15‑O, pri­me­ra pro­tes­ta glo­bal – Rober­to Mon­to­ya

La revuel­ta tras­na­cio­nal ya está aquí. Ayer se escu­chó su gri­to de Amé­ri­ca a Asia y Ocea­nía, de Euro­pa a Áfri­ca y Orien­te Medio: ¡Bas­ta ya! La revo­lu­ción éti­ca, la pro­tes­ta de los indig­na­dos, la deman­da de una demo­cra­cia real, tomó cuer­po y se hizo sen­tir en todo el mun­do.

A la con­vo­ca­to­ria se suma­ron un total de 951 ciu­da­des de 82 paí­ses dis­tin­tos. En algu­nos casos fue­ron sólo unas cen­te­nas de per­so­nas, en la mayo­ría, miles, dece­nas de miles y has­ta cen­te­na­res de miles en algu­nos paí­ses euro­peos. A cau­sa de los dis­tin­tos husos hora­rios, las pri­me­ras movi­li­za­cio­nes empe­za­ron en Tokio, Sid­ney, Hong Kong.

Cuan­do la Argen­ti­na se des­pe­re­za­ba ayer sába­do, ya había dece­nas de miles de per­so­nas en las calles de Ber­lín, de Lis­boa, Ams­ter­dam, de Roma ‑don­de un gru­po mino­ri­ta­rio pro­ta­go­ni­zó algu­nos inci­den­tes vio­len­tos al inten­tar incen­diar el Minis­te­rio de Defen­sa- y nume­ro­sas otras capi­ta­les y ciu­da­des euro­peas. En la city lon­di­nen­se, Julian Assan­ge, cara visi­ble de Wiki­leaks, habría apa­re­ci­do con una más­ca­ra de Anony­mus, el cono­ci­do gru­po de hac­kers.
En nume­ro­sos sitios de Euro­pa, como en Esta­dos Uni­dos, muchos de los mani­fes­tan­tes esta­ban acam­pa­dos en pla­zas des­de la noche ante­rior. En vís­pe­ras del 15‑O los indig­na­dos de Occupy Wall Streetlogra­ron evi­tar que la poli­cía los des­alo­ja­ra del neo­yor­quino Zuc­cot­ti Park ‑rebau­ti­za­do Pla­za de la Liber­tad- des­pués de que más de 300.000 per­so­nas fir­ma­ran peti­cio­nes para dete­ner el des­alo­jo. Ayer fue­ron dece­nas de miles los que salie­ron a la calle en Nue­va York, Washing­ton y muchas otras ciu­da­des de Esta­dos Uni­dos.
En Espa­ña, uno de los pla­tos fuer­tes de la jor­na­da, con con­cen­tra­cio­nes en 60 de sus ciu­da­des y cien­tos de miles de per­so­nas pro­tes­tan­do, seis mar­chas par­tie­ron por la maña­na des­de pue­blos de la peri­fe­ria y barrios de Madrid, para con­ver­ger por la tar­de en la míti­ca pla­za de Cibe­les, en pleno cen­tro, e ini­ciar lue­go la mani­fes­ta­ción que ter­mi­nó, como no podía ser de otra mane­ra, en la míti­ca Puer­ta del Sol, don­de se ori­gi­nó todo este movi­mien­to hace ayer exac­ta­men­te cin­co meses, el 15 de mayo, el 15‑M.
¿Qué gri­ta­ban, qué corea­ban, qué ban­de­ras enar­bo­la­ban per­so­nas de tan­tas nacio­na­li­da­des, razas y eda­des dife­ren­tes en esta pro­tes­ta glo­bal?
“¡Espe­cu­la­do­res a la cár­cel!”, “¡No somos mer­can­cía en manos de polí­ti­cos y ban­que­ros!”, “¡No esta­mos lla­man­do a la puer­ta, la esta­mos tiran­do!”, “Pre­ca­rios del mun­do, no tene­mos nada que per­der, excep­to las cade­nas!”, “Yo no voté a los mer­ca­dos ni al FMI”, “Estoy bus­can­do mis dere­chos, ¿alguien los ha vis­to?”
Los lemas, estri­bi­llos y pan­car­tas que se vie­ron ayer en las cien­tos de mani­fes­ta­cio­nes que tuvie­ron lugar en todo el mun­do, eran tan varia­das como las per­so­nas que las por­ta­ban o gri­ta­ban, pero todas tenían algo en común: refle­ja­ban el har­taz­go de millo­nes de per­so­nas fren­te a las injus­ti­cias de un sis­te­ma neo­li­be­ral don­de los mer­ca­dos finan­cie­ros, el FMI, el Ban­co Cen­tral Euro­peo, el Ban­co Mun­dial, la gran ban­ca, las gran­des mul­ti­na­cio­na­les, gran­des espe­cu­la­do­res y agen­cias de cali­fi­ca­ción de ries­go, con­di­cio­nan a su anto­jo la vida de los ciu­da­da­nos de a pie. Con la com­pli­ci­dad, cla­ro, de tan­tos de los gobier­nos y diri­gen­tes polí­ti­cos de turno, que se arro­di­llan ante ellos.
“Los pode­res esta­ble­ci­dos actúan en bene­fi­cio de unos pocos, des­oyen­do la volun­tad de la gran mayo­ría, sin impor­tar­les los cos­tos huma­nos o eco­ló­gi­cos que ten­ga­mos que pagar. Hay que poner fin a esta into­le­ra­ble situa­ción.” Ése es uno de los pasa­jes del mani­fies­to que gra­cias a la flui­dez de las redes socia­les ela­bo­ra­ron con­jun­ta­men­te para la jor­na­da de ayer las dis­tin­tas par­tes de esta gran red con­tes­ta­ta­ria y poten­cial­men­te anti­ca­pi­ta­lis­ta.
Una de las patas don­de se tra­ba­jó en ese docu­men­to ‑tra­du­ci­do a 18 idio­mas y acce­si­ble en http://15october.net- fue en Bru­se­las. Duran­te una sema­na con­ver­gie­ron en la capi­tal de Bél­gi­ca y sede de la Unión Euro­pea y de la Otan, cien­tos de indig­na­dos, que a pesar de sufrir la repre­sión poli­cial, lle­ga­ron tras mar­char des­de Madrid, Bar­ce­lo­na y Tou­lou­se, en reco­rri­dos de has­ta 1.200 kiló­me­tros.
Es uno de los fenó­me­nos de este movi­mien­to. Sin medios, sin apo­yos ins­ti­tu­cio­na­les ‑todo lo con­tra­rio, hos­ti­ga­dos por los pode­res públi­cos- miles de jóve­nes y no tan jóve­nes vie­nen logran­do movi­li­zar­se, tras­pa­sar las fron­te­ras vir­tual y físi­ca­men­te, para reu­nir­se, para inter­cam­biar expe­rien­cias, lan­zar ini­cia­ti­vas comu­nes, de una for­ma que has­ta aho­ra no han logra­do ni siquie­ra las pode­ro­sas con­fe­de­ra­cio­nes sin­di­ca­les, con tan­tos recur­sos a su alcan­ce… pero tan domes­ti­ca­das, tan buro­cra­ti­za­das.
La pro­pia izquier­da tra­di­cio­nal euro­pea se ha vis­to des­bor­da­da y, de hecho, cues­tio­na­da por toda esta corrien­te alter­na­ti­va, sin lle­gar a com­pren­der cómo un movi­mien­to asam­blea­rio como éste es capaz de limar y supe­rar las ren­ci­llas inter­nas para con­sen­suar docu­men­tos y acti­vi­da­des colec­ti­vas, algo que ellos son inca­pa­ces de hacer. Tras el rece­lo ini­cial, muchos par­ti­dos han inten­ta­do capi­ta­li­zar polí­ti­ca­men­te toda esta pro­tes­ta, pero tan­to el 15‑M espa­ñol como los dis­tin­tos movi­mien­tos simi­la­res, son cons­cien­tes de que uno de sus capi­ta­les prin­ci­pa­les y dife­ren­cia­do­res es pre­ci­sa­men­te su inde­pen­den­cia.
Supo­ne por una par­te una limi­ta­ción ‑al menos por aho­ra- al no poder pesar de una mane­ra más deci­si­va en el esce­na­rio polí­ti­co, sobre todo en situa­cio­nes pre­elec­to­ra­les como la que se vive en Espa­ña, pero por otro lado le per­mi­te soli­di­fi­car­se y exten­der­se.
A pesar de que el 15‑M espa­ñol, como otros movi­mien­tos simi­la­res en otros paí­ses, no ha naci­do de la nada, sino que es la con­jun­ción de luchas lle­va­das a cabo duran­te años por miles de acti­vis­tas en fren­tes muy varia­dos, a las que sólo en los últi­mos meses se han suma­do muchí­si­mas más per­so­nas, no deja de ser un fenó­meno nue­vo, que nece­si­ta su tiem­po para madu­rar.
Des­de que esta­lló en 2008 en Esta­dos Uni­dos la actual cri­sis del sis­te­ma finan­cie­ro capi­ta­lis­ta, pro­pa­gán­do­se por todas las eco­no­mías euro­peas enla­za­das ‑con meno­res reper­cu­sio­nes en Amé­ri­ca lati­na y otras zonas del mun­do- los gobier­nos de esos paí­ses desa­rro­lla­dos han jus­ti­fi­ca­do los durí­si­mos recor­tes a los dere­chos socia­les y labo­ra­les que han impues­to, en la nece­si­dad de “cal­mar a los mer­ca­dos”.
Los mer­ca­dos finan­cie­ros, los gran­des inver­so­res inter­na­cio­na­les, los gran­des espe­cu­la­do­res, se han con­ver­ti­do así cada vez más en los due­ños de la situa­ción. Entes que el ciu­da­dano no ha ele­gi­do, han pasa­do de hecho a con­di­cio­nar la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, labo­ral y social de gobier­nos supues­ta­men­te sobe­ra­nos.
La pro­tes­ta del 15‑O recha­za fron­tal­men­te esa lógi­ca, que sólo ha traí­do des­em­pleo y pobre­za. Es un cues­tio­na­mien­to al sis­te­ma eco­nó­mi­co, al sis­te­ma polí­ti­co, a los gran­des sin­di­ca­tos; se tra­ta de otra for­ma de hacer polí­ti­ca, de otra for­ma de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, de un recha­zo del poder mono­pó­li­co de los medios de comu­ni­ca­ción, de otra Jus­ti­cia, el ger­men de algo nue­vo. De ahí que el fenó­meno de los indig­na­dos se haya con­ver­ti­do para tan­tas per­so­nas en una espe­ran­za de que sí es posi­ble cam­biar las cosas, de que otro mun­do es posi­ble.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *