Cien­tos de per­so­nas exijen en Onda­rroa la liber­tad de Ibon Iparraguirre

A las 12 y media ha par­ti­do la mar­cha des­de la ala­me­da onda­rru­ta­rra, exijien­do la liber­dad del pre­so polí­ti­co vas­co, Ibon Ipa­rra­gui­rre, aue­ja­do de una gra­ve enfer­me­dad y sin embar­go aún pre­so, pese a estar hos­pi­ta­li­za­do y con un preo­cu­pan­te esta­do de salud.

Al ter­mi­nar la mar­cha, no solo se ha pedi­do la liber­tad de Ibon, sino tam­bien la de [email protected] [email protected] [email protected] [email protected] [email protected], que se encuen­tran en iden­ti­cas con­di­cio­nes, y que con la pro­pia ley de los espa­ño­les en la mano debe­rian estar ya en casa, en Eus­kal Herria.

Ipa­rra­gi­rre aguar­da la deci­sión que le per­mi­ta recu­pe­rar la salud en libertad

Pega­do al cris­tal de la habi­ta­ción que le aco­ge des­de el mar­tes, Ipa­rra­gi­rre pasó la maña­na tra­tan­do de comu­ni­car­se por señas con su madre y su com­pa­ñe­ra, que no pudo entrar en la estan­cia cus­to­dia­da por la Ertzain­tza has­ta la tar­de. No le per­mi­tie­ron tocar­le, pero su espo­sa podrá hoy visi­tar­lo de nue­vo, habién­do­se­le auto­ri­za­do a que su hija pue­da acudir.

Muy débil por el bru­tal des­cen­so en sus defen­sas, aun­que sin fie­bre, el pre­so de Onda­rroa, por­ta­dor del VIH, tra­ta de supe­rar la infec­ción pul­mo­nar que ha agra­va­do has­ta el lími­te su ya pre­ca­rio esta­do de salud y que moti­vó su tras­la­do des­de la pri­sión de Basauri.

Al medio­día, una dele­ga­ción de los fir­man­tes del Acuer­do de Ger­ni­ka acu­dió a Basur­to a cono­cer de pri­me­ra mano la situa­ción del pri­sio­ne­ro polí­ti­co y soli­da­ri­zar­se con su fami­lia. Tasio Erki­zia, Lorea Bil­bao y Ana Etxar­te acce­die­ron al pabe­llón Jado, pero ertzai­nas les impi­die­ron con­tac­tar con él «por moti­vos de seguridad».

Fue­ra del recin­to hos­pi­ta­la­rio, Erki­zia ‑en cali­dad de por­ta­voz de los agen­tes polí­ti­cos, sin­di­ca­les y socia­les que sus­cri­ben la decla­ra­ción- mani­fes­tó que es «urgen­te, impres­cin­di­ble y total­men­te nece­sa­rio que, en nom­bre de los dere­chos huma­nos, se excar­ce­le inme­dia­ta­men­te» a Ipa­rra­gi­rre. El mili­tan­te de la izquier­da aber­tza­le acla­ró que, con ello, no soli­ci­tan «nin­gún favor, nin­gún tra­to favo­ra­ble, sino que sen­ci­lla­men­te se res­pe­ten los dere­chos huma­nos y que se apli­quen las pro­pias leyes españolas».

En nom­bre del Acuer­do de Ger­ni­ka, exi­gió la liber­tad inme­dia­ta de Ipa­rra­gi­rre y de otros pre­sos polí­ti­cos enfer­mos. «Si en cual­quier situa­ción es gra­ve que la Admi­nis­tra­ción del Esta­do con­cul­que los dere­chos huma­nos de los reclu­sos, resul­ta espe­cial­men­te gra­ve e irres­pon­sa­ble que en este momen­to polí­ti­co en que se abren puer­tas a la espe­ran­za, cuan­do se están dan­do pasos impor­tan­tes, se man­ten­ga esa polí­ti­ca cruel en las cárceles».

AzkenEzkibo.jpg

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.