije- que la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na en bre­ví­si­mo tiem­po pue­de crear empleos, no solo para los vene­zo­la­nos sino tam­bién para sus her­ma­nos colom­bia­nos, un pue­blo labo­rio­so, que jun­to a uste­des luchó por la inde­pen­den­cia de Amé­ri­ca, un 40 % del cual vive en la pobre­za y una par­te impor­tan­te en esta­do de pobre­za crí­ti­ca.

Sobre estos y otros muchos temas tuve el honor de con­ver­sar con nues­tro ilus­tre visi­tan­te, el sím­bo­lo de la otra Vene­zue­la.

Fidel Cas­tro Ruz

Octu­bre 18 de 2011

10 y 15 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *