Cien­tos de per­so­nas exijen en Onda­rroa la liber­tad de Ibon Iparraguirre

A las 12 y media ha par­ti­do la mar­cha des­de la ala­me­da onda­rru­ta­rra, exijien­do la liber­dad del pre­so polí­ti­co vas­co, Ibon Ipa­rra­gui­rre, aue­ja­do de una gra­ve enfer­me­dad y sin embar­go aún pre­so, pese a estar hos­pi­ta­li­za­do y con un preo­cu­pan­te esta­do de salud.

Al ter­mi­nar la mar­cha, no solo se ha pedi­do la liber­tad de Ibon, sino tam­bien la de [email protected] [email protected] [email protected] [email protected] [email protected], que se encuen­tran en iden­ti­cas con­di­cio­nes, y que con la pro­pia ley de los espa­ño­les en la mano debe­rian estar ya en casa, en Eus­kal Herria.

Ipa­rra­gi­rre aguar­da la deci­sión que le per­mi­ta recu­pe­rar la salud en libertad

Pega­do al cris­tal de la habi­ta­ción que le aco­ge des­de el mar­tes, Ipa­rra­gi­rre pasó la maña­na tra­tan­do de comu­ni­car­se por señas con su madre y su com­pa­ñe­ra, que no pudo entrar en la estan­cia cus­to­dia­da por la Ertzain­tza has­ta la tar­de. No le per­mi­tie­ron tocar­le, pero su espo­sa podrá hoy visi­tar­lo de nue­vo, habién­do­se­le auto­ri­za­do a que su hija pue­da acudir.

Muy débil por el bru­tal des­cen­so en sus defen­sas, aun­que sin fie­bre, el pre­so de Onda­rroa, por­ta­dor del VIH, tra­ta de supe­rar la infec­ción pul­mo­nar que ha agra­va­do has­ta el lími­te su ya pre­ca­rio esta­do de salud y que moti­vó su tras­la­do des­de la pri­sión de Basauri.

Al medio­día, una dele­ga­ción de los fir­man­tes del Acuer­do de Ger­ni­ka acu­dió a Basur­to a cono­cer de pri­me­ra mano la situa­ción del pri­sio­ne­ro polí­ti­co y soli­da­ri­zar­se con su fami­lia. Tasio Erki­zia, Lorea Bil­bao y Ana Etxar­te acce­die­ron al pabe­llón Jado, pero ertzai­nas les impi­die­ron con­tac­tar con él «por moti­vos de seguridad».

Fue­ra del recin­to hos­pi­ta­la­rio, Erki­zia ‑en cali­dad de por­ta­voz de los agen­tes polí­ti­cos, sin­di­ca­les y socia­les que sus­cri­ben la decla­ra­ción- mani­fes­tó que es «urgen­te, impres­cin­di­ble y total­men­te nece­sa­rio que, en nom­bre de los dere­chos huma­nos, se excar­ce­le inme­dia­ta­men­te» a Ipa­rra­gi­rre. El mili­tan­te de la izquier­da aber­tza­le acla­ró que, con ello, no soli­ci­tan «nin­gún favor, nin­gún tra­to favo­ra­ble, sino que sen­ci­lla­men­te se res­pe­ten los dere­chos huma­nos y que se apli­quen las pro­pias leyes españolas».

En nom­bre del Acuer­do de Ger­ni­ka, exi­gió la liber­tad inme­dia­ta de Ipa­rra­gi­rre y de otros pre­sos polí­ti­cos enfer­mos. «Si en cual­quier situa­ción es gra­ve que la Admi­nis­tra­ción del Esta­do con­cul­que los dere­chos huma­nos de los reclu­sos, resul­ta espe­cial­men­te gra­ve e irres­pon­sa­ble que en este momen­to polí­ti­co en que se abren puer­tas a la espe­ran­za, cuan­do se están dan­do pasos impor­tan­tes, se man­ten­ga esa polí­ti­ca cruel en las cárceles».

AzkenEzkibo.jpg

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *