Resis­te Libia el geno­ci­dio de la OTAN – Al Muka­wa­ma

vicmanlibia

El perio­dis­mo que se pres­tó para armar el esce­na­rio fal­so de esta gue­rra cruel, es cul­pa­ble como lo son los que arro­jan las bom­bas, los que tor­tu­ran y ase­si­nan.

La indi­fe­ren­cia de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal per­mi­te a la Orga­ni­za­ción del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN) y sus mer­ce­na­rias fuer­zas terres­tres con­ti­nuar masa­cran­do en Libia a las pobla­cio­nes que resis­ten la “huma­ni­ta­ria” inva­sión a su país, lo que se con­vier­te en una des­pia­da­da com­pli­ci­dad de los gobier­nos con los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad que come­ten los inva­so­res.

La OTAN inten­ta­rá ven­cer a la jus­ta resis­ten­cia libia con un ver­da­de­ro geno­ci­dio con­tra Sir­te, ya bom­bar­dea­da en 1986 por la flo­ta de Esta­dos Uni­dos en el inten­to de ase­si­nar a la fami­lia de Moam­mar El Kha­da­fi (1). Aho­ra creen que demo­lien­do cada lugar don­de se resis­te, podrán dar por ter­mi­na­da su nue­va inva­sión. Los muer­tos serán libios, ára­bes, afri­ca­nos. Para la ’’bue­na’’ con­cien­cia del ’’‘pri­mer mun­do’’ no cuen­tan.

Habría que regre­sar a Jean-Paul Sar­tre de 1961 cuan­do enfren­ta­ba la indi­fe­ren­cia de los inte­lec­tua­les ante la tra­ge­dia arge­li­na, escri­bien­do un inol­vi­da­ble pró­lo­go para el libro Los con­de­na­dos de la Tie­rra de Frantz Fanon.

Escri­bía Sar­tre en un párra­fo: ’’Debe­mos vol­ver la mira­da hacia noso­tros mis­mos, si tene­mos el valor de hacer­lo, para ver que hay en noso­tros. Pri­me­ro hay que afron­tar un espec­tácu­lo ines­pe­ra­do: el strep­tea­se de nues­tro huma­nis­mo. Helo aquí des­nu­do y nada her­mo­so: no era sino una ideo­lo­gía men­ti­ro­sa, la exqui­si­ta jus­ti­fi­ca­ción del pilla­je; sus ter­nu­ras y su pre­cio­sis­mo jus­ti­fi­ca­ban nues­tras agre­sio­nes (…) Si no son uste­des víc­ti­mas, cuan­do el gobierno que han ele­gi­do en un ple­bis­ci­to y cuan­do el ejér­ci­to en que han ser­vi­do sus her­ma­nos meno­res, sin vaci­la­ción, ni remor­di­mien­tos, han empren­di­do un ‘geno­ci­dio’, indu­da­ble­men­te son ver­du­gos’’.

Bien podría­mos hablar de los ’’ver­du­gos’’ de la OTAN , que aún creen que matan­do a los líde­res de la resis­ten­cia en Libia, mata­rán la volun­tad de resis­tir de todo un pue­blo.

¿Y que pasa con los millo­nes de libios a los que deja­ron sin hijos, sin padres, sin her­ma­nos, sin abue­los, sin líde­res reli­gio­sos, sin casa, sin ciu­da­des, sin escue­las, sin hos­pi­ta­les, sin país, sin recur­sos, roba­dos, saquea­dos, con­de­na­dos al colo­nia­lis­mo otra vez?

¿Qué pasa con los fami­lia­res de esos niños que­ma­dos por las bom­bas que nadie ve morir, por­que los medios del poder hege­mó­ni­co deci­den que esas imá­ge­nes sobre­co­ge­do­ras no deben publi­car­se para no dañar la ’’ima­gen’’ de los depre­da­do­res dis­fra­za­dos de sol­da­dos ’’huma­ni­ta­rios’’?

Es ate­rra­dor y cri­mi­nal el silen­cio de los medios que ni siquie­ra repro­du­cen las denun­cias de orga­nis­mos huma­ni­ta­rios sobre las matan­zas de la OTAN y sus mer­ce­na­rios, ni los impe­di­men­tos a la Cruz Roja inter­na­cio­nal para ayu­dar a las pobla­cio­nes sitia­das en ciu­da­des don­de se ha des­trui­do todo y los heri­dos ago­ni­zan entre los escom­bros de los hos­pi­ta­les.

En Sir­te, la situa­ción ha sido cali­fi­ca­da como una catás­tro­fe por la Cruz Roja Inter­na­cio­nal y has­ta Amnesty Inter­na­cio­nal, que pre­ten­día ins­ta­lar la ’’teo­ría de los dos demo­nios’’, ha debi­do reco­no­cer las vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos de los ’’rebel­des’’, la mayo­ría de ellos mer­ce­na­rios lle­ga­dos des­de diver­sos luga­res del mun­do, en el nue­vo esque­ma de los ’’ejér­ci­tos pri­va­dos’’ que nun­ca debió per­mi­tir la ONU.

Don­de antes había ciu­da­des y pue­blos prós­pe­ros, aho­ra hay ham­bre sed, due­lo, miles de muer­tos, no hay luz, gas. ¿En nom­bre de qué?

¿En nom­bre del ’’huma­ni­ta­ris­mo pro­tec­tor’’? tér­mino cíni­co si los hay, inven­ta­do para inva­dir paí­ses, robar y saquear sus rique­zas, repar­ti­das como botín de gue­rra.

¿A ESTO LE LLAMAN LIBERTAD?

Mien­tras los gober­nan­tes euro­peos como David Came­ron, Nico­lás Sar­kozy y otros fes­te­jan la ’’libe­ra­ción’’ libia, suman miles los muer­tos y des­apa­re­ci­dos y esas víc­ti­mas de las que nadie habla, como si no exis­tie­ran, des­apa­re­cién­do­las de las noti­cias coti­dia­nas son y serán un recla­mo a sus con­cien­cias anes­te­sia­das por la ambi­ción colo­nial, que está des­tru­yen­do a la pro­pia Euro­pa.

Recien­te­men­te el pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos Barack Oba­ma anun­cia­ba son­rien­do que aho­ra ’’los libios son libres’’ ante la Asam­blea Gene­ral de la ONU, cuan­do ya se habla­ba de más de 60 mil muer­tos y el lla­ma­do Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción (CNT), crea­do por los inva­so­res, ni siquie­ra había esta­ble­ci­do gobierno en Trí­po­li y sigue sin hacer­lo, deba­tién­do­se en luchas inter­nas de pode­res mise­ra­bles y mafio­sos.

Pero Oba­ma dijo mucho más al defen­der la inva­sión de las poten­cias impe­ria­lis­tas de la OTAN ase­gu­ran­do que ese ’’es el mode­lo como debe actuar la comu­ni­dad inter­na­cio­nal en el siglo XXI’’, lo que impu­ne­men­te ame­na­za a todos los paí­ses del mun­do.

Fue deplo­ra­ble la ima­gen del tam­bién pre­mio Nobel de la Paz cuan­do sos­tu­vo, sin nin­gún pudor, que aho­ra ’’los libios pue­den cami­nar tran­qui­los’’. Olvi­dó agre­gar: sobre cadá­ve­res y escom­bros.

En el mis­mo momen­to en que Oba­ma habla­ba de ’’liber­tad’’ en Libia, el país seguía bajo bom­bar­deos en diver­sos luga­res tra­tan­do de doblar la resis­ten­cia enca­be­za­da por Kha­da­fi, sus hijos y otras figu­ras que con­ti­nua­ba en Beni Walid, Sir­te, Mur­zuq, Awba­ri, Al Kufrah, Sebha, Ash Sha­ti, Al Jufrah, Surt, Saw­faj­jin, Gha­da­mes, Ghar­yan y otros pue­blos y ciu­da­des.

La resis­ten­cia expu­so ante el mun­do y ante algu­nos inte­lec­tua­les- que acom­pa­ña­ron este cri­men con su silen­cio o su ’’inter­pre­ta­ción’’ fal­sa de la situa­ción- la trá­gi­ca ver­dad de esta nue­va inva­sión colo­nial con que ame­na­zan a todos los pue­blos del mun­do.

El perio­dis­mo- y no sólo el que mane­ja el poder hege­mó­ni­co- ha men­ti­do con ple­na con­cien­cia de lo que está hacien­do y por lo tan­to es res­pon­sa­ble por cada ser humano ase­si­na­do en Libia por las bom­bas ’’inte­li­gen­tes crea­das para matar.

La men­ti­ra y el silen­cio tam­bién matan o con­ti­núan matan­do a las víc­ti­mas, cuan­do no se las reco­no­ce como tal.

El perio­dis­mo que se pres­tó para armar el esce­na­rio fal­so de esta gue­rra cruel, es cul­pa­ble como lo son los que arro­jan las bom­bas, los que tor­tu­ran y ase­si­nan, como se ha denun­cia­do tam­bién. La masa­cre de las pobla­cio­nes negras, que dejó sin habi­tan­tes a la ciu­dad de Tawergha, como bien lo des­cri­bió el últi­mo envia­do de Tele­sur, Die­go Marín, en el lugar de los hechos y que inclu­so fue denun­cia­da por Amnesty como una matan­za racis­ta, fue y sigue sien­do silen­cia­da.

La resis­ten­cia puso en ridícu­lo a los gobier­nos de las gran­des poten­cias que ya en agos­to pasa­do se habían ade­lan­ta­do a reco­no­cer al ’’gobierno’’ del CNT sur­gi­do de un supues­to ejér­ci­to ’’rebel­de’’, con­for­ma­do mayo­ri­ta­ria­men­te por mer­ce­na­rios que están bajo las órde­nes de la OTAN, cuan­do ni siquie­ra con­tro­la­ban el país.

Esto tam­bién dejó a la ONU al des­nu­do en su papel de geren­te impe­rial, como suce­de con la ayu­da que sus fun­cio­na­rios die­ron a Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea para lograr el acom­pa­ña­mien­to de otros gobier­nos en el reco­no­ci­mien­to a un gru­po títe­re, mien­tras la inva­sión con­ti­núa.

Bas­ta con recor­dar la ver­gon­zo­sa ima­gen difun­di­da por Al Jazee­ra en agos­to pasa­do que mos­tra­ba la fal­sa ’’toma’’ de la Pla­za Ver­de en Trí­po­li por los ’’rebel­des’’ hecho que nun­ca exis­tió por­que se tra­ta­ba de una fil­ma­ción pro­du­ci­da en una pla­za de Qatar para enga­ñar al mun­do, lo que fue reco­no­ci­do ante la pren­sa por el pro­pio voce­ro de la CNT al afir­mar que fue ’’nece­sa­rio’’ para que los reco­no­cie­ran.

De la mis­ma mane­ra se sabe que nun­ca exis­tie­ron los bom­bar­deos con­tra una mani­fes­ta­ción en Trí­po­li y la supues­ta masa­cre de pobla­ción civil, adju­di­ca­dos al gobierno de Kha­da­fi, sobre lo que no exis­ten imá­ge­nes a pesar de la can­ti­dad de corres­pon­sa­les y diplo­má­ti­cos que esta­ban allí.

El hecho fue nega­do por diplo­má­ti­cos entre ellos rusos, chi­nos y tur­cos, y por obser­va­do­res bri­tá­ni­cos, bel­gas, fran­ce­ses y de la Unión Afri­ca­na que acu­die­ron al lugar deter­mi­nan­do la inexis­ten­cia de los bom­bar­deos y la fal­se­dad de la infor­ma­ción.

Por supues­to debió haber­lo sabi­do el juez Luis Moreno Ocam­po de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal, que con­de­nó a Kha­da­fi y otros por la matan­za en un ’’bom­bar­deo’’ que nun­ca exis­tió.

Tam­bién debió escu­char estos tes­ti­mo­nios la ONU, que nun­ca admi­tió las denun­cias del gobierno libio, ni las pro­pues­tas de diá­lo­go y paz de la Unión Afri­ca­na, res­pal­da­da por varios paí­ses, entre ellos los de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be que inte­gran el Foro de San Pablo.

Las imá­ge­nes de estos días mues­tran a fami­lias ente­ras huyen­do de las ciu­da­des sitia­das, pasan­do por los rete­nes de los mer­ce­na­rios, que se sabe han toma­do pri­sio­ne­ros duran­te esas requi­sas y los han eje­cu­ta­do.

Si algo demues­tra cómo vivía el pue­blo libio es esa ima­gen don­de todos huyen en auto­mó­vi­les, están bien ves­ti­dos, no como se ha vis­to en otros luga­res de esa región, car­gan­do pesa­dos bul­tos, cami­nan­do des­cal­zos, pobres de toda pobre­za.

Antes de la inva­sión en Libia había des­em­pleo cero, el ingre­so anual per cápi­ta era de 11 mil 314 dóla­res, la infla­ción un 4 por cien­to, salud y edu­ca­ción gra­tui­tas, la mor­ta­li­dad infan­til alcan­za­ba a 19 por mil niños naci­dos vivos, la más baja de toda la región. El 89 por cien­to de la pobla­ción había sido alfa­be­ti­za­da.

Diez mil jóve­nes esta­ban beca­dos en el exte­rior y miles estu­dia­ban en las Uni­ver­si­da­des, en las cuá­les ade­más de la gra­tui­dad podían vivir en los edi­fi­cios estu­dian­ti­les don­de tam­bién tenían ase­gu­ra­da comi­da y becas. Se esta­ban cons­tru­yen­do más de 300 mil vivien­das.

El agua pota­ble gra­tis pro­ve­nía de uno de los sis­te­mas acuí­fe­ros más gran­des del mun­do- uno de los incen­ti­vos de los invasores‑, don­de se cons­tru­yó una gigan­tes­ca y millo­na­ria obra, con un lar­go río sub­te­rrá­neo, que ade­más de lle­var agua a la pobla­ción per­mi­tía el rie­go en zonas del desier­to.

El gobierno entre­gó tie­rras gra­tui­ta­men­te para sem­brar las zonas recu­pe­ra­das al desier­to, fami­lias a las que pro­ve­yó de vivien­da, ense­res y semi­llas para no depen­der más de ali­men­tos envia­dos des­de el exte­rior.

La revo­lu­ción ver­de pro­mo­vía el desa­rro­llo endó­geno y Libia tenía su pro­pio Ban­co Cen­tral, con total inde­pen­den­cia exter­na y su pro­pia mone­da, el dinar, lo que per­mi­tía al Esta­do dar cré­di­tos de muy bajo cos­to. Se con­si­de­ra­ba que este país tenía el más alto nivel de vida de la región.

Con todo lo que pudie­ra obje­tar­se- sobre lo cual sólo debía deci­dir el pue­blo libio- no era ni un esta­do falli­do, ni caó­ti­co, ni hun­di­do en el terro­ris­mo o el nar­co­trá­fi­co. Por lo tan­to para los vie­jos colo­nia­lis­tas era ’’un mal ejem­plo’’.

De todo eso que había poco o nada que­da. Sie­te meses de bom­bar­deos sis­te­má­ti­cos sobre una pobla­ción de poco más de seis millo­nes de habi­tan­tes y gran­des exten­sio­nes desér­ti­cas, han deja­do muer­te, des­truc­ción, humi­lla­ción y deso­la­ción.

¿Alguien podrá atre­ver­se a lla­mar ’’huma­ni­ta­ris­mo’’ a este terro­ris­mo pri­mer mun­dis­ta, de últi­ma gene­ra­ción? Es hora de que la huma­ni­dad reac­cio­ne.

No es posi­ble per­ma­ne­cer indi­fe­ren­tes ante la deci­sión cri­mi­nal de las gran­des poten­cias de sos­te­ner una gue­rra que han per­di­do en todos los fren­tes, pero esen­cial­men­te en lo moral. Los mer­ce­na­rios sólo pudie­ron avan­zar bom­bas tras bom­bas de la OTAN, no impor­tó el pre­cio, pero aho­ra deben enfren­tar­se con la reali­dad de ven­cer la resis­ten­cia por tie­rra. Lamen­ta­ble­men­te como eso no se logra­rá han deci­di­do bom­bar­dear has­ta que nada que­de en pie.

Cada bom­bar­deo es una señal de impo­ten­cia, mien­tras miles de Tua­reg se han uni­do a la resis­ten­cia libia, y millo­nes de afri­ca­nos saben que allí se libra una bata­lla estra­té­gi­ca y defi­ni­ti­va para Áfri­ca, con­ti­nen­te que aho­ra Esta­dos Uni­dos pre­ten­de con­tro­lar, pro­yec­tan­do esta­ble­cer en Trí­po­li la sede de su Coman­do para la región, el Afri­com.

’’Afri­ca mía’’, dicen ya en Washing­ton, mien­tras com­par­ten miga­jas con sus alia­dos, cada vez más hun­di­dos en la cri­sis a la que Esta­dos Uni­dos ayu­dó con la com­pli­ci­dad de algu­nos gober­nan­tes euro­peos, trai­do­res a sus pue­blos.

Mucho hay detrás de la inva­sión a Libia, pero hoy, aho­ra es nece­sa­rio dete­ner la garra de la muer­te que avan­za. Hay que parar el ter­cer geno­ci­dio del siglo XXI. Maña­na será tar­de para todos.

By H

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *