La cri­sis finan­cie­ra expli­ca­da de mane­ra sen­ci­lla – Mikel Ari­za­le­ta

Hei­di es la pro­pie­ta­ria de un bar en Ber­lín, que ha com­pra­do con un prés­ta­mo ban­ca­rio. Como es natu­ral, quie­re aumen­tar las ven­tas, y deci­de per­mi­tir que sus clien­tes, la mayo­ría de los cua­les son alcohó­li­cos en paro, beban hoy y paguen otro día. Va ano­tan­do en un cua­derno todo lo que con­su­men cada uno de sus clien­tes. Esta es una mane­ra como otra cual­quie­ra de con­ce­der­les prés­ta­mos.

Nota: Pero en reali­dad, no le entra en caja nin­gún dine­ro físi­co.

Muy pron­to, gra­cias al boca a boca, el bar de Hei­di se empie­za a lle­nar de más clien­tes.

Como sus clien­tes no tie­nen que pagar al ins­tan­te, Hei­di deci­de aumen­tar los bene­fi­cios subien­do el pre­cio de la cer­ve­za y del vino, que son las bebi­das que sus clien­tes con­su­men en mayor can­ti­dad. El mar­gen de bene­fi­cios aumen­ta ver­ti­gi­no­sa­men­te.


Nota: Pero en reali­dad, es un mar­gen de bene­fi­cios vir­tual, fic­ti­cio; la caja sigue estan­do vacía de ingre­sos con­tan­tes.

Un emplea­do del ban­co más cer­cano, muy empren­de­dor, y que tra­ba­ja de direc­tor en la sec­ción de ser­vi­cio al clien­te, se da cuen­ta de que las deu­das de los clien­tes del bar son acti­vos de alto valor, y deci­de aumen­tar la can­ti­dad del prés­ta­mo a Hei­di. El emplea­do del ban­co no ve nin­gu­na razón para preo­cu­par­se, ya que el prés­ta­mo ban­ca­rio tie­ne como base para su devo­lu­ción las deu­das de los clien­tes del bar.

Nota: ¿Vais pillan­do la dimen­sión del cas­ti­llo de nai­pes?
En las ofi­ci­nas del ban­co los direc­ti­vos con­vier­ten estos acti­vos ban­ca­rios en «bebi­da-bonos», «alco-bonos» y «vomi­ta-bonos» ban­ca­rios. Estos bonos pasan a comer­cia­li­zar­se y a cam­biar de manos en el mer­ca­do finan­cie­ro inter­na­cio­nal. Nadie com­pren­de en reali­dad qué sig­ni­fi­can los nom­bres tan raros de esos bonos; tam­po­co entien­den qué garan­tía tie­nen estos bonos, ni siquie­ra si tie­nen algu­na garan­tía o no. Pero como los pre­cios siguen subien­do cons­tan­te­men­te, el valor de los bonos sube tam­bién cons­tan­te­men­te.


Nota: El cas­ti­llo de nai­pes cre­ce y cre­ce y no para de cre­cer, pero todo es un came­lo; no hay detrás soli­dez mone­ta­ria que lo sus­ten­te. Todo son «bonos», es decir, pape­li­tos que «repre­sen­tan» tener valor siem­pre y cuan­do el cas­ti­llo de nai­pes se sos­ten­ga.

Sin embar­go, aun­que los pre­cios siguen subien­do, un día un ase­sor de ries­gos finan­cie­ros que tra­ba­ja en el mis­mo ban­co (ase­sor al que, por cier­to, des­pi­den pron­to a cau­sa de su pesi­mis­mo) deci­de que ha lle­ga­do el momen­to de deman­dar a Hei­di el pago de su prés­ta­mo ban­ca­rio; y Hei­di, a su vez, exi­ge a sus clien­tes el pago de las deu­das con­traí­das con el bar.

Pero, cla­ro está, los clien­tes no pue­den pagar las deu­das.


Nota: ¡¡¡Por­que siguen sin tener ni un cén­ti­mo!!! Han podi­do beber cada día en el bar por­que «se com­pro­me­tían» a pagar sus deu­das, pero el dine­ro físi­co no exis­te.

Hei­di no pue­de devol­ver sus prés­ta­mos ban­ca­rios y entra en ban­ca­rro­ta.


Nota: Y Hei­di pier­de el bar.

Los «bebi­da-bonos» y los «alco-bonos» sufren una caí­da de un 95% de su valor. Los «vomi­to-bonos» van lige­ra­men­te mejor, ya que sólo caen un 80%.

Las com­pa­ñías que pro­veen al bar de Hei­di, que le die­ron lar­gos pla­zos para los pagos y que tam­bién adqui­rie­ron bonos cuan­do su pre­cio empe­zó a subir, se encuen­tran en una situa­ción iné­di­ta. El pro­vee­dor de vinos entra en ban­ca­rro­ta, y el pro­vee­dor de cer­ve­za tie­ne que ven­der el nego­cio a otra com­pa­ñía de la com­pe­ten­cia.


Nota: Por­que los pro­vee­do­res de vinos y cer­ve­zas tam­bién le fia­ban a Hei­di, cre­yen­do que esta­ban segu­ros de que cobra­rían con cre­ces al cabo del tiem­po. Como no han podi­do cobrar dado que el dine­ro no exis­te, la deu­da de Hei­di se los ha comi­do a ellos.

El gobierno inter­vie­ne para sal­var al ban­co, tras con­ver­sa­cio­nes entre el pre­si­den­te del gobierno y los líde­res de los otros par­ti­dos polí­ti­cos.

Para poder finan­ciar el res­ca­te del ban­co, el gobierno intro­du­ce un nue­vo impues­to muy ele­va­do que paga­rán los abs­te­mios.


Nota: Que es lo que de ver­dad ha pasa­do. Con los impues­tos de los ciu­da­da­nos ino­cen­tes, los gobier­nos han tapa­do el agu­je­ro finan­cie­ro crea­do por la estu­pi­dez de los ban­cos.

 
¡Por fin! ¡Una expli­ca­ción que entien­do!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *