Algu­nas refle­xio­nes sobre la repre­sión del movi­mien­to 15M en Bar­ce­lo­na- René Otaduy

A lo lar­go de las pasa­das sema­nas han sido cita­das a decla­rar en la Audien­cia Nacio­nal un total de 22 per­so­nas inte­gran­tes del movi­mien­to 15M de Barcelona.

Esta­mos ante una actua­ción clá­si­ca en cuan­to a repre­sión gene­ral se refie­re, y tam­bién en cuan­to a la for­ma con­cre­ta en que ésta sue­le pro­du­cir­se en el ámbi­to del esta­do espa­ñol. Lo sig­ni­fi­ca­ti­vo es que en ante­rio­res oca­sio­nes, los casos de cri­mi­na­li­za­ción y repre­sión se habían ceba­do con orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas de izquier­da, con el inde­pen­den­tis­mo, colec­ti­vos sin­di­ca­les, el movi­mien­to anti­fas­cis­ta, el de la oku­pa­ción, o los movi­mien­tos liber­ta­rios. Y en estos momen­tos, en los que tam­bién están sien­do juz­ga­das las per­so­nas dete­ni­das en la mani­fes­ta­ción por una vivien­da dig­na, la víc­ti­ma es un movi­mien­to popu­lar como el 15M, que ha ser­vi­do de vehícu­lo duran­te los últi­mos meses para la pro­tes­ta social, gozan­do de amplia legi­ti­mi­dad entre la pobla­ción, en un con­tex­to de gra­ves agre­sio­nes neo­li­be­ra­les fren­te a los ser­vi­cios públi­cos y los dere­chos his­tó­ri­ca­men­te con­quis­ta­dos. El con­tex­to y el suje­to con­cre­to de la repre­sión pue­den haber varia­do, los meca­nis­mos pues­tos en mar­cha por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes del esta­do son idénticos.

Lo que está ocu­rrien­do en Cata­lu­ña a raíz de la entra­da del nue­vo gobierno auto­nó­mi­co des­de un pun­to de vis­ta polí­ti­co-eco­nó­mi­co y social (recor­tes sal­va­jes a los ser­vi­cios públi­cos), y tam­bién des­de el pun­to de vis­ta repre­si­vo, es un esce­na­rio simi­lar al que nos pode­mos encon­trar en el futu­ro con la entra­da del PP en el gobierno del esta­do. Debe­mos tomar con­cien­cia y estar [email protected] La repre­sión no es desea­ble, obvia­men­te, pero cuan­do se pro­du­ce, el movi­mien­to popu­lar debe bus­car la mane­ra de salir refor­za­do de ella, y para ello nun­ca está de más dete­ner­se a refle­xio­nar sobre sus mecanismos.

El pasa­do 15 de junio, miles de per­so­nas lle­va­ron a cabo un blo­queo en el Par­la­men­to de Cata­lu­ña con el obje­ti­vo de evi­tar la apro­ba­ción de unos pre­su­pues­tos que iban a dar vía libre a toda una bate­ría de recor­tes pre­su­pues­ta­rios cla­ra­men­te anti­so­cia­les. Un total de 22 compañ[email protected] del movi­mien­to 15‑M en Cata­lu­ña han sido [email protected] por haber come­ti­do pre­sun­ta­men­te un “deli­to con­tra las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do”, con­tem­pla­do en el artícu­lo 498 del Códi­go Penal espa­ñol con penas de entre 3 y 5 años de prisión.

En Bar­ce­lo­na, el movi­mien­to tra­tó de cru­zar valien­te­men­te la línea roja que sepa­ra la pro­tes­ta sim­bó­li­ca del inten­to efec­ti­vo y real de impe­dir la toma de aque­llas deci­sio­nes polí­ti­cas que nos afec­tan, blo­quean­do pací­fi­ca­men­te la sesión par­la­men­ta­ria, y obli­gan­do a la cla­se polí­ti­ca a acu­dir al Par­la­ment entre abu­cheos, uti­li­zan­do en algu­nos casos inclu­so el trans­por­te en heli­cóp­te­ros. El movi­mien­to tra­tó de impe­dir que las deci­sio­nes polí­ti­cas anti­so­cia­les se lle­va­sen a cabo, pasan­do de la mera acción de pro­tes­ta a la trans­for­ma­ción de la reali­dad, y el esta­do reac­cio­nó des­en­ca­de­nan­do toda una cam­pa­ña repre­si­va, mediá­ti­ca, polí­ti­ca y judi­cial. Ese es el pri­mer men­sa­je que el esta­do y sus ins­ti­tu­cio­nes lan­zan al con­jun­to del movi­mien­to: las medi­das anti­so­cia­les al ser­vi­cio del capi­tal finan­cie­ro van a con­ti­nuar, y aquel que tra­te de impe­dir­lo yen­do más allá de las pro­tes­tas sim­bó­li­cas debe saber cuá­les van a ser las con­se­cuen­cias. Afir­mar­se en el carác­ter pací­fi­co de las pro­tes­tas y soli­da­ri­zar­se con las per­so­nas repre­sa­lia­das no sólo no es incom­pa­ti­ble, sino que es una bue­na tác­ti­ca para sal­var los momen­tos de mayor pre­sión mediá­ti­ca, pero nun­ca debe­ría­mos per­der de vis­ta que es ese sal­to de un lado al otro de la línea roja lo que con­vier­te nues­tras accio­nes pací­fi­cas en vio­len­tas para el esta­do, la cla­se polí­ti­ca y la ban­ca. La pro­tes­ta popu­lar es legí­ti­ma y nece­sa­ria, aho­ra bien, cuan­do pre­ten­de ejer­cer su dere­cho a modi­fi­car el trans­cur­so real de los acon­te­ci­mien­tos, aun­que sea de for­ma pací­fi­ca, será eti­que­ta­da como violenta.

Las cam­pa­ñas mediá­ti­cas de cri­mi­na­li­za­ción pre­ten­den crear un cli­ma social favo­ra­ble a las actua­cio­nes poli­cia­les, bus­can­do ais­lar a los colec­ti­vos afec­ta­dos, intro­du­cien­do en su seno gran­des pre­sio­nes, crean­do deba­tes sobre “bue­nos y malos”, sem­bran­do el mie­do, las dudas y el des­con­cier­to. Así ocu­rrió con el movi­mien­to 15M aque­llos días de junio, así es pre­vi­si­ble que vuel­va a ocu­rrir en el futu­ro si las con­tra­dic­cio­nes con­ti­núan agu­di­zán­do­se. Los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción, lan­za­dos en una bru­tal cam­pa­ña, silen­cia­ron el carác­ter pací­fi­co de la pro­tes­ta y la pre­sen­cia de ele­men­tos pro­vo­ca­do­res infil­tra­dos de la poli­cía, y pre­sen­ta­ron los acon­te­ci­mien­tos til­dán­do­los de vio­len­tos. Aho­ra bien, con­vie­ne recor­dar, tal y como hizo el pro­pio movi­mien­to en suce­si­vas mani­fes­ta­cio­nes, que vio­len­cia es no lle­gar a fin de mes, vio­len­cia es ser desahu­cia­do, vio­len­cia es no poder tener acce­so a tra­ta­mien­to sani­ta­rio, vio­len­to es desan­grar el sis­te­ma públi­co de aten­ción social en aras de acu­dir al res­ca­te de los pode­res finan­cie­ros. Es decir, por mucho que tra­ten de con­fun­dir­nos, un hecho tan habi­tual como la fir­ma en un papel de unos pre­su­pues­tos, es infi­ni­ta­men­te vio­len­to cuan­do esos pre­su­pues­tos tie­nen un con­te­ni­do cla­ra­men­te anti­so­cial que va a pro­vo­car el sufri­mien­to en miles de fami­lias tra­ba­ja­do­ras, fami­lias que no van a poder acce­der a un sub­si­dio de des­em­pleo ni a una sani­dad o una edu­ca­ción gra­tui­ta y de cali­dad. Blo­quear pací­fi­ca­men­te un par­la­men­to y abu­chear a un polí­ti­co pue­de resul­tar lla­ma­ti­vo, inusual, pero es abso­lu­ta­men­te legí­ti­mo cuan­do ese polí­ti­co es res­pon­sa­ble de des­en­ca­de­nar con su fir­ma un cli­ma de bru­tal vio­len­cia con­tra la mayo­ría de la pobla­ción. No sólo es legí­ti­mo, es un acto de gran res­pon­sa­bi­li­dad social.

Lla­ma tam­bién la aten­ción la for­ma con­cre­ta en que se han des­en­ca­de­na­do los acon­te­ci­mien­tos, así como los suje­tos que han inter­ve­ni­do en ellos, ya que de nue­vo esta­mos ante una actua­ción de libro. Manos Lim­pias inter­pu­so una denun­cia ante la Audien­cia Nacio­nal, y los pode­res del esta­do, intere­sa­dos en lle­var ade­lan­te una acción ejem­pla­ri­zan­te para el con­jun­to del movi­mien­to 15M, pasa­ron a actuar. Las per­so­nas con mayor expe­rien­cia o tra­yec­to­ria polí­ti­ca cono­ce­rán de pri­me­ra mano y por des­gra­cia a la Audien­cia Nacio­nal (ins­ti­tu­ción que es here­de­ra direc­ta del Tri­bu­nal de Orden Públi­co fran­quis­ta, en la que se vie­nen cele­bran­do jui­cios cla­ra­men­te polí­ti­cos con­tra todo tipo de disi­den­cia) Y es tam­bién de sobra cono­ci­da la tra­yec­to­ria del pseu­do-sin­di­ca­to de la fis­ca­lía Manos Lim­pias, lide­ra­do por el fran­quis­ta reci­cla­do Miguel Ber­nard Remón, cuya prin­ci­pal labor con­sis­te en actuar como pun­ta de lan­za de la repre­sión con­tra mul­ti­tud de colec­ti­vos y orga­ni­za­cio­nes, habien­do lle­ga­do inclu­so a la peti­ción de ile­ga­li­za­ción para algu­nas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y socia­les madri­le­ñas (bas­ta escri­bir “Manos Lim­pias denun­cia” en el bus­ca­dor de goo­gle para ilustrarnos)

Estos días ha habi­do una con­cen­tra­ción de soli­da­ri­dad con las per­so­nas repre­sa­lia­das en la madri­le­ña pla­za de Sol, y el apo­yo a [email protected] compañ[email protected] de Bar­ce­lo­na tam­bién se hizo sen­tir en las puer­tas de la Audien­cia Nacional.

Acti­ve­mos la soli­da­ri­dad acti­va y el apo­yo mutuo, refor­ce­mos las asam­bleas popu­la­res en barrios y pue­blos, esfor­cé­mo­nos por cul­ti­var la uni­dad entre todos los sec­to­res y colec­ti­vos en lucha. Sin mie­do, cons­cien­tes de que por dura que sea, la repre­sión no será capaz de parar al movi­mien­to popu­lar y sus rei­vin­di­ca­cio­nes jus­tas y legí­ti­mas para la mayo­ría social.

¡Si nos tocan a [email protected], nos tocan a [email protected]!

René Ota­duy

(Miem­bro de la Asam­blea Popu­lar de Hortaleza)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *