La nue­va estra­te­gia de los Esta­dos Uni­dos con­tra Cuba: El dis­cur­so eco­lo­gis­ta- Ani­bal Gar­zón

El soció­lo­go ale­mán Ulrick Beck en su libro “La socie­dad del ries­go. A Una nue­va moder­ni­dad”, defi­ne, entre otros aspec­tos, como los pro­ble­mas ambien­ta­les tie­nen con­se­cuen­cias glo­ba­les más allá de las fron­te­ras esta­ta­les, como por ejem­plo, el efec­to inver­na­de­ro, la llu­via áci­da, la tala de la Ama­zo­nía, o las explo­sio­nes y fugas de cen­tra­les nuclea­res como Cher­nobyl en 1986 o la actual ines­ta­bi­li­dad de Fukushi­ma (Japón).

Todo y la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción del dis­cur­so ambien­ta­lis­ta en un pro­ce­so de rei­vin­di­ca­cio­nes ini­cia­do por dife­ren­tes movi­mien­tos socia­les en los años 60, toda­vía exis­ten fala­cias que argu­men­tan que la pro­tec­ción del medio ambien­te va más allá de la polí­ti­ca. La cues­tión es si polí­ti­ca­men­te en los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les tie­nen los mis­mos efec­tos que un país como Japón, her­ma­na­do con el impe­rio de los Esta­dos Uni­dos, come­ta las negli­gen­cias en sus cen­tra­les nuclea­res que un país del “Eje del Mal” como por ejem­plo podría ser Irán, Siria, Corea del Nor­te, Vene­zue­la o Cuba. Japón pue­de ser per­do­na­do, los otros no, a pesar de que hipo­té­ti­ca­men­te come­tan el mis­mo impac­to ambien­tal, y pos­te­rior­men­te los efec­tos socia­les, más allá de sus fron­te­ras.

El pasa­do 27 de sep­tiem­bre, 34 par­la­men­ta­rios de los Esta­dos Uni­dos, tan­to del Par­ti­do Repu­bli­cano como Demó­cra­ta, lide­ra­dos por la ultra­con­ser­va­do­ra con­gre­sis­ta de Flo­ri­da Ilea­na Ros-Leh­ti­nen, man­da­ron una car­ta al pre­si­den­te de Rep­sol, Anto­nio Bru­fau, advir­tien­do a la trans­na­cio­nal espa­ño­la que ponía en ries­go sus intere­ses comer­cia­les en los Esta­dos Uni­dos si con­ti­nua­ba con sus pla­nes de explo­ra­ción petro­lí­fe­ra en aguas pro­fun­das pro­pie­dad de los lími­tes de Cuba en el Gol­fo de Méxi­co.

El gru­po de con­gre­sis­tas, la mayo­ría de ori­gen cubano de línea anti­cas­tris­ta, hacía uso de un pre­tex­to ambien­ta­lis­ta afir­man­do en su car­ta que “este plan de per­fo­ra­ción petro­le­ra pone en peli­gro el medio ambien­te”, una jus­ti­fi­ca­ción que quie­re ocul­tar la estra­te­gia polí­ti­ca de los Esta­dos Uni­dos sobre Cuba – lar­go blo­queo eco­nó­mi­co – de evi­tar cual­quier inver­sión extran­je­ra que apor­te un bene­fi­cio direc­to al desa­rro­llo eco­nó­mi­co de la isla. Dado que el his­tó­ri­co blo­queo que sufre Cuba actual­men­te es ile­gí­ti­mo en la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, pues­to que 187 paí­ses del total de 192 de la Asam­blea Gene­ral de la o­nU denun­cia­ron en 2010 esta res­tric­ción – abs­ten­cio­nes de la Isla Marshall, Micro­ne­sia y Palau y los votos en con­tra de los Esta­dos Uni­dos y el socio inhu­mano de Israel –, apro­ve­char­se la extre­ma dere­cha esto­du­ni­den­se de la moda inter­na­cio­nal del dis­cur­so ambien­ta­lis­ta es una tác­ti­ca para con­ti­nuar blo­quean­do y actuar con inje­ren­cia en la eco­no­mía cuba­na.

Algu­nas voces de exper­tos con­si­de­ran que Cuba en el Gol­fo de Méxi­co podría tener cer­ca de 20.000 millo­nes de barri­les de petró­leo, todo y que el Ser­vi­cio Geo­ló­gi­co de los Esta­dos Uni­dos sin datos con­tras­ta­dos ofre­ce cifras infe­rio­res de 5.0000 millo­nes para pro­vo­car, posi­ble­men­te, el recha­zo de empre­sas inter­na­cio­na­les a rea­li­zar ele­va­das inver­sio­nes. Si final­men­te se obtie­nen los datos opti­mis­tas que pre­di­cen algu­nos, el ana­lis­ta nor­te­ame­ri­cano Robert San­dels[1] con­fir­ma que Cuba se auto­abas­te­ce­ría de petró­leo, e inclu­so se con­ver­ti­ría en expor­ta­dor neto, y esto ten­dría un impac­to tre­men­do en el desa­rro­llo de su eco­no­mía ven­cien­do muchas de las barre­ras del blo­queo de los Esta­dos Uni­dos.

Blo­queo ile­gí­ti­mo, se ace­le­ran inver­sio­nes

En 2004, Rep­sol, des­pués de per­fo­rar un pozo en aguas cuba­nas y obte­ner petró­leo, no con­ti­nuó con la inver­sión por mie­do a las con­se­cuen­cias direc­tas que podía sufrir por par­te de los meca­nis­mos del blo­queo de los Esta­dos Uni­dos. El mis­mo año, en la vota­ción de la o­nU el res­pal­do a Cuba de denun­ciar tal inje­ren­cia his­tó­ri­ca fue de 179 paí­ses, infe­rior al 2010, suman­do un total de 13 paí­ses que recha­za­ban, se abs­te­nían o no vota­ron sobre el blo­queo. Aña­dien­do, Cuba sufría unas rela­cio­nes inter­na­cio­na­les más débi­les que las actua­les, don­de la Unión Euro­pea man­te­nía un cier­to embar­go hacia Cuba con la lla­ma­da Posi­ción Común, impul­sa­da por el expre­si­den­te ultra­neo­li­be­ral espa­ñol José María Aznar des­de el 1996, y en Amé­ri­ca Lati­na toda­vía no había sur­gi­do una fuer­te olea­da de gobier­nos de izquier­das más com­ple­men­ta­rios con el sis­te­ma socia­lis­ta cubano, excep­to la con­so­li­da­ción de la Vene­zue­la Boli­va­ria­na con la vic­to­ria de Hugo Chá­vez en 1999 y gobier­nos más mode­ra­dos como el bra­si­le­ño de Lula en 2002 y el argen­tino de Nés­tor Kirch­ner en 2003.

Sie­te años des­pués, Rep­sol ha reini­cia­do el pro­yec­to de per­fo­ra­ción de varios pozos con res­pal­do de otras empre­sas; for­man­do un con­sor­cio con la norue­ga Sta­toil, agre­gan­do la par­ti­ci­pa­ción de la uni­dad o­nGC Videsh Limi­ted pro­pie­dad de la India Oil and Natu­ral Gas Corp, uti­li­zan­do las ins­ta­la­cio­nes chi­nas petro­le­ras Sca­ra­beo 9 y suman­do el uso de la pla­ta­for­ma de la empre­sa Sai­pem, pro­pie­dad de la mul­ti­na­cio­nal ita­lia­na Eni SPA’s. Com­ple­men­tan­do, el Gol­fo de Méxi­co de la par­te de Cuba está divi­di­do en 59 blo­ques, y en 17 blo­ques ya ha pac­ta­do el gobierno cubano, ade­más de lo de Rep­sol y sus con­sor­cios, la inter­ven­ción de com­pa­ñías como la bra­si­le­ña Petro­bras, la vene­zo­la­na PDVSA, con­sor­cios de Rusia y la Petro­Viet­nam, con pre­sen­cia cons­tan­te de capi­tal chino, sin dejar de enfo­car este meca­nis­mo como una eco­no­mía mix­ta deman­dan­do altos impues­tos a las mul­ti­na­cio­na­les y otras estra­te­gias que bene­fi­cian los ingre­sos de un esta­do que no tie­ne ins­tru­men­tos direc­tos para per­fo­rar, y así poder seguir ofre­cien­do esos bue­nos ser­vi­cios públi­cos esta­ta­les como edu­ca­ción y salud, y mejo­rar agu­je­ros de otros sec­to­res como la cons­truc­ción y comu­ni­ca­ción vial.

Cada vez más empre­sas trans­na­cio­na­les vio­lan las supues­tas leyes de los Esta­dos Uni­dos que impo­nen a otras nacio­nes, don­de los 34 con­gre­sis­tas afir­man que si Rep­sol no res­pe­ta el blo­queo sobre Cuba, que sola­men­te homo­lo­gan ellos e Israel, se expo­ne a “res­pon­sa­bi­li­da­des pena­les y civi­les a tri­bu­na­les de los Esta­dos Uni­dos”. ¿Qué esta­do, vio­lan­do el con­sen­ti­mien­to de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, ha ame­na­za­do a una empre­sa de ir a sus pro­pios tri­bu­na­les por hacer inver­sio­nes en un ter­cer país?

Este dis­cur­so cada vez es más arcai­co y cier­tos agen­tes guber­na­men­ta­les nor­te­ame­ri­ca­nos saben que con­ti­nuar con la mis­ma estra­te­gia de los años 60, en ple­na Gue­rra Fría, ya no es via­ble, ni polí­ti­ca, ni eco­nó­mi­ca, ni ideo­ló­gi­ca­men­te. Por ello, posi­ble­men­te, los Esta­dos Uni­dos ten­gan que bus­car nue­vas tác­ti­cas de inje­ren­cia con­tra la isla, y el ambien­ta­lis­mo pue­de ser una de ellas en el siglo XXI. La pro­tec­ción de la Pacha­ma­ma pue­de ser una excu­sa teó­ri­ca per­fec­ta uti­li­za­da por el mis­mo Impe­rio en un con­tex­to cul­tu­ral inter­na­cio­nal cre­cien­te sobre la pro­tec­ción ambien­tal. Rep­sol, que como todas las mul­ti­na­cio­na­les de apo­lo­gía capi­ta­lis­ta no invier­ten con­tra­dic­to­ria­men­te en la Cuba Socia­lis­ta por amor soli­da­rio a la Revo­lu­ción sino por sim­ples intere­ses eco­nó­mi­cos, para inten­tar evi­tar las ame­na­zas eco­lo­gis­tas tuvo que ase­gu­rar a los Esta­dos Uni­dos el cum­pli­mien­to de los requi­si­tos medioam­bien­ta­les en su inver­sión en Cuba y apro­bar que pro­pios fun­cio­na­rios suyos ins­pec­cio­na­ron las ins­ta­la­cio­nes. Aún así, pre­sen­ta­mos la hipó­te­sis de que con la supues­ta lle­ga­da al gobierno cen­tral del esta­do espa­ñol, tras su vic­to­ria elec­to­ral del pró­xi­mo 20 de noviem­bre, de la for­ma­ción ultra­de­re­chis­ta del Par­ti­do Popu­lar, pue­de vol­ver a rena­cer su polí­ti­ca de la Posi­ción Común y pre­sio­nar a Rep­sol para que no inter­ven­ga en la per­fo­ra­ción, cum­plien­do así con los deseos de su socia y ami­ga mafia anti­cas­tris­ta.

Esta­dos Uni­dos con­ti­nua y con­ti­nua­rá ame­na­zan­do las inver­sio­nes de Rep­sol en la isla cuba­na uti­li­zan­do la ejem­pli­fi­ca­ción de que se pue­de repe­tir la catás­tro­fe ambien­tal que pro­vo­có la empre­sa Britsh Petro­leum al abo­car petró­leo en el Gol­fo de Méxi­co en mayo de 2010, ya que tuvo un impac­to tre­men­do en la socie­dad civil. Pero si Esta­dos Uni­dos habla tan­to de ambien­ta­lis­mo, ¿por qué otor­gó con­ce­sio­nes a la mis­ma tras­na­cio­nal espa­ño­la para per­fo­rar 2000 km² de gla­cia­les de Alas­ka don­de se inver­ti­rá 768 millo­nes de euros[2] y pue­de tener un efec­to eco­ló­gi­co desas­tro­so?

Está cla­ro, Alas­ka no es un terri­to­rio de “terror” comu­nis­ta como Cuba don­de el dis­cur­so ambien­ta­lis­ta sea váli­do, sino que es un espa­cio neo­li­be­ral que no exis­ten ni cier­tos lími­tes ni valo­res por enci­ma de hacer pla­ta.


[1] http://​www​.con​tra​in​je​ren​cia​.com/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​?​p​=​2​7​558


[2]
http://​www​.rtve​.es/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​2​0​1​1​0​3​0​7​/​r​e​p​s​o​l​-​e​x​p​l​o​r​a​r​a​-​b​l​o​q​u​e​s​-​a​l​a​s​k​a​-​c​o​n​-​u​n​a​-​i​n​v​e​r​s​i​o​n​-​i​n​i​c​i​a​l​-​5​4​7​-​m​i​l​l​o​n​e​s​/​4​1​4​5​3​1​.​s​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *